Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

Nuevo Renacimiento o Nueva Edad Oscura. En la cumbre del 24 al 26 de agosto en Biarritz, Francia, las naciones del G7 sólo pudieron mostrar una exhibición deslumbrante de la bancarrota de su política institucional, al eludir la discusión de cualquiera de los problemas serios que enfrenta el planeta y evitando cuidadosamente el asunto único y definitorio ante la humanidad: La quiebra irreversible de todo el sistema financiero transatlántico dirigido por Londres, y la reunión de los banqueros centrales y otros grandes financieros del 22 al 24 de agosto en el Jackson Hole Meeting, que pidió un “cambio de régimen en la política monetaria” para tratar de mantener intacto su imperio.

 

Nuevo Renacimiento o Nueva Edad Oscura

Como Helga Zepp-LaRouche dijo a los socios europeos el 26 de agosto:

“La verdadera historia es que la reunión de Jackson Hole declaró un cambio de régimen en la política monetaria hacia la perspectiva de ‘dinero del helicóptero’, que consiste en eliminar básicamente los últimos aspectos de la soberanía de los gobiernos para otorgar a los bancos centrales la autoridad para ‘ir directo’, lo que significa inyectar dinero tanto en el estado oficial como en los canales privados, y que, naturalmente, también supone el financiamiento el Acuerdo Verde. Esto es exactamente lo que hizo el banquero central de Hitler, Hjalmar Schacht.”

 

Zepp-LaRouche también recordó a los oyentes que en diciembre de 1971, Lyndon LaRouche mantuvo un famoso debate público con el prominente economista liberal Abba Lerner en el Queens College en la ciudad de Nueva York, a quien hizo añicos al hacerle reconocer que estaba defendiendo la política de apertura de Hjalmar Schacht para abrir las compuertas al financiamiento de la maquinaria de guerra nazi, pesuadiéndolo —además— de que si otros políticos hubieran hecho lo que dijo Schacht, Hitler no habría sido “necesario”.

Lo que proponen los banqueros centrales de Jackson Hole, dirigidos por Mark Carney del Banco de Inglaterra, no es más que una versión novedosa del mismo rescate hiperinflacionario schachtiano de su sistema financiero en bancarrota, que tiene los mismos atributos políticos hoy que en aquel entonces: el fascismo.

El viejo orden mundial se está hundiendo rápidamente, hasta el punto de que incluso los medios de Londres, como The Guardian, se ven obligados a admitir con pesar que la reunión del G7 “no dejó rastro… excepto un claro sentimiento de que el establishment está viviendo sus últimos riruales.” Sin embargo, los arquitectos y defensores de ese viejo orden son constitucionalmente incapaces de crear uno nuevo que funcione para la raza humana, enfatizó Zepp-LaRouche. En cambio, están arrastrando al mundo a la vorágine de las políticas verdes fascistas, a un Jackson Hole sin fondo.

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

 

Esto se observa en los últimos acontecimientos en Italia, donde los británicos y sus aliados intentan consolidar un golpe de estado verde, instalando un gobierno comprometido con “un cambio de paradigma en el medio ambiente, un país 100% renovable.” Esto también se vio en la región amazónica, donde el presidente francés Macron encabeza una mentirosa campaña de medios sociales y redes sociales verdes para pisotear la soberanía brasileña con el fin de “ayudarlos” a lidiar con los incendios amazónicos.

A la luz de esta realidad estratégica primordial, Zepp-LaRouche volvió a criticar a los estadounidenses y europeos que proponen continuar la agenda de confrontación con China y Rusia. “Esto está realmente mal”, afirmó. “No hay absolutamente ningún problema en el campo de las cuestiones estratégicas que pueda resolverse sin Rusia; y no hay un solo problema económico que pueda resolverse sin China, especialmente con este inminente colapso financiero e hiperinflación”, pues China es, después de todo, el único motor del crecimiento económico físico real en el mundo actual.

Zepp-LaRouche respaldó firmemente el enfoque adoptado a principios de esta semana por el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, quien convocó a la próxima reunión del G7 o G8, que se realizará en los Estados Unidos, para incluir no sólo a Rusia, sino también a China e India. Esta propuesta se asemeja mucho al llamado de Lyndon LaRouche para un enfoque de Cuatro Poderes entre los EE.UU., Rusia, China e India para resolver los problemas centrales del planeta, especialmente la crisis de colapso del sistema financiero internacional.

Para provocar la necesaria discusión política sobre el colapso del sistema británico, sus propuestas fascistas exhibidas en Jackson Hole, y lo más importante, las medidas políticas necesarias para lograr un nuevo paradigma clásico, el Movimiento internacional LaRouche llevará a cabo “Días de Acción” en los campus universitarios en la primera parte de septiembre, tanto en los Estados Unidos como en cerca de una docena de países a nivel internacional. Este despliegue inicial será, en palabras de Zepp-LaRouche, “un llamamiento a la juventud del mundo para transformar la especie humana, asegurándose de que esta se convierta en una especie viajera cósmica, y para identificar los principios del eco-fascismo, pues son completamente erróneos.”

 

La estafa que preparan los bancos centrales para ‘lidiar’ con la próxima recesión

 

Fuente:

LaRouche PAC — The Bottomless Jackson Hole.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.