Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El plan de paz de China para Ucrania debe entrar de inmediato en la agenda mundial

Por EIRNS

El Presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el Presidente de China, Xi Jinping, concluyeron el miércoles 22 de marzo dos días de intensas reuniones cumbre en Moscú y anunciaron un fructífero fortalecimiento de su relación bilateral en todos los frentes, junto con un llamado a la comunidad internacional para que reconozca que, “para resolver la crisis de Ucrania, deben respetarse las legítimas preocupaciones de seguridad de todos los países”, como afirma su Declaración Conjunta sobre cuestiones estratégicas. Los dos jefes de Estado declararon que es necesario “actualizar y mejorar la arquitectura internacional de seguridad” y muy especialmente hicieron un llamado a tomar en consideración de manera urgente la propuesta de doce puntos de China para la paz en Ucrania.

Advirtieron con sobriedad del riesgo de un conflicto nuclear, y reafirmaron su compromiso a que “no puede haber vencedores en una guerra nuclear y nunca debe librarse”, y pidieron a los otros Estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que poseen armas nucleares y son signatarios de esa afirmación pública (Estados Unidos, Francia y el Reino Unido) que “sigan en la práctica sus postulados esenciales, como la reducción efectiva del riesgo de una guerra nuclear y de cualquier conflicto armado entre Estados que posean armas nucleares”.

Decir que el plan de paz de 12 puntos de China para Ucrania cayó en un saco roto en Washington sería una lectura demasiado positiva. Antes incluso de que se hiciera pública, el secretario de Estado, Tony Blinken, había descartado de plano la propuesta. En sus comentarios sobre la visita de Xi a Rusia, Blinken afirmó que el mandatario chino sólo daba cobertura política a un Putin desacreditado y aislado, y que lo único que Xi debería haberle dicho a Putin era que se retirara de Ucrania. John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional dijo que Xi solo “sigue repitiendo como un loro la propaganda rusa de que se trata de algún modo de una guerra de Occidente contra Rusia”.

Estados Unidos y el Reino Unido pusieron dientes a su respuesta belicista anunciando que los británicos enviarían a Ucrania “municiones que incluyen proyectiles que contienen uranio empobrecido que penetra el blindaje”, mientras que cuatro miembros del Congreso de Estados Unidos comenzaron a presionar para que el gobierno de Biden envíe bombas de racimo al régimen de Kiev.

Esta urgencia desesperada de la OTAN por continuar la guerra sólo puede explicarse por el hecho de que hay una mecha encendida en todo el sistema financiero transatlántico. Como Lyndon LaRouche explicó con frecuencia, es la desintegración del sistema financiero occidental lo que constituye la fuerza motriz hacia la guerra.

En Europa, el rescate del banco Credit Suisse (CS) de Suiza durante el fin de semana no ha logrado contener el contagio en el sistema bancario, y las tenencias de derivados financieros del CS están inextricablemente entrelazadas con “contrapartes” en los principales bancos del lado estadounidense. En Estados Unidos, el First Republic Bank le está siguiendo los pasos al Silicon Valley Bank y se tambalea al borde de la bancarrota, en tanto que el Departamento del Tesoro y la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC en sus siglas en inglés) se disponen otra vez a rescatar a todo el sistema financiero en bancarrota, a costa de los contribuyentes, tal y como lo hicieron en el 2008, solo que mucho peor.

Como declaró Helga Zepp-LaRouche en su videoconferencia semanal, y en pláticas que siguieron con sus asociados, la destrucción de las economías físicas de naciones enteras del sector en desarrollo; el haber llevado a millones incontables de estadounidenses a la penuria, las drogas y la desesperación; las interminables guerras de agresión que, como la guerra contra Iraq, se han sustentado en mentiras y engaños, sencillamente tienen que terminar de una vez por todas. “Esto termina aquí; ¡ya basta!”, insistió Zepp-LaRouche. “O actuamos ya, o todos vamos a terminar como Haití, como Afganistán, como Siria”.

Las naciones del Sur Global, junto con los ciudadanos indignados de Estados Unidos y Europa, tienen que insistir en que el plan de paz de China para Ucrania debe rápidamente incluirse en la agenda mundial, y que la respuesta al colapso financiero debe ser la convocatoria a una conferencia internacional de emergencia para aplicar las Cuatro Leyes de Lyndon LaRouche, y no a otro rescate financiero mortal.

 

China asume el liderazgo mundial por la paz mediante el desarrollo

 

Fuente:

EIRNS: El plan de paz de China para Ucrania debe entrar de inmediato en la agenda mundial. 22 de marzo de 2023.

Contenidos

Por Dennis Small El vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev, escribió en Telegram que podría producirse “una nueva tercera situación similar a...

Contenidos

Por Mente Alternativa Polonia debe alistar a su ejército para un conflicto de gran escala, afirmó el general Wieslaw Kukula, jefe del Estado Mayor...

Contenidos

Por Mente Alternativa La “Declaración Ucraniana” de la OTAN ha generado una división significativa dentro de la alianza advierte el analista Serguéi Markov. Solo...

Contenidos

Por Eva Panina Washington no puede de ninguna manera depurar la logística del suministro de armas a Taiwán, una conclusión tan inequívoca se desprende...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram