Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Esta vez será diferente: Una o más corporaciones explotarán por los derivados junto con los bancos globales

¿Exactamente qué tipo de corporaciones están al otro lado de estas operaciones de derivados? Según los investigadores, hay tanto “contrapartes financieras no bancarias” -que podrían ser compañías de seguros, empresas de corretaje, gestores de activos o fondos de cobertura- como “contrapartes corporativas no financieras” -que podrían ser casi cualquier empresa nacional o extranjera-. Por decirlo de otro modo, los estadounidenses no tienen ni idea de si tienen una gran posición de inversión en una empresa que cotiza en bolsa y que podría estallar cualquier día debido a las imprudentes transacciones de derivados con los bancos mundiales. No se trata de una fantasía. Wall Street tiene un historial de hacer estallar cosas con los derivados. Y teniendo en cuenta estos antecedentes y los cantos de sirena de los investigadores Ellul y Kim -no una, sino dos veces-, sería una negligencia del Comité Bancario del Senado no convocar una audiencia de emergencia sobre este asunto vital.

 

Por Pam Martens y Russ Martens

Hoy pediremos al Comité Bancario del Senado, a su presidente, el senador Sherrod Brown, y a uno de sus miembros más informados, la senadora Elizabeth Warren, que convoquen una audiencia de emergencia y citen el testimonio de dos brillantes investigadores de la Oficina de Investigación Financiera. Esos investigadores son Andrew Ellul y Dasol Kim.

Los hombres no han hecho nada malo. De hecho, han hecho algo valiente. Han denunciado eficazmente cómo los bancos globales de Wall Street han puesto en peligro, una vez más, la estabilidad del sistema financiero estadounidense mediante su uso opaco y peligroso de los derivados extrabursátiles.

Lamentablemente, debido a las legiones de grupos de presión empleados por Wall Street que moldean y corrompen las normas de los reguladores bancarios federales, a estos hombres se les impide revelar los nombres de los bancos más peligrosos y sus contrapartes más peligrosas porque esa información se considera información restringida obtenida a través de las inspecciones de supervisión. (No hemos hablado con estos investigadores directamente. Suponemos que no han revelado los nombres de los bancos y de sus contrapartes más peligrosas porque se considera información “de supervisión”, ya que es la misma excusa que hemos recibido repetidamente cuando presentamos solicitudes de la Ley de Libertad de Información a los reguladores bancarios federales).

Creemos que el Comité Bancario del Senado puede, y debe, obligar a que presten testimonio y den nombres bajo citación porque los secretos que se les está obligando a guardar representan un peligro claro y presente para la estabilidad financiera de Estados Unidos y, por tanto, un peligro claro y presente para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Andrew Ellul es profesor de finanzas y titular de la cátedra Fred T. Greene de finanzas en la Escuela de Negocios Kelley de la Universidad de Indiana. Es doctor por la London School of Economics and Political Science.

Kim se incorporó a la Oficina de Investigación Financiera en 2016. Tiene un doctorado en economía financiera por la Yale School of Management, un máster en estadística por la Universidad de Columbia y una licenciatura en matemáticas y economía por la Universidad de California en Los Ángeles.

Ellul y Kim dieron la voz de alarma por primera vez en un proyecto de informe publicado por la Oficina de Investigación Financiera (OFR) en julio de 2021. (La OFR es una agencia federal que se creó en virtud de la legislación de reforma financiera Dodd-Frank de 2010 para vigilar de cerca las amenazas financieras y analizar los datos para que los bancos globales de Wall Street no puedan volver a colapsar el sistema financiero estadounidense como lo hicieron en 2008).

En el proyecto de informe se constata lo siguiente:

“Proporcionamos pruebas sobre cómo los bancos forman conexiones de red y asumen riesgos endógenos en sus elecciones de contraparte no bancaria en los mercados de derivados OTC. Utilizamos datos regulatorios confidenciales de los informes de Evaluación de Capital y Pruebas de Estrés que proporcionan datos a nivel de contraparte en una amplia gama de mercados OTC para los bancos estadounidenses de mayor importancia sistémica. Mostramos que es más probable que los bancos establezcan o mantengan una relación, y que aumenten sus exposiciones dentro de una relación existente, con contrapartes no bancarias que ya están muy conectadas y expuestas a otros bancos. Los bancos que forman parte de estas redes densamente conectadas son más propensos a relacionarse con contrapartes de mayor riesgo para sus exposiciones más importantes. Los efectos son más fuertes en el caso de las contrapartes financieras (no bancarias). Estos resultados sugieren un comportamiento de riesgo moral en la elección de las contrapartes. Por último, demostramos que estas exposiciones están fuertemente vinculadas al riesgo sistémico. En general, los resultados sugieren un proceso de formación de redes que amplifica la propagación del riesgo a través de los vínculos no bancarios en los mercados financieros opacos”.

Cuando los investigadores utilizan el término “mercados de derivados OTC” se refieren a los contratos de derivados opacos celebrados entre dos partes (bilaterales). Normalmente, un banco mundial está en un lado de esa negociación. A diferencia de los derivados que se negocian en las bolsas o se compensan de forma centralizada, se trata de contratos oscuros con poca visibilidad. Desgraciadamente, hoy en día existen billones de dólares en derivados OTC nocionales (importe nominal) y los reguladores federales hacen poco por frenar los riesgos. Los investigadores subrayan con acierto que “las pérdidas de los derivados no compensados son asumidas en su totalidad por el banco, mientras que las de los derivados compensados se mutualizan entre las empresas miembros de la cámara de compensación”. Y, a pesar de la promesa del Congreso de reducir la amenaza de los derivados mediante la aprobación de la legislación Dodd-Frank, más de la mitad de los derivados de los bancos globales estadounidenses siguen sin compensarse de forma centralizada en la actualidad, más de 12 años después de la aprobación de Dodd-Frank.

Después de que Ellul y Kim dieran la voz de alarma en julio de 2021, realizaron más pruebas e investigaciones y actualizaron su informe y lo publicaron el 22 de septiembre de este año. Esta vez fueron más contundentes en sus conclusiones, escribiendo lo siguiente:

“Investigamos si las elecciones de las contrapartes de los bancos en los mercados de derivados OTC contribuyen a la fragilidad de la red. Usamos nuevos datos regulatorios confidenciales y mostramos que los bancos son más propensos a elegir contrapartes no bancarias densamente conectadas y no cubren dichas exposiciones. También es más probable que los bancos se conecten con contrapartes de mayor riesgo para sus exposiciones más importantes, lo que sugiere la existencia de un comportamiento de riesgo moral en la formación de la red. Por último, mostramos que estas exposiciones están correlacionadas con las medidas de riesgo sistémico a pesar de una mayor supervisión regulatoria después de la crisis. En general, los resultados proporcionan pruebas de la propagación del riesgo en las redes bancarias a través de los vínculos no bancarios en los mercados opacos”.

Los investigadores explican en su informe actualizado que los bancos mundiales están recurriendo a las mismas contrapartes no bancarias de riesgo para sus operaciones con derivados OTC; no cubren este riesgo de manera eficaz porque al menos algunas de estas contrapartes de riesgo ni siquiera son lo suficientemente grandes o prominentes (nuestra evaluación) como para disponer de swaps de incumplimiento crediticio de nombre único con los que cubrirse. Y, cada vez más, estas contrapartes no son otros bancos que los reguladores federales estarían mirando, sino que son “corporaciones”.

¿Exactamente qué tipo de corporaciones están al otro lado de estas operaciones de derivados? Según los investigadores, hay tanto “contrapartes financieras no bancarias” -que podrían ser compañías de seguros, empresas de corretaje, gestores de activos o fondos de cobertura- como “contrapartes corporativas no financieras” -que podrían ser casi cualquier empresa nacional o extranjera-. Por decirlo de otro modo, los estadounidenses no tienen ni idea de si tienen una gran posición de inversión en una empresa que cotiza en bolsa y que podría estallar cualquier día debido a las imprudentes transacciones de derivados con los bancos mundiales.

No se trata de una fantasía. Wall Street tiene un historial de hacer estallar cosas con los derivados. Merrill Lynch hizo estallar el Condado de Orange, California, con derivados. Algunas de las mayores casas comerciales de Wall Street hicieron estallar la gigantesca aseguradora AIG con derivados en 2008, forzando un rescate de 185.000 millones de dólares. JPMorgan Chase hizo saltar por los aires 6.200 millones de dólares del dinero de sus depositantes en el escándalo de los derivados de London Whale de 2012-2013. Y, según la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera (FCIC), los derivados desempeñaron un papel excesivo en la propagación del pánico financiero en 2008. La FCIC escribió en su informe final:

“la existencia de millones de contratos de derivados de todo tipo entre instituciones financieras de importancia sistémica -invisibles y desconocidos en este mercado no regulado- aumentó la incertidumbre y el pánico….”

Teniendo en cuenta estos antecedentes y los cantos de sirena de los investigadores Ellul y Kim -no una, sino dos veces-, sería una negligencia del Comité Bancario del Senado no convocar una audiencia de emergencia sobre este asunto vital.

 

Todas las miradas están en Credit Suisse; pero datos que ocultan los medios de masas sugieren otra amenaza

Fuente:

Pam Martens, Russ Martens, en Wall Street on Parade: This Time Will Be Different: One or More Corporations Will Blow Up from Derivatives along with Global Banks.

Contenidos

La Comisión de Investigación de la Crisis Financiera (FCIC, por sus siglas en inglés) identificó los derivados como un factor que contribuyó significativamente a...

Contenidos

Sale hoy a la venta en University of California Press, el libro “Destruir el club de los banqueros: Finanzas para el resto de nosotros”...

Contenidos

Tras la segunda, tercera y cuarta mayores quiebras bancarias de la historia de Estados Unidos durante la primavera de 2023, el presidente de la...

Contenidos

Un grupo de investigación de EIR ha elaborado un informe (1) que expone a los fondos de inversión de Wall Street que son accionistas...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram