Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El verdadero plan de China y lo que los estadounidenses deben saber sobre la China de hoy

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Las élites occidentales -desde la City de Londres y la OTAN hasta los dos partidos políticos de Estados Unidos- están horrorizadas por ver a China despegar como un cohete mientras Occidente se ha estado ahogando en un mar pútrido de especulación monetarista, demonización de la ciencia nuclear y espacial, y una sopa ideológica suicida de finanzas “verdes” y crecimiento cero.

China ha eliminado la pobreza extrema en un país de 1.400 millones de personas. La escala y naturaleza de esta transformación a través de la ciencia, la tecnología y la innovación no tiene precedentes en la historia de la humanidad.

El representante del Instituto Schiller en la ONU en Nueva York, Richard A. Black, publicó recientemente un artículo en Executive Intelligence Review titulado “El impulso científico y la cultura marcan el progreso —no el dinero”(img), en el que explica cómo China ha podido eliminar por completo la pobreza extrema; cómo ha podido establecer una presencia en la Luna con un plan industrial para extraer allí combustible para la fuente de energía de frontera, la energía de fusión; por qué miles de jóvenes chinos inundan hoy las nuevas salas de concierto para escuchar la música de Bach, Mozart y Beethoven; por qué la economía china incluye la construcción de modernos ferrocarriles, fábricas y universidades científicas en África y otros lugares del antiguo sector colonial azotado por la hambruna; y cómo estos méritos se corresponden con el 14º Plan Quinquenal de China, basado en la comprensión de los objetivos comunes de la humanidad, y en la decisión de los funcionarios chinos de convertir las innovaciones en muchos campos de las ciencias duras en el motor de todo el crecimiento económico y, al mismo tiempo, de dedicar el “10% del PIB” a la mejora de la cultura de su población de 1.400 millones de personas. A continuación, transcribimos una traducción automiatizada al español del artículo de Richard A. Black.

 

 

Por Richard A. Black

El 14º Plan Quinquenal de China (2021-2025), recientemente publicado, representa un nuevo avance cualitativo en el pensamiento de su enfoque para desarrollar la fuerza de trabajo de su población. Este enfoque emergente se ha ido desarrollando desde al menos 2016, cuando se inició un cambio para dejar de hacer hincapié en los objetivos del PIB nacional y regional, tal y como definen esas métricas los bastiones monetaristas del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Mundial del Comercio (OMC), etc., y pasar a unas métricas basadas en los índices de desarrollo de los parámetros físico-económicos.

Esos parámetros económicos incluyen el progreso en la construcción de infraestructuras avanzadas y duras, en la inversión en ciencia de frontera -colonización de la Luna y Marte, investigación de la fusión termonuclear, computación cuántica- y en una importante inversión en el área más intangible de la “educación estética y las bellas artes”, para desarrollar entre los jóvenes lo que el presidente Xi Jinping llama “una mente más bella”. Este enfoque ha sido fundamental para que China haya conseguido, a partir de noviembre de 2020, eliminar toda la pobreza extrema entre su población de 1.400 millones de personas.

El científico y estadista estadounidense Lyndon H. LaRouche, Jr. (1922-2019) ha enfatizado, en sus principales escritos de amplia difusión desde la década de 1960, la falacia de utilizar los valores monetarios de las cifras estándar del PIB -que son inherentemente fraudulentas- para fines de planificación económica. Como LaRouche ha enfatizado, “Sólo la mente, cuyo enfoque de la economía es físico, en lugar de las prácticas de contabilidad financiera, es capaz de comprender y contabilizar los valores relativos generados por los procesos económicos.” (Ver el libro de texto [https://store.larouchepub.com/product-p/eirbk-1984-3-0-0.htm] de LaRouche sobre economía matemática elemental, titulado “¿Desea aprender todo sobre economía?” y también el artículo de Ulf Sandmark, “Planificación sin números, pero con calidad y estructura”, en este número de EIR).

El cambio de enfoque económico que vemos en el nuevo Plan Quinquenal de China expresa una afinidad con la ciencia económica de LaRouche. Pensemos en los “milagros económicos” del pasado en Occidente: La Autoridad del Valle de Tennessee (TVA) de Franklin D. Roosevelt y la construcción del “Arsenal de la Democracia” antes de la Segunda Guerra Mundial, o el asombroso alunizaje del presidente John Kennedy. No es de extrañar que China se alegre de que sus economistas hayan estudiado de cerca estos modelos de éxito en la planificación económica física. El actual jefe negociador comercial de China, el brillante viceprimer ministro Liu He, ha escrito documentos académicos en los que analiza el enfoque económico de Roosevelt.

 

China elimina la pobreza extrema entre 1.400 millones de personas

El 3 de diciembre, el presidente de China, Xi Jinping, dijo en una reunión del Politburó del Partido Comunista de China (PCC):

Desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh [en 2012], el Comité Central del PCCh ha colocado el alivio de la pobreza en una posición más prominente, ha adoptado medidas significativas con originalidad y especialidad, y ha librado la mayor y más vigorosa batalla de la historia de la humanidad contra la pobreza.

En un logro asombroso para toda la humanidad, China ha sacado de la pobreza extrema a 850 millones de sus habitantes en los últimos 40 años. ¡Se ha eliminado tal pobreza dentro de sus fronteras! En 2013, uno de cada tres condados de China era calificado de pobre. Este mes, los últimos nueve condados chinos -todos en la provincia montañosa de Guizhou- superaron el umbral de la pobreza extrema. El gobierno ha revisado continuamente ese umbral para incluir no sólo los ingresos, sino también la atención sanitaria, la educación obligatoria, la vivienda y otras necesidades humanas básicas. Los ingresos netos anuales medios de las personas anteriormente empobrecidas en esos últimos 9 condados han aumentado a 11.487 yuanes (1 dólar = 6,54 yuanes), muy por encima del umbral de pobreza nacional de 4.000 yuanes establecido este año.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En la reunión de la dirección del 3 de diciembre se repasaron varias de las medidas tomadas para conseguir este logro, como el envío de más de 2 millones de funcionarios públicos de alivio de la pobreza de las ciudades a las aldeas pobres para puestos de 1 a 3 años, donde, por ejemplo, introdujeron tanto nuevas tecnologías agrícolas para aumentar la intensidad de capital y la producción agrícola, como un gran número de nuevas variedades de cultivos. La gran inversión en la construcción de nuevos ferrocarriles y carreteras ha unido las regiones pobres y aisladas con las ciudades y zonas industriales prósperas, permitiendo que sus productos y servicios lleguen a un mercado más amplio y se beneficien de la mayor facilidad para introducir bienes de capital.

El China Daily informó que, para cumplir el plazo gubernamental preestablecido de 2020 para la completa eliminación de la pobreza:

“El año pasado, el gobierno chino aumentó considerablemente el apoyo financiero, asignando 91.000 millones de yuanes de fondos para el alivio de la pobreza para 2019. El Banco de Desarrollo chino prometió 400.000 millones de yuanes para financiar proyectos de alivio de la pobreza.”

Es en el contexto de este logro sin precedentes que el 9 de noviembre, China detalló las líneas generales de su XIV Plan Quinquenal en una sesión informativa diplomática de dos horas de duración ofrecida por funcionarios del Departamento Internacional del PCC. El anuncio del Plan se produjo también cuando el estadounidense David Beasley, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, galardonado con el Premio Nobel, declaró que este año ya han muerto de hambre siete millones de personas en todo el mundo, y que se prevé que otros 270 millones más morirán de hambre en los próximos doce meses si la comunidad mundial no moviliza una nueva ayuda suficiente. Así que se plantea la cuestión: ¿Movilizará la comunidad de naciones los recursos para detener esta hambruna, hoy, con el mismo espíritu con el que China ha llevado a cabo una victoria sostenida sobre la pobreza extrema para 850 millones de personas?

Así, el 14º Plan Quinquenal de China se pone en marcha tras su histórica victoria sobre la pobreza; sin embargo, esto ocurre en el marco de la economía mundial actual, devastada tanto por la pandemia mundial de COVID-19 como por décadas de austeridad neoliberal del Fondo Monetario Internacional (FMI), impuesta sin piedad a todo el antiguo sector colonial, incluida África.

 

Esquema conceptual del XIV Plan Quinquenal de China

Muchos se escandalizarían si leyeran la transcripción de la sesión informativa del 9 de noviembre del Departamento Internacional del PCC sobre el nuevo Plan Quinquenal (2021-2025) y los Objetivos a Largo Plazo para el Año 2035 adoptados en la Quinta Sesión Plenaria del XIX Comité Central del PCC, que se celebró del 26 al 29 de octubre en Pekín. (Ver el vídeo[http://www.china.org.cn/video/2020-11/06/content_76881767.htm]).

Lo que se perfila es un plan económico impulsado por los avances fundamentales de la ciencia física. El economista y estadista estadounidense Lyndon LaRouche ha aconsejado durante mucho tiempo a sus amigos en China que la clave de su desarrollo residía en sus avances en la ciencia fundamental, en la rápida construcción de su infraestructura dura y blanda, y en el desarrollo de su mano de obra hasta un alto nivel de cualificación. LaRouche ha demostrado que, de forma única, el aumento de las tasas de densidad energética para la producción y el nivel de vida, un enfoque de “conductor de la ciencia” para la economía tomada como un todo, y el establecimiento de la más avanzada infraestructura de energía nuclear y de transporte son, todos y cada uno, requisitos absolutos para una economía física que avanza. Estos métodos se dilucidan en el XIV Plan Quinquenal de China.

El plan se centra en el avance tecnológico de la economía física de China. No se indican objetivos globales de PIB. No se indican objetivos de PIB regionales. Apenas se menciona la política nacional oficial de China de reducir las emisiones de CO2 en un 60% para el año 2035, mientras que el falso dogma de moda de la “economía verde” se redefine en términos confucianos: “Verde” significa que la ecología del Hombre debe estar en Armonía con la Naturaleza en su conjunto.

Se describen planes para una “revolución energética” y para un nuevo enfoque del desarrollo, lo que se llama “un nuevo Paradigma de desarrollo”. Los oradores fueron explícitos al afirmar que China no importará ningún modelo de desarrollo extranjero, ni pretende exportar el modelo de desarrollo chino a ninguna otra nación. Un cambio de énfasis es que, bajo la dirección del presidente Xi, el Plan Quinquenal sólo se perfila dentro de un avance económico más amplio para el año 2035 y para el 2050, este último justo después del centenario de la fundación de la nueva China.

Aunque estos métodos de desarrollo han sido seguidos por otras naciones, incluido Estados Unidos, dada la población china de 1.400 millones de personas, la escala y, por tanto, la naturaleza de la transformación de esa población a través de la ciencia, la tecnología y la innovación “no tiene precedentes en la historia de la humanidad”. En otras palabras, los dirigentes son conscientes de que la escala de su éxito adquiere la naturaleza de un nuevo descubrimiento.

Durante la sesión informativa del 9 de noviembre sobre el 14º Plan Quinquenal, realizada por el ministro de Desarrollo Internacional, Song Tao, y otros, el embajador de Colombia en China, Luis Diego Monsalve, observó que el plan tenía “menos indicadores cuantitativos” que los planes anteriores, y se preguntó: “Sin objetivos específicos de crecimiento, ¿cómo pueden otros países confiar en las perspectivas de desarrollo de China?”

La respuesta de Xin Xiangyang, subdirector de la Academia de Marxismo, de la Academia China de Ciencias Sociales, reconoció que:

En el pasado, China disponía de muchos indicadores cuantitativos de desarrollo económico y social. Ahora, China ha pasado a un desarrollo de alta calidad y se centra en optimizar la estructura de la economía para que la gente se centre más en el resultado del desarrollo y la calidad…. Si leemos entre líneas, podemos ver los números y las cantidades.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El vicedirector Xin explicó que:

[El objetivo] de convertirse en un país líder en innovación significa situarse entre los tres primeros del mundo. La innovación ocupará una parte mayor. Un país culturalmente fuerte implica una “industria cultural” del 10% del PIB.

Esto, en sí mismo, ¡será un shock para los observadores occidentales!

 

 

La cuestión de la educación estética

El término chino traducido como “industria cultural” (wen hua chan ye, ), se refiere a las producciones culturales -literatura escrita, películas, música- y a los servicios culturales -educación en las artes, museos, salas de conciertos, bibliotecas- concebidos como un medio para mejorar la calidad de vida de las personas y elevar su sentido estético. La industria cultural impulsará el crecimiento económico.

Prever la inversión del 10% del PIB de China en la mejora de la cultura de la población no deja de ser asombroso. En 2018, el presidente Xi Jinping subrayó la importancia de la educación estética en su respuesta a una carta de ocho profesores veteranos de la Academia Central de Bellas Artes (CAFA) de Pekín, entre ellos el profesor Zhou Lingzhao, de 99 años. Al elogiar el trabajo de los profesores, Xi pidió más esfuerzos en la educación para formar, en la juventud del país, “una mente más bella”, para que los jóvenes sean capaces de “entregar al mundo obras maestras del arte”. Insistiendo en la importancia de los principios clásicos de la pintura y la música tradicionales chinas, Xi instó a los profesores de alto nivel a “acatar las leyes de la estética y llevar adelante el espíritu chino de la educación estética”.

En el debate nacional actual sobre el papel de la estética en China son fundamentales las aportaciones de Confucio (551 a.C. – 479 a.C.). El Dr. Yu Zhou, profesor del Instituto Tecnológico de Shanghai, escribió recientemente en el Journal of Educational Theory and Management, Vol. 4, No. 2, octubre de 2020:

Confucio … combinó las actividades artísticas con el cultivo de personas que cumplieran con sus ideales sociales desde la perspectiva de la práctica de la educación musical, enfatizando: “Levántate en la poesía, mantente en la cortesía y triunfa en la música”. Partiendo de la calidad ideológica y artística de la música, toma la “bondad” y la “belleza” como criterios básicos para la evaluación de la música y deriva la norma de evaluación “estética perfecta y perfecta”. Confucio también concede gran importancia a la educación musical, y propone 6 lecciones para su estudio, “ceremonia, música, tiro con arco, carroza de caballos, lectura y matemáticas”. Entre ellas, la “música” es la segunda.

Cuando se une este renovado énfasis en la “industria cultural” y la educación estética con la decisión, comentada por el Dr. Xin, de centrar la economía general en la innovación científica como una “importante opción estratégica” explícitamente declarada, se empieza a ver un avance. Así, podemos ver cómo los dirigentes chinos definen la creación de valor en una economía: la innovación en la ciencia combinada con un aumento del sentido cultural y estético de la población.Así, la respuesta aparentemente paradójica a la pregunta del embajador colombiano sobre la falta de “números”.

En cuanto a la cuestión de “los números” que describen el crecimiento de la economía, el Dr. Xin sí describió el éxito reciente de la construcción de “una sociedad moderadamente próspera”: Ha supuesto una renta media per cápita actual de más de 10.000 dólares. El objetivo de que China se convierta en un “país desarrollado de renta media” en 2035 se traducirá entonces en una renta per cápita de 20.000 dólares. Describe la prevista duplicación del PIB chino para 2035 como “un paso de gigante”.

 

El paso a los indicadores cualitativos: Una década en la elaboración

Como describí en un artículo, “China-U.S. Trade Relations in 2020-After the Phase I Trade Agreement: ¿Desacoplamiento o desarrollo?” en EIR Vol. 47, No. 8, 21 de febrero de 2020, pp. 57-64, el cambio en China, que se aleja de los venerados índices del PIB del FMI, la OMC y otras instituciones similares, comenzó hace más de una década. El economista Tian Yun, director de la Sociedad China del Centro de Investigación de Macroeconomía, una filial de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, reveló a finales de 2017:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Podría haber algunos cambios sistémicos importantes en la forma en que el gobierno prioriza las políticas económicas…. China lleva mucho tiempo hablando de perseguir un crecimiento económico sostenible y de alta calidad, pero ha hecho pocos progresos económicos porque los gobiernos locales siguen centrándose principalmente en el PIB. Creo que podríamos ver algunos cambios económicos reales en 2018 para cambiar eso. Por ejemplo, el gobierno central podría idear nuevos indicadores económicos para medir el desarrollo económico.

Ya antes, en 2007, el Wall Street Journal y otros medios de comunicación financieros occidentales se escandalizaron al informar de que el primer ministro Li Keqiang, cuando era líder provincial en la provincia de Liaoning, había rechazado las cifras oficiales del PIB para su planificación económica. Al parecer, calificó esas cifras del PIB de “artificiales”, es decir, inventadas. En su lugar, Li innovó. Ideó un conjunto de indicadores económicos físicos en su provincia de Liaoning, que incluían tasas de cambio en (1) el consumo de electricidad, (2) el volumen de carga ferroviaria y (3) los nuevos préstamos bancarios emitidos.

Los baluartes monetaristas, como Bloomberg News y The Economist, se sintieron tan agitados al enterarse del éxito del sistema de Li, que rápidamente idearon su propia imitación informática del método de Li, llamándolo “Índice Li Keqiang”. Cuando introdujeron simultáneamente las cifras económicas actuales en sus antiguos modelos del PIB y en el “Índice Li Keqiang”, ¡el método de previsión económica de Li superó sistemáticamente su antiguo modelo del PIB! No se sabe si el primer ministro Li demandó alguna vez a esos medios occidentales por robo de propiedad intelectual.

 

 

La elaboración del Plan Quinquenal

Yin Yanlin, viceministro de la Oficina General de la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros, describió el elaborado proceso de elaboración del nuevo Plan Quinquenal. El Plan es el resultado de muchos meses de deliberaciones y comentarios de toda la nación. El Departamento Político celebró más de una docena de simposios sobre diversos aspectos del Plan, habiendo invitado a ponentes de todos los ámbitos: científicos, empresarios, profesores, etc. Este año, por primera vez, también se invitó al público a presentar propuestas. Más de un millón de propuestas del público fueron entregadas al Departamento, además de las recibidas desde el gobierno. Así funciona la democracia en China.

Además, el presidente Xi Jinping viaja regularmente a todas las partes del país para leer directamente in situ las condiciones de la población, especialmente en las regiones rurales. Esto ha servido de orientación en cada paso del proceso de planificación para establecer los objetivos para 2035 y 2050.

La próxima introducción de un sistema de seguro médico básico para 1.300 millones de personas y un sistema de seguridad social para 1.000 millones de personas serán dos pasos más para mejorar el nivel de vida y la productividad de la población.

 

 

La respuesta actual de Estados Unidos: La prosperidad de China es un Casus Belli

La respuesta oficial de Estados Unidos a los planes económicos actuales y proyectados de China debe caracterizarse honestamente como una locura clínica. Por ejemplo, el Director de Inteligencia Nacional (DNI) de Estados Unidos, John Ratcliffe, escribió un artículo de opinión en la edición del 3 de diciembre de 2020 de The Wall Street Journal titulado “China es la amenaza de seguridad nacional número 1 – Resistir el intento de Pekín de remodelar y dominar el mundo es el desafío de nuestra generación”. Esta declaración se produce después de muchos meses de una campaña policíaca similar a la de McCarthy -procedente de todas las secciones principales de los poderes ejecutivo y legislativo de Estados Unidos- en la que se define a China como un enemigo maligno. Miles de estudiantes e investigadores científicos chinos de todos los campos académicos han sido expulsados, mientras que científicos chinos y chino-estadounidenses han sido arrestados bajo falsos cargos de espionaje. El DNI Ratcliffe escribe en su comentario del Wall Street Journal:

“Si pudiera comunicar una cosa al pueblo estadounidense desde este punto de vista único, es que la República Popular China representa la mayor amenaza para Estados Unidos hoy en día, y la mayor amenaza para la democracia y la libertad en todo el mundo desde la Segunda Guerra Mundial.”

La operación de inteligencia es clara: Pekín pretende dominar a Estados Unidos y al resto del planeta económica, militar y tecnológicamente. Muchas de las principales iniciativas públicas y empresas destacadas de China sólo ofrecen una capa de camuflaje a las actividades del Partido Comunista Chino.

Yo llamo a su enfoque de espionaje económico “robar, replicar y reemplazar”. China roba a las empresas estadounidenses su propiedad intelectual, replica la tecnología y luego sustituye a las empresas estadounidenses en el mercado mundial.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Se podría argumentar simplemente que esta invención sin pruebas es un refrito racista de los gritos de “¡el peligro amarillo!” vistos en ocasiones en la historia pasada de Estados Unidos. No importa el hecho de que durante no menos de 2.000 años -desde aproximadamente el año 600 a.C. hasta el 1400 d.C.- los avances de China en metalurgia, astronomía, agricultura, navegación, construcción de barcos y bellas artes, por nombrar sólo algunas áreas, empequeñecieron cualquier actividad económica y científica en Occidente. (Véase el artículo “La ciencia y la tecnología que la antigua China enseñó a Occidente”, de Robert Trout y Michael Billington, en EIR, Vol. 47, nº 41, 9 de octubre de 2020, pp. 32-41).

Lo que realmente estamos presenciando por parte de muchos miembros de las élites occidentales -desde la City de Londres y la OTAN hasta los dos partidos políticos de Estados Unidos- es la constatación horrorizada de que, en términos de sus trayectorias económicas, China está despegando como un cohete mientras Occidente se ha estado ahogando en un mar pútrido de especulación monetarista, demonización de la ciencia nuclear y espacial, y una sopa ideológica suicida de finanzas “verdes” y crecimiento cero.

Añádase a esta “lógica” el empuje desde dentro del Pentágono y de los principales grupos de reflexión del Imperio Británico para desplegar nuevas “pequeñas armas nucleares” -que, según sus teorías, hacen que la Guerra Mundial sea tanto “pensable” como ganable- y se tiene el grito de guerra implícito para luchar militarmente contra China, ahora, antes de que se convierta, pronto, en un igual económico a Estados Unidos. En otras palabras, estamos asistiendo a un despliegue para desencadenar la Tercera Guerra Mundial que acabaría con la civilización humana en la Tierra.

 

 

El progreso científico: El objetivo común de la humanidad

El estadista y científico estadounidense Lyndon LaRouche ha documentado durante mucho tiempo que es únicamente un “motor científico” lo que produce el éxito de una economía nacional. De hecho, la viuda de LaRouche, Helga Zepp-LaRouche, académica y presidenta del Instituto Schiller, es hoy una experta comentarista frecuente en Asia, lo que da vigencia a estas concepciones. A menudo es solicitada por los círculos más importantes de China para dar charlas en eventos de centros de pensamiento, en conferencias de política estratégica y en los medios de comunicación. La afinidad de los descubrimientos económicos de LaRouche -relativos a la conexión entre la creatividad humana y el progreso de la economía nacional- con el enfoque actual de China sobre el progreso económico puede ayudar a los lectores de Occidente a entender “lo que hay detrás” de la planificación económica china. Lo que sigue está tomado de un artículo de LaRouche de 2005, “On the Noëtic Principle: Vernadsky y el principio de Dirichlet”:

En realidad, al contrario que el olímpico Zeus, el hombre y la mujer, hechos a imagen del Creador, son naturalmente creativos. El progreso científico basado en los efectos realizados del descubrimiento y dominio sin fin de los principios físicos universales es la naturaleza esencial de la humanidad, la naturaleza esencial de la Noösfera. Así, como la evolución de las especies de la vida lleva a la Tierra a estados superiores de existencia, por encima de lo abiótico, la forma característica de la acción exitosa de la sociedad es el aumento del poder del hombre sobre el planeta, per cápita y por kilómetro cuadrado de la superficie del planeta. Esta actividad creadora, que la sociedad moderna ha reconocido en los beneficios del progreso científico y tecnológico, es esencialmente antientrópica.

Esto nos lleva a un punto crucial de la argumentación correspondiente. Dado que la actividad característica que define la existencia y la persistencia de la Noösfera es la antientropía universal, el rasgo característico de toda acción dentro de la Noösfera es su antientropía relativa. Lo esencial de lo que se intercambia dentro del proceso económico en su conjunto es la antientropía relativa expresada por la forma en que se organiza la generación, la circulación y el consumo de productos.

¿Cómo ha podido China eliminar por completo la pobreza extrema en una población de 1.400 millones de personas, una población compuesta por nada menos que 56 grupos étnicos y lingüísticos diferentes? ¿Cómo ha podido China establecer una presencia en la Luna con un plan industrial para extraer allí combustible para la fuente de energía de frontera, la energía de fusión? ¿Por qué miles de jóvenes chinos inundan hoy las nuevas salas de concierto para escuchar la música de Bach, Mozart y Beethoven? ¿Por qué la economía china incluye la construcción de modernos ferrocarriles, fábricas y universidades científicas en África y otros lugares del antiguo sector colonial azotado por la hambruna? Las pistas de las respuestas a estas preguntas se revelan en el reciente esbozo del 14º Plan Quinquenal de China. Residen en la comprensión de los objetivos comunes de la humanidad.

 

Fuente:

Richard A. Black: What Is China Really Planning? What Americans Should Know About Today’s China; en Executive Intelligence Review; 1º de enero de 2021.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Durante el brote de SARS en 2003, China combinó eficazmente la medicina convencional con la medicina tradicional china, también conocida como MTC. Debido a...

Contenidos

Por Harley Schlanger En los días que siguieron al discurso nacional del presidente ruso Putin del 21 de abril, que declaró que pretendía enviar...

Ciencia y Tecnología

Por Red Voltaire Después de haber impuesto duras sanciones al gigante chino de las ventas online Alibaba y a ‎su fundador Jack Ma –una...

Contenidos

  Fuente: Executive Intelligence Review: Informe especial: Lavrov: Esto es peor que la guerra fría; 30 de abril de 2021.

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon