Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Encrucijada geoestratégica: ¿Afganistán se convertirá en un cementerio imperial o desencadenará un cambio de paradigma?

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Helga Zepp-LaRouche

Tras la precipitada retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán -las tropas estadounidenses, salvo unas pocas fuerzas de seguridad, fueron expulsadas en la oscuridad de la noche sin informar a los aliados afganos- este país se ha convertido, por el momento pero probablemente no por mucho tiempo, en el teatro de la historia mundial. Las noticias siguen llegando: Sobre el terreno, las fuerzas talibanes están logrando rápidos avances territoriales en el norte y el noreste del país, lo que ya ha provocado una considerable tensión y preocupación en Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán, y han capturado la ciudad fronteriza occidental Islam Qala, que maneja importantes flujos comerciales con Irán. Al mismo tiempo, hay una intensa actividad diplomática entre todos los países cuyos intereses de seguridad se ven afectados por los acontecimientos en Afganistán: Irán, Pakistán, India, Rusia y China, por citar sólo los más importantes.

¿Puede encontrarse una solución intraafgana? ¿Puede evitarse una guerra civil entre el gobierno afgano y los talibanes? ¿Pueden disolverse los grupos terroristas, como el ISIS, que está empezando a recuperar el control en el norte, y Al Qaeda? ¿O continuará la guerra entre facciones afganas, y con ella la expansión del cultivo y la exportación de opio, y la amenaza global del terrorismo islámico? ¿Se hundirá Afganistán de nuevo en la violencia y el caos, y se convertirá en una amenaza no sólo para Rusia y China, sino incluso para Estados Unidos y Europa?

Si se quiere responder a estas preguntas en un sentido positivo, es crucial que Estados Unidos y Europa respondan primero a la pregunta, con brutal honestidad, de cómo la guerra de Afganistán se convirtió en un fracaso tan catastrófico, una guerra librada durante un total de 20 años por Estados Unidos, la potencia militar más fuerte del mundo, junto con fuerzas militares de otras 50 naciones. Más de 3.000 soldados de la OTAN y de las fuerzas aliadas, incluidos 59 soldados alemanes, y un total de 180.000 personas, incluidos 43.000 civiles, perdieron la vida. Esto tuvo un coste financiero para Estados Unidos de más de 2 billones de dólares, y de 47.000 millones de euros para Alemania. Veinte años de horror en los que, como es habitual en la guerra, todos los bandos se vieron implicados en atrocidades con efectos destructivos para sus propias vidas, incluidos los numerosos soldados que volvieron a casa con trastornos de estrés postraumático y no han podido afrontar la vida desde entonces. La población civil afgana, tras diez años de guerra con los soviéticos en la década de 1980, seguidos de una pequeña pausa, tuvo que sufrir otros 20 años de guerra con una serie de tormentos casi inimaginables.

Estaba claro desde el principio que esta guerra no se podía ganar. La aplicación de la cláusula de defensa mutua de la OTAN en virtud del artículo 5 tras los atentados terroristas del 11-S se basó en la suposición de que Osama bin Laden y el régimen talibán estaban detrás de esos atentados, lo que justificaría la guerra en Afganistán.

Pero como señaló repetidamente en 2014 el senador estadounidense Bob Graham, presidente de la “Investigación conjunta sobre las actividades de la comunidad de inteligencia antes y después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001”, los dos últimos presidentes de Estados Unidos, Bush y Obama, suprimieron la verdad sobre quién había encargado el 11-S. Y fue sólo gracias a esa supresión que la amenaza del ISIS para el mundo se hizo entonces posible. Graham dijo en una entrevista de 2014 en Florida:

“Sigue habiendo algunas historias no contadas, algunas preguntas sin respuesta sobre el 11-S. Tal vez la pregunta más fundamental sea: ¿fue el 11-S llevado a cabo por 19 individuos, que operaban de forma aislada y que, durante un período de 20 meses, fueron capaces de tomar las líneas generales de un plan que había sido desarrollado por Osama bin Laden, y convertirlo en un plan de trabajo detallado; para luego poner en práctica ese plan; y, finalmente, ejecutar un conjunto extremadamente complejo de tareas? Pensemos en esas 19 personas. Muy pocas de ellas sabían hablar inglés. Muy pocos de ellos habían estado antes en los Estados Unidos. Los dos presidentes de la Comisión del 11-S, Tom Kean y Lee Hamilton, han dicho que creen que es muy improbable que esas 19 personas pudieran haber hecho lo que hicieron, sin algún tipo de apoyo externo durante el período en que vivían en Estados Unidos. Estoy totalmente de acuerdo…. ¿De dónde sacaron el apoyo?”

Esta pregunta aún no ha recibido una respuesta satisfactoria. La aprobación de la Ley JASTA (Justicia contra los Patrocinadores Estatales del Terrorismo) en Estados Unidos, la divulgación de las 28 páginas previamente clasificadas del informe de la Investigación Conjunta del Congreso sobre el 11-S que se mantuvieron en secreto durante tanto tiempo, y la demanda que las familias de las víctimas del 11-S presentaron contra el gobierno saudí aportaron pruebas suficientes del apoyo financiero real a los atentados. Pero la investigación de todas estas pistas se retrasó con medios burocráticos.

La única razón por la que se mencionan aquí las incoherencias en torno al 11-S es para señalar el hecho de que toda la definición del enemigo en esta guerra fue, de hecho, errónea desde el principio. En un libro blanco sobre Afganistán publicado por el BüSo (Movimiento de Derechos Civiles Solidaridad en Alemania) en 2010, señalamos que una guerra en la que el objetivo no ha sido correctamente definido, difícilmente puede ser ganada, y exigimos, en ese momento, la retirada inmediata del ejército alemán.

Una vez que el Washington Post publicó los “Afghanistan Papers” de 2.000 páginas en 2019 bajo el título “En guerra con la verdad”, a más tardar, esta guerra debería haber terminado. Revelaron que esta guerra había sido un absoluto desastre desde el principio, y que todas las declaraciones de los militares estadounidenses sobre los supuestos progresos realizados eran mentiras deliberadas. El periodista de investigación Craig Whitlock, que publicó los resultados de sus tres años de investigación, incluyendo el uso de documentos obtenidos en virtud de la Ley de Libertad de Información (FOIA), y las declaraciones de 400 personas con información privilegiada demostraron la absoluta incompetencia con la que se libró esta guerra.

Luego, estaban las asombrosas declaraciones del teniente general Douglas Lute, el zar de Afganistán bajo las administraciones de Bush y Obama, quien en una audiencia interna ante la “Oficina del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán” en 2014 había dicho: “Estábamos desprovistos de una comprensión fundamental de Afganistán: no sabíamos lo que estábamos haciendo. … ¿Qué intentamos hacer aquí? No teníamos ni la más remota idea de lo que estábamos haciendo…. Si el pueblo estadounidense conociera la magnitud de esta disfunción … ¿quién diría que todo fue en vano?”

Después de la publicación de estos documentos, no pasó nada. La guerra continuó. El presidente Trump intentó traer a las tropas a casa, pero su intento fue esencialmente socavado por los militares estadounidenses. Sólo ahora, que la prioridad se ha desplazado al Indo-Pacífico y a la contención de China y el cerco a Rusia, se puso fin a esta guerra absolutamente inútil, al menos en lo que se refiere a la participación de fuerzas extranjeras.

El 11 de septiembre trajo al mundo no sólo la guerra de Afganistán, sino también la Ley Patriótica unas semanas más tarde, y con ella el pretexto para el estado de vigilancia que Edward Snowden arrojó a la luz. Revocó una parte importante de los derechos civiles que se encontraban entre los logros más destacados de la Revolución Americana, y consagrados en la Constitución de Estados Unidos, y socavó la naturaleza de Estados Unidos como república.

Al mismo tiempo, los cinco principios de coexistencia pacífica, que son la esencia del derecho internacional y de la Carta de la ONU, fueron sustituidos por un énfasis cada vez mayor en el “orden basado en reglas”, que refleja los intereses y la defensa de los privilegios del establishment transatlántico. Tony Blair ya había marcado la pauta de este rechazo de los principios de la Paz de Westfalia y del derecho internacional dos años antes en su infame discurso de Chicago, que proporcionó la justificación teórica de las “guerras interminables”, es decir, las guerras intervencionistas llevadas a cabo con el pretexto de la “responsabilidad de proteger” (R2P), una nueva clase de cruzadas, en las que se supone que los “valores occidentales”, la “democracia” y los “derechos humanos” se transfieren -con espadas o con drones y bombas- a culturas y naciones que proceden de tradiciones civilizatorias completamente diferentes.

Por lo tanto, el desastroso fracaso de la guerra de Afganistán -después del fracaso de las anteriores, la guerra de Vietnam, la guerra de Irak, la guerra de Libia, la guerra de Siria, la guerra de Yemen- debe convertirse urgentemente en el punto de inflexión para un cambio completo de dirección de los últimos 20 años.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Desde el estallido de la pandemia de Covid-19 como muy tarde, un estallido que era absolutamente previsible y que Lyndon LaRouche había pronosticado en principio ya en 1973, debería haberse lanzado un debate fundamental sobre los axiomas defectuosos del modelo liberal occidental. La privatización de todos los aspectos de los sistemas sanitarios ha reportado ciertamente lucrativos beneficios a los inversores, pero los daños económicos infligidos, así como el número de muertes y los problemas de salud a largo plazo han puesto brutalmente de manifiesto los puntos débiles de estos sistemas.

Las turbulencias estratégicas provocadas por la retirada de las tropas de la OTAN de Afganistán, ofrecen una excelente oportunidad para reevaluar la situación, para corregir la dirección política y para una nueva política orientada a la solución. La larga tradición de manipulación geopolítica de esta región, en la que Afganistán representa en cierto modo la interfaz, desde el “Gran Juego” del siglo XIX del Imperio Británico hasta el “arco de crisis” de Bernard Lewis y Zbigniew Brzezinski, debe ser enterrada de una vez por todas, para no volver a ser revivida. En su lugar, todos los vecinos de la región -Rusia, China, India, Irán, Pakistán, Arabia Saudí, los Estados del Golfo y Turquía- deben integrarse en una estrategia de desarrollo económico que represente un interés común entre estos países, definido por un orden superior y más atractivo que la continuación de los respectivos supuestos intereses nacionales. Este nivel superior representa el desarrollo de una infraestructura transnacional, una industrialización a gran escala y una agricultura moderna para todo el sudoeste de Asia, tal como lo presentaron en 1997 el EIR y el Instituto Schiller en informes especiales y luego en el estudio “La nueva ruta de la seda se convierte en el puente terrestre mundial”. También existe un amplio estudio ruso de 2014, que Rusia pretendía presentar en una cumbre como miembro del G8, antes de ser excluida de ese grupo.

En febrero de este año, los ministros de Asuntos Exteriores de Pakistán, Afganistán y Uzbekistán acordaron la construcción de una línea ferroviaria desde Tashkent, la capital de Uzbekistán, pasando por Mazar-e-Sharif y Kabul, en Afganistán, hasta Peshawar, en Pakistán. En abril se presentó una solicitud de financiación al Banco Mundial. Al mismo tiempo, Pakistán y Afganistán acordaron la construcción de una autopista, el Corredor Económico del Paso de Khyber, entre Peshawar, Kabul y Dushanbe. Servirá como continuación del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), un proyecto estrella de la BRI china.

Estas líneas de transporte deben convertirse en corredores de desarrollo eficaces y es necesario poner en marcha una conexión este-oeste entre China, Asia Central, Rusia y Europa, así como una red de infraestructuras norte-sur desde Rusia, Kazajistán y China hasta Gwadar (Pakistán), en el mar Arábigo.

Todos estos proyectos plantean considerables retos de ingeniería -sólo hay que tener en cuenta el paisaje totalmente escarpado de amplias zonas de Afganistán-, pero la visión compartida de superar la pobreza y el subdesarrollo, combinada con la experiencia y la cooperación de los mejores ingenieros de China, Rusia, EE.UU. y Europa, puede realmente “mover montañas” en sentido figurado. La combinación del Banco Mundial, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), el Fondo de la Nueva Ruta de la Seda y los prestamistas nacionales podrían proporcionar las líneas de crédito necesarias.

Esta perspectiva de desarrollo, incluso para la agricultura, también proporcionaría una alternativa a la producción masiva de drogas que asola esta región. En este momento, más del 80% de la producción mundial de opio proviene de Afganistán, y alrededor del 10% de la población local es actualmente adicta, mientras que Rusia no hace mucho tiempo definió su mayor problema de seguridad nacional como las exportaciones de drogas de Afganistán, que en 2014 estaban matando a 40.000 personas al año en Rusia. La realización de una alternativa al cultivo de drogas es de interés fundamental para todo el mundo.

La pandemia del Covid-19 y el riesgo de nuevas pandemias han puesto de manifiesto de forma dramática la necesidad de construir sistemas sanitarios modernos en todos y cada uno de los países de la Tierra, si queremos evitar que los países más desatendidos se conviertan en caldo de cultivo de nuevas mutaciones, lo que daría al traste con todos los esfuerzos realizados hasta ahora. Por lo tanto, la construcción de hospitales modernos, la formación de médicos y personal de enfermería y los requisitos previos de infraestructura necesarios interesan tanto a todos los grupos políticos de Afganistán y de todos los países de la región como a los llamados países desarrollados.

Por todas estas razones, el futuro desarrollo de Afganistán representa una bifurcación del camino para toda la humanidad. Al mismo tiempo, es una demostración perfecta de la oportunidad que supone la aplicación del principio cusano de la Coincidentia Oppositorum, la coincidencia de contrarios. Si nos quedamos en el plano de las contradicciones de los supuestos intereses de todas las naciones implicadas -India-Pakistán, China-Estados Unidos, Irán-Arabia Saudí, Turquía-Rusia- no hay soluciones.

Si, por el contrario, se tienen en cuenta los intereses comunes de todos -vencer el terrorismo y la plaga de las drogas, vencer de forma duradera los peligros de las pandemias, acabar con las crisis de los refugiados-, la solución es evidente. Sin embargo, el aspecto más importante es la cuestión del camino que elegimos como humanidad: si queremos sumergirnos aún más en una era oscura, y potencialmente incluso arriesgar nuestra existencia como especie, o si queremos dar forma juntos a un siglo verdaderamente humano. En Afganistán, esto es más cierto que en ningún otro lugar del mundo: El nuevo nombre de la paz es desarrollo.

 

 

Fuente:

Helga Zepp-LaRouche: AFGHANISTAN AT A CROSSROADS Graveyard for Empires or Start of a New Era?; en Executive Intelligence Review: Will Afghanistan Trigger A Paradigm Change?(img); 23 de julio de 2021.

Te puede interesar

Contenidos

Por Matthew Ehret La naturaleza deplora el vacío, y uno de los mayores vacíos de la historia reciente espera ser llenado cuando los angloamericanos...

Contenidos

Por Dennis Small El 16 de septiembre comienza en Dushanbe (Tayikistán) una cumbre de dos días de los Jefes de Estado y de Gobierno...

Contenidos

En este importante vídeo, Harley Schlanger, de la Organización LaRouche, advierte que nos encontramos en una coyuntura geoestratégica similar a la que se dio...

Contenidos

Por Red Voltaire El ministro de Exteriores de la India, Subrahmanyam Jaishankar, se pronunció el 6 de septiembre ‎de 2021, en un discurso pronunciado...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon