Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El sueño de Soros: Apropiarse de China para convertirla en una propiedad neoliberal

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



[Nota del editor: Un factor a tener en cuenta cada vez que habla George Soros, sobre quién realmente habla a través de él.- Más de una cuarta parte de los actuales líderes mundiales han estudiado en el Reino Unido. 1,8 millones de estudiantes extranjeros reciben educación británica cada año. Tras su graduación, estos ex alumnos son observados de cerca por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico, y los más ambiciosos son seleccionados para formar parte de “una red de personas en posiciones de influencia en todo el mundo que puedan promover los objetivos de la política exterior británica.” El joven George Soros fue uno de ellos. Soros fue moldeado como un arma del “poder blando” británico, y define lo que él denomina “la operación psicológica Soros” (Soros Psyop), creada por Lord William Rees-Mogg, un miembro de la Cámara de los Lores e íntimo amigo y confidente de la Familia Real, amigo íntimo y socio comercial de Lord Jacob Rothschild, y padre del político británico Jacob Rees-Mogg. Lord William, más que nadie, fue el responsable de armar a George Soros con el objetivo de usarlo como chivo expiatorio para desviar la atención de las operaciones realizadas por la nobleza negra anglo-veneciana y su ambición globalista.]

 

Por Michael Hudson

En un artículo de opinión del Financial Times titulado “Investors in Xi’s China face a rude awakening” (30 de agosto de 2021), George Soros escribe que la “represión de Xi contra la empresa privada demuestra que no entiende la economía de mercado… Xi Jinping, el líder de China, ha chocado con la realidad económica. Su represión de la empresa privada ha sido un importante lastre para la economía”.

Traducido del doblepensamiento orwelliano, la “represión de la empresa privada” significa recortar lo que los economistas clásicos llamaban búsqueda de rentas e ingresos no ganados. En cuanto a su supuesto “lastre para la economía”, el Sr. Soros se refiere a la polarización de la economía que concentra la riqueza y los ingresos en manos del 1% más rico.

Soros expone su plan sobre cómo las represalias de Estados Unidos pueden castigar a China reteniendo la financiación estadounidense de sus empresas (como si China no pudiera crear su propio crédito) hasta que China capitule e imponga el tipo de desregulación y desimpuestos que hizo Rusia después de 1991. Advierte que China sufrirá una depresión si salva su economía según las pautas socialistas y se resiste a la privatización al estilo estadounidense y a la deflación de la deuda que conlleva.

Soros reconoce que “el sector más vulnerable de China es el inmobiliario, especialmente el de la vivienda”. China ha disfrutado de un prolongado auge inmobiliario durante las dos últimas décadas, pero éste está llegando a su fin. Evergrande, la mayor empresa inmobiliaria, está sobreendeudada y en peligro de impago. Esto podría provocar un colapso”. Con ello se refiere a una reducción de los precios de la vivienda. Eso es justo lo que se necesita para evitar que el suelo se convierta en un vehículo especulativo. Yo y otros hemos instado a que se aplique una política de imposición de la tierra para recaudar su creciente valor de emplazamiento, de modo que no se pignore a los bancos para obtener créditos hipotecarios que inflen aún más los precios de la vivienda en China.

Advirtiendo sobre las consecuencias económicas del descenso de la natalidad en China, Soros escribe: “Una de las razones por las que las familias de clase media no están dispuestas a tener más de un hijo es que quieren asegurarse de que sus hijos tendrán un futuro brillante”. Por supuesto, esto es cierto en todas las naciones avanzadas de hoy en día. Es más extremo en los países neoliberalizados, por ejemplo, los países bálticos y Ucrania, los países del cartel de Soros.

Soros da su juego al afirmar que “Xi no entiende cómo funcionan los mercados”. Lo que quiere decir es que el presidente Xi rechaza la rapaz búsqueda de rentas y la explotación del libre mercado, y da forma a los mercados para que sirvan a la prosperidad general del 99 por ciento de China. “Como consecuencia, se permitió que la venta fuera demasiado lejos”, continúa Soros. Lo que quiere decir es que fue demasiado lejos para mantener el dominio del Uno por Ciento. China busca revertir la polarización económica, no intensificarla.

 

Cómo los británicos crearon a George Soros, el villano-testaferro designado para ejecutar las operaciones de la nobleza negra anglo-veneciana

 

Soros afirma que las políticas socialistas de China están perjudicando sus objetivos en el mundo. Pero de lo que realmente se queja es de que está perjudicando los objetivos neoliberales de Estados Unidos por la forma en que esperaba ganar dinero para sí mismo con China. Esto lleva a Soros a recordar a los gestores de fondos de pensiones occidentales que “asignen sus activos de manera que estén estrechamente alineados con los puntos de referencia con los que se mide su rendimiento”. Pero la tragedia de la financiarización de las pensiones es que los gestores de los fondos se clasifican para ganar dinero financieramente, de forma que perjudican a la economía industrial al promover la ingeniería financiera en lugar de la industrial.

“Casi todos ellos afirman que tienen en cuenta las normas medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) en sus decisiones de inversión”, escribe Soros. Al menos, eso es lo que anuncian sus asesores de relaciones públicas. Exxon afirma que está limpiando el medio ambiente al ampliar las perforaciones petrolíferas en Guyana, etc. En cuanto a las “normas sociales”, el mantra neoliberal es la economía del goteo: al hacer subir el precio de nuestras acciones, mediante la recompra de acciones y el aumento de los pagos de dividendos, estamos ayudando a los asalariados a ganar una pensión, aunque estemos deslocalizando y desindustrializando la economía, desindicalizándola y “liberando” la economía de las leyes de protección del consumidor y del lugar de trabajo.

Soros tiene una solución radical, que sugiere “debería aplicarse obviamente a los puntos de referencia de rendimiento seleccionados por las pensiones y otras carteras de jubilación: … El Congreso de EE.UU. debería aprobar un proyecto de ley bipartidista que exija explícitamente que los gestores de activos inviertan sólo en empresas cuyas estructuras de gobierno reales sean transparentes y estén alineadas con las partes interesadas.”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Vaya. Un proyecto de ley así impediría a los estadounidenses invertir en muchas empresas americanas cuyo comportamiento no está en absoluto alineado con las partes interesadas. ¿Qué proporción? 50%? 75? ¿Más?

“Si el Congreso promulgara estas medidas”, concluye Soros, “daría a la Comisión del Mercado de Valores las herramientas que necesita para proteger a los inversores estadounidenses, incluidos aquellos que no son conscientes de poseer acciones chinas y empresas ficticias chinas. Eso también serviría a los intereses de Estados Unidos y de la comunidad internacional de democracias en general.” Así que el Sr. Soros quiere impedir que Estados Unidos invierta en China. Parece no ver que ese es también el objetivo del presidente Xi: China no necesita los dólares estadounidenses, y de hecho se está desdolarizando.

George Soros está obviamente molesto porque el presidente Xi no es Boris Yeltsin, y porque China no está siguiendo la dependencia de la cleptocracia que deformó la economía de Rusia. Soros pensó que el fin de la Guerra Fría le permitiría simplemente comprar los activos más lucrativos que producen rentas, como ha pretendido hacer en el Báltico y Ucrania. China dijo “No”, por lo que no se considera una “economía de mercado”, al estilo de Soros. No ha hecho que su organización social sea comercializable, y ha evitado la dependencia financiera que convierte a los “mercados” en un vehículo para el control de Estados Unidos a través de sanciones y compras extranjeras.

 

El megaespeculador George Soros define a la China nacionalista de Xi Jinping como ‘el enemigo más peligroso’ del globalismo

 

Fuente:

Michael Hudson, en Counterpunch: Soros’ Dream: To Turn China Into a Neoliberal Grabitization Opportunity.

Te puede interesar

Actores

Durante su reciente visita al Reino Unido, Bill Gates fue abucheado por multitudes que exigían su arresto debido a su rol protagónico en la...

Criptopolítica

Las medidas enérgicas de Xi Jinping contra la adicción a los juegos en línea, la feminización de los hombres y el endiosamiento de las...

Contenidos

Por Harley Schlanger El 9 de septiembre, la Casa Blanca informó de que el presidente Joe Biden y el presidente de China, Xi Jinping,...

Contenidos

Por Eric Zuesse China ha anunciado ahora públicamente que, a menos que el Gobierno de Estados Unidos retire sin demora de la provincia china...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon