Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El Reino Unido confirma que bombardea a sus ciudadanos con operaciones psicológicas y cibernéticas militares de forma permanente

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Kit Klarenberg

Boris Johnson ha desvelado algunas actualizaciones sorprendentes de las políticas de defensa y exterior de Gran Bretaña, que incluyen campañas de propaganda dirigidas a su propia gente para “producir impactos cognitivos”, es decir, para hacerles pensar “correctamente”.

La tan esperada “Revisión Integrada” del gobierno británico ha sido finalmente publicada [1]. Anunciada oficialmente como “una articulación exhaustiva” de la “seguridad nacional y la política internacional” de Londres, pretende “dar forma al orden internacional abierto del futuro”.

Una ambición audaz, sin duda, y las promesas de la Revisión son ciertamente audaces: entre otras cosas, Whitehall se ha comprometido a aumentar el número total de ojivas nucleares a su disposición a 260, revirtiendo la decisión de 2010 de reducir el arsenal a 180. Este giro se atribuye a un supuesto “entorno de seguridad en evolución”, lo que parece una referencia velada al creciente poderío económico y militar de China.

Sin embargo, gran parte del contenido de la revisión resultará inquietantemente familiar para quienes sigan de cerca la doctrina militar del Reino Unido. Por ejemplo, se hace repetida referencia a que “la distinción entre seguridad nacional e internacional” se ha vuelto “cada vez más borrosa”.

En el proceso, el documento sostiene que “las fronteras entre la guerra y la paz, la prosperidad y la seguridad, el comercio y el desarrollo, y la política interior y exterior”, y “la distinción entre la seguridad económica y la nacional” se vuelven “cada vez más redundantes”.

Una larga sección trata también de las intenciones de Londres de “contrarrestar la desinformación en casa y en el extranjero”.

“Aumentaremos la resistencia de la sociedad en el Reino Unido a todas las formas de desinformación”, afirma la Revisión. “La inversión en la experiencia del gobierno en materia de ciencia del comportamiento, exploración del horizonte y comunicaciones estratégicas también nos ayudará a mejorar nuestra respuesta a las campañas de desinformación”.

Esta fraseología también resuena con fuerza en el manual de “Maniobras de Información” del ejército británico, publicado el año pasado. En él se afirma que “el conflicto en la era de la información” ha “eliminado la distinción tradicional entre el hogar y el exterior”, creando en el proceso una “zona gris entre la paz y la guerra”.

Dado que “las guerras se siguen ganando en la mente de las personas”, Internet se ha convertido en “una parte integral del campo de batalla del siglo XXI”, por lo que tanto las operaciones físicas como las virtuales deben ser “coordinadas, comunicadas y amplificadas, para lograr impactos cognitivos”.

“Anteriormente esto se ha centrado casi únicamente en “el enemigo”, pero con las operaciones que ahora son un deporte global de espectadores en un mundo cada vez más interconectado, hay muchas más audiencias a tener en cuenta”, explica el manual. “Debemos mejorar nuestra capacidad para competir en este campo de juego digital, entre otras cosas porque es una forma muy poderosa de moldear las percepciones y el comportamiento de las personas”.

En otras palabras, una “audiencia” clave para la propaganda militar británica en la actualidad es la propia población del país; el ejército pretende moldear las percepciones y el comportamiento de los británicos del mismo modo que lo hace respecto a los ciudadanos, los militares y los gobiernos de los estados “enemigos”.

El “Concepto Operativo Integrado para 2025” del ejército refuerza esta inquietante interpretación, afirmando igualmente que “las antiguas distinciones entre “paz” y “guerra”, “público” y “privado”, “extranjero” y “nacional” y “estatal” y “no estatal” están cada vez más desfasadas”.

“El triunfo de la narrativa determina la derrota o la victoria, de ahí la importancia de las operaciones de información”, afirma el documento. “Las técnicas establecidas, como el asesinato, el engaño, la coacción económica, el espionaje, el robo de la propiedad intelectual y la subversión, adquieren potencia mediante el uso inteligente de la ciberinformación, la información digitalizada y los medios sociales”.

El dogma del Ministerio de Defensa del Reino Unido afirma que el “engaño” – “medidas diseñadas para confundir a los adversarios”- es una práctica fundamental para las fuerzas armadas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“La información puede utilizarse para crear el engaño o como ‘camuflaje y ocultación’ para apoyar el engaño”, afirma el archivo del MoD. “[Esto puede] ir desde el fomento del uso responsable de los medios sociales por parte de nuestro propio personal, pasando por la promoción y el desarrollo y refuerzo continuo de una cultura de seguridad, hasta las técnicas de camuflaje, ocultación y engaño”.

Añade que “debemos… desarrollar un ‘ojo impenetrable’, centrado en nuestro público objetivo” de forma continua y durante las 24 horas del día.

La unidad de operaciones psicológicas del ejército británico, la 77ª Brigada -que mantiene una vasta milicia de cuentas reales, falsas y automatizadas en las redes sociales para difundir mensajes progubernamentales y desacreditar a los críticos del gobierno- es “notablemente” clave para reforzar esta supuesta “zona gris entre la paz y la guerra”, según el mencionado manual de “Maniobras de Información”.

En una sesión informativa en Downing Street en abril de 2020, el general Nick Carter, el oficial militar de más alto rango del Reino Unido -y ex comandante honorario de la 77ª Brigada- describió cómo la unidad en la sombra estaba apoyando la batalla del gobierno contra el coronavirus, “ayudando a acallar los rumores de desinformación, pero también a contrarrestar la desinformación”.

Mientras que en agosto anterior un portavoz del ejército afirmó que “la 77ª Brigada no realiza operaciones en el Reino Unido”, una declaración oficial emitida durante la pandemia en respuesta a una solicitud de libertad de información presentada por la experta en guerra de la información Emma Briant contaba una historia bastante diferente.

“Como unidad del gobierno del Reino Unido, tienen dos audiencias principales: los departamentos gubernamentales y los ciudadanos británicos, así como cualquier otra persona que busque información fiable en línea”, decía.

Briant sugirió que esta “participación mal concebida de esta entidad militar en temas tan delicados” puede haber sido totalmente contraproducente, “[contribuyendo] a alimentar la desconfianza en los mensajes vitales entre los mismos grupos más paranoicos sobre las acciones del gobierno en respuesta a Covid”, amplificando así el escepticismo y las teorías conspirativas sobre el virus, y conduciendo potencialmente a más infecciones y muertes.

La Brigada se ha desplegado en otras coyunturas precipitadas durante el año pasado. En diciembre de 2020, la división -junto con la Unidad de Respuesta Rápida de la Oficina del Gabinete y la agencia de inteligencia de señales GCHQ- fue reclutada en una operación para combatir la supuesta “propaganda en línea” relacionada con el coronavirus.

Apenas unos días antes, el Primer Ministro Boris Johnson había anunciado una importante relajación de las restricciones de cierre durante las Navidades, una medida ampliamente condenada por la comunidad científica y por muchos ciudadanos del Reino Unido, algunos de los cuales expresaron su desaprobación a través de las redes sociales. No sería de extrañar que por “propaganda online”, Whitehall se refiriera a una condena legítima de la decisión de Downing Street.

El inquietante impulso de un enfoque más “integrado” en la política militar, diplomática, de desarrollo, de seguridad, de inteligencia y doméstica se remonta a la Revisión de la Capacidad de Seguridad Nacional de Londres de 2018, que introdujo la controvertida “Doctrina Fusión”, una fusión de todas las “palancas” del gobierno con el fin de asegurar los objetivos económicos, de seguridad y de influencia del Reino Unido en todos los asuntos.

Bajo sus auspicios, se dio a las agencias de inteligencia la responsabilidad principal de identificar la desinformación en línea, y se creó la Unidad de Respuesta Rápida del Gabinete “para ayudar a garantizar que los debates se basen en hechos” y “contrarrestar cualquier desinformación”.

El fundador y jefe de la Unidad de Respuesta Rápida es Alexander Aiken, el spin doctor más veterano de Whitehall -también sucedió al general Nick Carter en su puesto de la 77ª Brigada-. Llamativamente, en julio de 2018, Aiken fue autor de un artículo para el sitio web gov.uk, desde entonces borrado, en el que afirmaba que las “fuentes de noticias alternativas” son uno de los objetivos clave de su departamento.

En resumen, la nueva “Revisión Integrada” no hace más que confirmar, y reiterar, lo que ha estado claro durante mucho tiempo, pero que hasta ahora solo se reconocía de forma opaca.

Los espías británicos -que no suelen ser conocidos por su compromiso con la verdad y la transparencia- tienen ahora la última palabra sobre la información y los puntos de vista que son y no son legítimos y aceptables, y que pueden y no pueden ser de dominio público. A su vez, las personas y los medios de comunicación que se atrevan a difundir puntos de vista o hechos contrarios a la “línea” oficial, serán designados como “desinformación” peligrosa y serán desprestigiados, censurados y suprimidos por la vasta legión de guerreros cibernéticos del Reino Unido.

Y todo el tiempo, los ciudadanos británicos serán bombardeados con propaganda, contorsionando sus percepciones y comportamiento, en apoyo de las operaciones militares y de inteligencia encubiertas y abiertas de Londres en el país y en el extranjero. Serán víctimas de campañas de guerra de la información como si fueran el “enemigo interior” en una gran batalla.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Nota

Gov.uk: Global Britain in a Competitive Age: the Integrated Review of Security, Defence, Development and Foreign Policy; 16 de marzo de 2021.

 

Cómo se domesticó y manipuló a la sociedad para que todos piensen igual

 

Fuente:

Kit Klarenberg: Boris Johnson Confirms British Citizens are Military & Intelligence 24/7 Cyber Ops Targets; en Covert Geopolitics; 19 de marzo de 2021.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa “El crecimiento demográfico probablemente sea la amenaza de largo plazo más grave para la supervivencia… En caso de que reencarnara, me...

Contenidos

Por Red Voltaire Una asociación que se hace llamar Comisión por la Justicia Internacional y la Responsabilidad ‎‎(CIJA, siglas en inglés correspondientes a Commission...

Contenidos

El golpe de Estado abortado en Jordania no tiene nada que ver con una rivalidad ‎interna en el seno de la familia real, aunque...

Ciencia y Tecnología

A finales de los años 50 del siglo XX, las élites anglo-venecianas que gobiernan el mundo político-cultural de nuestro planeta, y sus socios estadounidenses,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon