Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El paganismo renovado de Carlos III: ¿Se está desacralizando el Reino Unido?

Nota del editor: Un reporte reciente del tabloide británico The Sun (1) describe cómo brujas y paganos de todo el Reino Unido se reunieron para lanzar hechizos en apoyo del rey Carlos durante una ceremonia ritual especial de coronación. Vale la pena leer el artículo, pues muestra cómo se está construyendo una cosmovisión nuevaerista en torno al culto a Gaia, que alimenta los cimientos ideológicos necesarios para impulsar la agenda de desindustrialización y despoblación mundial —o feudalismo high-tech— de las élites maltusianas. El reporte de The Sun se complementa bien con una crónica que transcribimos a continuación, publicada el 7 de mayo por la periodista Naomi Wolf bajo el título: “Cosas raras sobre la coronación del rey Carlos: A medida que se tergiversan los símbolos, ¿se está desacralizando Gran Bretaña?” (2). Como casi todo lo trascendente, el paganismo cabalista de Carlos III sigue siendo críptica. Y como jefe que es de la Iglesia de Inglaterra, esa atribución debe ser advertida y estudiada por todo aquel que se diga despierto.

 

 

Por Naomi Wolf

 

coronacion carlos

coronacion carlos

coronacion carlos

coronacion carlos

 

Mientras presenciaba la coronación del rey Carlos III, tuve la sensación -como quizá muchos- de lo que el Dr. Sigmund Freud denominó, en un artículo del mismo nombre, “Das Unheimliche”, o lo “siniestro”. Es la sensación de inquietud que uno tiene cuando algo extraño se encuentra en lo familiar; cuando hay inversiones, duplicaciones o inversiones subliminalmente perturbadoras; y cuando el subconsciente se da cuenta de que la realidad ordinaria se está torciendo.

En una ocasión, una experta polaca en IA dio una conferencia en la AIER en la que ofreció un ejemplo de lo “extraño” en la vida moderna ordinaria: describió un experimento en el que se descubrió que los estudiantes podían lidiar perfectamente con los textos de IA de un conserje virtual, e incluso con una “voz” de IA asignada a él, pero que se sentían extremadamente incómodos con un “rostro humano” generado por IA como complemento.

¿Te sentiste un poco incómodo cuando viste la Coronación del Rey Carlos III, el 6 de mayo de 2023? Si es así, quizá ni siquiera sepas conscientemente por qué puede ser. La coronación del Rey Carlos estuvo plagada, en mi humilde opinión, de momentos y ejemplos de “lo extraño”.

El ritual -especialmente el ritual nacional, especialmente en ocasiones simbólicas trascendentales como nacimientos y entierros, inauguraciones, investiduras y transiciones de poder- adquiere su potencia humana por ser predecible y, hasta cierto punto, por ser repetitivo. Cuando uno ve a un monarca inglés sosteniendo un cetro y un orbe -y ya se sabe que esa iconografía: “Cetro/Orbe” se remonta a siglos atrás, en la literatura, la historia, el arte y el espectáculo público ingleses- uno tiene una sensación de nacionalidad, por supuesto, pero también de estabilidad y continuidad.

Lo mismo ocurre en otros países. Cuando los estadounidenses vemos saludar a las barras y estrellas -y sabemos que es el mismo saludo que se remonta a la mayor parte de la historia de nuestra nación- nos sentimos reconfortados. Cuando el Presidente de los Estados Unidos termina cada uno de sus grandes discursos con la frase “y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América”, esa repetición no sólo es tranquilizadora, sino que crea una invocación a nuestra vida nacional que se extiende desde lo más profundo del pasado, dándonos promesas para el futuro.

Todo ello es una forma de magia positiva.

Gran Bretaña ha sido considerada durante mucho tiempo por otros países como un bastión del respeto a sus propias tradiciones nacionales. De hecho, otros países envidian a Gran Bretaña por la estabilidad que consiguió en el pasado gracias a su respeto por el antiguo linaje de sus tradiciones. Se piense lo que se piense de la monarquía británica, ha sido un logro extraordinario que una sola nación haya conseguido dar tanto brillo a sus símbolos y tradiciones, y mantener su vida e identidad nacionales, que haya podido estar tan por encima de su peso, como suele decirse, durante tanto tiempo. Es extraordinario que esta pequeña isla pudiera producir una gloriosa literatura que abarca siglos, innovar libertades de expresión que afectaron a todo el mundo, romper fronteras en términos de progreso técnico e industrial, dominar el globo entero durante un tiempo y, en el siglo pasado, ayudar a superar el fascismo global.

La veneración de Gran Bretaña por sus propias mitologías, lengua, religión y rituales no es la única razón de este notable registro histórico. Pero sin duda ha ayudado.

Esta cadena de continuidad es, en parte, lo que explica la riqueza de la literatura inglesa; las escenas de cortejo del siglo XVIII en Springtime ceden el paso a las revisiones del siglo XIX; las pretensiones aristocráticas del siglo XVIII en casas palladianas son suavemente burladas a principios del siglo XIX, actualizadas a casas solariegas de ladrillo rojo, y todo esto se actualiza para ser burlado de nuevo a principios del XX, aunque ambientado esta vez en bares clandestinos. La anticipación de una boda shakesperiana tiene su eco en la anticipación de una boda en Jane Austen, y avanza rápidamente hasta Nancy Mitford. Las épocas, los símbolos, se hablan entre sí.

La monarquía inglesa, por supuesto, aunque ha cambiado a lo largo de los siglos, también guarda celosamente su antiguo simbolismo, su solemne ritual; todo ello reforzando, por supuesto, su reivindicación del Derecho Divino a gobernar.

Es decir, todo esto era así -hasta que el Rey Carlos fue coronado la semana pasada.

No sé por qué algunos aspectos de la coronación del rey Carlos fueron tan extraños, y se desviaron tan notablemente de la “línea de base”, o normas, de otras coronaciones inglesas. Sólo sé que lo fueron.

Primero fueron las discordancias extrañas.

Estaban los caballos negros aparentemente en formación, pero a veces dramáticamente desalineados; los soldados vestidos de negro, con los brazos y las piernas alineados sin ritmo entre sí; un solitario casaca roja caminando en dirección contraria a los demás (véase más abajo), un soldado vestido de rojo que se desplomaba (lo que parece ocurrir ahora con regularidad en estos eventos), y otras desviaciones desconcertantes de la muestra tradicional de disciplina, orden y simetría.

 

coronacion carlos

 

Pero dejando a un lado estas aberraciones, ¿por qué algunas de las principales asistentes iban vestidas de blanco, como druidas?

Esto es totalmente aberrante.

Coronaciones pasadas ciertamente pusieron a las asistentes femeninas importantes en vestidos blancos. Pero eran los vestidos blancos de ese momento sartorial. Los tocados que llevaban las mujeres de la realeza eran tradicionalmente tiaras. Aquí está la Reina Isabel y las damas de la Coronación. Era el año 1953, y el corte y el estilo de los vestidos son los habituales de las mujeres adineradas de la época (por supuesto, los fajines de rango y las tiaras son específicos de la ocasión):

 

coronacion carlos

 

Abajo, la coronación de Jorge V y la Reina María, 1911: la Reina lleva un vestido típico de la moda de ese año.

 

coronacion carlos

 

Ahora vayamos a 1838, cuando la joven reina Victoria fue coronada; las damas asistentes, de nuevo, llevaban los vestidos y peinados característicos de la moda de aquel año:

 

coronacion carlos

 

Se trata de la coronación del rey Jorge III, en 1761: una vez más, las damas van vestidas con trajes y peinados al estilo de aquel año:

 

 

Podríamos seguir y seguir. En coronaciones anteriores, las damas llevaban ropas y peinados típicos de su época y posición social.

Pero en la reciente coronación del rey Carlos, esto es lo que llevaban las damas clave: vestidos blancos de manga larga, largos hasta los tobillos, parecidos a túnicas, extrañamente similares, extremadamente pasados de moda, tipo “El cuento de la sierva”:

 

coronacion carlos

 

coronacion carlos

 

Era notable el aspecto similar de algunas de las principales damas de la realeza, que lucían esos incómodos vestidos blancos, e incluso de la pequeña princesa Charlotte, con la corona de joyas en el pelo y la capelina:

 

coronacion carlos

 

¿Qué había de familiar en la escena?

Si miras las imágenes de las reuniones druídicas, verás mujeres (y hombres) con largas y holgadas túnicas blancas; verás capas. Verás coronas de flores, como las que llevaban las princesas Kate, Sofía y Carlota, aunque de hojas y flores frescas en lugar de piedras preciosas y plumas. La Gran Bretaña druídica es una Gran Bretaña precristiana, en la que se rinde culto a la naturaleza -arboledas, manantiales, rocas, árboles- y no a Jesucristo o al Dios judeocristiano. Esto es una ceremonia de Druidic en Stonehenge, abajo. (El druidismo es una religión formalmente sancionada por el Estado en Gran Bretaña desde 2013).

 

coronacion carlos

 

coronacion carlos

 

coronacion carlos

 

coronacion carlos

 

coronacion carlos

 

Hay otros momentos y temas extraños en la Coronación del Rey Carlos.

 

Hay otros momentos y temas extraños en la Coronación del Rey Carlos.

 

Extraña es la introducción de una elaborada “pantalla de privacidad” tras la cual tuvo lugar la unción del Monarca. Las noticias contemporáneas afirman que esta “pantalla” es como el dosel que la madre del Rey Carlos, la Reina Isabel, utilizó en su propia ceremonia.

La unción del Rey o la Reina ha sido siempre la pieza central de este solemne ritual. El óleo sagrado consagra al Monarca ante el pueblo y ante Dios.

“La unción es la parte más sagrada de la ceremonia de coronación, y tiene lugar antes de la investidura y la coronación. El Arzobispo vierte óleo santo de la Ampolla (o vasija) en la cuchara, y unge al soberano en las manos, el pecho y la cabeza. La tradición se remonta al Antiguo Testamento, que describe la unción de Salomón por el sacerdote Sadoc y el profeta Natán. La unción era uno de los sacramentos sagrados medievales y subrayaba el estatus espiritual del soberano. Hasta el siglo XVII, se consideraba que el soberano era nombrado directamente por Dios y esto se confirmaba con la ceremonia de la unción. Aunque el monarca ya no se considera divino de la misma manera, la ceremonia de la Coronación también confirma al monarca como Gobernador Supremo de la Iglesia de Inglaterra”.

He aquí un vídeo (no es fácil encontrar otros similares en Internet) que llega hasta el momento de la unción de la reina Isabel. Podemos oír claramente la invocación mientras es ungida: cabeza, manos y pecho. Aunque no vemos la unción, que puede haber estado cubierta por un dosel dorado, la oímos claramente; ella no parece abandonar la presencia de la multitud reunida. Se le pide que defienda a Dios y a la Iglesia; la unción se describe en tiempo real; la palabra “Dios” se invoca audiblemente varias veces.

 

 

En cambio, en la coronación del rey Carlos, la unción se ahoga y no se ve.

El rey Carlos, por el contrario, solicitó una “pantalla de privacidad” elaborada, bordada y de tres lados, y el evento en sí está ahora mucho más oscurecido.

En un proceso que, que yo sepa, nunca se había producido antes, la “Pantalla de la Unción” se fabricó en secciones separadas en la Abadía de Westminster, y se ensambló en el altar; protegía al Monarca de la vista, como una ducha portátil en la playa, para el sagrado misterio del acto de la unción. También encerraba las palabras invocadas sobre el Monarca.

 

grafico

 

Uno de los problemas de la “Pantalla de la Unción” es su oscuridad. Este momento ahora no es audible, y por lo tanto mucho menos transparente para la nación, de lo que fue el mismo momento en que la madre del rey Carlos se sometió a la misma consagración.

[https://www.royal.uk/news-and-activity/2023-04-29/the-anointing-screen]

De hecho, el hermoso sonido del coro cantando “Sadoc el Sacerdote” de Handel ahoga por completo las palabras de esta reciente unción:

 

 

Puede parecer una preocupación extrema, pero ¿hay alguna preocupación extrema hoy en día? Si los súbditos británicos no pueden oír la unción de su Rey – que es literalmente ahogado, a partir de dos minutos, en el clip de arriba, por el coro robusto – ¿cómo saben lo que se ha dicho? Podría ser cualquier cosa – o nada. En Estados Unidos, estamos oyendo rumores de que miembros de la administración Biden podrían no haber prestado juramento: “Yo […] juro solemnemente (o afirmo) que apoyaré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos contra todos los enemigos, extranjeros y nacionales; que guardaré verdadera fe y lealtad a la misma […] Con la ayuda de Dios”. [https://www.law.cornell.edu/uscode/text/5/3331]

Si alguna vez se diera el caso, esto sería un gran problema. Estos funcionarios tendrían margen legal para hacer mucho de lo que quisieran, incluso cometer lo que de otro modo sería traición. Si los súbditos del rey Carlos no pueden oír la Unción, ¿cómo saben a qué -a quién- se ha consagrado?

¿Cómo saben si es al servicio de su Dios, o de ellos mismos?

La propia “Pantalla de la Unción” es extraña. Tiene elementos del Arca de la Alianza, tal como se describe en Éxodo 25:10: tiene postes de madera, para transportarla, y querubines en cada extremo, uno frente al otro:

“18 Harás dos querubines de oro; hazlos de marquetería [m]en los dos extremos de la cubierta expiatoria. 19 Haz un querubín [n]en un extremo y un querubín [o]en el otro extremo; harás los querubines de una sola pieza [p]con la cubierta expiatoria en sus dos extremos. 20 Y los querubines tendrán sus alas extendidas hacia arriba, cubriendo la cubierta expiatoria con sus alas y [q]uno frente al otro; los rostros de los querubines estarán vueltos hacia la cubierta expiatoria. 2” [https://www.biblegateway.com/passage/?search=Exodus%2025%3A10-22&version=NASB]

Pero hay un añadido a esta iconografía, que provoca esa sensación subliminal de lo extraño. Los querubines aparecen por primera vez en la Biblia hebrea, sosteniendo espadas llameantes para proteger el Árbol de la Vida de la pecaminosidad mortal, tras el primer pecado de Adán y Eva, cuando fueron desterrados del Jardín del Edén.

Estos querubines, en cambio (y mucho se habló en los medios británicos y mundiales sobre el diseño y la ejecución de este biombo bordado a mano), miran alegremente al Árbol de la Vida. Aquí no hay ninguna prohibición, ninguna defensa de lo Divino contra el pecado mortal. [https://www.yahoo.com/lifestyle/why-anointing-king-charles-kept-122520176.html]

También es extraño el mero hecho de que se creara un eco del Arca de la Alianza y se llevara al altar de la Abadía de Westminster, que es uno de los lugares más sagrados de la Iglesia de Inglaterra. El Rey de Inglaterra no es un rey secular. También es el jefe, como ya se ha dicho, de la Iglesia de Inglaterra. A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos y en otras naciones laicas, en Gran Bretaña existe una religión de Estado; y es la Iglesia de Inglaterra, por la que se desgarró la nación y se martirizó a innumerables reformadores y clérigos de ambos “bandos” del conflicto.

Pero el Arca de la Alianza es también un símbolo sagrado precristiano (judío). En la iconografía cristiana, el sacrificio de Jesús eliminó la necesidad de un tabernáculo físico. La iconografía cristiana sostiene que desde que Jesús trajo la presencia de Dios y el Espíritu Santo a cualquiera, ya no hay necesidad física de un Santo de los Santos.

Los cristianos también sostienen (Mateo 27:51) que en la crucifixión de Jesús, el velo del Templo (que en tiempos pasados había albergado el Arca de la Alianza, y era entonces la sede del Lugar Santísimo) se rasgó en dos; esto también simbolizaba la división entre el viejo orden, en el que se necesitaba un Templo físico, y el nuevo orden, en el que la presencia Divina estaba siempre disponible para cualquiera. [https://www.progress-index.com/story/lifestyle/faith/2009/11/28/pastor-explains-significance-veil-being/985994007/#:~:text=Answer%3A%20The%20veil%20was%20the,%2C%20and%20the%20rocks%20rent.%22]

Dada la sangrienta historia en Inglaterra de conflicto entre la Iglesia de Roma y la Iglesia de Inglaterra, el catolicismo que el rey Carlos también ha incluido en el centro mismo de su coronación, es una desviación sorprendente: El Papa Francisco regaló una reliquia de la Vera Cruz. Este regalo del Papa, sorprendente para algunos de los que consideran la dolorosa historia religiosa de Gran Bretaña – la nación rompió con la Iglesia de Roma bajo el rey Enrique VIII, en 1534 – procedió a la Abadía por delante del nuevo líder de la Iglesia de Inglaterra. [https://www.catholicnewsagency.com/news/254135/pope-francis-sent-a-relic-of-the-true-cross-for-king-charles-coronation]:

Así también, con el simbolismo druídico de todas estas túnicas blancas sueltas y coronas de hojas, y con el eco del Tabernáculo hebreo, y con la omnipresente visibilidad en la Abadía de Westminster de funcionarios e imaginería católicos, El rey Carlos está diluyendo su herencia de casi 500 años como gobernador consagrado de la Iglesia de Inglaterra, y se está apartando de la historia de su propia nación al invocar símbolos de tiempos precristianos (judíos), o no cristianos (paganos), o no de la C de E (católicos romanos).

Incluso el lema que eligió el rey Carlos está un poco fuera de lugar. Ha elegido una famosa cita de la mística (de nuevo, la mística católica) Julián de Norwich, que está bordada en un pergamino que se parece un poco a una serpiente, a los pies de lo que yo llamo el Árbol de la Vida de la “Pantalla de la Unción” (aunque Royal.uk lo llama “Árbol de la Mancomunidad”).

Pero la cita es errónea.

El sitio web Royal.uk, el sitio oficial de la monarquía, afirma: “También forman parte del árbol de la Commonwealth la Cifra del Rey, rosas decorativas, ángeles y un pergamino, en el que figura la cita de Julián de Norwich (c. 1343-1416): ‘Todo irá bien y todo irá bien'”. [https://www.royal.uk/news-and-activity/2023-04-29/the-anointing-screen]

Pero esa no es la cita.

Esta es Juliana de Norwich, describiendo su visión de Jesús:

“En mi locura, antes de este tiempo, a menudo me preguntaba por qué, por la gran sabiduría previsora de Dios, no se impidió la aparición del pecado: porque entonces, pensé, todo debería haber estado bien. Este impulso [de pensamiento] debía ser evitado, pero sin embargo me lamentaba y me afligía por ello, sin razón ni discreción.

“Pero Jesús, que en esta visión me informó de todo lo que es necesario para mí, respondió con estas palabras y dijo: ‘Era necesario que hubiera pecado; pero todo irá bien, y todo irá bien, y todo irá bien’.

“Estas palabras fueron dichas con la mayor ternura, sin mostrar ningún tipo de culpa hacia mí ni hacia ninguno de los que se salvarán”‘. [https://christianhistoryinstitute.org/incontext/article/julian/]

Puede parecer trivial observar que un “Todo irá bien” de dos, fue borrado o elidido de la cita completa y exacta que fue bordada en el “Biombo de la Unción”. Pero Royal.uk está desinformando al público. Las palabras que el sitio cita erróneamente no son las palabras de Julián de Norwich.

Son las palabras de Jesucristo, según Julián de Norwich. Así que la cita del Rey cita erróneamente – según el autor – a Jesús.

Además, la repetición de “All shall be well, and all shall be well” es increíblemente conocida por los estudiantes de literatura e historia inglesas. Es una frase icónica.

Me he dado cuenta de que los iconos, símbolos y textos que son culturalmente fundamentales para los países occidentales, y que son fundamentales para la tradición judeocristiana especialmente, están siendo ligeramente reorganizados, ligeramente ensuciados, ligeramente tergiversados en estos días en todas partes (al igual que el presidente Biden sigue sistemáticamente no concluyendo sus discursos con: “Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América”).

Así que, al elegir el Rey un lema que desordena ligeramente este texto inglés culturalmente sagrado y muy famoso, es como si un Presidente de los EE.UU. imprimiera o citara mal las primeras líneas de la Declaración de Independencia en su propia toma de posesión.

 

grafico

 

grafico

 

grafico

 

Luego está esta imagen, arriba. Completamente atemperando o contrarrestando su papel de jefe de la Iglesia de Inglaterra, en el momento culminante de la Coronación, media docena de representantes de otras confesiones le rodean. El sacerdote ortodoxo griego, el sacerdote católico romano -¿el rabino? y otros, todos de pie, mientras el rey Carlos está sentado. No aparecen como súbditos, en un retablo de inclusión, lo que sería menos extraño. Más bien rodean al rey Carlos desde posiciones dominantes, en una muestra ligeramente intimidatoria de participación en este ritual, o incluso de asertividad religiosa.

Me gusta la inclusión tanto como al que más, pero esto no es la Iglesia de Inglaterra oficiando la consagración del nuevo Gobernador de la Iglesia de Inglaterra en uno de los lugares más sagrados para la Iglesia de Inglaterra.

Esto es otra cosa.

Hay otras frases que son nuevas, o erróneas. Apuesto a que no existe tal cosa como “vara de equidad y misericordia” porque esa palabra “equidad” es nueva en el sentido en que se entiende aquí; “equidad” sólo tiene el significado que le han impuesto los tipos del FEM, desde hace pocos años.

 

grafico

 

Ni siquiera voy a profundizar en la rareza de la escena del balcón, que tiene lugar una vez terminada la coronación. ¿Por qué estos niños preadolescentes están dispuestos en este cuadro de esta manera? La explicación nominal es que son miembros de la familia ampliada, o “pajes”.

Pero la iconografía de este momento en el pasado no incluía, que yo sepa, una agregación, una alineación, de ocho o diez chicos de 10-13 años. La iconografía del balcón es siempre la familia inmediata y extensa, de todas las edades. ¿Qué es esto de los niños perdidos? ¿Por qué? (¿Son todos niños?)

No tengo ni idea de a qué se debe esta extraña agrupación de niños abstraídos, pero es una desviación de la tradición. Y esta desviación de la tradición coincide con otros momentos en los que la tradición, la familia e incluso el género se confunden: La princesa Ana vestida, por ejemplo, con ropa masculina; y una funcionaria vestida con el atuendo masculino de antaño, llevando la cola de un funcionario masculino, también en traje de ceremonia.

 

grafico

 

Puede ser que todos estos retoques de fórmulas antiguas, y todas estas inversiones e inversiones, creen un reino de paz, prosperidad y libertad para el pueblo de Gran Bretaña. Eso espero. Amo a ese país -en realidad, a esos países- y me angustia el daño que ha sufrido su libertad y su propia cultura desde 2020.

Pero, ¿qué es Gran Bretaña ahora? ¿Qué es Estados Unidos, para el caso, si todo nuestro lenguaje cultural, identitario, religioso y patriótico es modificado, mezclado y alterado?

¿No es esa la tendencia en todo Occidente, por alguna razón?

¿No necesitamos nuestra buena magia, nuestra consagración a un Dios con el que estamos familiarizados, con el que tenemos una historia? ¿No necesitamos rituales transparentes y consagrados de servicio a la nación y al pueblo?

¿No necesitamos saber quiénes somos realmente?

Si sabemos quiénes somos e insistimos en enorgullecernos de nuestra historia, fe e identidad cultural, ¿no es imposible superarnos?

Si lo olvidamos todo, si olvidamos por completo quiénes somos, ¿no les resultará fácil a los adversarios pasar por encima de nosotros en sus vehículos blindados, por encima de nuestras coronas, orbes y pantallas, y por encima de nuestros poemas, banderas y todo lo demás?

 

La Gran Bretaña global y el Gran Reseteo del Rey Carlos

 

Notas a pie de página

1. The Sun: Witches & pagans to perform special ritual for King Charles’ coronation – here’s why they are casting spells. 4 de mayo de 2023.

2. Naomi Wolf: Weird Things About King Charles’ Coronation. 7 de mayo de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa El exministro de Veteranos, Johnny Mercer, podría enfrentar una pena de cárcel por negarse a revelar los nombres de los denunciantes...

Contenidos

Por Mente Alternativa Desde que comenzaron los bombardeos en Gaza, la Fuerza Aérea de EE.UU. ha estado enviando aviones no marcados desde la base...

Contenidos

Por Mente Alternativa Durante la cumbre de la OTAN en Washington, el fabiano y primer ministro británico, Sir Keir Starmer, dijo que los misiles...

Contenidos

Por Mente Alternativa En una investigación reciente para Declassified UK, el periodista independiente John McEvoy revela que varios miembros clave del gabinete laborista han...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram