Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El Proyecto para un Nuevo Siglo Americano y la Era de las Armas Biológicas: 20 años de terror psicológico

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El autor, editor en jefe de la revista Canadian Patriot Review, experto del BRI en charlas tácticas, y miembro principal de la Universidad Americana de Moscú, Matthew Ehret, explica por qué aunque por motivos estratégicos China y Rusia han evitado denunciar el fraude de la pandemia, ambas se han resistido a los enfoques de la terapia génica con ARNm, al tiempo que han proporcionado tratamientos alternativos totalmente prohibidos en Occidente. Después de leer los datos documentados por Ehret en este artículo, él mismo advierte que “cualquiera que siga obsesionado con etiquetar a China como un malvado socio ‘cómplice’ en los planes del Gran Reseteo para la despoblación mundial … es un idiota, un mentiroso o ambas cosas.”

 

Por Matthew Ehret

Hace poco más de 20 años, el Mando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD) llevó a cabo un ejercicio militar que incluía un “escenario hipotético” de aviones secuestrados que se estrellaban contra el Pentágono y el World Trade Center.

Un año más tarde, del 24 al 26 de octubre de 2000, se llevó a cabo otro ejercicio militar “hipotético” en el que una aerolínea se estrelló contra el Pentágono matando a 341 personas, seguido de otro “escenario hipotético” del Departamento de Defensa en mayo de 2001 en el que cientos de personal médico se entrenaron para un “misil guiado en forma de avión de pasajeros 757 secuestrado” que se estrelló contra el Pentágono.

Lo que surgió del humo y los escombros del 11 de septiembre de 2001 no se parecía a nada de lo que esperaban las masas dormidas o la comunidad internacional.

El efecto de la conmoción traumatizó tanto a las masas que, de repente, los ciudadanos se encontraron dispuestos a renunciar a sus libertades en casa mientras consentían cualquier acción de represalia deseada por su gobierno en el extranjero. La magnitud del horror fue tan grande que la comunidad internacional se unió y mostró su amor y solidaridad hacia Estados Unidos tras la tragedia con vigilias a la luz de las velas en Asia, Oriente Medio, África, Rusia y Sudamérica. La tendencia natural de la humanidad a abrazar y ayudar al prójimo en tiempos de crisis se expresó como una luz brillante en un mundo de confusa oscuridad y la esperanza de una paz duradera despertó en los corazones de muchos.

Lamentablemente, como el mundo no tardó en descubrir, esa esperanza duró poco.

 

La toma de posesión neoconservadora de Estados Unidos

Las medidas del Estado policial aumentaron rápidamente con la Ley Patriota de Ashcroft de 2001. Sin embargo, es un error llamar a esta ley de Ashcroft, ya que nada menos que Joe Biden señaló que su Ley Omnibus de Terrorismo de 1995, redactada a raíz de los primeros atentados del WTC, fue el origen de la variante de Ashcroft. Biden no se avergonzó de declarar públicamente: “Yo redacté un proyecto de ley sobre el terrorismo después del atentado de Oklahoma City. Y el proyecto de ley que envió John Ashcroft era mi proyecto de ley”.

Mientras se creaba un nuevo tipo de guerra de cambio de régimen en el extranjero, se pusieron en marcha peligrosos protocolos para la “Continuidad del Gobierno” de Cheney y con estos procedimientos se crearon nuevos mandatos para la Ley Marcial ampliando los poderes, la financiación y el despliegue de las capacidades militares de EEUU tanto dentro de EEUU “en condiciones de crisis” como en todo el mundo. No pasó mucho tiempo para que los ciudadanos comenzaran a reconocer los paralelos con el anterior trabajo interno dirigido por los nazis en 1933, cuando se quemó el Reichstag alemán y se culpó a los comunistas.

Gobiernos que no tenían ninguna conexión con el 11-S fueron rápidamente atacados para su destrucción utilizando falsas pruebas del “pastel amarillo” producido en las entrañas del MI6, y se puso en marcha un más amplio cerco militar unipolar tanto de Rusia como de China que el presidente Putin llamó brillantemente en su famoso discurso de la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2007.

Por supuesto, esto no debería haber sido una sorpresa para cualquiera que se tomara el tiempo de leer el manifiesto del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano publicado en octubre de 2000, titulado “Reconstruyendo las defensas de Estados Unidos” (RAD).

Bajo la presidencia de William Kristol y con la coautoría de John Bolton, Richard Perle, Dick Cheney, Robert Kagan, Paul Wolfowitz, Elliot Abrams y Donald Rumsfeld, el RAD afirmaba que “el proceso de transformación, aunque traiga consigo un cambio revolucionario, probablemente será largo -si no se produce algún acontecimiento catastrófico y catalizador- como un nuevo Pearl Harbor”. Yendo más allá en la descripción de su agenda hobbesiana, la cábala afirmó que “la Guerra Fría era un mundo bipolar; el mundo del siglo XXI es -al menos por el momento- decididamente unipolar con Estados Unidos como única superpotencia mundial”.

Aunque se ha hablado mucho del “trabajo interno” del 11-S, un acto terrorista menos apreciado se produjo durante varias semanas a partir del 18 de septiembre de 2001, matando a cinco personas e infectando a 17 en forma de sobres con ántrax bioarmado.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

La era de las armas biológicas y el PNAC

Este ataque con ántrax condujo rápidamente a la Ley Bioshield de 2004, con un presupuesto de 5.000 millones de dólares y el mandato de “prevenir y defender otros ataques con armas biológicas”. Este nuevo capítulo de la revolución en los asuntos militares iba a ser coordinado desde la principal instalación de armas biológicas en el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas de Fort Detrick. Desde 2002, hasta la fecha se han gastado más de 50.000 millones de dólares en investigación y defensa contra las armas biológicas.

El anterior documento del RAD de octubre de 2000 destacaba la importancia que la cábala neoconservadora otorgaba a las armas biológicas (y a otras tecnologías bélicas de nueva generación) afirmando: “El combate probablemente tendrá lugar en nuevas dimensiones: En el espacio, en el ciberespacio y quizás en el mundo de los microbios… las formas avanzadas de guerra biológica que pueden “apuntar” a genotipos específicos pueden transformar la guerra biológica del reino del terror a una herramienta políticamente útil”.

El abogado y experto en armas biológicas Francis Boyle declaró en 2007 que el mandato de Fort Detrick incluye “adquirir, cultivar, modificar, almacenar, empaquetar y dispersar patógenos clásicos, emergentes y de ingeniería genética para programas de armas ofensivas”. Estas nuevas prácticas posteriores al 11-S echaron por tierra la Convención de la ONU contra las Armas Biológicas de 1975, ratificada por Estados Unidos, al establecer una vasta red internacional de laboratorios de armas biológicas coordinada desde Fort Detrick, a la que se le asignaría el papel de hacer gran parte del trabajo sucio que a Estados Unidos se le impedía “oficialmente” hacer en su propio suelo.

Donde Hitler utilizó la quema del Reichstag para justificar sus actos de habilitación, los neoconservadores tuvieron su 11 de septiembre. La diferencia en el caso de Estados Unidos fue que Cheney no logró alcanzar el mismo nivel de control absoluto sobre su nación que Hitler consiguió en 1934 (lo que se evidencia en el empuje de los círculos patrióticos de la inteligencia militar estadounidense contra la agenda de guerra contra Irán de Cheney en 2007). Con este fracaso neoconservador, la república se tambaleó.

 

La podredumbre continúa con Obama

El ascenso de Obama fue visto como una luz de esperanza para muchos demócratas ingenuos que todavía no se habían dado cuenta de cómo se había construido lentamente un enfrentamiento de “falsa izquierda” contra “falsa derecha” durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Cualquiera de los dos bandos se encontró cada vez más convergente hacia la misma agenda de gobierno mundial utilizando caminos y sabores un tanto disímiles.

No pasó mucho tiempo para que muchos de los partidarios más críticos de Obama se dieran cuenta de que las medidas de vigilancia masiva/estado policial, las guerras de cambio de régimen y la confrontación militar de Rusia y China iniciadas bajo Cheney no sólo no se detuvieron, sino que incluso se expandieron a un ritmo más rápido que nunca.

En los meses antes de que Obama dejara el cargo en julio de 2016, la clasificada Directiva 40: Política de Continuidad Nacional fue promulgada creando una línea de “autoridad de devolución” para todas las ramas del gobierno a una “cadena duplicada de individuos secretados fuera de Washington disponibles en una emergencia catastrófica”. Días antes de la toma de posesión de Trump, se promulgó la Directiva Federal de Continuidad 1 para transferir la autoridad a las fuerzas militares que podrían ser utilizadas para reprimir “la insurrección, la violencia doméstica, la combinación ilegal o la conspiración”.

 

La importancia de conocer esta historia

Existen claramente dos métodos diametralmente opuestos para analizar y resolver la crisis existencial que amenaza a nuestro mundo actualmente: Multipolar o Unipolar.

Mientras que Rusia y China representan una visión de estado multipolar/profesional impulsada por proyectos de desarrollo a gran escala que benefician a todos, ricos y pobres por igual, ejemplificados por la Nueva Ruta de la Seda, la Ruta de la Seda Polar y la Ruta de la Seda Espacial, algo mucho más oscuro está siendo promovido por la misma oligarquía financiera que posee tanto el lado derecho como el izquierdo de la moneda del estado profundo. Estas últimas fuerzas se han posicionado para tomar el control de los gobiernos occidentales en condiciones de crisis y no tienen miedo de utilizar todas las armas de su arsenal para destruir a sus enemigos percibidos … incluyendo patógenos étnicos generados en cualquier número de los más de 300 laboratorios biológicos del Pentágono. Esta última realidad incómoda fue afirmada días antes del lanzamiento de COVID-19 en enero por los principales funcionarios de Irán e incluso del Ministerio de Asuntos Exteriores de China.

Las cifras están siendo sistemáticamente tergiversadas para transmitir tasas mucho mayores de muerte frente a las infecciones, como han demostrado docenas de expertos médicos de primera línea. Los kits de pruebas contaminados y los abusos incompetentes de las pruebas de PCR se utilizaron desde el principio para generar falsos positivos, mientras que otros protocolos de pruebas demostraron ser incapaces de diferenciar entre el Covid-19 y las cepas típicas de coronavirus de la gripe que suponen una media de entre el 7 y el 14% de los casos de gripe cada año.

A pesar de la relativa inocuidad del COVID-19, el hecho es que se han establecido pruebas de que se trata de algo novedoso y generado en el laboratorio, con destacados especialistas médicos como el Dr. Shankara Chetti, de Sudáfrica, la Dra. Soňa Peková, de la República Checa, y la Dra. Meryl Nass, de los Estados Unidos, que han aportado abundantes pruebas de que las distintas oleadas del patógeno no sólo NO se producen de forma natural, sino que son específicas de cada etnia y generadas en el laboratorio.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

COVID-19: Un arma biológica dirigida a la limpieza étnica y los sistemas corporales

 

Tras evaluar a más de 7.000 pacientes, el Dr. Chetty observó desde el principio que los pacientes que más sufrieron durante cada una de las cuatro oleadas encontradas en Sudáfrica eran específicos para cada etnia, ya que la primera oleada sólo afectaba a los negros, la segunda sólo a los indios y la tercera a los caucásicos y los árabes. La Dra. Pekova reconoció que cada oleada implicaba la desaparición de las mutaciones contenidas en las versiones anteriores del patógeno, lo que es un hecho científicamente imposible, al tiempo que señaló que cada oleada en varias naciones dio lugar a reacciones alérgicas dirigidas a diferentes funciones corporales (pulmones, gastrointestinales, sistema nervioso, etc.).

La investigación de febrero de 2020 de la periodista de investigación Whitney Webb demostró de manera concluyente que DARPA había recibido financiación en conjunto con Fort Detrick desde 2017 sobre la modificación genética de nuevos coronavirus (con un enfoque en los murciélagos), así como el desarrollo de vacunas de ADN y ARNm nunca antes utilizadas que cambian la estructura del ADN tanto para un individuo como potencialmente para toda una raza (especialmente con la tecnología emergente de vacunas CRISPR que ahora se pone en línea).

Los portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores chino y los representantes chinos en la ONU han exigido constantemente que Occidente permita a los expertos en bioseguridad rusos presentar su vasto conjunto de pruebas de armas biológicas dirigidas por Estados Unidos y capturadas durante la operación militar en Ucrania, así como el enorme arsenal de biolaboratorios opacos de Estados Unidos que se concentran en Ucrania, Georgia y Taiwán (así como en otras 30 naciones)… sin éxito.

Por último, y lo más importante, los ejercicios militares previos al 11-S no fueron meros escenarios hipotéticos, sino ejercicios que condujeron directamente a un nuevo “Pearl Harbor” que modificó el comportamiento de los estadounidenses bajo el terror, el pánico y la desinformación como nunca antes se había visto. Los paralelismos con el brote de coronavirus de hoy en día no pueden pasar desapercibidos para cualquiera que haya echado un vistazo serio al extraño caso del Ejercicio Pandémico Global Event 201 del 19 de octubre de 2019 en Nueva York. El Evento 201 fue patrocinado por la Escuela de Salud Pública Michael Bloomberg de Johns Hopkins, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos y el Foro Económico Mundial, que realizó simulaciones bajo el escenario “hipotético” de una nueva pandemia de coronavirus que mataría a 60 millones de personas. Al revisar sólo una de las muchas grabaciones de Event 201, disponibles abiertamente en su sitio oficial, se observan algunos paralelos muy inquietantes con los acontecimientos que se están desarrollando hoy en día:

 

 

Este escenario de juego de guerra biológico no fue en absoluto el primero de este tipo, sino que siguió a docenas de sesiones de planificación similares que incluyen la Operación Lockstep de la Fundación Rockefeller de 2011, y los anteriores ejercicios Dark Winter del 22 y 23 de junio de 2000, en los que los funcionarios del gobierno estadounidense “jugaron” a un escenario que implicaba el despliegue de viruela armada por parte de Irak sobre la población estadounidense, lo que justificaba, por supuesto, una invasión militar. Tardaron unos meses en decidirse por el escenario de “aviones estrellándose contra un edificio” en su lugar, pero el efecto fue siempre el mismo.

 

¿Ley marcial unipolar o plan Marshall multipolar?

Tanto China como Rusia comprenden la naturaleza del juego y, aunque ninguna de las dos naciones ha optado por denunciar el fraude de la pandemia, ambas se han resistido a los enfoques de la terapia génica con ARNm, al tiempo que han proporcionado tratamientos alternativos como la hidroxicloroquina-zinc, que ha sido totalmente prohibida en Occidente. Aunque el actual bloqueo de China en Shanghái es chocante, si uno se da cuenta de que han estado en un estado de Defcon-2 desde el comienzo de la pandemia y han estado tratando de mantener el control de su capacidad soberana para responder a una nueva siembra de un patógeno étnicamente dirigido que podría ser liberado en cualquier momento, su comportamiento se vuelve completamente comprensible.

Una vez que se tienen en cuenta todos los hechos, cualquiera que siga obsesionado con etiquetar a China como un socio “cómplice” malvado en los planes del Gran Reajuste para la despoblación mundial debido al bloqueo de Pekín, sin tomarse el tiempo de evaluar la realidad del programa de armas biológicas dirigido por Estados Unidos y cómo lo perciben los dirigentes de Rusia y China, tendría que concluir que esa persona es un idiota, un mentiroso o ambas cosas.

El autor hizo comentarios adicionales sobre este tema en la radio TNT de Jesse Zurawell, que pueden verse aquí:

Matthew Ehret es redactor jefe de la revista Canadian Patriot Review , experto del BRI en charlas tácticas, y miembro principal de la Universidad Americana de Moscú. Es autor de la serie de libros “Untold History of Canada” y en 2019 cofundó la Rising Tide Foundation, con sede en Montreal.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

La crisis actual se debe al choque entre dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia y que luchan por moldear el mundo

 

Fuente:

Matthew Ehret, en The Canadian Patriot: The Project for a New American Century and the Age of Bioweapons: 20 Years of Psychological Terror.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Contenidos

Por Red Voltaire Como resultado de la reciente reunión de Marrakech, donde la subsecretaria de Estado Victoria ‎Nuland planteó los términos de la próxima...

Contenidos

Por Executive Intelligence Revire Hay dos sistemas hoy en el mundo; uno busca salvar su burbuja especulativa de 2.000 billones de dólares a costa...

Contenidos

La Fed está tratando de preservar el régimen de tasa cero para que pueda continuar su expansión crediticia ultra especulativa que permite a sus...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY