Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Es China responsable de la crisis del Covid? y ¿es el Partido Comunista Chino realmente una amenaza?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Como explica Emanuel Pastreich, la moda de culpar a China y al PCC de prácticamente cualquier calamidad, tanto en medios alternativos y oficiales, es el de despistar a la audiencia e impedir así que la gente identifique al verdadero enemigo, que no tiene epicentro en Asia, sino en Occidente. Emanuel Pastreich fue presidente del Instituto de Asia, un grupo de reflexión con oficinas en Washington DC, Seúl, Tokio y Hanoi. Pastreich también es director general del Institute for Future Urban Environments. Pastreich declaró su candidatura independiente a la presidencia de Estados Unidos en febrero de 2020.

 

Por Emanuel Pastreich

Se ha convertido en una práctica común en los medios de comunicación alternativos culpar a China y al Partido Comunista Chino de casi todo. Muchos de estos blogs alternativos atribuyen la culpa de las acciones relacionadas con el Covid-19 al Partido Comunista Chino de la República Popular China —especialmente un sector de blogs que proporcionan datos detallados, y a menudo bastante precisos, sobre la forma en que se emplean las “vacunas” COVID-19 para acabar con la población y sobre los enormes fraudes diseñados por las élites corporativas que utilizan las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud.

En algunos casos, la conclusión de estos informes es que Estados Unidos está bajo el asalto de los comunistas de China y que los demócratas de Estados Unidos que secundan sus actos de traición son “izquierdistas”.

La preocupación por las acciones del Partido Comunista Chino PCC en Estados Unidos, y a nivel mundial, no carece de evidencia.

Hay ejemplos de poderosos intereses empresariales, y de superricos, en China que utilizan la autoridad del Partido Comunista Chino para promover sus intereses. Sin embargo, la manera simplista y reductora en la que los crímenes cometidos por las élites corporativas y los multimillonarios en Estados Unidos se atribuyen al PCC, y la forma en que se desvía la atención lejos de “las verdaderas fuentes del mal”, que son estadounidenses, sugiere que estamos ante una campaña de desinformación cuidadosamente organizada, muy probablemente financiada por las élites financieras de Goldman Sachs, BlackRock, Morgan Stanley, etc.

El objetivo de atacar al PCC es despistar, impedir que identifiquemos al enemigo interior. Marcas conocidas como Microsoft, Coca Cola, Facebook, Oracle, Walmart y Amazon son la fuente principal de las políticas criminales desenfrenadas en casa que están convirtiendo la nación en un campo de concentración.

Esas empresas son los juguetes de los superricos, que hacen sus tratos, a veces también con las élites chinas, a puerta cerrada.

En pocas palabras, esta operación psicológica de culpar al Partido Comunista Chino tiene como objetivo retrasar la comprensión entre los ciudadanos de la amarga realidad del fascismo en casa hasta el último momento posible y ocultar el crecimiento de una sociedad de clases radical.

La exageración de la “amenaza china” es una distracción preparada por los súper ricos. El objetivo es conseguir que se eche espuma por la boca sobre los extranjeros de una civilización ajena y, por lo tanto, que se sea incapaz de comprender la conspiración de los ricos para destruir la vida de la gente corriente.

La gran mayoría de la información sobre las acciones políticas de los intereses corporativos, bajo el manto del gobierno, en Estados Unidos, China, Rusia, Israel, Turquía, Alemania, Japón y otras grandes potencias, está clasificada y es completamente inaccesible para los ciudadanos de a pie. Primero debemos entender lo poco que sabemos.

Sin embargo, centrarse exclusivamente en el PCC hace que nadie se pregunte seriamente quiénes son las potencias extranjeras importantes, además de China, en DC. Además, los ciudadanos asumen que Facebook, Amazon y Microsoft son empresas “americanas”, incluso cuando esas organizaciones criminales conspiran para destrozar a Estados Unidos.

La mayoría de los blogueros que hablan de geopolítica se limitan a historias sensacionalistas creadas para el consumo público y ni siquiera pueden mencionar la posibilidad de que las élites chinas y estadounidenses hayan creado una falsa guerra fría para bloquear el diálogo significativo entre los ciudadanos de a pie y aumentar sus beneficios.

Ese olvido no es accidental. Esos autodenominados expertos se niegan a abordar la cuestión de la clase.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El Partido Comunista Chino (PCC) es una institución masiva que forma parte del gobierno de la República Popular China y representa, en teoría, al pueblo.

Anteriormente, el PCCh estaba estrictamente regulado. Sin embargo, en los últimos 20 años se ha desregulado y grandes sectores de la organización se dirigen hoy como el Club de Leones. Grandes sectores del PCCh forman una red de poderosos que persiguen beneficios para sus amigos y familiares, y no funcionan como una agencia gubernamental.

Esto no es un secreto para los chinos y hay demandas de reforma en casa, y esfuerzos serios.

También hay facciones dentro del PCCh que desean revivir las tradiciones del partido de los años 40 y 50, para estar al lado de los trabajadores, no de los bancos multinacionales. Su número está creciendo.

El Partido Demócrata y el Partido Republicano son peores que el PCC en el sentido de que elaboran la política nacional a puerta cerrada, pero su papel no está definido por la Constitución y no son una parte responsable del gobierno.

Hay objetivos específicos detrás de la presión de los medios de comunicación corporativos, y los blogs conservadores, que ponen al PCC como el hombre malo para distraer la atención de la decadencia institucional en los Estados Unidos.

1) Atribuir tortuosamente la pérdida de libertad y la destrucción intencionada de la economía estadounidense al “comunismo” y al “izquierdismo”, en lugar de al fascismo corporativo que es fruto de las finanzas estadounidenses.

Etiquetar intencionadamente el “fascismo corporativo” como “comunismo” y atribuir los planes criminales de los directores generales estadounidenses a un taimado PCC que pertenece a una civilización extraterrestre es una operación psicológica orquestada al más alto nivel que reinventa las mitologías del “Peligro Amarillo” que dominaron Estados Unidos en el siglo XIX como herramienta de control político.

2) La proyección de la criminalidad desenfrenada hacia China, y lejos de Washington D.C., a través de la creación de un drama dominado por un PCC ajeno y misterioso sirve para oscurecer lo cerca que está el mal en Estados Unidos.

Se oscurece la criminalidad nacida de nombres de marcas familiares en Estados Unidos como Amazon, Facebook, Bank of America, Coca Cola, Walmart y Microsoft, e incluso se anima a los estadounidenses a abrazar estas peligrosas entidades extranjeras como corporaciones “americanas” en respuesta a una supuesta amenaza china.

Pero estas corporaciones multinacionales no tienen más derecho a dar testimonio en el Congreso y a ejercer presión que el PCC. Proporcionan beneficios a los superricos, hombres que no conocen país, y a los accionistas de todo el mundo.

3) La demonización del PCCh es apoyada por el complejo militar-industrial porque esta amenaza existencial inventada es fundamental para el establecimiento de una economía de guerra en Estados Unidos que asume que habrá una guerra con China.

A medida que la economía de Estados Unidos se hunde en la anomia como resultado de la desregulación radical de las finanzas, una economía de guerra se percibe cada vez más como la salvación. Asegurarse de que la economía de guerra sea dirigida a través del Pentágono asegura a las corporaciones multinacionales que obtengan una gruesa porción del pastel.

Además, la decadencia del poder judicial, el legislativo y el ejecutivo en Estados Unidos ha creado un entorno en el que los militares tienen un papel cada vez más importante porque es la única parte del gobierno que sigue siendo parcialmente funcional.

4) Es fundamental para la “nueva guerra fría” que no sea posible ningún discurso entre chinos y estadounidenses de a pie, que no se establezcan alianzas entre ciudadanos preocupados en ambos países, que no se puedan mantener conversaciones entre intelectuales de los dos países.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Si los ciudadanos hablaran con los ciudadanos, podrían descubrir cómo las empresas multinacionales están enfrentando a los trabajadores chinos y estadounidenses mientras proceden a destruir las economías de ambos países.

5) El ataque al PCC y a los “izquierdistas” del Partido Demócrata que se encuentra en los medios de comunicación alternativos conservadores sirve para marcar el término como “comunismo”, “socialismo” e “izquierdismo” como negativos en la imaginación del público que se asocian falsamente con las consecuencias sociales y económicas de las políticas del “fascismo corporativo”.

La forma en que el Partido Comunista de EE.UU. lideró la batalla por los derechos civiles, y la izquierda luchó por muchos de los beneficios que los trabajadores disfrutan hoy en día, se oscurece intencionadamente en estas campañas anti-izquierdistas que vinculan el “socialismo” a una cultura china amenazante.

6) Tal vez el juego más retorcido de todos es obligar a los estadounidenses a elegir una ideología antiizquierdista y antichina (y por extensión antiasiática) si quieren encontrar una voz que critique al régimen de COVID-19.

Los “izquierdistas” que aparecen en los medios de comunicación son pro-vacunas y la única oposición a las vacunas que vemos son los seguidores de Donald Trump. Esta configuración política hace posible que los liberales y progresistas desestimen los peligros evidentes de las vacunas sin temor a las reacciones.

7) Culpar de todo a un taimado PCC es una forma solapada de evitar cualquier análisis serio sobre quién posee qué en Estados Unidos y cuáles han sido las verdaderas implicaciones de la concentración de la riqueza para la gente corriente.

Si los ciudadanos supieran cómo estos multimillonarios hicieron sus grandes fortunas, no a través de la innovación y la imaginación, sino robando dinero en efectivo de la Reserva Federal que pertenece a los ciudadanos de la nación, y creando una inflación que castiga a los ciudadanos, estarían pidiendo que esos multimillonarios fueran encarcelados.

Echarle la culpa a un vago PCC que está más allá de la comprensión de los ciudadanos ayuda a la gente a evitar cualquier discusión sobre quién es dueño de qué, y cómo se apoderó de ello.

Hay ejemplos de corrupción y tráfico de influencias en los que está implicado el Partido Comunista Chino. Esa parte de la historia es cierta. Pero el objetivo último de la demonización del PCCh no es, evidentemente, reducir la influencia extranjera en Washington D.C. (que se está disparando en estos días), sino encontrar una forma conveniente y equivocada de explicar la profunda corrupción moral de la sociedad estadounidense.

El objetivo de la demonización del PCC no es reducir la influencia extranjera en Washington D.C. (que se está disparando en estos días), sino encontrar una forma conveniente y equivocada de explicar la profunda corrupción moral de la sociedad estadounidense.

 

¿Pekín, los Cinco Ojos o algo más? ¿Quién es responsable de la pandemia de COVID?

 

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Emanuel Pastreich, en Global Research: Is the Chinese Communist Party a Threat? Is China Responsible for the Covid Crisis?

Te puede interesar

Contenidos

Está surgiendo un nuevo paradigma y las amenazas económicas de Occidente no pueden detenerlo. Sólo una guerra nuclear podría garantizar el descarrilamiento del gran...

Ciencia y Tecnología

EE.UU. admite que dirige 336 biolaboratorios financiados en secreto por el Pentágono en 30 países de todo ‎el mundo. Al menos 26 están en...

Contenidos

Con el sistema financiero occidental en un colapso hiperinflacionario, con una posible guerra entre potencias nucleares, nuevas epidemias y una hambruna que amenaza a...

Contenidos

Por Executive Intelligence Review Dos artículos publicados la semana pasada por conocidos bastiones del imperialismo británico deberían sacudirte hasta el tuétano. Primero: La propuesta...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY