Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El NYT vuelve a las andadas después de impulsar el plan de Wall Street para derogar Glass-Steagall y provocar la crisis financiera de 2008

Esta no sería la primera vez que Pam Martens y Russ Martens, del medio Wall Street On Parade, pillan al New York Times intentando tergiversar descaradamente las calamidades financieras de Wall Street y específicamente las que sucedieron como resultado de la derogación de la Ley Glass-Steagall. Los Martens han solicitado repetidamente a la dirección del New York Times que corrija la montaña de errores que publicaron en 2012 en una “historia revisionista” de Andrew Ross-Sorkin sobre la crisis de 2008 y el papel que desempeñó en ella la derogación de la ley Glass-Steagall, pues no hay debate sobre estos errores atroces. Sólo cabe preguntarse, ¿por qué el New York Times se niega a corregirlos?

 

grafico

 

Por Pam Martens y Russ Martens

El New York Times ha sido capaz de volar por debajo del radar en lo que respecta a su insufrible capacidad para ensuciar el sistema financiero de Estados Unidos y luego canonizar a sus ayudantes e instigadores con artículos inflados.

No fue otro que el New York Times el que utilizó repetidamente su página editorial para abogar por la derogación de la Ley Glass-Steagall, que había protegido al sistema financiero estadounidense de la crisis durante 66 años hasta su derogación bajo la administración de Bill Clinton, amiga de Wall Street, en 1999. Sólo pasaron nueve años desde su derogación para que el sistema financiero estadounidense se desplomara en 2008, requiriendo el mayor rescate público de la historia de Estados Unidos. Ahora estamos en la crisis bancaria y el rescate 3.0.

 

Moody’s rebaja la calificación de todo el sistema bancario estadounidense; Credit Suisse se desploma. Bienvenidos a la crisis bancaria 3.0

 

La Ley Glass-Steagall de 1933 fue aprobada por el Congreso en el punto álgido del colapso de Wall Street, que comenzó con la caída de la bolsa de 1929, la insolvencia y el cierre de miles de bancos, seguidos de la Gran Depresión. La legislación abordaba dos defectos igualmente críticos del sistema bancario estadounidense. Creó, por primera vez, depósitos asegurados por el gobierno federal en bancos comerciales para restablecer la confianza del público en el sistema bancario estadounidense y prohibió a los bancos comerciales que mantenían esos depósitos recién asegurados formar parte de los casinos comerciales de Wall Street: las empresas de corretaje y los bancos de inversión que suscribían y/o negociaban con acciones y otros valores especulativos.

En 1988 un editorial del Times decía: “Pocos historiadores económicos encuentran ahora persuasiva la lógica de Glass-Steagall”. Otro en 1990 ridiculizaba la idea de que “los bancos y las acciones eran una mezcla peligrosa”, escribiendo que separar la banca comercial de las empresas de comercio de Wall Street “tiene poco sentido ahora.”

El 8 de abril de 1998, el consejo editorial del New York Times se convirtió en un animador declarado de una fusión bancaria que acabaría devastando Wall Street. El editorial era tan favorable a Wall Street y contrario al interés público que podría haber salido directamente de la mesa de Sandy Weill, el hombre que quería fusionar su empresa de corretaje, Smith Barney, su banco de inversión, Salomon Brothers, y su compañía de seguros, Travelers Group, con el gran banco comercial asegurado, Citicorp, propietario de Citibank. (El gigantesco banco pasó a llamarse Citigroup como resultado de la fusión y fue el mayor beneficiario del rescate de los contribuyentes durante la crisis financiera de 2007-2010).

El editorial del New York Times de 1998 parecía salido del publicista de Sandy Weill. El Times escribió:

“El Congreso vacila, así que John Reed, de Citicorp, y Sanford Weill, de Travelers Group, proponen a bombo y platillo modernizar los mercados financieros por su cuenta. Han anunciado una fusión de 70.000 millones de dólares -la mayor de la historia- que crearía la mayor empresa de servicios financieros del mundo, con un valor de más de 140.000 millones de dólares… De un plumazo, el Sr. Reed y el Sr. Weill habrán derribado temporalmente los cada vez más innecesarios muros construidos durante la Depresión para separar los bancos comerciales de los bancos de inversión y las compañías de seguros.”

Con la luz verde del New York Times, el Congreso derogó la Ley Glass-Steagall al año siguiente.

Esto es lo que pasó con la gran creación de Sandy Weill, Citigroup: A principios de 2009, era una acción de 99 centavos y claramente insolvente. A pesar de esta realidad, la Reserva Federal hizo préstamos secretos y acumulativos de más de 2,5 billones de dólares para apuntalar a Citigroup desde diciembre de 2007 hasta al menos el 21 de julio de 2010, según una auditoría de la Reserva Federal realizada por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental. Además, el Tesoro de EE.UU. inyectó 45.000 millones de dólares en capital en Citigroup; hubo una garantía gubernamental de más de 300.000 millones de dólares sobre sus activos dudosos; y la FDIC proporcionó una garantía de 5.750 millones de dólares sobre su deuda senior no garantizada y 26.000 millones de dólares sobre su papel comercial y depósitos interbancarios.

Pero a Sandy Weill no le fue mal y se hizo multimillonario gracias a sus opciones sobre acciones del Conde Drácula. (El experto en compensación, Graef “Bud” Crystal, acuñó el apodo de opciones sobre acciones del Conde Drácula porque nada podía acabar con ellas, ya que el Consejo de Administración de Citigroup las había autorizado).

Uno de los hombres que había colocado las piezas en su sitio para estos rescates monstruosos de los nuevos megabancos de Wall Street era el abogado Rodge Cohen, de Sullivan & Cromwell. En un testimonio ante la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera (FCIC) en 2010, Cohen admitió que estuvo personalmente involucrado en la enmienda contenida en la Ley de Mejora de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDICIA) que cambió los poderes de préstamo de emergencia de la Reserva Federal bajo la Sección 13(3) de la Ley de la Reserva Federal.

Esa enmienda de una sola frase a la Sección 13(3) fue interpretada por la Reserva Federal desde diciembre de 2007 hasta mediados de 2010 como una carta blanca para apalancar 29 billones de dólares en préstamos acumulativos a los bancos de Wall Street y sus contrapartes extranjeras de derivados.

Cohen también admitió durante su testimonio ante el FCIC que durante sus negociaciones en nombre del Consejo de Bear Stearns (un banco de inversión de Wall Street que se derrumbó en la primavera de 2008) proporcionó efectivamente una interpretación jurídica de la ley a la Reserva Federal. Cohen declaró durante la entrevista “Dijimos que pensábamos que el 13(3) proporcionaba un amplio poder; que la capacidad estaba ahí si la Fed podía satisfacerse de la garantía”.

En 2009, el New York Times canonizó a Cohen de la siguiente manera en un artículo de fondo titulado como: H. Rodgin Cohen: Trauma Cirujano de Wall Street:

“En total, desde marzo de 2008, cuando Bear Stearns fue comprada a precio de saldo por JPMorgan Chase (ambos clientes de Sullivan & Cromwell), hasta mediados de septiembre, cuando A.I.G. (otro cliente) recibió varios miles de millones del Gobierno, el Sr. Cohen, de 65 años, participó en 17 impresionantes operaciones financieras, a menudo apresurándose entre negociaciones como un cirujano corriendo entre quirófanos”.

Hace una semana, el lunes, apareció un artículo sobre Rodge Cohen en el New York Times. Sonaba como un estribillo gastado en un viejo y chirriante piano:

“Hay muchas diferencias entre las secuelas del colapso del Silicon Valley Bank y la crisis financiera de 2008, pero una similitud es el hombre que intenta limpiarlo: H. Rodgin Cohen, conocido como Rodge, presidente del bufete de abogados Sullivan & Cromwell.

“El Sr. Cohen, de voz suave, estuvo en el centro de los esfuerzos para salvar Silicon Valley Bank y First Republic, el último de los cuales implicó una llamada entre el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el jefe de JPMorgan Chase, Jamie Dimon”.

Jamie Dimon es el presidente y consejero delegado del mayor banco con seguro federal de Estados Unidos, JPMorgan Chase, que también resulta ser una de las mayores casas de bolsa del mundo, lo que se permitió como resultado de la derogación de la Ley Glass-Steagall. Dimon aprendió su oficio, desgraciadamente, en las rodillas de Sandy Weill, donde ejerció como primer lugarteniente de Weill en Citigroup antes de marcharse.

Al igual que Weill, Dimon también se ha convertido en multimillonario gracias a sus premios en acciones en JPMorgan Chase, a pesar de los enfrentamientos en serie de su banco con la división criminal del Departamento de Justicia bajo el “liderazgo” de Dimon, que resultaron en cinco cargos por delitos graves sin precedentes.

Dimon tiene las mismas verrugas que Weill pero, sin embargo, el New York Times lo considera digno de canonización.

En el punto álgido de la crisis financiera de 2008, el 26 de septiembre de 2008, el New York Times publicó un artículo sobre Jamie Dimon, que contenía este efusivo elogio:

“A medida que una institución tras otra va cayendo por la crisis actual, el Sr. Dimon se sitúa a la cabeza de un pequeño grupo de banqueros que están saliendo adelante en el nuevo panorama financiero.

“Con dos audaces operaciones -primero Bear y ahora WaMu- Dimon se ha inmiscuido aún más en el territorio tradicional de Wall Street y ha transformado JPMorgan en el mayor banco comercial del país. Con WaMu, JPMorgan tendrá 905.000 millones de dólares en depósitos y 5.400 sucursales en todo el país, rivalizando con Bank of America en tamaño y alcance”.

Por lo menos, el New York Times está centrado en Manhattan. Bank of America tiene su sede en Charlotte, Carolina del Norte. Al permitir que JPMorgan Chase engullera WaMu (Washington Mutual), la base de poder del megabanco se solidificó en Nueva York.

El jueves pasado, el New York Times volvió a apuntalar la decaída reputación de Jamie Dimon. El titular digital rezaba: “Jamie Dimon retoma su papel de 2008 como salvador de un banco en quiebra”. El titular del mismo artículo en la portada de la sección de Negocios de la edición impresa del New York Times decía: “Una vez más, Dimon al rescate”.

El problema, un tanto cómico, del más reciente esfuerzo por canonizar a Dimon en el New York Times es que los hechos revelados en el artículo por los periodistas están en franco desacuerdo con el titular. Por ejemplo, hay esto en el artículo:

“La Sra. Yellen [Secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen] y el Sr. Dimon discutieron un plan para atraer a otros bancos para estabilizar First Republic. Como director ejecutivo del mayor banco del país, Dimon lo llevaría a cabo. El plan, que algunos ejecutivos de bancos rivales llamaron en privado “el show de Jamie y Janet”, implicaba que 11 bancos depositaran colectivamente 30.000 millones de dólares en First Republic, y pretendía ser una señal de confianza en el tambaleante prestamista.

“Si el préstamo de 30.000 millones de dólares ayudó a estabilizar el prestamista y evitar el contagio financiero -las acciones de First Republic se desplomaron al día siguiente del anuncio y siguen perdiendo casi un 90% en el año- sigue siendo una incógnita, aunque sus acciones han subido un poco esta semana, junto con las de otros bancos, a medida que se alejan los temores de una crisis mayor”.

Esto es en realidad lo que pasó. Dimon et al urdieron un plan para colocar 30.000 millones de dólares en depósitos no asegurados en el First Republic Bank cuando estaba experimentando una corrida bancaria porque el 68% de sus depósitos ya estaban sin asegurar por la FDIC. (La FDIC limita el seguro federal de depósitos a 250.000 dólares por depositante, por banco, pero First Republic atendía a personas muy adineradas, por lo que tenía muchos depósitos por encima de esa cantidad). Reuters publicó la noticia de la inyección de 30.000 millones de dólares antes del cierre de la bolsa el jueves 16 de marzo. First Republic Bank (ticker FRC) cerró ese día a un precio de 34,27 dólares. Al día siguiente, el viernes 17 de marzo, First Republic cerró a 23,03 dólares, lo que supone un desplome del 33% con respecto al día anterior. Ayer, First Republic cerró a 14,60 dólares, lo que supone un descenso del 57% con respecto al cierre del día en que se anunció el acuerdo de Dimon y sus secuaces. (Recuérdeme, de nuevo, cómo esto constituye un “rescate”).

S&P Global quedó tan poco impresionada con este “rescate” que el domingo siguiente al anuncio de la operación, el 19 de marzo, recortó la calificación crediticia de First Republic Bank tres escalones y la situó en la categoría de “basura”. Una vez más, no es cosa de rescates.

Esta no sería la primera vez que Wall Street On Parade ha sorprendido al New York Times intentando descaradamente escribir una historia revisionista de las calamidades financieras que han sobrevenido como resultado de la derogación de la Ley Glass-Steagall. Hemos pedido repetidamente a la dirección del New York Times que corrija la montaña de errores que aparecieron en 2012 en una historia revisionista de Andrew Ross-Sorkin sobre la crisis de 2008 y el papel que desempeñó en ella la derogación de la Glass-Steagall. No hay debate sobre estos errores atroces. Sólo cabe preguntarse por qué el New York Times se niega a corregirlos.

 

La primera batalla por Glass-Steagall: Miembro del Consejo de Estados de Suiza podría pedir un régimen de separación bancaria

 

Fuente:

Pam Martens y Russ Martens, en Wall Street on Parade: After Pushing the Wall Street Scheme to Repeal Glass-Steagall, the New York Times Returns to Puff Pieces on Rodge Cohen and Jamie Dimon. 4 de abril de 2023.

Contenidos

La asombrosa revuelta de los universitarios de EEUU del Atlántico al Pacífico es sometida a una brutal represión policiaca, al unísono de la feroz...

Contenidos

Por Mente Alternativa Por primera vez en la historia, la Reserva Federal (Fed) está declarando pérdidas de miles de millones semanalmente, y sigue pagando...

Contenidos

El multimillonario Larry Fink, de BlackRock, quien acaparó los rescates de la Reserva Federal de los Estados Unidos durante la crisis sanitaria del Covid-19...

Contenidos

Por Mente Alternativa El panorama bancario estadounidense se ha transformado drásticamente desde 1985, y en 2023 sólo quedarán 4.587 entidades aseguradas por el Estado,...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram