Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

‘Emergencia climática’. Los banqueros buscan tratar de forzar el cierre físico de la industria y apoyar la imposición masiva de las poblaciones para que proliferen las tecnologías energéticas “verdes”. Pues el nuevo desafío financiero verde puede proporcionar a los bancos otra ronda de superganancias respaldadas por los contribuyentes. Los bancos de Wall Street, Londres y Frankfurt se enfrentan a otro gran estallido de deuda, centrado en la deuda corporativa esta vez, pero peor que el de 2008. Ellos creen que el fascismo anti-industria y anti-poblacional es su salida.

 

greta thunberg

“El Culto de Greta Thunberg es extremadamente inquietante y marca un nuevo punto bajo en el círculo de drenaje en el que la civilización occidental parece inclinada. Incluso si yo creyera en el cuento de que el gas natural que cada uno de nosotros exhala miles de veces al día y que las plantas usan para la fotosíntesis acabará siendo nuestra muerte, todavía estaría profundamente perturbado por el uso de esta niña —que es claramente mentalmente inestable— como estandarte de la agenda ‘verde’”. —Rob Slane

Los mayores banqueros del mundo salieron a Nueva York el domingo, en vísperas de la “Cumbre de Acción Climática” de la ONU, para reclamar que la ciudad de Londres y Wall Street financien el movimiento de “energías renovables verdes”, que supuestamente responde a una “emergencia climática”. Estos 130 bancos declararon que los “principios de la banca responsable” eran ahora los principios del Acuerdo Climático de París: es decir, la reducción drástica y la eliminación programada de la producción e industria de combustibles fósiles en todo el mundo, impuesta por la retirada de inversiones del sector financiero.

Estos bancos globales, liderados por la Iniciativa de Finanzas Verdes del Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, han estado planeando esto desde el Acuerdo de París en 2015.

Y ¿para qué sirven todas las cruzadas climáticas de los niños? ¿Las rebeliones psicodélicas de extinción, los cierres de las escuelas los viernes, los saboteadores de Greenpeace, la predicación de Greta Thunberg por el odio a padres y bebés también?

Los banqueros buscan tratar de forzar el cierre físico de la industria y apoyar la imposición masiva de las poblaciones para que proliferen las tecnologías energéticas “verdes”. Pues el nuevo desafío financiero verde puede proporcionar a los bancos otra ronda de superganancias respaldadas por los contribuyentes.

Los bancos de Wall Street, Londres y Frankfurt se enfrentan a otro gran estallido de deuda, centrado en la deuda corporativa esta vez, pero peor que el de 2008. Ellos creen que el fascismo anti-industria y anti-poblacional es su salida.

Lyndon LaRouche investigó y expuso estas operaciones como nadie más lo ha hecho, comenzando hace 50 años cuando contraatacó la teoría de los falsos límites al crecimiento impuesta por el Club de Roma y lo destruyó en su libro “No hay límites para el crecimiento” (1983).

Por supuesto, los pocos líderes nacionalistas como el presidente Donald Trump y el primer ministro Narendra Modi, quienes se unieron este fin de semana, se oponen a la dictadura de los banqueros anti-industriales. También se oponen el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de China, Xi Jinping. Pero fue LaRouche quien dedicó su vida a exponer el “ecologismo” británico como eugenesia y a combatirlo con programas de progreso científico y tecnológico a largo plazo, liderados por la exploración espacial y el desarrollo del poder de fusión.

El nuevo expediente EIR de 64 páginas es un arma que representa el método de LaRouche. “Úselo hasta el fondo”, como dijo hoy la presidenta del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, y derrote a estos bancos. Divídalos restaurando la Ley Glass-Steagall, para proteger a la industria y las poblaciones nacionales contra el colapso financiero.

LaRouche pronosticó que los líderes de esas cuatro potencias (EE.UU. Rusia, China e India) podrían derrotar al Imperio Británico de manera única si cooperan en el espacio y en tecnologías de plasma para el desarrollo de alta tecnología de todas las naciones. Si van a hacerlo, LaRouche debe ser exonerado póstumamente del enjuiciamiento falso del FBI, para “exonerar” sus políticas económicas y sus ideas.

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

Fuentes:

LaRouche PAC — Psychotic Bankers Are Driving Your Children Mad and Sending Them to the Front Lines.

The Blog Mire — The Disturbing Cult of Greta Thunberg.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.