Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El problema no es China, sino el neoliberalismo

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Ya sea con Trump o con Biden, Estados Unidos se empeña en culpar a China de su desventura. Sin embargo, el Estado estadounidense ha pasado las últimas cinco décadas aliado con los oligarcas de Wall Street y la City de Londres para apoyar sus intereses. En cambio, el Estado chino, motivado en parte por el deseo de estabilidad política, se ha concentrado en elevar el nivel de vida del pueblo chino. Pare comprender mejor la diferencia entre ambos modelos, el economista político Rob Urie explica cómo el “Estado” no es singular, ni su no-singularidad ha sido estática a través del tiempo. El nuevo marco de la globalización en el que los intereses empresariales representan la vanguardia de los intereses estatales es (descriptivamente) una política liberal unida a una teoría liberal del Estado. Planteada como una respuesta a la acusación de utopismo de la globalización, se basa en la historia imaginada de los primeros teóricos del capitalismo.

 

 

Por Rob Urie

El ascenso de Wall Street, y de una burocracia gerencial (PMC) en general, explica en gran medida los reajustes políticos que se han producido en Estados Unidos. A partir de la década de 1970, la clase política estadounidense tomó decisiones a instancias de los intereses empresariales y de los oligarcas para reestructurar la economía de Estados Unidos de manera que el equilibrio del poder político y económico se inclinara hacia el capital. Las finanzas eran, y siguen siendo, el método para afectar a esta transferencia de poder. Sin embargo, la época actual del capitalismo financiero ha seguido su curso. Su lógica se ha perdido. Las amenazas al orden neoliberal son ahora internas a él.

Las afirmaciones bipartidistas de que China es una creciente amenaza económica y militar para Estados Unidos sitúan la competencia económica dentro del marco nacional que los capitalistas estadounidenses han pasado las últimas cinco décadas argumentando que ya no es relevante debido a la globalización. Esta postura de un interés nacional unificado se produce tras varias décadas en las que los industriales y financieros estadounidenses han hecho todo lo posible por concentrar la riqueza y el poder para sí mismos. Ahora, una vez hecho esto, el marco de la “nación” se reafirma de forma oportunista para reclamar un interés nacional unificado para oponerse a la competencia “extranjera”. Sin embargo, China no aprobó el TLCAN y China no rescató a Wall Street.

 

globalizacion

Gráfico: los principales contribuyentes al PIB de EE.UU. son también los beneficiarios de los rescates y las políticas favorables del gobierno. Esto puede parecer razonable hasta que se considera que podrían no ser los principales contribuyentes al PIB de EE.UU. sin rescates y políticas favorables. Contrasta esto con la industria manufacturera, que ha estado perdiendo trabajadores como resultado de las políticas comerciales. El equilibrio entre las personas que fabrican cosas y las que facilitan la fabricación de las mismas ha aumentado como resultado de estas políticas. Este desequilibrio amenaza la estabilidad económica. Fuente: statista.

 

Los contornos de las actuales divisiones políticas de Estados Unidos pueden verse en el gráfico anterior. Los tres primeros sectores en términos de contribución al PIB por industria son las finanzas, los servicios profesionales y el gobierno. La industria manufacturera ha disminuido como contribuyente relativo tal y como pretendía el programa neoliberal. Los empleos industriales sindicalizados han sido sustituidos por empleos de servicios no sindicalizados. La PMC es la clase funcional que facilita este cambio, ya que asume papeles como trabajadores del sector de los servicios y los gestiona. Es la cara representativa del capital, ya que la fabricación ha emigrado al extranjero. La “izquierda antiobrera” que ha surgido en Estados Unidos desde los años 90 se concentra en la PMC.

Este último punto no pretende ser gratuito. En términos descriptivos, un objetivo central del liberalismo es hacer que el capitalismo sea justo. Sin embargo, la equidad en términos capitalistas es que el .0000000000001% de la población posea la mitad de la riqueza nacional. Esto es una distribución equitativa en la teoría capitalista. Por lo tanto, el liberalismo quiere hacer que el sistema en el que el 0,000000000001% de la población posee la mitad de la riqueza sea justo sin cambiar el sistema ni redistribuir la riqueza. La inclusión, la “igualdad de condiciones”, es la medida de la equidad. El apoyo al trabajo, y el poder del trabajo, es un desafío a ese sistema de distribución. Equilibra el poder de los empresarios. Pero es antitético al neoliberalismo.

Hay que ser prudente al considerar la contribución económica real de las finanzas. En la primera, la aritmética del PIB es Precio X Cantidad = Producción. El apoyo gubernamental a las finanzas ha dado lugar a un aumento muy grande de la “P” en los servicios financieros y profesionales. Los niveles salariales (“P”) en estas industrias han aumentado mientras que se han estancado o han disminuido para los trabajadores de servicios “ordinarios”. Esto representa la concentración del poder económico, no la producción de las cosas que el dinero puede comprar. La tautología de que las personas reciben el valor de lo que producen se invierte cuando los banqueros crean la mayor parte del dinero.

El tamaño de las finanzas en relación con la producción de cosas reales es un caso de la proverbial cola que mueve al perro. La justificación teórica de su existencia es como facilitador de la economía productiva. Como facilitador, su “parte” debería ser una pequeña fracción de lo que se produce. Lo mismo ocurre con la PMC, cuya función es gestionar la producción de cosas y la prestación de servicios. Lo que se ha creado efectivamente en Estados Unidos es un neofeudalismo burocrático en el que los facilitadores nominales se llevan la mayor parte de lo que se produce a nivel mundial. El creciente poder de China se considera una amenaza para esta práctica.

El marco imperial-colonial del “gerencialismo” es el de una clase de élite que organiza el trabajo de los súbditos coloniales que son constitucionalmente incapaces de organizar su propia producción económica. Las prácticas gerenciales modernas fueron concebidas e implementadas por primera vez para “administrar” a los esclavos en las plantaciones estadounidenses. La narrativa del neoliberalismo de los años 90 fue la de los gerentes estadounidenses que organizan la producción económica global. Esto explica en parte la voluntad de los industriales y de la “dirección” política de Estados Unidos de enviar la producción industrial al extranjero. El resultado: una clase trabajadora nacional eviscerada y empobrecida, ahora dominada por burócratas salvajemente sobrepagados y autocomplacientes.

Esta taxonomía económica ha dejado fuera hasta ahora a los pequeños comerciantes burgueses que Gramsci identificó hace un siglo como el núcleo reaccionario del fascismo europeo. Aunque a menudo se exagera la prevalencia de la pequeña empresa mediante la inclusión de las sucursales de las grandes corporaciones, los propietarios de pequeñas empresas existen en la primera línea de la mitología capitalista. Y a menudo son las víctimas de su tendencia ordinaria a la concentración económica. La mayoría de las pequeñas empresas fracasan muy rápidamente. Las que tienen éxito alimentan un mito de autosuficiencia que se convierte en resentimiento cuando el poder o la casualidad se vuelven en su contra.

La fragilidad de la “cadena de suministro” mundial, la dependencia de miles de millones de personas de la interdependencia de la producción globalizada, se puso de manifiesto con la escasez provocada por la pandemia. De hecho, las personas que dependen del comercio internacional para obtener suministros críticos como alimentos, energía, suministros médicos, etc. son vulnerables a los caprichos de fuerzas predecibles e impredecibles. La dinámica de poder de este “estado de naturaleza” fabricado es de dependencias económicas a las que luego se aplican tornillos. En los buenos tiempos, esta palanca se utiliza para imponer condiciones comerciales favorables. En los malos, las hambrunas y las guerras mundiales son su producto.

Desde que comenzó la pandemia, un gran número de pequeñas empresas han quebrado y grandes empresas, como los fabricantes de automóviles, que dependían de las cadenas de suministro mundiales, se han visto obligadas a limitar la producción. Por un lado, la pandemia es un acontecimiento lo suficientemente raro en la historia reciente como para que su planificación sea un esfuerzo poco rentable para las empresas. Por otro lado, épocas anteriores de globalización terminaron bastante mal por razones relacionadas. Las dependencias económicas son fuentes de influencia política y económica. La guerra económica tiende a ser tomada con ofensa por quienes la reciben.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Con la globalización reconsiderada por los economistas de Occidente, la intersección de los intereses estatales con los empresariales se está replanteando en términos geopolíticos. La acusación básica es contra la versión utópica del capitalismo global de “un solo mundo” que cobró importancia en Estados Unidos en la década de 1990. En esta versión, un complemento del capitalismo del Plan Marshall que siguió a la Segunda Guerra Mundial, el comercio global produciría una integración política para facilitar la integración económica emprendida entre los socios comerciales. Esta teoría requiere una ignorancia casi total del impacto de la Gran Depresión en el comercio mundial y su contribución al ascenso del fascismo europeo.

El nuevo marco de la globalización en el que los intereses empresariales representan la vanguardia de los intereses estatales es (descriptivamente) una política liberal unida a una teoría liberal del Estado. Planteada como una respuesta a la acusación de utopismo de la globalización, se basa en la historia imaginada de los primeros teóricos del capitalismo. El “Estado” no es singular, ni su no-singularidad ha sido estática a través del tiempo. El Estado estadounidense ha pasado las últimas cinco décadas aliado con los oligarcas para apoyar sus intereses. En cambio, el Estado chino, motivado en parte por el deseo de estabilidad política, se ha concentrado en elevar el nivel de vida del pueblo chino.

En la teoría económica occidental, el “mercantilismo” es la empresa integrada entre el Estado y el sector privado, en la que el poder estatal se utiliza para apoyar la expansión de los intereses empresariales. El juego de manos utilizado para llevarnos de este periodo anterior al presente es un punto de partida imaginado en el que el poder económico se redistribuyó equitativamente de la forma necesaria para que el capitalismo fuera “justo”. Si los estados occidentales apoyaban la acumulación de riqueza privada -lo que muchos hicieron-, entonces el capitalismo estaba amañado desde el principio. En cualquier caso, la fantasía de la ruptura limpia del capitalismo con el apoyo del Estado es sólo eso, una fantasía. De lo contrario, ¿cuándo ocurrió? Por favor, sea específico.

Más recientemente, la administración Obama reconstruyó Wall Street bajo la teoría de que serviría de vanguardia contra el creciente poder político chino. El hecho de que Wall Street, en alianza con los neoliberales de la PMC, haya pasado más de tres décadas subcontratando la producción militar estadounidense a China ilustra la falta de reflexión del liberalismo económico con respecto a los llamados intereses nacionales. Aunque la mayor parte de la retórica antichina en Estados Unidos es para consumo político interno, la idea de que Estados Unidos inicie un conflicto militar contra China mientras depende de su producción militar ilustra la lógica superficial del neoliberalismo.

Para volver a poner esto en su sitio, Wall Street fue reconstruido (en 2009) para servir a los intereses del Estado que efectivamente controla. Esto hace que sea cierto que el capitalismo es una proyección del poder estatal sin responder a la pregunta de la naturaleza del poder estatal. La guerra de Estados Unidos contra Irak es un ejemplo moderno de cómo se utiliza el poder del Estado para asegurar un suministro constante de petróleo para las compañías petroleras occidentales. Todos los focos geopolíticos actuales de Estados Unidos -Irán, Siria, Yemen, Venezuela, Ucrania, Rusia, etc.- están vinculados a las necesidades de recursos de las empresas capitalistas. La administración Bush declaró públicamente que Irak no jugó ningún papel en el 11-S -un acontecimiento geopolítico-, mientras que utilizó el ataque como pretexto para su guerra contra Irak.

La cuestión “política” en Estados Unidos desde la perspectiva de los ciudadanos de una nación supuestamente democrática es: ¿qué hace que los intereses económicos de los banqueros ricos sean más dignos de apoyo estatal que cualquier otro? De hecho, los bancos conceden préstamos que crean una obligación legal de reembolso. La deuda se ha utilizado como arma geopolítica durante siglos. Su utilidad como arma radica en la obligación legal de devolverla. La falta de reembolso puede utilizarse para confiscar activos y/o asumir una participación de control en empresas mucho más valiosas. En este sentido, la deuda se une a otras dependencias económicas -como las frágiles y tenues cadenas de suministro mundiales- como armas potenciales en la política del poder.

 

globalismo

Gráfico: una forma de explicar la deuda estudiantil es como el fracaso del Estado en la educación de su pueblo. Junto con la vivienda y el transporte, en términos económicos la deuda de los hogares representa los costes de producción soportados por los trabajadores. Y el aumento de la deuda de los hogares frente al estancamiento de los salarios significa una disminución de la capacidad de autodeterminación “política”. Fuente: Fed. de Nueva York.

 

No se trata de argumentar que la deuda sea universalmente o intrínsecamente mala. Se trata de señalar que los responsables políticos de Estados Unidos han entendido desde hace tiempo que es una “herramienta” geopolítica. La austeridad es un término utilizado para describir las condiciones económicas impuestas por el FMI a los países deudores para obligarlos a aceptar las reformas neoliberales. Sin embargo, si estas reformas son mutuamente beneficiosas, ¿por qué se obliga a los países a aceptarlas? Además, los “países” son entidades histórica y legalmente contingentes. Desde el punto de vista del poder, los oligarcas y los dirigentes políticos se benefician de la influencia política que les proporciona el endeudamiento.

Para los oligarcas, los ejecutivos de las empresas y los trabajadores de las industrias favorecidas por las políticas gubernamentales y los rescates, el neoliberalismo está produciendo sus beneficios prometidos. El hecho de que estos beneficios sean producto de políticas gubernamentales específicas y de la generosidad, o más bien estén asociados a ellas, señala el papel del “Estado” en los resultados económicos. El FMI ha representado durante mucho tiempo los intereses económicos de los grandes bancos junto con los intereses políticos de los representantes del Estado en el gobierno federal. Se trata de una relación integrada, no de una cuestión de serendipia. Los bancos conceden préstamos, una decisión comercial, tras lo cual el FMI obliga a realizar reformas que aseguren tanto el reembolso del dinero adeudado como futuros negocios para los bancos.

Lo que se pone en evidencia es el crecimiento del privilegio de clase que se crea a través de la integración del poder estatal con el privado. No hay ninguna razón lógica en términos puramente políticos para que la industria del petróleo tenga voz en la política exterior de Estados Unidos, para que los conglomerados agrícolas tengan voz en la política agrícola o para que la industria de la salud tenga voz en la política sanitaria. En términos “políticos”, se trata de ámbitos que deben ser legislados por y para los ciudadanos, no para las empresas. Y sin embargo, estas industrias determinan la política. No sólo la determinan, sino que en muchos casos redactan la propia legislación.

La miopía de elevar a los supuestos facilitadores del capitalismo -las finanzas, los servicios profesionales y el gobierno- tiene una cualidad hinchada y limonera en el sentido de que la cuestión de cómo se desenvuelve la gente en el mundo repercute en última instancia en el orden político-económico. El hecho de que esta elevación esté vinculada, a través de la política y la historia, a “liberar” a los trabajadores industriales para que compitan internacionalmente, al tiempo que se crea una gran clase obrera de trabajadores de servicios que trabajan por menos de un salario digno sin beneficios, da un carácter de clase distintivo a esta elevación. El hecho de que el gerencialismo esté ligado a los proyectos imperiales/coloniales a través de jerarquías laborales elaboradas mediante dudosas distinciones se suma a esta dimensión de clase.

Todo esto se relaciona con la cuestión de la globalización al complicar las concepciones (descriptivamente) liberales tanto del “Estado” como del capital. Es revelador que un papel central de los presidentes estadounidenses haya sido vender las guerras de conquista económica como si tuvieran motivos geopolíticos. Una de las contribuciones de Howard Zinn en A People’s History of the United States fue atribuir motivos económicos a la historia “política” estadounidense. Adam Tooze hizo un trabajo admirable en The Wages of Destruction detallando los motivos económicos de los nazis. En términos de clase, el PMC desempeña ahora el papel reaccionario de la pequeña burguesía descrita por Gramsci en la década de 1920. Eso no terminó bien.

 

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Rob URIE, Counterpunch: China Isn’t the Problem, Neoliberalism Is.

Te puede interesar

Contenidos

Como documenta Caitlin Johnstone en este artículo, hoy en día, la colaboración de la CIA se produce a la vista de todos, y la...

Contenidos

Por Michael Hoffman El 15 de abril se produjo otra masacre por arma de fuego, en este caso en Indianápolis, Indiana. Esto sigue a...

Contenidos

Por Xiao Han, Peter Hobson y Swati Verma BEIJING/LONDRES/BENGALURU (Reuters) – China ha dado permiso a los bancos nacionales e internacionales para que importen...

Geopolítica

 ‘A la buena, o a fuerzas’ El libro “Covid-19: El Gran Reseteo”, co-escrito por dos dirigentes del Foro Económico Mundial (Klaus Schwab y Thierry...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon