Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El terror de los oleoductos es el nuevo 11-S. El tablero de ajedrez está a punto de cambiar radicalmente

Así como el 11-S condujo al bombardeo, invasión y ocupación de Afganistán, el terror de los oleoductos retoma la doctrina militar estadounidense de “shock y pavor” ahora aplicada por la OTAN, que seguiremos viendo en Ucrania. Han usado la venganza para volver. El tablero de ajedrez está a punto de cambiar radicalmente ante la llegada del invierno. La UE va camino de una segura devastación comercial. A partir de ahora, cualquier posibilidad de comercio energético con Rusia tendría que ser consecuencia del colapso tanto de la OTAN como de la UE. Eso puede ocurrir, pero llevará tiempo. ¿Y ahora qué?

 

Por Pepe Escobar

No cabe duda de que los futuros historiadores imparciales calificarán el discurso del presidente ruso Vladimir Putin sobre la anexión de Donetsk, Lugansk, Kherson y Zaporizhzhia el 30 de septiembre como un punto de inflexión histórico de nuestros tiempos.

 

 

La honestidad y la claridad subyacentes son un reflejo de su discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2007, pero esta vez trascendiendo en gran medida las trampas del Nuevo Gran Juego geopolítico.

Fue un discurso dirigido al Sur Global colectivo. En un pasaje clave, Putin señaló que “el mundo ha entrado en un periodo de transformaciones revolucionarias, que son fundamentales por naturaleza. Se están formando nuevos centros de desarrollo, que representan a la mayoría”.

Al establecer la conexión directa entre la multipolaridad y el fortalecimiento de la soberanía, lo llevó hasta la aparición de un nuevo movimiento anticolonial, una versión turboalimentada del Movimiento de los No Alineados de los años sesenta:

“Tenemos muchas personas afines en todo el mundo, incluso en Europa y Estados Unidos, y sentimos y vemos su apoyo. Un movimiento liberador y anticolonial contra la hegemonía unipolar ya se está desarrollando en varios países y sociedades. Su subjetividad no hará más que crecer. Es esta fuerza la que determinará la futura realidad geopolítica”.

Sin embargo, el cierre del discurso fue todo sobre la trascendencia, en un tono espiritual. El último párrafo completo comienza con “Detrás de estas palabras hay una gloriosa opción espiritual”.

El post-posmodernismo comienza con este discurso. Hay que leerlo con sumo cuidado para poder captar sus innumerables implicaciones. Y eso es exactamente lo que la chabacanería occidental y un cúmulo de adjetivos denigrantes nunca permitirán.

El discurso es una hoja de ruta concisa sobre cómo hemos llegado a esta incandescente encrucijada histórica, en la que, para ir más allá de Gramsci, el viejo orden se niega a reconocer su muerte mientras el nuevo nace inexorablemente.

No hay vuelta atrás. La consecuencia clave de un hecho ampliamente documentado – “se está librando una guerra híbrida contra Rusia porque se interpone en el camino del orden mundial neocolonial”- es que Rusia se está preparando para una colisión total con el Imperio de la Mentira.

Junto con las principales potencias euroasiáticas, China e Irán. Los vasallos imperiales en este caso son, como mucho, daños colaterales.

Además, es bastante revelador que el discurso de Putin se produjera después de que el Ministro de Asuntos Exteriores de la India, el Dr. S. Jaishankar, subrayara el “saqueo de la India por la potencia colonial” en la Asamblea General de la ONU.

El discurso de Putin y la determinación de Rusia de librar la guerra -híbrida y de otro tipo- contra el Occidente colectivo configuran el Cuadro Macro.

El Micro Cuadro se refiere al vaivén en los campos de batalla en Ucrania, e incluso a la voladura de los oleoductos Nord Stream y Nord Stream 2: una táctica desesperada, pocos días antes del resultado de los referendos y su reconocimiento oficial el 30 de septiembre.

 

¿Dónde está Osama cuando lo necesitamos?

A medida que las hipótesis de trabajo se arremolinan sobre cómo se hizo el acto, algunas cosas están bastante claras.

Rusia no tenía absolutamente ningún motivo para destruir miles de millones de dólares de la infraestructura energética de Gazprom: siempre podían utilizarla como palanca; y podían simplemente apagarla -como hicieron, debido a la demencia de las sanciones- y redirigir el gas a clientes asiáticos.

Una Casa Blanca “dirigida” por un senil lector de teleprompter, sumida en un negro vacío político-económico, no tenía ni idea.

El principal sospechoso es una facción de Seguridad Nacional/Departamento de Estado. Llámenlos straussianos o fanáticos neocon, estos son los actores que están conduciendo una “política” exterior estadounidense cuya premisa central es la destrucción de Rusia – con los “aliados” europeos como daño colateral.

Una consecuencia inevitable -sin duda imprevista- es que en este nuevo giro de la Guerra de los Corredores Económicos, todas las apuestas están abiertas: ningún oleoducto o cable submarino, en cualquier parte del mundo, está ahora a salvo y puede convertirse en juego justo en represalia.

Así que el ataque a los oleoductos gemelos -NS y NS2- es el nuevo 11 de septiembre, aunque sin ningún islamista con un Kalashnikov escondido en una cueva afgana para cargar con la culpa.

Las pérdidas financieras implicarán a unos cuantos actores de peso. Los accionistas de Nord Stream AG son Gazprom (51%); Wintershall Dea AG (15,5%); PEG Infrastruktur AG, filial de E.ON Beteiligungen (15,5%); N.V. Nederlandse Gasunie (9%) y Engie (9%).

Se trata, pues, de un ataque no sólo contra Rusia y Alemania, sino también contra las principales empresas energéticas europeas.

El NS2 es una maravilla de la ingeniería: más de 200.000 segmentos de tubería revestidos con 6″ de hormigón, cada uno de los cuales pesa 22 toneladas, colocados en el fondo del Mar Báltico.

Y cuando parecía que todo estaba perdido, bueno, en realidad no. El tema de la maravilla de la ingeniería resurgió: las tuberías son tan resistentes que no se rompieron, sino que simplemente se perforaron. Gazprom reveló que hay una cadena intacta de NS2 que puede ser “potencialmente” utilizada.

La conclusión es que la reconstrucción es posible, como subrayó el viceprimer ministro ruso Aleksandr Novak: “Hay posibilidades técnicas de restaurar la infraestructura, se necesita tiempo y fondos adecuados. Estoy seguro de que se encontrarán las oportunidades adecuadas”.

Pero primero, Rusia quiere identificar de forma concluyente a los autores.

 

Henry Kissinger, mal perdedor

El oráculo del establishment estadounidense y notorio criminal de guerra, Henry Kissinger, no pudo deshacerse de su característica actuación como Regreso del Muerto Viviente, diciendo que Rusia “ya ha perdido la guerra” porque su capacidad de amenazar a Europa con ataques convencionales, de la que había disfrutado durante décadas o incluso siglos, “ha sido ahora demostradamente superada”.

Moscú no estaba “amenazando” a Europa con nada convencional o de otro tipo; estaba tratando de hacer negocios, y los estadounidenses lo bloquearon con una venganza, recurriendo incluso al terror de los oleoductos.

Esta victoria táctica estadounidense se logró en sólo siete meses, y no costó casi nada. Los resultados pueden parecer impresionantes: La hegemonía estadounidense sobre todo el espectro de la UE es ahora indiscutible, ya que Rusia ha perdido su influencia económica. Pero eso no hará más que profundizar en la determinación de Moscú -tal y como subrayó el discurso de Putin- de llevar la lucha contra el Imperio y sus vasallos hasta el límite.

En el campo de batalla de Ucrania, eso significa obligarles a sentarse a la mesa de negociaciones con las condiciones de Rusia. Y luego obligarlos a aceptar un nuevo acuerdo europeo de “indivisibilidad de la seguridad”.

Y pensar que todo eso podría haberse logrado con una simple llamada telefónica a finales de 2021, cuando Moscú envió cartas a Washington proponiendo una discusión seria.

De hecho, es EE.UU. quien “ya ha perdido la guerra”: al menos el 87% del mundo -incluyendo prácticamente todo el Sur Global- ya ha llegado a la conclusión de que se trata de un imperio canalla y sin timón.

“Perder”, al estilo Kissinger, también significa que en sólo 7 meses, Rusia se anexionó 120.000 km2 -o el 22% del territorio ucraniano- que produce casi el 90% del PIB y tiene más de 5 millones de ciudadanos. En el camino, las fuerzas aliadas básicamente destruyeron el ejército ucraniano, lo que siguen haciendo las 24 horas del día; miles de millones de dólares en equipamiento de la OTAN; aceleraron la desaparición de la mayoría de las economías occidentales; y evaporaron la noción de hegemonía estadounidense.

En cuanto a Estupidistán, el Oscar es para el Secretario Blinken, que regaló el juego al decir que la voladura de los oleoductos gemelos era una “tremenda oportunidad estratégica”. Al igual que el 11-S fue una “tremenda oportunidad estratégica” para invadir, bombardear, matar y saquear indiscriminadamente las tierras del Islam.

 

La doctrina militar de ‘shock y pavor’ está de regreso

La UE va camino de una segura devastación comercial. A partir de ahora, cualquier posibilidad de comercio energético con Rusia tendría que ser consecuencia del colapso tanto de la OTAN como de la UE. Eso puede ocurrir, pero llevará tiempo. ¿Y ahora qué?

La UE no puede depender de Asia: está lejos y es imposiblemente caro en términos de costes de licuefacción y regasificación del GNL. Cualquier gasoducto -por ejemplo, desde Kazajistán- atravesaría Rusia o llegaría desde China a través de Rusia. Olvídese de Turkmenistán, que ya envía su gas a China.

La UE no puede depender de Asia Occidental. Turk Stream está totalmente reservado. Toda la producción del Golfo Pérsico ya está comprada. Si -y es un “si” importante- hubiera más gas disponible, sería una pequeña cantidad de Azerbaiyán (y Rusia podría interrumpirlo). Irán sigue sancionado por el Imperio, un fabuloso gol en propia puerta. Irak y Siria siguen siendo saqueados por los Estados Unidos.

Queda África, donde, tal y como están las cosas, Francia está siendo expulsada sin contemplaciones, nación tras nación. Es posible que Italia acabe suministrando gas a la industria alemana desde Argelia, Libia y los yacimientos de Chipre e Israel. Se producirá una carrera absolutamente alocada por los yacimientos de gas del Sáhara y por el gas de África central, desde Uganda hasta Sudán del Sur.

El Báltico puede ser un lago de la OTAN, pero Rusia podría decidir fácilmente hacer olas, por ejemplo, transportando GNL en barcazas a los puertos alemanes a través de Kaliningrado, que está libre de hielo durante el invierno. Si Lituania intentara bloquearlo, el Sr. Khinzal podría resolver la cuestión presentando su tarjeta de visita. Rusia también podría utilizar el Golfo de Finlandia, lo que no es un problema para los enormes rompehielos rusos.

Esto significa que Rusia podría destruir fácilmente a la competencia, como en el caso del absurdamente caro GNL procedente de Estados Unidos. Después de todo, de San Petersburgo a Hamburgo sólo hay unas 800 millas náuticas; y de Kaliningrado, sólo 400 millas náuticas.

Todo el tablero de ajedrez está a punto de cambiar radicalmente ante la llegada del invierno. Así como el 11-S condujo al bombardeo, invasión y ocupación de Afganistán, el terror de los oleoductos retoma la doctrina militar estadounidense del “shock y pavor” (dominio rápido) ahora aplicada por la OTAN, que seguiremos viendo en Ucrania. Han usado la venganza para volver.

Pepe Escobar es un periodista veterano, autor y analista geopolítico independiente centrado en Eurasia.

 

Banderas falsas y ‘oportunidades’ estratégicas del imperio anglo-estadounidense en la marcha hacia la confrontación final

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Press TV: Pipeline Terror is the 9/11 of the Raging Twenties. 4 de octubre de 2022.

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un creciente número de miembros del Congreso de EE.UU. abogan por permitir que Taiwán produzca sistemas de armas estadounidenses para contrarrestar...

Contenidos

Por Mente Alternativa A pesar de pregonar su apoyo a una solución de dos Estados entre Israel y Palestina, la Casa Blanca presionó discretamente...

Contenidos

Por Mente Alternativa Estados Unidos vetó la resolución del Consejo de Seguridad que recomienda conceder al Estado observador de Palestina la condición de miembro...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram