Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El peligro de guerra viene del colapso del orden unipolar

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Harley Schlanger

25 de febrero – Conforme las tropas rusas se trasladaron a Ucrania el 24 de febrero con la misión de degradar las capacidades militares de Kiev, que el presidente Putin ha descrito como una amenaza existencial para la seguridad de Rusia, y los Estados Unidos y las naciones de la OTAN respondieron con un ataque económico sin precedentes contra Rusia, es evidente que la narrativa anti-Putin, cada vez más estridente e histérica, que proviene del mundo transatlántico tiene poco que ver con Ucrania y el despliegue de tropas rusas en su frontera. Por el contrario, es una respuesta al colapso de su “orden unipolar” posterior a la Guerra Fría. Además, es un esfuerzo dirigido desde la City de Londres y Wall Street, actuando a través de su “Complejo Militar-Industrial”, para impedir el ulterior desarrollo económico de aquellas naciones que no forman parte de su “club” – y especialmente la posibilidad de que surja un nuevo y justo sistema financiero, al servicio de un orden multipolar de naciones soberanas, comprometidas con la paz y el desarrollo económico. Esto incluye enfáticamente a Rusia y China, cuyos líderes consolidaron un acuerdo estratégico el 4 de febrero, que provocó una respuesta de pánico por parte de los principales miembros del “club”, centrada en su preocupación de que la alianza fortalecida gane más adeptos de las naciones que no están dispuestas a entregar su soberanía al “Orden Basado en Reglas” y al “Gran Reajuste” de los banqueros.

Este fue el tema de muchas declaraciones y comentarios oficiales sobre la cumbre Putin-Xi, tipificado por una de las versiones más extremas procedente del {Daily Telegraph} británico, bajo el titular “Rusia y China se levantan de rodillas para desafiar el dominio de Estados Unidos”. El autor, Roland Oliphant, resumía la causa de la histeria escribiendo que, con este acuerdo, “el dominio del Occidente global liderado por Estados Unidos ya no se dará por sentado, ni siquiera se tolerará”.

Este pánico se manifestó abiertamente en los comentarios de los funcionarios en los días previos a la intervención militar de Rusia en Ucrania, en los pronunciamientos de la intención de proceder con un régimen de sanciones brutal si Rusia invade Ucrania, y su continuo rechazo a considerar seriamente la demanda de Putin de garantías de seguridad. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión de la Unión Europea, declaró en la conferencia de seguridad de Múnich que el objetivo de las sanciones sería impedir que Rusia diversificara su economía más allá del petróleo y el gas, cortando el acceso ruso a la tecnología moderna. El primer ministro británico Boris Johnson fue aún más explícito en sus comentarios del 21 de febrero, cuando dijo que si Rusia invade Ucrania, se impedirá a las empresas rusas comerciar en libras y dólares. Añadió que cortarían el acceso de las empresas rusas a los mercados financieros de la City de Londres.

Estas amenazas son coherentes con el llamamiento abierto a una guerra económica devastadora contra Rusia, esbozado en un memorando publicado tras una reunión de la Casa Blanca el 25 de enero, en el que se afirmaba que la intención de las sanciones sería llevar a cabo una guerra financiera para destruir la campaña que Putin está dirigiendo para mejorar y modernizar la economía rusa. En una reunión informativa ofrecida el 25 de enero, dos altos funcionarios anónimos de la Casa Blanca dijeron que con las sanciones que pretenden imponer, el “gradualismo del pasado está fuera, esta vez empezaremos en lo más alto de la escalera de la escalada y nos mantendremos allí”. Un ejemplo dado fue el uso de “controles de exportación”, diseñados para dar “un golpe severo e inmediato a Rusia y con el tiempo hacer su economía aún más frágil”.

En los prolegómenos de las acciones militares rusas, Putin acusó a Occidente de utilizar Ucrania como herramienta para provocar una invasión de Rusia, para justificar su destrucción de la economía rusa. Añadió, en una conferencia de prensa conjunta con el presidente bielorruso Lukashenko, que espera más sanciones contra Rusia y Bielorrusia, aunque no haya invasión. Esto fue reafirmado por el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Lavrov, quien declaró el 22 de febrero que el objetivo de Occidente es “castigar a Rusia”, utilizando “todo tipo de ‘sanciones paralizantes’ ….. Sabemos que impondrán sanciones en cualquier caso, con o sin pretexto”.

Cuando Estados Unidos y los países de la OTAN iniciaron las sanciones cuando las primeras tropas rusas entraron en Ucrania, un desafiante Putin dijo: “…la presión de las sanciones no disminuirá nuestra determinación de defender firmemente nuestros intereses. Vemos que el chantaje, la intimidación y las amenazas son las únicas herramientas que la política estadounidense tiene en su arsenal, atrapada como está en los estereotipos de un mundo unipolar y en la falsa certeza de que Estados Unidos sigue teniendo derecho y puede imponer sus propias reglas globales a todo el mundo. Esto no funciona con las potencias mundiales, principalmente Rusia y otros actores internacionales clave. Que sus satélites y estados clientes, que han perdido por completo su independencia, sigan los gritos amenazantes procedentes de Estados Unidos”.

 

¿Desencadenarán las sanciones un colapso económico?

Una vez que las fuerzas militares rusas lanzaron sus acciones quirúrgicas contra el ejército ucraniano, que había sido reforzado con amplias entregas de armamento avanzado por parte de Estados Unidos, el Reino Unido y otros aliados de la OTAN, comenzó el ataque de nuevas sanciones. El presidente Biden anunció que Estados Unidos impondrá “amplias sanciones financieras y controles de exportación”. Estas medidas, dijo, “paralizarán” la economía rusa, afectando gravemente la capacidad de Rusia para hacer negocios en dólares, euros y yenes. Afirmó que los controles a la exportación cortarán “más de la mitad de las importaciones de alta tecnología de Rusia” y restringirán el acceso a insumos tecnológicos vitales, “atrofiando su base industrial….” Funcionarios de Rusia han declarado que el país puede sobrevivir a las nuevas y más duras sanciones, añadiendo que los efectos se dejarán sentir mucho más en los aliados europeos de los angloamericanos, especialmente si se incluye la cancelación del gasoducto Nord Stream 2, con el que muchos países europeos cuentan para hacer frente a la escasez de energía y a la subida de los precios, causada principalmente por las incompetentes políticas verdes impuestas por la Unión Europea.

Biden aún no ha anunciado la eliminación del acceso de Rusia al sistema de transacciones de divisas SWIFT, ya que esto dañaría profundamente el comercio existente de los aliados de Estados Unidos con Rusia, pero se ha barajado como una “opción nuclear”.

La amenaza a las economías de los aliados transatlánticos fue reconocida por uno de los defensores de tales sanciones, quien dijo que el dolor que tales medidas causarán puede afectar negativamente a la “unidad” de la alianza antirrusa, pero que éste es el precio que hay que pagar para derrotar la agresión rusa. Varios analistas han señalado que esto también crearía un pretexto para culpar a Rusia por el colapso financiero que se avecina, causado no por Rusia sino por el colapso sistémico del sistema financiero occidental debido a la adhesión a las políticas económicas neoliberales.

Esto llega al meollo de la cuestión. Cada vez es más evidente que dicho colapso no puede evitarse, dados los volúmenes de deuda incobrable pendientes, y la inflación que ha resultado del intento de cubrir la deuda con la expansión monetaria de los bancos centrales. Como ha informado {Executive Intelligence Review}, una burbuja especulativa de casi 2 cuatrillones de dólares ya está estallando. Esto comenzó en septiembre de 2019, cuando la Reserva Federal tuvo que intervenir para inundar los mercados de préstamos a un día -a través de la llamada ventana Repo- con volúmenes de liquidez cada vez mayores. Esto fue necesario ya que los bancos comerciales, que habían sido los proveedores de liquidez Repo, se retiraron, ya que las demandas de liquidez superaron su capacidad, ya que estaban luchando para cubrir sus propias obligaciones de deuda hinchadas. Estos préstamos pasaron de varios miles de millones por noche a más de 120.000 a 150.000 millones de dólares en préstamos nocturnos, y las condiciones cambiaron de un reembolso en veinticuatro horas a una renovación prácticamente permanente. La demanda se disparó en parte por el incumplimiento de un gran derivado, pero se vio agravada por la necesidad de liquidez de las empresas endeudadas para cubrir los intereses de sus deudas.

Los especuladores vuelven a preocuparse porque la amenaza de un tsunami de impagos no ha sido contenida por la creación ilimitada de liquidez, que es la causa principal de la hiperinflación, creando una opción sin salida para los bancos centrales: cortar el flujo de crédito barato para detener la inflación, lo que corre el riesgo de desencadenar una reacción en cadena de impagos; o seguir bombeando liquidez, lo que garantizaría el desencadenamiento de una hiperinflación al estilo de Weimar a nivel mundial, con consecuencias horribles para todas las naciones.

Hay otra alternativa a la locura neoliberal que ha producido esta crisis sistémica, y que se basa en lo que está surgiendo en Eurasia, a través de la integración de las naciones con la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China, que podría extenderse a Europa. El acuerdo Putin-Xi, aunque es atacado como una amenaza militar, es más aterrador para los banqueros occidentales y los manipuladores financieros, ya que representa una alternativa potencial al sistema basado en el dólar de la City de Londres/Wall Street que está implosionando. Para abordar la interrelación entre el colapso financiero y el peligro de guerra, el Instituto Schiller ha hecho un llamamiento para convocar una conferencia internacional que establezca tanto una “nueva arquitectura de seguridad” como una “arquitectura de desarrollo” para todas las naciones[https://schillerinstitute.nationbuilder.com/convoke_an_international_conference_to_establish_a_new_security_and_development_architecture_for_all_nations].

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
El fin de la geopolítica

La amenaza de un acuerdo para desechar el sistema en quiebra de la City de Londres y Wall Street, y sustituirlo por uno basado en una alianza entre naciones europeas y euroasiáticas, no es una preocupación nueva para los defensores del actual imperio unipolar. Fue el temor a una integración euroasiática con las naciones europeas occidentales a finales del siglo XIX, tipificada por proyectos como el ferrocarril transiberiano y el ferrocarril de Berlín a Bagdad, lo que estuvo detrás de la adopción de la “geopolítica” como teoría del imperio. La teoría de la “geopolítica” fue formalizada por primera vez por Halford Mackinder, miembro de la Royal Geographic Society, en 1904, y fue adoptada como estrategia para dividir al Este contra el Oeste, y para aislar a Alemania, con el fin de proteger el control casi monopólico del imperio británico sobre el comercio y las finanzas mundiales. Su aplicación condujo directamente a dos guerras mundiales en el siglo XX. El verdadero objetivo de los geopolíticos, entonces, era impedir la cooperación franco-rusa-alemana, que serviría de base para la integración europea con las naciones euroasiáticas y asiáticas.

Y ese es el mismo miedo que subyace en el vilipendio y la campaña bélica contra Rusia y China hoy en día, con los estrategas angloamericanos, que operan a través de los halcones de la guerra en el gobierno, los círculos académicos y los grupos de reflexión, tomando la iniciativa en la configuración de la narrativa.

Entre sus mayores pesadillas está la siguiente: ¿Podría Alemania, tal vez con el apoyo de Francia, salir de la dominación de las fuerzas angloamericanas que dirigen la OTAN y la UE, y unirse a Rusia y China para pasar a un nuevo sistema financiero, del tipo propuesto por el estadista y economista estadounidense Lyndon LaRouche, como un Nuevo Bretton Woods? La escalada de provocaciones contra Rusia y China es un intento obvio de evitar que esto ocurra.

Este fue uno de los temas de la Conferencia del Instituto Schiller del 19 de febrero, que fue elaborado por un distinguido panel de oradores de muchas naciones. Fue el tema explícito del discurso de Helga Zepp-LaRouche, en el que presentó la urgente necesidad de una nueva arquitectura estratégica, basada en proporcionar seguridad a todas las naciones soberanas, como base de un Nuevo Paradigma de paz y desarrollo. También fue el tema de la otra ponencia, pronunciada por este autor, que abrió el primer panel declarando que el Orden Unipolar ha llegado a su fin.

 

 

Es esta realidad la que ha provocado la impotente histeria que hay detrás de las amenazas contra Rusia, que precedieron a las acciones militares rusas en Ucrania, y que se han amplificado desde entonces. Lo que Putin ha iniciado se hizo inevitable por la falta de voluntad de los gobiernos transatlánticos para abordar las legítimas preocupaciones que él planteó en relación con las garantías de seguridad para Rusia, que según él deben extenderse a todas las naciones. No habrá paz ni seguridad económica en ninguna parte, a menos que el retorno al principio del Tratado de Westfalia, tal como lo promueve la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, y que está en el centro de su llamado a convocar una conferencia internacional, sea adoptado por todos.

 

 

Fuente:

Harley Schlanger, en The LaRouche Organization: War Danger Comes from Collapse of the Unipolar Order.

Te puede interesar

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Contenidos

En un artículo previo, Kit Klarenberg documentó las actividades antidemocráticas del célebre periodista Paul Mason, asociado con la inteligencia británica, para atacar a los...

Contenidos

En este vídeo, grabado el 13 de junio de 2022 y extraído de la conferencia del Instituto Schiller del 18 y 19 de junio,...

Contenidos

Por Red Voltaire Decae el apoyo de Occidente a Ucrania Doyle McManus, editorialista del diario estadounidense Los Angeles Times, estima que el rápido ‎‎empeoramiento...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY