Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El Nuevo Imperio Británico: Las 83 intervenciones militares (no exhaustivas) del Reino Unido en el mundo desde 1945

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El patrón británico de intervención armada —que fue rutinario durante el imperio del siglo XIX— prosiguió en los tiempos de posguerra, incluso sin tomar en cuenta el rol de Estados Unidos como músculo militar del Nuevo Imperio Británico (también conocido como proyecto de la Gran Bretaña Global, o ultraglobalismo). Como documenta Declassified, por sí misma, Gran Bretaña ha desplegado sus fuerzas armadas en combate más de 80 veces en 47 países desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en episodios que van desde brutales guerras coloniales y operaciones encubiertas hasta esfuerzos por apuntalar gobiernos favorecidos o disuadir disturbios civiles.

 

Por Mark Curtis

El ejército británico ha utilizado o amenazado con utilizar la fuerza militar mucho más en el mundo de la posguerra de lo que convencionalmente se recuerda o se cree. Declassified ha documentado 83 intervenciones de las fuerzas armadas británicas desde 1945, en 47 países diferentes.

El más llamativo de los usos británicos de la fuerza han sido las invasiones abiertas o los intentos armados de derrocar gobiernos, como en la Guayana Británica (actual Guyana) en 1953, Egipto en la década de 1950, Irak en 2003 y Libia en 2011.

Las brutales guerras coloniales de contrainsurgencia de las décadas de 1950 y 1960 -en Kenia, Malaya, Adén y Chipre- implicaron el uso generalizado de la tortura y, a menudo, operaciones perniciosas para desplazar a un gran número de personas con el fin de controlar a la población local.

En Malaya, entre 1948 y 1960, las fuerzas británicas hacinaron a cientos de miles de personas en campos fortificados, bombardearon intensamente las zonas rurales y recurrieron a una amplia propaganda para ganar el conflicto.

La brutalidad británica en la lucha contra las fuerzas “Mau Mau” en Kenia, que exigían la independencia del Reino Unido, causó decenas y quizás cientos de miles de muertos, a menudo por inanición en campos de concentración.

 

Intervenciones militares del Reino Unido desde 1945

Intervenciones militares del Reino Unido desde 1945

 

Control colonial

Pero esta pauta de intervención armada -que, por supuesto, fue rutinaria durante el imperio del siglo XIX- se fijó en la posguerra, inmediatamente después de que las fuerzas aliadas derrotaran a Japón y Alemania en 1945.

Las primeras intervenciones británicas en el mundo de la posguerra trataron de reprimir los movimientos populares en ciernes que luchaban contra el imperialismo europeo. En 1945-46, las fuerzas británicas intervinieron en Vietnam e Indonesia para restaurar el control colonial francés y holandés, respectivamente. En Vietnam, los británicos rearmaron a las derrotadas tropas imperiales japonesas para combatir a las fuerzas independentistas.

El despliegue de fuerzas continuó como rutina a lo largo de las décadas, sobre todo para apuntalar regímenes favorecidos. Se enviaron fuerzas armadas a Omán (1957), Nyasalandia (actual Malawi, 1959), Brunei (1962), Anguila (1969) y Jordania (1970) para reforzar a los gobiernos pro-británicos amenazados por movimientos independentistas o populares.

En 1964, las fuerzas británicas sofocaron motines del ejército en tres países seguidos de África Oriental -Kenia, Uganda y Tanzania- para apuntalar a los gobiernos pro-británicos justo después de que se independizaran.

 

Nueva evidencia que pone al imperio británico moderno al descubierto

 

Guerras encubiertas

Los funcionarios de Whitehall han planeado operaciones militares encubiertas en numerosos casos en los que su estrategia sería impopular en el país o controvertida en el extranjero. Con el tiempo, los gobiernos británicos se han vuelto cada vez menos transparentes sobre estas operaciones encubiertas.

Los inicios se remontan a la posguerra, cuando las fuerzas británicas trataron de suscitar la oposición al incipiente régimen comunista en Albania, Ucrania y los países bálticos a finales de la década de 1940, operaciones que no lograron evitar que estos países cayeran bajo control comunista.

Las guerras encubiertas continuaron en la década de 1950 en Indonesia -en un intento de promover una rebelión contra el presidente nacionalista Sukarno- y en la década de 1960 en Yemen -en una guerra para empantanar a las fuerzas del líder egipcio, Gamal Abdel Nasser, en la que murieron decenas de miles de personas-.

En la década de 1980, el gobierno de Margaret Thatcher llevó a cabo la mayor operación encubierta británica de posguerra hasta la fecha, al apoyar a los guerreros muyahidines para contrarrestar la ocupación soviética de Afganistán.

La estrategia implicaba no sólo el suministro de armas y entrenamiento para el combate dentro de Afganistán, sino también el sabotaje de las líneas de suministro de Moscú dentro de las entonces repúblicas soviéticas de Tayikistán y Uzbekistán.

Las operaciones encubiertas británicas han vuelto a proliferar recientemente en vista de las impopulares guerras de Irak y Afganistán. En 2011-13, los planificadores de Whitehall lanzaron en secreto al menos cuatro guerras encubiertas con fuerzas especiales sobre el terreno en Libia, Siria, Somalia y Mali.

 

Anuncian al nuevo Rey del Imperio Británico…y del Gran Reseteo

 

Intervención abierta

Algunas de las intervenciones más brutales del Reino Unido han sido con Estados Unidos, en particular el bombardeo y la ocupación de Afganistán después de 2001, el papel de apoyo del Reino Unido a Washington en la casi destrucción de Vietnam a partir de la década de 1960 y la despoblación forzosa de las islas Chagos entre 1968 y 1973, para dar paso a una base militar estadounidense en el océano Índico.

Después de que Irak invadiera Kuwait en 1990, el Reino Unido actuó como socio menor de Estados Unidos en un feroz bombardeo de Irak al año siguiente que destruyó gran parte de la infraestructura civil del país. Los bombardeos angloamericanos sobre Irak continuaron durante una década después de la Guerra del Golfo, hasta la invasión de 2003.

En varias ocasiones se ha recurrido al ejército británico para contrarrestar amenazas de países vecinos a aliados favorecidos, como el despliegue en Kuwait en 1994 para disuadir una amenaza del iraquí Saddam Hussein y el envío de tropas a Aqaba (Jordania) en 1949 para repeler una amenaza territorial de Israel.

El Reino Unido intervino al menos cuatro veces en Honduras Británica (que se independizó como Belice en 1981) -en 1948, 1957, 1962 y 1977- para disuadir a Guatemala de sus pretensiones sobre el territorio. La guerra de las Malvinas de 1982 -después de que Argentina invadiera las islas- no fue ni mucho menos la primera vez que un Estado latinoamericano reclamaba un territorio que consideraba una reliquia del periodo colonial.

 

Imponer el orden

Aún más frecuente cuando Gran Bretaña era una potencia colonial formal era el envío de fuerzas para sofocar disturbios y protestas -lo que ocurrió en países tan diversos como Singapur (1950), Bermudas (1968), Nuevas Hébridas (ahora Vanuatu, 1980), Hong Kong (1967), Mauricio (1965 y 1967) y las Maldivas (1959)- y para romper huelgas -como en las Bahamas (1958) y Suazilandia (1963).

El despliegue militar británico más prolongado, que duró casi tres décadas a partir de 1969, se produjo en Irlanda del Norte, donde la lucha de las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia contra el IRA también implicó el apoyo sectario y la connivencia con las fuerzas paramilitares lealistas, lo que contribuyó a cientos de muertes más.

Sólo unas pocas de estas intervenciones pueden considerarse realmente benignas. El despliegue de fuerzas británicas en Sierra Leona en 2000 impidió que el despiadado Frente Revolucionario Unido se hiciera con el control de la capital, Freetown.

 

El origen británico de la red de espionaje de los Cinco Ojos y el CSIS canadiense

 

La participación británica en la guerra de Corea a principios de la década de 1950 -uno de los conflictos más destructivos del siglo pasado- defendió el sur no comunista del país y permitió la prosperidad de una futura Corea del Sur.

Pero la mayoría de los despliegues militares británicos han sido para mantener el control colonial o postcolonial de Estados e intereses de recursos clave, mantener el prestigio británico o el estatus de gran potencia, y demostrar a Estados Unidos -el principal aliado de Whitehall- que Londres sigue dispuesto, con Washington, a seguir gobernando el mundo por la fuerza.

 

No incluidas

La lista de intervenciones dista mucho de ser exhaustiva. Es poco probable que haya encontrado todos los despliegues militares británicos para combatir desde 1945. Además, no incluye las operaciones mercenarias de personal británico, a menudo respaldadas por Whitehall, ni las operaciones puramente de inteligencia para derrocar gobiernos.

También excluye la participación militar en misiones internacionales de mantenimiento de la paz, actividades de socorro y acciones para evacuar a ciudadanos británicos de otros países. Por último, no incluye las operaciones militares de adiestramiento y asesoramiento que, a menudo vinculadas a las exportaciones de armas británicas, son otra forma clave en que los funcionarios de Whitehall intentan mantener su influencia mundial.

 

Dennis Small: El Nuevo Imperio Británico, China y el Gran Reseteo

 

Fuente:

Mark Cutis, en Declassified UK: The UK’s 83 military interventions around the world since 1945. 10 de enero de 2023.

Te puede interesar

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY