Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El patético juego de Washington para culpar a Rusia del derribo del vuelo MH17

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El reciente intento de Washington de utilizar el trágico derribo del vuelo malayo MH-17 sobre la región de Donbass en Ucrania, que se produjo el 17 de julio de 2014, no es menos que patético. En lugar de hacer un intento de llevar ante la justicia a los responsables de este crimen, Washington está intentando desencadenar otra ola de histeria antirusa. Ante esta situación, es lógico que este nuevo intento ya haya despertado el incendio una vez más. Es curioso que el informe final del JIT haya dejado muchas preguntas sin responder. La mayoría de ellas surgen debido a la ausencia de evidencia real que pueda permitir que este organismo asigne la responsabilidad de la catástrofe a alguna parte y que se pueda usar en la corte.

Sin embargo, los Países Bajos y Australia se apresuraron a anunciar que no tenían ninguna duda, a pesar de que JIT citaría imágenes y mensajes tomados de las redes sociales como sus fuentes de información. No molestó a los responsables del llamado informe final que no tuvieron acceso a las imágenes satelitales del Pentágono ni a ningún tipo de datos de radares ucranianos, aunque podrían servir como evidencia real junto con datos similares que Rusia proporcionó para arrojar luz sobre los verdaderos perpetradores del ataque. Las afirmaciones que harían ciertas fuentes de los medios occidentales sobre el derribo del MH17 “para enrolar a Occidente contra Rusia” solo pueden describirse como ridículas, aunque está claro que esta fue la intención inicial de Washington que condujo a la publicación del “informe final.”

Este nuevo intento de presentar a Rusia como un monstruo no ha ganado ninguna simpatía en Europa, especialmente en el contexto de las revelaciones que Londres ha hecho recientemente sobre el papel de sus agencias de inteligencia en el derribo del vuelo 103 de Pan Am hace tres décadas. En aquel entonces, una bomba que explotó a bordo del vuelo 103 de Pan American, en ruta de Londres a Nueva York, fue utilizada para socavar a Libia y justificar el derrocamiento de su líder, Muammar Gadafi. Lo que esencialmente requería esta operación de falsa bandera era la falsificación de pruebas y la condena en un procedimiento judicial falsificado del hombre equivocado. El alcance de esa operación ha sido expuesto recientemente en una publicación parcial de documentos del Gobierno británico de los Archivos Nacionales del Reino Unido.

Se ha observado que esas divulgaciones de archivo también muestran que el mismo modus operandi ha estado en marcha desde 2014 para fabricar la culpa de la destrucción del vuelo MH17 de Malaysia Airlines sobre Ucrania, y justificar las sanciones globales contra Rusia, además de las operaciones para derrocar a Vladimir Putin. Es por eso que Malasia debe tomar la investigación en sus propias manos y recibir toda la asistencia necesaria de la comunidad internacional para establecer quién fue el responsable de la caída del MH17. De cualquier forma, está claro que el JIT estaba más preocupado por complacer a Washington que a establecer la verdad.

 

Nacionalismo ucraniano: una trama papal milenaria impulsada por el odio contra el cristianismo oriental

 

Parece que todo se hizo de acuerdo con un guión cuidadosamente redactado. Hemos tenido un importante programa en los medios de comunicación con el Equipo de Investigación Conjunta (JIT, por sus siglas en inglés) que anunciará que la investigación estaba a punto de cerrarse. Es curioso que entre los países que han enviado a sus representantes al JIT se encuentre a Ucrania, un posible autor del ataque al MH-17, junto con los Países Bajos, Australia, Malasia y Bélgica. Luego tuvimos al típico malvado, Rusia, que en opinión del JIT fue el responsable indudable del derribo del MH-17 y la desaparición prematura de 298 personas. Las marionetas occidentales incluso irían tan lejos como para liberar los nombres de cuatro personas supuestamente responsables del ataque.

En cuanto a los titiriteros, utilizarían al jefe del Departamento de Estado de los EE.UU., Michael Pompeo, para hacer llamamientos a Rusia para que encarcelen inmediatamente a las personas que el JIT describió como perpetradores.

Sin embargo, todo este impulso propagandístico solo funcionaría en los consumidores cotidianos de los medios estadounidenses, que aún creen que Saddam Hussein y Muammar Gaddafi “obtuvieron lo que merecían” y que Irán y Corea del Norte de alguna manera representan algún tipo de amenaza para la comunidad internacional. Sin embargo, hay un número cada vez mayor de personas en el mundo que no caerían más en tales mentiras, como las han visto antes con demasiada frecuencia.

Hay pocas dudas de que el primer ministro de Malasia en funciones, Mahathir Mohamad, se encuentre entre esas personas, ya que dejó en claro que no hay ninguna prueba de que Rusia haya participado en el derribo del MH-17. De hecho, él dijo que:

“Estamos muy descontentos porque desde el principio se convirtió en un problema político sobre cómo acusar a Rusia de las malas acciones… Hasta ahora no hay pruebas. Sólo rumores.”

A su vez, Thierry Baudet, el fundador del partido conservador del Partido Holandés para la Democracia, anunciaría que no tiene confianza alguna en el JIT y su imparcialidad, al tiempo que señala que Ucrania debe ser responsable de este ataque.

Según Heise, no hay duda de que Kiev es totalmente responsable de esta tragedia, ya que no logró cerrar el espacio aéreo sobre los territorios en disputa de Donbass y retuvo pruebas de la investigación. Agregaría que la Junta de Seguridad Holandesa estaba llevando a cabo su propia investigación del derribo y en algún momento se convenció de que Kiev estaba detrás de este ataque, sin embargo, dejó un vacío legal para que Kiev escapara de cualquier consecuencia. En cuanto a Rusia, argumenta Heise, se decidió nombrarla responsable de esta tragedia, ya que Ucrania actuó en nombre de Washington en este derribo y seguirá disfrutando de su protección.

Es curioso que el informe final del JIT haya dejado muchas preguntas sin responder, la mayoría de ellas surgen debido a la ausencia de evidencia real que pueda permitir que este organismo asigne la responsabilidad de la catástrofe a alguna parte y se pueda usar en la corte. Sin embargo, los Países Bajos y Australia se apresuraron a anunciar que no tenían ninguna duda, a pesar de que JIT citaría imágenes y mensajes tomados de las redes sociales como sus fuentes de información. No molestó a los responsables del llamado informe final que no tuvieron acceso a las imágenes satelitales del Pentágono ni a ningún tipo de datos de radares ucranianos, aunque podrían servir como evidencia real junto con datos similares que Rusia proporcionó para arrojar luz sobre los verdaderos perpetradores del ataque.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Las afirmaciones que harían ciertas fuentes de los medios occidentales sobre el derribo del MH17 “para enrolar a Occidente contra Rusia” solo pueden describirse como ridículas, aunque está claro que esta fue la intención inicial de Washington que condujo a la publicación del “informe final.”

Sin embargo, este nuevo intento de presentar a Rusia como un monstruo no ha ganado ninguna simpatía en Europa, especialmente en el contexto de las revelaciones que Londres ha hecho recientemente sobre el papel de sus agencias de inteligencia en el derribo del vuelo 103 de Pan Am hace tres décadas. En aquel entonces, una bomba que explotó a bordo del vuelo 103 de Pan American, en ruta de Londres a Nueva York, fue utilizada para socavar a Libia y justificar el derrocamiento de su líder, Muammar Gadafi. Lo que esencialmente requería esta operación de falsa bandera era la falsificación de pruebas y la condena en un procedimiento judicial falsificado del hombre equivocado. El alcance de esa operación ha sido expuesto recientemente en una publicación parcial de documentos del Gobierno británico de los Archivos Nacionales del Reino Unido.

Se ha observado que esas divulgaciones de archivo también muestran que el mismo modus operandi ha estado en marcha desde 2014 para fabricar la culpa de la destrucción del vuelo MH17 de Malaysia Airlines sobre Ucrania, y justificar las sanciones globales contra Rusia, además de las operaciones para derrocar a Vladimir Putin.

Es por eso que Malasia debe tomar la investigación en sus propias manos y recibir toda la asistencia necesaria de la comunidad internacional para establecer quién fue el responsable de la caída del MH17. Está claro que el JIT estaba más preocupado por complacer a Washington que a establecer la verdad.

 

La bancarrota moral de Occidente

 

Fuente:

Grete Mautner / New Eastern Outlook — Is there a Pattern to the MH17 Blame Game?

Te puede interesar

Contenidos

Videoconferencia del Instituto Schiller, celebrada el sábado 27 de junio 2020: ¿Prosperará la humanidad, o perecerá? El futuro exige una cumbre de las cuatro...

Contenidos

El 17 de junio el Pentágono dio a conocer su nueva estrategia militar en el espacio, “la cual identifica el modo en que avanzará...

Contenidos

En Italia, el debate sobre la ayuda que la Unión Europea puede aportar después de la ‎crisis del coronavirus ha tomado un rumbo equivocado...

Contenidos

Hay una confusión frenética en Washington, advierte Brian Cloughley, donde el gobierno federal ha demostrado incompetencia en el tratamiento de la pandemia y los...

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.