Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

En política estratégica, hay que elegir a Lyndon LaRouche, no a Bertrand Russell

LaRouche es el único estadista estadounidense del último medio siglo que ofrece una concepción avanzada de la política estratégica estadounidense, una concepción diametralmente opuesta a la del liberal-imperialista británico Bertrand Russell y su tradición intelectual.

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Dennis Speed

El ex analista de la CIA, Ray McGovern, ha insistido en que sólo una metanoia -un “giro espiritual de 180 grados” que se aleje de una indiferencia autodestructiva y autodestructiva para promover el Bienestar General de la gente en todo el mundo- puede preservar cualquier nación, incluyendo a los Estados Unidos en declive. En tiempos de pandemia, esto debería estar claro. Esto podría hacerse, por ejemplo, en consulta con las naciones de la CEI a las que se dirigió Vladimir Putin la semana pasada, reorientando las capacidades militares del mundo hacia la tarea de salvar a millones de personas que ahora están amenazadas de muerte por el hambre y por enfermedades infecciosas, posiblemente amenazantes para la especie. Podríamos asegurar un cambio moral en las relaciones internacionales mediante el establecimiento de una plataforma sanitaria mundial que invierta el apartheid médico de los últimos dos años (y más) y establezca una política mundial de “saneamiento público”, tal y como ha discutido recientemente la jefa rusa del Servicio Federal de Supervisión de la Protección de los Derechos del Consumidor y el Bienestar Humano, efectivamente médico jefe de sanidad, Anna Popova, y como han discutido continuamente la Dra. Jocelyn Elders y Helga Zepp-LaRouche. Lo que está en juego es más importante que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad.

Ahora que los portavoces de Rusia y China han descrito sus respectivos papeles en la consecución de la reciente reafirmación por parte del P-5 de la “Resolución Reagan/Gorbachov” de 1986, según la cual “no se puede ganar una guerra nuclear y no se debe librar nunca” (ver babosas), ¿qué se puede hacer para que Estados Unidos y el mundo transatlántico cumplan esa premisa? Sabemos que refutar la perspectiva de “enfrentarse a Rusia” sobre Ucrania, tal y como la defienden el Consejo Atlántico y otros, requiere una respuesta afirmativa a la propuesta rusa de que se garanticen por escrito las promesas incumplidas durante décadas por parte de la OTAN y de Estados Unidos de “no expandir la OTAN hacia el este”. Teniendo en cuenta el innegable historial de Estados Unidos y Europa, que no sólo rompieron sus promesas estratégicas, sino que además “reestructuraron” -es decir, saquearon y despoblaron- a Rusia durante varios años en la década de 1990 mediante una “terapia de choque” financiera depredadora, no parece mucho pedir.

Podemos estar seguros de que la verdadera gravedad de la circunstancia actual se ha registrado en varias, incluso en muchas, capitales nacionales. Puede que incluso se empiece a perforar episódicamente la cortina mediática que ahora se ha levantado en torno a la verdad; pero si es así, eso será en gran medida obra nuestra, en colaboración con las instituciones que ayuden a ese esfuerzo. En casa, sin embargo, los “Prompt Global Strike” y los afines “Beyond MAD” digitales del “Silicon(e) Valley Department of Defense” tienen, en el mejor de los casos, una visión anticuada, post-imperial y a lo Bertrand Russell de “cómo manejar a Rusia y China”. En esta época de corrección política, no se atreverían a decirlo así, pero en una entrevista de 1952, en su 80º cumpleaños o cerca de él, que puede verse en YouTube, Bertrand Russel opinó: “Es muy difícil para cualquiera que haya nacido desde 1914, darse cuenta de lo profundamente diferente que es el mundo ahora de lo que era cuando yo era un niño…. Un mundo en el que los antiguos imperios se desvanecen como la niebla de la mañana… Tenemos que acostumbrarnos a la autoafirmación asiática… Es algo extraordinariamente difícil para un anciano vivir en un mundo así”.

Respondiendo a la pregunta de qué papel jugará “Asia” en el futuro próximo, Russell dijo: “Bueno, Asia… no está preparada para seguir siendo servil al hombre blanco. No se ha dado cuenta de que los rusos son blancos. Si lo hubiera notado, habría adoptado una postura diferente. Pero parece pensar que los rusos son amarillos, o negros, o de algún otro color. Y creo que nuestra propaganda debería dedicarse principalmente a decir que los rusos también son blancos. Creo que ésa sería la propaganda eficaz que habría que utilizar en Asia… si Asia no abruma al resto del mundo con una gran avalancha de población y pobreza, Asia debe estar a la altura de sus responsabilidades. Debe aprender el tipo de cosas que hemos aprendido en Occidente, que es cómo mantener un [nivel] de población aproximadamente estacionario…” La premisa maltusiana expuesta escabrosamente entonces, lleva hoy el modesto ropaje del “cambio climático”, pero sigue teniendo el rostro de Bertrand Russell.

De ahí la sorpresa, el pánico y la conmoción que expresan ahora los “círculos políticos” que han despertado para darse cuenta de que la alianza China-Rusia es real. Sin embargo, debido a su depravada indiferencia por la historia de Estados Unidos, los analfabetos se refieren a esto como “el mayor desafío que jamás haya existido para el poder estadounidense”. Les horrorizaría darse cuenta de que es precisamente esta alianza China-Rusia, junto con Estados Unidos, la que Abraham Lincoln, el zar Alejandro I, Dimitri Medelyev, Ansom Burlingame, Wharton Barker y el Movimiento de Autofortalecimiento de China trabajaron para crear en el siglo XIX, expresada en los diseños de los ferrocarriles nacionales Transcontinental, Transiberiano y Sun Yat-Sen China. No es ni “comunista” ni “capitalista”. Es la economía física transformada, primero llamada Sistema Americano, luego transferida a Europa y al mundo por el economista germano-americano Friedrich List, y luego recientemente revolucionada por completo por Lyndon LaRouche y sus descubrimientos, que es, a partir de ahora, más estudiada, apreciada y comprendida en Rusia, China y algunos otros países que en los propios Estados Unidos.

LaRouche es el único estadista estadounidense del último medio siglo que ofrece una concepción avanzada de la política estratégica estadounidense, diametralmente opuesta a la del liberal-imperialista británico Bertrand Russell y su tradición intelectual. Quizás, en este año del centenario de LaRouche, varias naciones e instituciones consideren oportuno discutir este “secreto mejor guardado”. LaRouche procedió en sus diseños de política estratégica desde el punto de vista de la economía física, tal como la inventó el genio de 26 años Gottfried Leibniz en su ensayo “Sociedad y Economía”. A través de una serie de libros y conferencias, así como a través de sus ocho campañas presidenciales en Estados Unidos, LaRouche insistió en que la estrategia, así como la acción política, deben proceder de un método filosófico de un tipo particular. LaRouche identificó ese método con la persona de Sócrates, y los escritos políticamente reprimidos del alumno de Sócrates, Platón, y la Escuela de Atenas de Platón. En su introducción a la traducción polémica de la organización LaRouche del diálogo Timeo de Platón, “Platón y la nueva ciencia política”, LaRouche escribió

“Contrariamente al mito de Platón como mero especulador contemplativo, Platón fue el líder de la organización de operaciones de inteligencia política más activa y lejana de la facción de constructores de ciudades del siglo IV a.C. …. Las ideas platónicas, propiamente dichas, toman como objeto los rasgos característicos de los procesos mentales por los que se forman las hipótesis relativas al conocimiento científico empírico. Por lo tanto, son estas ideas platónicas las que, con razón, parecen muy modernas a los lectores informados de hoy en día…. Sólo mediante métodos de composición que obligan a apartar la atención del lector del énfasis primario en los hechos prosaicos del efímero aquí y ahora, se dirige la atención del lector a lo relativamente transfinito, subsumiendo las sucesivas transformaciones del conocimiento en el efímero aquí y ahora. Nosotros, hoy, debemos seguir el mismo método si queremos llegar, por fin, a la abstracción de conjuntos de principios que den cuenta del curso ordenado de la historia de la civilización en el pasado, y hacia el futuro.

“He aquí la importancia práctica de la historiografía para todo ciudadano, ya sea un funcionario público o un hombre o mujer individual que carezca de un estatus conspicuo en los asuntos públicos. Lo que hacemos -o dejamos de hacer- en el presente, en nuestro aquí y ahora, determina cómo viviremos nosotros y los demás en nuestro futuro personal y en el de nuestra posteridad”.

La opinión de Bertrand Russell sobre Platón era… algo diferente. “Durante un tiempo encontré una cierta satisfacción en el mundo eterno platónico de las ideas, que tiene una especie de sabor religioso. Me dio una cierta satisfacción. Pero luego llegué a la conclusión de que eso no tenía sentido. Y entonces me quedé sin ninguna satisfacción con ello… Y permanezco así….”

Este “múltiple superior” de la guerra de inteligencia es el verdadero ámbito de los debates estratégicos actuales. El inconveniente para los estadounidenses es que la perspectiva “imperialista liberal” de Bertrand Russell es más popular en el Departamento de Estado y otras instituciones que la de Lyndon LaRouche. En consecuencia, hasta que no se reconozca al menos el papel seminal de Lyndon LaRouche en cuanto a su papel en el diálogo estratégico con Rusia y China durante los últimos 40 años, incluso en cuestiones de historiografía básica, por no hablar de la gran estrategia, Estados Unidos está condenado, cuando se trata de cuestiones de gran estrategia, a repetir los mismos errores autodestructivos una y otra vez, empezando por el axioma de que “Gran Bretaña/Iago es el aliado más cercano de Estados Unidos/Otello”. Es nuestro trabajo inducir una metanoia, un “giro moral”, incluso a través de la pandemia en evolución, y el crimen contra la humanidad que se desarrolla en Afganistán, para devolver al mundo transatlántico la aptitud moral para sobrevivir.

 

Biden promueve el axioma anglo-veneciano de despoblación contra el modelo florentino de crecimiento impulsado por Xi

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Dennis Speed, en The LaRouche Organization: In Grand Strategy, Choose Lyndon LaRouche, Not Bertrand Russell.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Hussein Askary, del Belt & Road Institute en Suecia, explica por qué es imperativo que las naciones industriales de Europa, Norteamérica y Japón se...

Contenidos

Este es el primer capítulo (Resumen del plan de acción) de una propuesta política del Instituto Schiller, en preimpresión, que fue investigada y redactada...

Contenidos

El gobierno británico, con Washington a la cabeza, se está moviendo para expulsar a Rusia de todas las instituciones internacionales posibles, con el fin...

Actores

Este objetivo se basa en el surgimiento del imperio anglo-americano (o nuevo imperio británico), que al incorporar a los Estados Unidos fundamenta el hecho...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY