Cuando la CIA publicó millones de documentos desclasificados en 2017 y los colocó en una base de datos en línea, se esperaba que aparecieran cosas realmente espeluznantes. Es de conocimiento público que la CIA ha investigado todo tipo de fenómenos paranormales o anómalos, desde las habilidades psíquicas hasta los ovnis, pero un nuevo tesoro de documentos descubiertos entre los millones de archivos revela que la agencia de inteligencia de EE.UU. alguna vez salió a buscar al legendario Yeti en las montañas de Nepal. ¿Se encontró alguna vez al aburrido y siempre esquivo hombre de las nieves?

Quién sabe; después de todo, es probable que la CIA haya publicado estos documentos simplemente para aplacar al público con el pretexto de la transparencia y que esté ocultando las cosas realmente buenas en almacenes polvorientos llenos de los misterios y secretos más elevados del mundo. Aún así, estos nuevos documentos se suman a un creciente cuerpo de evidencia que muestra que la CIA puede tomar en serio fenómenos o entidades paranormales, incluido el Yeti, o al menos usarlo para cubrir sus huellas.

Los documentos fueron desenterrados y publicados en línea por Amish Raj Mulmi en Kathmandu Post. Además de los documentos de Yeti, los archivos muestran que la CIA se interesó en al menos siete avistamientos diferentes de objetos voladores no identificados sobre Nepal y Bután en 1968. Los objetos no identificados descritos en los informes van desde una “luz blanca” que emite “sonidos explosivos” y “humo blanco”, hasta objetos con forma de cigarro que se mueven rápidamente y que recuerdan a muchos otros avistamientos de ovnis en esos tiempos. Aquí están los “detalles del objeto” extraídos de un informe del 19 de febrero de 1968:

“Un objeto de movimiento rápido, largo y delgado, que emite una luz brillante roja y verde, tan brillante como la luz del día. El sonido del trueno se escucha tras unos segundos de avistamiento.”

El avistamiento bien podría haberse tratado de una prueba de misiles balísticos o un avión de gran altitud que rompe la barrera del sonido (los aviones suelen tener luces de navegación rojas y verdes en las puntas de ala izquierda y derecha, respectivamente). Eso tendría sentido dado el contexto histórico y político que rodea a estos avistamientos, justo en el momento más alto de la participación de los Estados Unidos en la Guerra de Vietnam y en un momento en que la República Popular China, recientemente formada, estaba aumentando su investigación de misiles, el programa de armas nucleares, y la producción de aviones nacionales.

Naturalmente, en aquel entonces, la CIA habría querido documentar cualquier avistamiento de objetos aéreos anómalos en caso de que pudieran arrojar luz sobre lo que los chinos o los soviéticos estaban haciendo en los cielos sobre la región. Un informe menciona incluso que “un enorme objeto metálico en forma de disco con una base de seis pies y cuatro pies de altura se encontró en un cráter” al pie del Himalaya. ¿Podría haber sido un avión o misil soviético o chino estrellado, o algo extraño?

Los documentos descubiertos por el Kathmandu Post también contienen un cable enviado el 30 de noviembre de 1959 desde la Embajada de los Estados Unidos en Katmandú al Departamento de Estado en Washington, DC. El documento describe las “Regulaciones gubernamentales para expediciones de montaña en Nepal — Relacionadas con Yeti”, y describe qué debe hacer el personal estadounidense que realiza las llamadas “Expediciones de montañismo y científicas en Nepal” en caso de contacto con el Yeti:

1. Pago de Rs. 5000/ – La moneda india deberá pagarse al gobierno de Su Majestad de Nepal por un permiso para realizar una expedición en busca de “Yeti.”
2. En caso de que se rastree el “Yeti”, se puede fotografiar o capturar vivo, pero no se le debe matar ni dispararle, excepto en una emergencia que surja por motivos de autodefensa. Todas las fotografías que se tomen de la criatura, sean capturadas vivas o muertas, deben entregarse al Gobierno de Nepal lo antes posible.
3. Las noticias y los informes que arrojen luz sobre la existencia real de la criatura deben enviarse al Gobierno de Nepal tan pronto como estén disponibles y no deben divulgarse de ninguna manera a la prensa o reporteros para su divulgación sin el permiso del Gobierno de Nepal.

Si bien los Squatchers pueden señalar este documento como una prueba del conocimiento que tiene el gobierno de los EE.UU. del legendario Yeti, es muy posible que estos cables estén utilizando el Yeti para ocultar la verdadera naturaleza de estas supuestas “expediciones científicas de montañismo.” A fines de la década de 1950, la CIA y el gobierno de los Estados Unidos estaban muy preocupados por la expansión de las fuerzas comunistas chinas en toda la región, ya que los chinos afirmaban activamente su presencia a lo largo de la frontera con Nepal. Podría ser que la cacería de Yeti fuera en realidad una cobertura para que los espías vigilaran las actividades de la República Popular China en la región. Se sabe que la CIA y otras agencias de inteligencia a menudo usan “expediciones científicas” de manera encubierta para enviar agentes al campo. En este sentido, si se reemplaza cada instancia de “Yeti” en el documento con “espías o exploradores chinos”, estos cables adquieren mucho más sentido.

Durante mucho tiempo se sospechó que las agencias de inteligencia enturbiaron intencionalmente las aguas mediante el uso de una supuesta actividad paranormal para cubrir sus huellas.

Si bien estos documentos no son reveladores en absoluto, sí muestran cómo se puede usar el estudio gubernamental de fenómenos anómalos para enmascarar el verdadero propósito de las actividades de recopilación de inteligencia de la CIA u otras agencias. ¿Podría la CIA realmente haber estado cazando al legendario Yeti y reuniendo informes de fenómenos aéreos realmente no identificados? Es posible, pero es mucho más probable que estuvieran vigilando a uno de los enemigos favoritos de los EE.UU., la República Popular China.

 

Documental y archivo desclasificado de la CIA confirman poderes paranormales de maestros Qi-Gong

 

 

Fuente:

Brett Tingley / Misterious Universe — Declassified Files Show CIA Hunted Yetis and a ‘Huge Metallic Disc’ in Nepal.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion