Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El secreto de Israel

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Mediante el análisis de fuentes verificadas y un ejercicio de revisionismo histórico, El Dr. Elias Akleh relata algo que ya es un hecho ampliamente conocido, pero ante el que muchos todavía prefieren guardar silencio: Israel es un estado proxy colonial, genocida, terrorista y de limpieza étnica, creado para dividir y conquistar al mundo árabe, y protegido para servir a los intereses de las potencias occidentales. El Dr. Elias Akleh es un árabe estadounidense de ascendencia palestina. Su familia fue desalojada de Haifa, Palestina después de la Nakba de 1948 cuando los sionistas robaron las propiedades de su familia. Luego, la familia fue expulsada nuevamente de Cisjordania durante la Naksah de 1967, después de que los sionistas volvieran a ocupar el resto de Palestina.

 

1. Israel, un estado terrorista y supremacista global

Respaldado por un dios elitista, inmobiliario y genocida sediento de sangre (lea el Antiguo Testamento / la Torá) inspirado con una supremacía racista anti-goyim y una religión vengativa, similar a los terroristas de ISIS de hoy. Pandillas terroristas judías sionistas como Stern, Irgun, el Palmach y el Hagana, bombardearon mercados de alimentos palestinos, estaciones de policía, hoteles y muchos otros objetivos civiles desde 1946.

Ellos perpetraron numerosos genocidios; asaltando aldeas palestinas, violando a mujeres y niños, asesinando a sangre fría a todos los habitantes y arrasando las aldeas hasta el suelo. Más de 400 aldeas palestinas fueron destruidas total o principalmente con sus habitantes violados, torturados y asesinados.

El objetivo era infundir miedo en los corazones de los habitantes palestinos para expulsarlos del país. Una estimación conservadora de 800,000 palestinos fueron limpiados étnicamente de su tierra natal y se convirtieron en refugiados en 1948.

Los entonces autoproclamados poderes mundiales civilizados con su nueva herramienta de las Naciones Unidas no formaron una coalición para proteger a los civiles palestinos, como la que hoy en día formaron para luchar contra el la organización terrorista ISIS. En cambio, la ONU recompensó a estas pandillas terroristas judías sionistas dándoles un estado; Israel, en tierra palestina usurpada.

Los codiciosos expansionistas líderes sionistas israelíes no estaban satisfechos con lo que usurparon en 1948, pero querían más. Continuaron atacando esporádicamente las aldeas árabes vecinas hasta que en 1967 la guerra ocupó el resto de Palestina, partes del Líbano, Siria y Egipto después de perpetrar más crímenes de guerra; limpieza étnica en Palestina y los Altos del Golán sirios, la destrucción total de muchas aldeas sirias en los Altos del Golán y el asesinato a sangre fría de mil prisioneros egipcios. Durante esta guerra, Israel había usó ampliamente bombas ilegales de napalm contra ejércitos árabes.

El mundo “civilizado” no hizo nada para disuadir a Israel más que emitir un par de resoluciones de la ONU sin sentido y sin dientes que calificaron la ocupación israelí de ilegal pidiéndole a Israel “cortésmente” que se retirara a fronteras anteriores.

Los líderes israelíes no fueron disuadidos. Continuaron atacando a Egipto, Jordania y Líbano en violación de todas las resoluciones de la ONU. Casi destruyeron toda la capital libanesa, Beirut, perpetrando allí horrorosas masacres, como la de Sabra y Shatila, y las masacres de Qana (dos veces) entre muchas otras.

Israel ni siquiera dudó en bombardear un puesto de observación de las Naciones Unidas para evitar que documenten sus ataques con armas ilegales como bombas de racimo.

La ONU no hizo nada acerca de todas estas violaciones y masacres aparte de escribir informes de “investigación” sin sentido.

En una flagrante violación de todos los acuerdos de paz con los palestinos, la opresión israelí se intensificó contra los aquellos con el objetivo de evacuar el país para asentar a más ocupantes judíos sionistas. Esto incluye encarcelamiento y tortura (muchos prisioneros eran niños secuestrados de sus hogares por soldados terroristas israelíes en medio de la noche), demolición de casas o usurpación y entregando prisioneros a colonizadores extremistas (colonos), confiscación de tierras para construir colonias ilegales (asentamientos), asesinato a sangre fría contra manifestantes pacíficos y asalto con tanques a ciudades palestinas.

Los ocupantes (colonos) sionistas israelíes extremistas judaicos organizados atacan rutinariamente los vecindarios palestinos, queman sus cultivos, envenenan sus pozos de agua, talan sus árboles, asesinan a sus hijos y destruyen sus propiedades entre muchos otros actos terroristas. Los colonizadores religiosos extremistas (colonos) asaltan y violan los lugares sagrados islámicos de forma rutinaria. Sus violaciones de la mezquita islámica de Al-Aqsa bajo la protección de soldados se intensifican gradualmente y definitivamente conducirán a resultados desastrosos.

Israel había creado el mayor campo de concentración en la Franja de Gaza, convirtiéndolo junto con sus habitantes en un campo experimental militar vivo para sus armas químicas y biológicas recientemente desarrolladas. De vez en cuando se vierten ríos de desechos de alcantarillado israelíes en las ciudades de Gaza para propagar enfermedades.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El ejército terrorista de Israel había atacado la Franja de Gaza varias veces, matando indiscriminadamente a civiles y destruyendo casas. Edificios oficiales, hogares civiles, escuelas, hospitales, iglesias y mezquitas, todo tipo de vehículos y barcos de pesca fueron atacados por el ejército terrorista israelí.

“Lluvia de fuego” fue el término utilizado por la Organización Human Rights Watch para describir los crímenes de guerra cometidos por Israel con disparos indiscriminados y repetidos de bombas de fósforo blanco sobre las zonas densamente pobladas de Gaza. Israel ni siquiera dudó en bombardear las escuelas de UNRWA utilizadas como refugios, aunque se les dio su ubicación exacta de GPS para evitarlos. Las instalaciones de la FPNUL también estaban destinadas a destruir los alimentos almacenados para matar de hambre a los palestinos.

Abandonados por la comunidad mundial y por los líderes árabes, y abandonados para perecer hambre, sed, enfermedades y el fuego israelí, los palestinos de Gaza decidieron implementar la resolución 194 de la ONU de 1948 que afirmaba el derecho legal de los refugiados palestinos a regresar a sus hogares originales ocupados por Israel.

Organizaron la “Gran Marcha del Retorno”, marchando todos los viernes hacia la barrera impuesta por Israel que los encarcela en la pequeña Franja de Gaza. La marcha comenzó el 30 de marzo de 2018 y todavía continúa todos los viernes desde entonces. El viernes pasado fue el 70º viernes de la Gran Marcha. Aunque los manifestantes estaban desarmados, se encontraron con la brutalidad mortal israelí que los esperaba con gas venenoso, balas de goma y balas reales de francotiradores israelíes. Hasta ahora, al menos 310 palestinos fueron asesinados, incluidos niños, mujeres, médicos y reporteros, y más de 17,000 heridos con decenas de miles sufriendo amputaciones severas debido a las balas explosivas utilizadas por francotiradores israelíes.

Las amenazas terroristas de Israel se extienden también a nivel mundial más allá de la Palestina ocupada y los estados árabes vecinos. Es bien sabido que Israel ha desarrollado bombas nucleares, cuya tecnología y materiales fueron robados de Francia y Estados Unidos. Al declarar que su “Opción Sampson” nuclear amenaza las capitales de muchos países, Israel no renunciará a las armas nucleares, no firmará el TNP y no permitirá que el OIEA inspeccione sus propias instalaciones nucleares.

En cambio, Israel había usado sus armas nucleares contra otras naciones, convirtiéndose en la segunda nación después de los Estados Unidos en usar bombas nucleares. Israel ha usado bombas nucleares contra su amigo más cercano, Estados Unidos, en los ataques de bandera falsa del 9/11, que usó como excusa para comenzar las guerras contra el mundo árabe bajo la justificación de la guerra contra el terror.

Israel también ha usado bombas nucleares contra Siria. Además, en connivencia con Arabia Saudita, Israel ha lanzado dos bombas de neutrones contra Yemen, como se puede observar en el siguiente video:

 

 

Los ataques terroristas israelíes llegaron a muchos países de todo el mundo en forma de asesinatos por parte de agentes del Mossad, y ataques de bandera falsa para asustar a los judíos y persuadirlos de emigrar a la “segura” Israel. Los prominentes asesinatos incluyeron los de la familia Kennedy —John, Robert y John Jr.—, asesinatos de activistas árabes y palestinos, y asesinatos de científicos nucleares egipcios, iraquíes e iraníes, por nombrar algunos. Son numerosos los ataques de bandera falsa que incluyen ataques contra sinagogas, escuelas de yeshivá (ENLACE), cementerios judíos y otros llamados ataques islamistas contra objetivos occidentales.

Israel es un estado terrorista global, pero países occidentales europeos, los EE.UU. y Canadá —que habitualmente exigen justicia, democracia, paz y libertad— siguen protegiendo y apoyando a este estado terrorista. No hemos visto sanciones económicas, condenas serias o ataques militares contra Israel similares a los que se lanzan contra países como Líbano, Irak, Siria, Yemen e Irán, tras acuarlos ​​de actos terroristas, posesión de armas de destrucción masiva y uso de armas ilegales y químicas prohibidas.

Por el contrario, lo que vemos son sucesivas administraciones estadounidenses que utilizan el poder de veto para proteger a Israel en la ONU. El terror de Israel se justifica como defensa propia. Estados Unidos pide prestados $ 38 mil millones al comienzo de cada año fiscal para dárselos a Israel, además de toda la tecnología militar gratuita y ayudas de armamento al supuesto aliado democrático estadounidense en el Medio Oriente.

Mientras que los estadounidenses sufren una crisis cada vez mayor de personas sin hogar, las administraciones estadounidenses subsidian las colonias (asentamientos) israelíes en expansión ilegal en tierras palestinas usurpadas. Mientras que los estudiantes estadounidenses quedan endeudados de por vida a través de préstamos estudiantiles, los EE.UU. subsidian la educación gratuita a todos los ciudadanos israelíes desde el jardín de infantes hasta la universidad. Si bien muchos estadounidenses mueren y sufren por falta de seguro médico, EE.UU. subsidia la cobertura médica completa de por vida a todos los israelíes.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Por qué Donald Trump se autoproclamó ‘Rey de Israel’

 

2. Israel es un estado terrorista protegido

¿Qué es lo que motiva al mundo occidental, particularmente a los Estados Unidos, a apoyar a este estado terrorista sin importar el crimen que cometa? No… no es AIPAC o cualquier otro PAC pro-Israel. Estos son los resultados, no la causa. ¿Cuál es el secreto de Israel? Israel es un estado terrorista protegido.

Para comprender el secreto de Israel, necesitamos retroceder en la historia hasta 1905 durante la era imperial. En ese momento y a diferencia de los imperios europeos —Gran Bretaña, Francia, Holanda (Países Bajos), Bélgica, España e Italia—, el Imperio Otomano era muy fuerte y abarcaba todo el mundo árabe, desde el Golfo Pérsico hasta el norte de África y hasta el Océano Atlántico. En el mismo año se descubrió petróleo en Irán y en la Península Arábiga.

Henry Campbell-Bannerman, el primer ministro británico en ese momento, convocó a la Conferencia Imperial periódica también conocida como Conferencia Colonial, para discutir una estrategia política y económica para debilitar y desmantelar el Imperio Otomano y fortalecer la civilización colonial cristiana occidental. A la conferencia asistieron funcionarios de los imperios antes mencionados junto con destacados historiadores, sociólogos, geógrafos, científicos agrícolas, expertos en petróleo y economistas. La conferencia, que duró dos años, culminó con una estrategia secreta llamada Documento Campbell-Bannerman.

El documento reconoce que el mar Mediterráneo, que conecta los tres continentes principales —Europa, Asia y África— es el puente natural vital entre el oeste y el este. Sus costas orientales y meridionales pertenecen a una nación; los árabes, que disfrutan de un idioma común, una historia común y principalmente una religión común. Controlando su ubicación geoestratégica como centro para las principales rutas comerciales con vistas al Mediterráneo, el Mar Rojo, el Mar Arábigo y el Golfo Pérsico, además de sus vastos recursos naturales, incluido el petróleo, y su enorme mano de obra, los árabes podrían convertirse en el imperio más grande y poderoso de la Tierra. El documento propuso estrategias específicas para interrumpir tal posibilidad.

Dividir para conquistar siempre ha sido una estrategia exitosa para destruir el tejido de cualquier nación. El documento propuso dividir este mundo árabe a través de la creación y el apoyo de minorías con líderes títeres basados en áreas geográficas más pequeñas, diferentes etnias y diferentes sectas religiosas, e incitarlos unos contra otros para entrar en un estado de guerras perpetuas devastadoras.

Dado que la ciencia es un factor importante en la construcción de la industria y la economía de cualquier país, se propuso en primer lugar ofrecer grandes incentivos materiales a los científicos árabes para atraerlos a los países occidentales, y en segundo lugar interrumpir, debilitar y empobrecer los sistemas educativos de los estados árabes divididos propuestos a través del aislamiento, el empobrecimiento económico y la imposición de currículos educativos mediocres a través de regímenes títeres.

La propuesta más devastadora para la región fue crear un “estado de amortiguación” hostil en medio del mundo árabe; particularmente en Palestina, separando a los árabes del Medio Oriente de sus hermanos en el norte de África y controlando las costas orientales del Mediterráneo. El apoyo al sionismo para crear Israel en Palestina fue aprobado para este propósito.

En ese momento, el sentimiento anti-judío era desenfrenado en Europa debido a la religión judía aislacionista supremacista, a sus sistemas de banca de usura y a su odio hacia todos los no judíos (Goyim). Los judíos fueron perseguidos y expulsados de muchos países europeos. El sionismo, una ideología política que tiene como objetivo crear un estado solo para judíos, fue creada para resolver el problema judío de Europa. Apoyar al sionismo para crear un Israel hostil en el corazón del mundo árabe en Palestina en las costas orientales del Mediterráneo tendría el propósito de “matar dos pájaros de un solo tiro.”

Primero, Israel sería el hostil “estado amortiguador” en el corazón del mundo árabe que crearía un estado de guerras perpetuas con sus vecinos árabes alimentando el complejo militar-industrial occidental.

En segundo lugar, Europa se libraría de su problema judío cuando los judíos emigrasen a Israel. Los líderes europeos, que pretendían apoyar al Israel sionista, en el fondo eran antisemitas reales que querían expulsar a los judíos aislacionistas de Europa.

Arthur Balfour, El Secretario de Asuntos Exteriores británico, autor de la Declaración Balfour de 1917 en apoyo de la creación del Israel judío, había desestimado a los judíos como “pueblo extranjero y hostil”. Balfour, como otros políticos británicos en su momento, había apoyado la Ley de Extranjería británica que restringe la inmigración de judíos rusos a Gran Bretaña. Apoyando al sionismo, vio que esta ideología beneficiaba a la sociedad occidental al librarla de sus problemáticas minorías judías.

Occidente no teme que Israel se convierta en una superpotencia porque su fuerza militar depende del apoyo militar occidental y porque Israel nunca podría conquistar y someter a todos sus hostiles vecinos árabes.

Israel es un estado terrorista creado para servir a las potencias occidentales al dividir el mundo árabe y mantenerlo en un estado de guerras perpetuas en demanda de armas occidentales. Israel logrará interrumpir la unidad del mundo árabe por algún tiempo, per será derrotado y desaparecerá definitivamente al igual que ISIS.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Albert Pike: ‘Usaremos el Islam para hacer estallar la tercera guerra mundial’

Fuente:

Veterans Today — Israel’s Secret.

Te puede interesar

Contenidos

El Tribunal Supremo británico anunció, el 2 de julio de 2020, que debido a que el Gobierno de ‎Su Majestad reconoció al opositor venezolano Juan Guaidó...

Actores

En un vídeo reciente, el portavoz del Movimiento LaRouche, Harley Schlanger, habla sobre el charlatán y agente jesuita Steve Bannon y sus ataques contra...

Contenidos

Instaurar la paz es bastante simple, basta con parar de hacer la guerra. Pero en el Gran ‎Medio Oriente eso puede ser mucho más complicado debido...

Contenidos

Rara vez se ha reconocido que el narcotráfico (“legal”) fue iniciado por el Imperio Británico. Y sigue siendo así, aunque la etiqueta “colonial” ha...

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Ley Glass-Steagal

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.