Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

En Nueva York, médicos y enfermeros se niegan a ser los primeros en vacunarse: ¿por qué?

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



[Nota del editor: Muchos trabajadores de la salud en Nueva York desconfían de las nuevas vacunas, desarrolladas en tiempo récord. Mientras tanto, títeres del establishment globalista como Obama, Bush y Clinton se ofrecen a vacunarse en público. El parlamentario inglés, Desmond Swayne, explicó que “la forma de persuadir a la gente para que se vacunen será vacunando primero a todo el gobierno y sus ministros y a sus seres queridos. Y, luego, vacunarán a los íconos de la cultura popular mientras se alaba a la vacuna en los medios de masas para impedir que cualquier tipo de sugerencia de coacción alimente la ‘teoría de la conspiración’ de que nos están acobardando y nos están quitando nuestras libertades.”]

 

Tienen prioridad para vacunarse contra el coronavirus, pero por ahora prefieren ceder su lugar: a pesar de una epidemia galopante en Estados Unidos, parte del personal de salud, en general favorable a las vacunas, desconfía de las nuevas porque consideran que no han sido lo suficientemente probadas.

“Pienso que me haré vacunar más tarde, pero por ahora, desconfío”, dijo a la AFP Yolanda Dodson, de 55 años, enfermera en un hospital del Bronx que en la primavera boreal estuvo en el centro de la batalla mortal contra el virus.

“Los estudios realizados (sobre las vacunas) son prometedores, pero los datos son insuficientes”, sostuvo Dodson, que pide sin embargo “reconocer a aquellos que están dispuestos a correr el riesgo”.

Diana Torres, enfermera en un hospital de Manhattan donde varios colegas murieron a raíz del virus en la primavera boreal, dijo sospechar particularmente de las vacunas que sean aprobadas de urgencia en diciembre por la agencia federal de medicamentos FDA, a demanda del gobierno saliente de Donald Trump, que trató a la pandemia como una “broma”.

Estas vacunas “fueron desarrolladas en menos de un año, y serán validadas por el mismo gobierno y las agencias federales que dejaron que el virus se expandiera como un reguero de pólvora”, indicó.

Las primeras vacunas serán como “un experimento a gran escala. No han tenido suficiente tiempo ni gente para estudiar la vacuna… Así que esta vez, cederé mi turno y esperaré a ver qué pasa”, resumió.

En su página en Facebook, varios de sus colegas enfermeros expresan reservas similares.

“No, gracias, no soy cobayo de nadie”, escribió una de ellas.

Esta desconfianza parece estar bastante extendida entre el personal de la salud, unos 20 millones de personas en Estados Unidos,, según el doctor Marcus Plescia, responsable médico de ASTHO, la asociación estadounidense que reagrupa a los responsables sanitarios de los estados del país.

Estados Unidos sigue liderando el ránking de casos y muertos de Covid-19 en todo el mundo, con más de 273.800 decesos y casi 14 millones de contagios.

“Hay mucha gente que dice ‘Voy a hacerme vacunar, pero voy a esperar un poco’”, dijo. “Incluso yo me sentiría mejor si supiera que más gente ya lo hizo y todo salió bien”, explicó Plescia.

Tienen prioridad para vacunarse contra el coronavirus, pero por ahora prefieren ceder su lugar: a pesar de una epidemia galopante en Estados Unidos, parte del personal de salud, en general favorable a las vacunas, desconfía de las nuevas porque consideran que no han sido lo suficientemente probadas.

“Pienso que me haré vacunar más tarde, pero por ahora, desconfío”, dijo a la AFP Yolanda Dodson, de 55 años, enfermera en un hospital del Bronx que en la primavera boreal estuvo en el centro de la batalla mortal contra el virus.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Los estudios realizados (sobre las vacunas) son prometedores, pero los datos son insuficientes”, sostuvo Dodson, que pide sin embargo “reconocer a aquellos que están dispuestos a correr el riesgo”.

Diana Torres, enfermera en un hospital de Manhattan donde varios colegas murieron a raíz del virus en la primavera boreal, dijo sospechar particularmente de las vacunas que sean aprobadas de urgencia en diciembre por la agencia federal de medicamentos FDA, a demanda del gobierno saliente de Donald Trump, que trató a la pandemia como una “broma”.

Estas vacunas “fueron desarrolladas en menos de un año, y serán validadas por el mismo gobierno y las agencias federales que dejaron que el virus se expandiera como un reguero de pólvora”, indicó.

El estado de Nueva York es otra vez foco de la pandemia en Estados Unidos. Aún así, muchos médicos prefieren esperar para vacunarse. Foto: AFP
El estado de Nueva York es otra vez foco de la pandemia en Estados Unidos. Aún así, muchos médicos prefieren esperar para vacunarse. Foto: AFP

Las primeras vacunas serán como “un experimento a gran escala. No han tenido suficiente tiempo ni gente para estudiar la vacuna… Así que esta vez, cederé mi turno y esperaré a ver qué pasa”, resumió.

En su página en Facebook, varios de sus colegas enfermeros expresan reservas similares.

“No, gracias, no soy cobayo de nadie”, escribió una de ellas.

Esta desconfianza parece estar bastante extendida entre el personal de la salud, unos 20 millones de personas en Estados Unidos,, según el doctor Marcus Plescia, responsable médico de ASTHO, la asociación estadounidense que reagrupa a los responsables sanitarios de los estados del país.

Estados Unidos sigue liderando el ránking de casos y muertos de Covid-19 en todo el mundo, con más de 273.800 decesos y casi 14 millones de contagios.

“Hay mucha gente que dice ‘Voy a hacerme vacunar, pero voy a esperar un poco’”, dijo. “Incluso yo me sentiría mejor si supiera que más gente ya lo hizo y todo salió bien”, explicó Plescia.

Muchos trabajadores de la salud plantean que las vacunas no cumplieron con los tiempos necesarios para su testeo y aprobación. Foto: REUTERS
Muchos trabajadores de la salud plantean que las vacunas no cumplieron con los tiempos necesarios para su testeo y aprobación. Foto: REUTERS

“Esto podría convertirse en un verdadero problema”, reconoció, tanto más cuando las nuevas vacunas serán autorizadas según un procedimiento de urgencia que torna casi imposible, legalmente, la imposición de la vacunación al personal hospitalario.

 

Preocupación oficial

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, señaló el miércoles el peligro de una participación insuficiente en las campañas de vacunación que se anuncian, incluido por parte del personal de salud.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Está todo ese movimiento anti-vacuna en general, al cual se agrega un escepticismo adicional frente a esta vacuna”, declaró Cuomo.

Los sondeos reflejan esta desconfianza: según Gallup un 58% de los estadounidenses dicen estar dispuestos a vacunarse cuando sea posible, un ligero aumento comparado al 50% de septiembre.

Es a raíz de esta desconfianza que el estado de Nueva York, como otros seis, creó su propia comisión de evaluación de vacunas, subrayó el gobernador.

El doctor Plescia espera no obstante que la conciencia profesional del cuerpo médico les haga reflexionar.

“La mayoría de nosotros se siente en la obligación ética de vacunarse”, dijo. “Estamos a cargo de personas vulnerables, no queremos transmitirles enfermedades”.

 

 

¿Demasiado rápido?

Mohamed Sfaxi, radiólogo de un hospital de Nueva Jersey que desde hace tres semanas es testigo de un alza en la cantidad de enfermos de covid-19, es uno de los que tratan de convencer a sus colegas con dudas.

“Tenemos gente que es desconfiada, hay que hablarles y explicarles los datos”, dijo este médico de 57 años, que no tiene “ninguna duda” y espera vacunarse lo antes posible.

La desconfianza, señaló el especialista, se debe a la técnica innovadora de las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna -tecnología del “mensajero ARN”, que consiste en inyectar hebras de instrucciones genéticas para hacer que nuestras células fabriquen proteínas “antígenas” específicas al virus- y a la rapidez con la cual la vacuna fue concebida.

“Pero el hecho de que hayamos ido muy rápido se debe simplemente a que la ciencia ha hecho progresos y a que todo el mundo se dedicó a esto”, dijo.

Este médico que observa a diario pulmones dañados por el virus prevé luego someterse a sí mismo a un test de anticuerpos cada tres o cuatro días. “Esto me permitirá ver cuándo es que comienzo a tener una reacción inmunitaria y tener un poco menos de angustia”.

 

Hacia el autoritarismo discriminatorio: Los británicos no vivirán con normalidad si no se vacunan, dice ministro de vacunación

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Clarín — En Nueva York, médicos y enfermeros se niegan a ser los primeros en vacunarse: ¿por qué?

Te puede interesar

Contenidos

Por Red Voltaire Como parte de los trabajos de la estadounidense “DoD China Task Force” (Grupo de Trabajo del ‎Departamento de Defensa sobre China),...

Contenidos

Por Vu Le Thai Hoang y Huy Nguyen Desde el comienzo de la Guerra Fría, las interacciones de grandes potencias entre Estados Unidos, China...

Contenidos

Por Red Voltaire La “China Task Force” del secretario de Defensa de Estados Unidos acaba de entregar su ‎informe… cuyo contenido es secreto.‎ Pero...

Contenidos

El fondo comunitario de derecho común, The People’s Union of Britain (PUB), presentó nuevas pruebas ante los tribunales británicos mientras un juez sigue revisando...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon