Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

En busca de monstruos que destruir: La fabricación de una guerra fría

Esta serie de Cynthia Chung explicará cómo la filosofía del establishment estadounidense formó su “comprensión” de la estrategia nuclear, que sigue influyendo en el pensamiento actual, como en la creencia en la posibilidad de ganar una guerra nuclear limitada.

 

Por Cynthia Chung

“Ella [los Estados Unidos] ha visto que probablemente durante los siglos venideros, las contiendas de poder inveterado, y el derecho emergente [persistirán]… Pero ella no va al extranjero, en busca de monstruos para destruir… Ella sabe bien que una vez alistándose bajo otras banderas que las suyas… se involucraría más allá del poder de extricción, en todas las guerras de interés e intriga, de avaricia individual, envidia y ambición, que asumen los colores y usurpan el estándar de la libertad. Las máximas fundamentales de su política cambiarían insensiblemente de la libertad a la fuerza… Podría convertirse en la dictadora del mundo. Ya no sería la gobernante de su propio espíritu…” – Discurso pronunciado en 1821 por John Quincy Adams, sexto presidente de los Estados Unidos (1825-1829), y primer embajador estadounidense en Rusia en 1809.

Esta serie de tres partes analizará cómo la política exterior y la ideología estadounidenses llegaron a ser lo que Eisenhower denominaría en su discurso de despedida del 17 de enero de 1961 como el “complejo militar-industrial” que tenía, tanto si se buscaba como si no, el poder de adquirir una influencia injustificada, y que tal “poder existe, y persistirá”, dejando a las siguientes generaciones de estadounidenses “un legado de cenizas” para una nación que fue grande.

Esta serie explicará cómo, en particular, la filosofía de la clase dirigente estadounidense, incluida la de los militares, formó su “comprensión” de la estrategia nuclear que sigue influyendo en el pensamiento actual, como en la creencia en la posibilidad de ganar una guerra nuclear limitada. También explicará las razones por las que la guerra de Vietnam se libró con el enfoque utilizado, así como la Guerra contra el Terror, y lo más importante, por qué.

Un ataque extranjero en suelo estadounidense

El 7 de diciembre de 1941, la base naval de Estados Unidos en Pearl Harbor, Hawái, fue atacada por la armada japonesa, matando a 2.403 estadounidenses e hiriendo a 1.178. Sin embargo, los estadounidenses no comenzarían su campaña militar aérea contra Japón hasta mediados de 1944.

El general MacArthur estimó que un millón de estadounidenses morirían sólo en la primera fase de la Guerra del Pacífico. Los rusos estaban siendo fuertemente cortejados por los estadounidenses para que rompieran su Pacto de Neutralidad con Japón y entraran en la Guerra del Pacífico por la sencilla razón de que morirían menos estadounidenses.

Después de tres años de la más salvaje guerra contra los nazis alemanes, en la que murieron más de 25 millones de soldados y civiles rusos, Rusia estaba ahora dispuesta a entrar en otra guerra con Japón, sólo unos meses después, para ofrecer apoyo militar a los Estados Unidos, un país que había sufrido pérdidas mínimas en comparación.

Cuando el almirante King, jefe de operaciones navales, fue informado de que los rusos entrarían definitivamente en la lucha contra Japón, se sintió inmensamente aliviado al comentar: “Acabamos de salvar a dos millones de americanos”.

* * *

El 12 de abril de 1945 fallece el presidente Roosevelt y, con él, gran parte de la alianza ruso-estadounidense.

El 16 de julio de 1945 se probó con éxito la primera bomba atómica en Alamogordo, Nuevo México. Siete días después, Stalin fue informado en la conferencia de Potsdam por Truman de que Estados Unidos ya tenía la bomba.

Truman, al contrario de lo que se le aconsejó, no hizo ninguna mención a la colaboración, ni a hacer un mundo pacífico y seguro, ni ofreció compartir información con los rusos, ni siquiera a cambio de alguna contrapartida. Simplemente que Estados Unidos tenía ahora la bomba.

El 6 de agosto de 1945, Little Boy, la primera bomba atómica fue lanzada sobre Hiroshima.

El 9 de agosto, a la 1:00 am, un millón de tropas soviéticas cruzaron la frontera hacia el este de Manchuria para enfrentarse al Kwantung, la culminación de diez meses de planificación coordinada. Más tarde, ese mismo día, una segunda bomba atómica, Fat Man (llamada así por Churchill), fue lanzada sobre Nagasaki.

Los rusos quedaron completamente sorprendidos. No habían sido notificados de este plan, y ciertamente no era un mensaje “amistoso” que Estados Unidos estaba enviando a sus supuestos aliados.

El 15 de agosto, seis días después, Japón se rindió. Muchos historiadores han coincidido en que el ataque ruso en Manchuria tuvo el mayor peso para provocar la rendición de los japoneses. (1) Pero no importaba.

La mayoría de los occidentales nunca lo sabrían o se olvidarían pronto del sacrificio ruso.

La decisión de lanzar la bomba, escribiría Truman en una carta a su hija Margaret, no fue “una gran decisión… no es una decisión de la que tengas que preocuparte”.

El físico nuclear Yuli Khariton expresaría una reacción rusa común cuando escribió que las dos bombas que se lanzaron sobre Japón se utilizaron “como chantaje atómico contra la URSS, como una amenaza de desencadenar una nueva guerra aún más terrible y devastadora”, si Rusia se negaba a jugar con las reglas decididas para ella.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el contraste entre Estados Unidos y la Unión Soviética era enorme. Estados Unidos suministraba más de la mitad de la capacidad manufacturera mundial, más de la mitad de la electricidad del mundo, tenía dos tercios de las reservas de oro del mundo y la mitad de todas las reservas monetarias. Había sufrido 405.000 bajas, el 2,9% de su población (el tamaño de la población estadounidense en 1945 era de aproximadamente 140 millones).

Rusia sufrió 27 millones de bajas, el 16% de su población. Los alemanes quemaron 70.000 pueblos rusos y destruyeron 100.000 granjas. Veinticinco millones de rusos se quedaron sin hogar. 32.000 fábricas y 65.000 vías férreas fueron destruidas. Y sus principales ciudades: Leningrado, Stalingrado y Moscú estaban destrozadas.

 

El padrino de RAND: el general de la Fuerza Aérea Curtis LeMay

“Si hubiéramos perdido la guerra, todos habríamos sido procesados como criminales de guerra”. – General de la Fuerza Aérea Curtis LeMay en “La niebla de la guerra”

El 1 de octubre de 1945, menos de dos meses después del lanzamiento de dos bombas nucleares sobre Japón, el comandante general Henry Arnold de las Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos, inspirado por lo que podían hacer los científicos del Proyecto Manhattan, se reunió con Franklin R. Collbohm, Arthur E. Raymond, Donald Douglas y Edward Bowles. Este fue el equipo pionero que crearía la RAND.

Franklin R. Collbohm era la mano derecha de Donald Douglas, jefe de Douglas Aircraft, el mayor fabricante de aviones de Estados Unidos, y el asistente especial de Arthur E. Raymond, vicepresidente y jefe de ingeniería de la empresa. Edward Bowles, consultor del MIT, trabajó con Collbohm en el tristemente célebre proyecto de bombardeo especial B-29 contra Japón en 1944.

Tras presenciar la bomba atómica, Arnold previó que el futuro de la guerra giraría en torno a la tecnología de los misiles de larga distancia y se mostró inflexible en que sólo el Ejército del Aire y ninguna otra rama de las fuerzas armadas debía controlar la nueva arma. Arnold se comprometió a aportar 10 millones de dólares del dinero de investigación no gastado en tiempos de guerra para crear el grupo de investigación y mantenerlo en funcionamiento de forma independiente durante unos años. (2) Collbohm se nombró a sí mismo para dirigir el grupo, lo que hizo durante los siguientes 20 años.

Poco después, el general Arnold nombró a Curtis LeMay, jefe adjunto del Estado Mayor del Aire para Investigación y Desarrollo, y le encargó la supervisión del nuevo grupo de investigación.

LeMay, en el que se dice que Kubrick se basó para su mando militar en “Dr. Strangelove”, era conocido por muchas “hazañas” militares, pero la más notoria fue cuando Arnold envió a LeMay a las Marianas, para dirigir el 21º Mando de Bombarderos que ejecutaría las inhumanas incursiones sobre las ciudades japonesas en 1945.

Fue allí donde LeMay trabajó por primera vez con Collbohm, Raymond y Bowles. Fue gracias al equipo de Collbohm que los bombarderos B-29 pudieron infligir el máximo daño. Estas bombas incendiarias fueron lanzadas sobre la población civil de Japón, quemando vivos a cientos de miles de personas. Casas, tiendas y edificios sin valor militar aparente fueron consumidos por la lluvia ardiente que caía de los B-29 en vuelo bajo noche tras noche.

Esta era la misma táctica que habían utilizado en Dresde los aliados europeos, matando a 25.000 civiles (3), pero nunca antes había sido utilizada por los estadounidenses, que hasta ese momento habían evitado las poblaciones civiles.

Como ocurriría durante las guerras de Corea y Vietnam, el concepto de enemigo empezaba a difuminarse para los estadounidenses. Cada vez les resultaba más difícil combatir a un oponente claramente definido, sino que el “enemigo” se parecía cada vez más al vago desconocimiento de todo un pueblo, toda una población de rostros aparentemente desalmados que no se parecían a los suyos.

A diferencia de todos los demás países implicados en la guerra mundial, el ataque de Pearl Harbour fue la primera ofensa extranjera directa contra Estados Unidos, aparte de la guerra de 1812. No importaba cuánto daño o destrucción más infligieran los estadounidenses a los japoneses en respuesta a esto, pues estaba justificado como defensa propia. Un intento de asegurar que un ataque de este tipo nunca se atreviera a repetirse contra los Estados Unidos. Era una perspectiva que continuaría en los escenarios bélicos de Corea y Vietnam.

A raíz del ataque a Pearl Harbor, muchos en Estados Unidos empezaron a ver a grandes franjas de la población mundial como una montaña de hormigas carnívoras que no deseaban otra cosa que destruir los valores y la libertad de Estados Unidos. Muchos pensaron que la única manera de salvarse a sí mismos y a sus seres queridos era azotar la tierra de ellos.

Como escribió el general Arnold: “No debemos ablandarnos. La guerra debe ser destructiva y hasta cierto punto inhumana y despiadada”. (4)

Alex Abella escribe en su “Soldados de la razón”:

“…el bombardeo de Japón dejó a los padres fundadores de la RAND -y al futuro secretario de Defensa Robert McNamara, que también colaboró en el proyecto del B-29- con la reputación de mirar sólo el aspecto práctico de un problema sin preocuparse por la moralidad. Su perspectiva basada en los números tuvo el efecto, intencionado o no, de divorciar las cuestiones éticas del trabajo en cuestión. Con el tiempo, la doctrina RAND llegaría a considerar a los científicos e investigadores como facilitadores, no como jueces independientes. Como dijo el propio LeMay: “Toda guerra es inmoral. Si dejas que eso te moleste, no eres un buen soldado’. “

El 1 de marzo de 1946, el RAND tenía una carta oficial:

“El Proyecto RAND es un programa continuo de estudio e investigación científica sobre el amplio tema de la guerra aérea con el objeto de recomendar a la Fuerza Aérea los métodos, técnicas e instrumentos preferidos para este fin.” (5)

A diferencia de otros contratistas del gobierno, el RAND estaría exento de rendir cuentas a un mando contratante. En su lugar, los resultados no filtrados se entregarían directamente a LeMay. (6)

En pocos años, una nueva mentalidad se impondría en el gobierno: la ciencia, en lugar de la diplomacia, podría proporcionar las respuestas necesarias para hacer frente a las amenazas a la seguridad nacional.

En lugar de nacionalizar las industrias militares clave, como habían hecho el Reino Unido y Francia, el gobierno estadounidense optó por contratar el desarrollo de la investigación científica con el sector privado, que no estaba limitado por el Pentágono. RAND sería un puente entre los dos mundos de la planificación militar y el desarrollo civil.

Y de manera muy real, este gran país con una filosofía insular entró en un ataque de locura al darse cuenta de que no eran invulnerables a un ataque exterior. Esta toma de conciencia, a pesar de que iban a sufrir pérdidas menores comparadas con las de Europa y Asia durante las dos guerras mundiales, se convirtió en una herida abierta de constantes “y si”, un aluvión interminable de suposiciones paranoicas.

A partir de entonces, Estados Unidos se obsesionaría con frustrar el siguiente ataque enemigo, que estaban seguros de que siempre estaba en marcha.

 

En busca de un profeta: Los matemáticos del RAND

El 1 de marzo de 1946 sólo había cuatro empleados a tiempo completo en el RAND. El quinto empleado de Collbohm en la RAND fue John Davis Williams, que iba a ser director de la recién creada División de Matemáticas y se convertiría en la mano derecha de Collbohm. (7)

En 1947, Ed Paxson, un ingeniero de la RAND, creó el término “análisis de sistemas” cuando Williams le puso al frente de la Sección de Evaluación del Valor Militar. Paxson había sido asesor científico de las Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos y consultor del Estudio de Bombardeo Estratégico de Estados Unidos en 1945-46.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las consideradas deficiencias de la investigación operativa (IO) eran que no podía funcionar sin datos duros, lo que ya se sabía de un sistema.

Como dice Alex Abella en su “Soldiers of Reason”:

“El análisis de sistemas de la RAND… se negaba a verse limitado por la realidad existente… El análisis de sistemas era la libertad de soñar y de soñar a lo grande, de alejarse de la idea de que la realidad es un conjunto limitado de opciones, de esforzarse por doblegar al mundo a la propia voluntad… el quid del análisis de sistemas radica en un examen minucioso de los supuestos que ciñen la llamada pregunta correcta, pues el momento de mayor peligro en un proyecto es cuando los criterios no examinados definen las respuestas que queremos extraer”. Lamentablemente, la mayoría de los analistas de la RAND no percibieron este defecto inherente a su portentoso constructo. No sólo eso, la metodología del análisis de sistemas exigía que todos los aspectos de un problema concreto se descompusieran en cantidades… Aquellas cosas que no podían facilitarse en una fórmula matemática… se dejaban fuera del análisis… Por extensión, si un tema no podía medirse, jerarquizarse y clasificarse, tenía poca importancia en el análisis de sistemas, porque no era racional. Los números lo eran todo: el factor humano era un mero complemento de lo empírico”.

El 29 de agosto de 1949 se realizó la primera prueba nuclear soviética RDS-1, con una potencia de 22 kilotones.

Con esta llegada, aumentó la preocupación sobre cuáles eran las intenciones del bloque soviético. ¿Crearon su propia bomba atómica como una simple maniobra defensiva o existía la posibilidad de que estuvieran planeando una ofensiva?

En respuesta a estas preguntas, la RAND propuso la doctrina de la “teoría de la elección racional”, desarrollada por un economista de 29 años llamado Kenneth Arrow. El grueso del trabajo de Arrow en la RAND sigue siendo clasificado como alto secreto hasta el día de hoy. (8)

Arrow se encargó de establecer una “función de utilidad” colectiva para la Unión Soviética. En otras palabras, la “teoría de la elección racional” significaba establecer matemáticamente un conjunto fijo de preferencias con el fin de determinar cuáles eran las mejores acciones que prestarían el mayor servicio a los intereses colectivos de los dirigentes soviéticos.

Dado que se carecía de pruebas fehacientes, los responsables políticos occidentales recurrieron cada vez más a la especulación matemática y también psicoanalítica para crear escenarios hipotéticos, de modo que pudieran formarse contraestrategias. La RAND necesitaba la “función de utilidad” de Arrow para que sus analistas pudieran simular las acciones de los soviéticos durante un conflicto nuclear con el fin de justificar el aumento de la financiación y la acumulación militar.

Mientras se pudieran utilizar explicaciones matemáticas algo complejas para crear tales especulaciones, se consideraba bajo el dominio de la “ciencia”, y no había necesidad de comprobar la validez o exactitud de tales especulaciones.

La paradoja de Arrow, también conocida como el teorema de la imposibilidad de Arrow, había demostrado mediante un argumento matemático que las decisiones colectivas racionales de grupo son lógicamente imposibles.

Abella escribe:

“Arrow utilizó sus descubrimientos para inventar un sistema de valores basado en la economía que destruía la noción marxista de una voluntad colectiva. Para lograr este resultado, Arrow tomó prestados libremente elementos de la filosofía positivista, como su preocupación por la axiomización, la verdad científica universalmente objetiva y la creencia de que los procesos sociales pueden reducirse a las interacciones entre individuos.” (9)

El teorema de la imposibilidad de Arrow sentó las bases teóricas de la objetividad científica universal, el individualismo y la “elección racional”. Que la llamada “ciencia”, en forma de argumento matemático, ha determinado que el colectivo no es nada, el individuo lo es todo.

Y si todos nos reducimos a nuestros mezquinos intereses individuales egoístas, ¿quién va a desafiar a los jugadores del juego que desean dar forma al escenario mundial?

Como dijo Abella, “Dicho en términos cotidianos, la teoría de la elección racional de RAND es el código Matrix de Occidente”.

En 1950, la fascinación de Williams por la teoría de los juegos alcanzó su punto álgido tras el éxito de la teoría de la elección racional de Arrow para la RAND, y contrató a John von Neumann, el padre de la teoría de los juegos, como empleado a tiempo completo para la RAND. Al igual que Williams, von Neumann era partidario de una guerra nuclear preventiva contra la Unión Soviética. (10)

Junto con Oskar Morgenstern, Neumann coescribió el libro que sentó las bases del campo, “Theory Games and Economic Behavior”, publicado en 1944. Morgenstern y Neumann partieron de la base de que los jugadores de cada juego son racionales (motivados por intereses egoístas) y de que cualquier situación tiene un resultado racional. Fue Neumann quien acuñó el término “juego de suma cero”, refiriéndose a un conjunto de circunstancias en las que un jugador sólo gana si su oponente pierde.

A mediados de la década de 1950, el RAND se convirtió en el centro mundial de la teoría de juegos.

Años más tarde, los miembros de RAND reconocerían con pesar la inutilidad de intentar reducir el comportamiento humano a números. Sin embargo, eso no ha impedido que se siga utilizando en la estrategia militar, así como en numerosos campos del mundo académico, hasta el día de hoy.

De la “ciencia” del análisis de sistemas, regida por una perspectiva de elección racional, nació en los pasillos de la RAND un plan para atacar preventivamente a la Unión Soviética.

 

Primer Golpe: La venganza de los tecnócratas

“Ahora me he convertido en la muerte, el destructor de mundos”. – Bhagavad Gita

En busca de una mayor independencia de su cliente exclusivo, el Ejército del Aire, la RAND, bajo la dirección de Collbohm, renacería como una corporación sin ánimo de lucro.

1956. Rowan Gaither, el abogado que estaba redactando los artículos de constitución de la RAND, se puso en contacto con la Fundación Ford para financiar la RAND. Gaither no sólo obtuvo cerca de medio millón de dólares de la Fundación Ford para RAND, sino que también se convirtió en presidente de la Fundación Ford de 1953 a 1956. (11)

Fue una relación amorosa en medio de la Guerra Fría. La Fundación Ford era la mayor organización filantrópica de la época y estaba en proceso de reorganización para prestar apoyo financiero a la paz mundial y al avance del conocimiento científico. ¿Qué mejor benefactor que RAND para tan nobles esfuerzos?

En una declaración que Gaither elaboró tras asumir la presidencia de la Fundación Ford, declaró como objetivo una sociedad en la que los tecnócratas gobernaran utilizando un análisis objetivo, afirmando:

“Esta misma imparcialidad y objetividad confiere a la fundación [Ford] una gran fuerza positiva, y le permite desempeñar un papel único y eficaz en la difícil y a veces controvertida tarea de ayudar a realizar los objetivos de la democracia.” (12)

En 1950 la política de la administración había cambiado de la teoría de la contención defendida por George F. Kennan a la competencia militar abierta. Un notable asociado de la RAND, Paul Nitze, provocó ese cambio casi en solitario.

El 1 de enero de 1950, Paul Nitze sustituyó a Kennan como jefe del personal de planificación política del presidente y redactó un memorando para el NSC sobre cómo dirigir la política exterior en la era nuclear. El documento, llamado NSC-68, advertía apocalípticamente sobre el “diseño del Kremlin para la dominación del mundo”.

El NSC-68 declaraba que Estados Unidos estaba en el equivalente moral de la guerra con la Unión Soviética y pedía que se completara una acumulación militar masiva para 1954, apodado el “año del máximo peligro”, el año en que el JIC-502 (redactado el 20 de enero de 1950) afirmaba que los soviéticos alcanzarían la superioridad militar y serían capaces de lanzar una guerra contra Estados Unidos.

El presidente Truman aceptó el NSC 68 como política oficial y aumentó el presupuesto de defensa nacional en casi 40.000 millones de dólares.

Ahora se sabe que tal predicción de la amenaza soviética era realmente infundada, pero, sin embargo, consiguió crear un desquiciado bucle de retroalimentación positiva en el incesante esfuerzo por conseguir el mayor y más sofisticado arsenal nuclear. Se introdujo en Estados Unidos la mentalidad maníaca de que siempre hay que tener la mayor potencia de fuego para tener el mayor número de opciones en un escenario nuclear.

Esto se consideraba la única opción, y no sólo ponía a la Unión Soviética en una posición difícil, sino también al resto del mundo, ya que ¿quién podría resistir a una fuerza tan poderosa si deseaba infligir su voluntad, por no hablar de su paranoia, a cualquier nación?

No es de extrañar que la publicación soviética Pravda en esta época (finales de los años 50) llamara a la RAND “la academia de la ciencia y la muerte”. (13)

El padre de todos los tecnócratas de la RAND era Albert Wohlstetter.

Albert sería reclutado en la disfuncional familia RAND en 1951 por Charles J. Hitch, el jefe del departamento de economía de RAND. En muy poco tiempo, Albert ascendería a la cima de la cadena alimentaria de la RAND.

Para alcanzar este estatus de rey de la jungla rebelde, primero tuvo que luchar con su colega de la RAND Bernard Brodie. Brodie era un defensor de la disuasión nuclear, fue el verdadero desarrollador de la doctrina de la “capacidad de segundo ataque” como el último agente de disuasión y la clave de la estabilidad global en la era termonuclear.

La única alternativa a esa destrucción mutuamente asegurada, argumentaba Brodie, era un cambio fundamental en la comprensión de la guerra por parte de la humanidad.

Este pensamiento había establecido a Brodie en 1951 como un importante estratega de la guerra nuclear. Sin embargo, este estatus duró poco, en gran parte porque sencillamente no podía jugar el juego tan bien como Albert. Es decir, Brodie no entendía algo que estaba en el núcleo fundamental de la filosofía de la RAND, “ganar” a toda costa.

¿Cuál era el juego? Ascender y conquistar… sin importar el juego ni las condiciones.

Albert respaldó la idea de crear una estrategia de guerra controlada y discriminada en la que las armas nucleares desempeñaran un papel activo. Tomaría la estratagema del segundo golpe de Brodie y la convertiría en una justificación de lo que denominaría “el delicado equilibrio del terror”. Counterforce, la versión de Albert del segundo golpe de Brodie, abogaba por emprender un uso gradual y precisamente controlado de las armas nucleares contra objetivos estrictamente militares.

¿Una locura? Sí.

Albert planteaba: “En la medida en que podamos limitar el daño a nosotros mismos, reducimos su capacidad [la de los soviéticos] de disuadirnos y, por tanto, su confianza en que no atacaremos primero. Pero al disminuir su confianza en que no atacaremos, aumenta la probabilidad de que lo haga, ya que golpear primero es casi siempre preferible a golpear después. Y así, cualquier intento de contener la catástrofe si llega también la invita en cierta medida”.

Para los que no están familiarizados con las teorías propuestas por Albert o por la gran mayoría de los que trabajaron en la RAND, que estaba formada en su mayoría por matemáticos desprovistos de corazón, el propósito de todo lo que hacen es simplemente ganar, conseguir lo que se desea. Así, si una determinada teoría funciona en un caso concreto, utilizan esta teoría, si no lo hace en otro caso, simplemente utilizan otra teoría.

Ven el mundo literalmente como un juego. Se trata de justificar los medios para conseguir el objetivo que se busca en última instancia. Es como empezar con la respuesta deseada y trabajar hacia atrás para justificar la prueba y la hipótesis.

Albert abogó por una estrategia estadounidense basada en las “posibilidades” -todo el espectro de opciones del enemigo, tanto racionales como irracionales- en lugar de las “probabilidades”, siendo estas últimas la característica dominante en la teoría de juegos.

Ron Robin escribe en su “The Cold World They Made”:

“Albert rechazó ahora esa premisa [de la teoría racional], proponiendo en su lugar una teoría de la ‘irracionalidad limitada’, la noción de que cuando se enfrentan a dilemas existenciales, ‘la gente no es siempre irracional’. Había que prepararse para las contingencias basándose en la suposición de que el enemigo puede comportarse de forma irracional al contemplar un ataque nuclear, pero que el enemigo también es ‘a veces lo suficientemente racional como para ser capaz de ver que hay un peligro enormemente mayor en tomar el curso de usar armas nucleares que si toma el siguiente curso'”.

Es como un cortocircuito al desafío mentalmente constipado del llamado “dilema del prisionero”, al final incluso los teóricos del juego decían que todas las opciones eran “racionales”, y ni siquiera se ponían de acuerdo en qué opción era más racional frente a la irracional.

Para Albert, los soviéticos tenían toda la culpa de la Guerra Fría por sus supuestos motivos agresivos y su comportamiento depredador, más que por el hecho de que la bomba atómica fuera creada por los estadounidenses en primer lugar.

Los soviéticos de Albert eran déspotas crueles que sacrificarían voluntariamente a decenas de millones de sus ciudadanos por el precio de una ventaja estratégica y la dominación del mundo. Por lo tanto, era responsabilidad de Estados Unidos evitar tal calamidad como objetivo primordial, y eso sólo podía lograrse, según Albert, mediante una inversión incesante en el desarrollo y la mejora de las armas nucleares.

Fred Kaplan escribe en su “The Wizards of Armageddon”:

“Haciéndose eco de su colega Herman Kahn, él [Albert] se preguntaba cuál era la diferencia “entre dos desastres tan inimaginables como sesenta y 160 millones de americanos muertos”. La única respuesta es ‘100 millones’. Partiendo de las pérdidas más pequeñas, sería posible recuperar el poder industrial y político de los Estados Unidos. Incluso las diferencias más pequeñas justificarían un intento de reducir el daño a nuestra sociedad en caso de guerra”. (14)

Según Albert, el sacrificio de 25 millones de soviéticos en la lucha contra la Segunda Guerra Mundial no fue nada valiente ni noble, sino que demostró la frialdad e insensibilidad con que los dirigentes soviéticos consideraban a su propio pueblo, que podían sacrificar, sin ninguna preocupación aparente, en el horno ardiente de la guerra como nada más que combustible barato para el motor militar.

Irónicamente (o tal vez no…), esta monstruosidad soviética de la que Albert se había convencido a sí mismo, fue utilizada como la propia justificación para el impulso de Albert hacia una confrontación nuclear, que sacrificaría muchas más vidas.

Extrañamente, Albert justifica el sacrificio de lo que, en última instancia, considera sólo un número, ya sean 60 o 160 millones (la población de Estados Unidos en 1954 era de 161.881.000 habitantes). Por lo tanto, la posibilidad de 100 millones de estadounidenses muertos, como la cifra en la que aterriza Albert, era en ese momento el 62% de la población estadounidense. Esto ni siquiera tiene en cuenta cuántos rusos morirían en tal escenario.

Parece que lo que Albert está diciendo es que los Estados Unidos están justificados para convertirse en la mayor monstruosidad del mundo de forma que pueda acabar con todas las demás monstruosidades, ya sean reales o meramente especulativas.

Sin embargo, ¿se espera que creamos que nuestro sacrificio y asesinato en tales cantidades será el más noble de todos?

Juntos, Paul Nizte, Albert y su esposa Roberta Wohlstetter (todos asociados de la RAND) dominarían la teoría y la política que rodea la estrategia nuclear hacia la Unión Soviética durante la Guerra Fría. En noviembre de 1985, Reagan les concedió a los tres la Medalla de la Libertad, el mayor honor civil de la nación.

Roberta, una autoridad en el trabajo “histórico-académico” en torno al ataque a Pearl Harbour y los usos psicológicos que éste tuvo, tenía una gran visión de lo que podía agitar la locura dormida que dormitaba dentro de la nación más poderosa del mundo.

Su trabajo fue utilizado, por Albert y otros en RAND, para atemorizar y manipular la mentalidad de los militares y de la población estadounidense para que pensaran que otro Pearl Harbour estaba siempre a la vuelta de la esquina. Sería el fundamento sobre el que Albert basó todas sus “hipótesis” y “revelaciones” en materia de estrategia nuclear.

Es difícil no preguntarse dónde estaría hoy Estados Unidos en su comprensión de Rusia junto con sus relaciones y orientación en política nuclear si Albert Wohlstetter, el principal arquitecto de la estrategia nuclear estadounidense, hubiera sido expuesto como un “antiguo” trotskista…

[Próximamente: Parte 2 de esta serie titulada “El delicado equilibrio del terror de Albert Wohlstetter”: La historia de cómo un trotskista se convirtió en la autoridad en estrategia nuclear de Estados Unidos”].

 

Notas a pie de página

(1) Susan Butler, Portrait of a Partnership: Roosevelt y Stalin
(2) Alex Abella, Soldiers of Reason, pg 13
(3) Ibid, pg 18
(4) Ibid, pg 10
(5) Ibid, pg 14
(6) Ibid, pg 14
(7) Ibid, pg 21
(8) Ibídem, pág. 49
(9) Ibídem, pág. 51
(10) Ibídem, pág. 53
(11) Ibídem, pág. 32
(12) Ibid, pg 32
(13) Ibid, pg 92
(14) Fred Kaplan, Wizards of Armageddon, pág. 368

 

Fuente:

Cynthia Chung, en Strategic Culture Foundation: In Search of Monsters to Destroy: The Manufacturing of a Cold War. 8 de febrero de 2022.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa El nuevo proyecto de religión mundial basado en ovnis se está acelerando rápidamente en estos días. Por ello es importante preparar...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un informe reciente del Lau China Institute y la Universidad China de Hong Kong (CUHK) (1) analiza cómo la cobertura mediática...

Contenidos

Por Andrei Fursov A mediados de los años 70, los puestos más altos de la cúpula de la clase capitalista mundial estaban ocupados por...

Contenidos

Por Mente Alternativa La historia enseña por identidad, pero sobre todo por analogía. Por ello, presentamos una selección de textos de revisionismo histórico, criptopolítica...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram