El movimiento rectilíneo uniformemente acelerado y el cuento de la ‘ley de la atracción’

Desde el solo punto de vista del sentido común —y del más común que se pueda encontrar— la ley de atracción jamás podría ser una fuerza real o viable, simplemente observando la ley más básica del electromagnetismo: “las cargas iguales se repelen y las cargas opuestas son las que se atraen”. La conclusión es inevitable. Si el electromagnetismo es una de las cuatro fuerzas que más abundan en nuestro universo, junto con la gravitación y la fuerza nuclear fuerte y débil, entonces, el cuento de la ley de atracción que dice que todo lo igual se atrae, sería una mentira de dimensiones multiversales.

Pero allí no termina la cosa, sino que apenas empieza. Resulta que lo más abundante de este universo no son esas cuatro fuerzas, sino algo que los físicos llaman energía oscura. Esta increíble energía es la responsable de la inflación universal, es decir de ese raro fenómeno por el cual el universo no se desacelera en cuanto al alejamiento de las galaxias, como sería en cualquier explosión normal, sino que ¡las galaxias se alejan entre sí a una velocidad que se acelera cada vez más! Es un movimiento rectilíneo uniformemente acelerado y esto no viene de ningún sentido común, esto fue medido y observado directamente, aunque parezca imposible. La primera evidencia directa de inflación cósmica fue observada mediante un telescopio en el Polo Sur, que analizó cerca de un 2% del cielo durante tres años, y representa la primera evidencia de las ondulaciones espacio-tiempo (ondas gravitacionales). El hallazgo fue anunciado por científicos del Centro de Astrofísica de Harvard el 18 marzo de 2014.

ley de la atracción

Ilustración: Imagen del telescopio BICEP2 desde el Polo Sur.

Por lo tanto, más allá de la energía oscura, lo más abundante de nuestro universo es una fuerza de repulsión y no de atracción. Entonces, ¿dónde queda la ley de atracción con la cual embaucaron a tantos miles de millones de seres humanos?

Lo investigué mucho —no es algo de haya empezado a buscar hace poco tiempo. Y descubrí que nadie sabe a ciencia cierta quién pronunció semejante barbaridad, solo sé que los antiguos filósofos griegos lo tomaban como un “antiguo dicho popular”, pero de esos que están mal. Hay dichos populares ciertos, pero éste debió pertenecer a un delirante que por creer que la persona que le gustaba era “igual” a él, sería atraída a sus brazos por una fuerza mágica. Lamento desilusionarte Romeo, tal cosa no existe, pero de manera calculada y no sólo por sentido común.

Este invento mal nacido les sirvió a muchos embaucadores, que convencieron a millones de que si se esforzaban lo suficiente, tanto como para mimetizarse con esa “cosa” que querían en sus vidas, entonces esa cosa sería atraída hacia ellos. Esta creencia solo sirvió para enriquecer a los inventores del libro El Secreto, los cuales, como suele suceder con este tipo de gente, estuvieron en pleitos legales un montón de años. Ni siquiera sé si todo ese dinero se pudo mover del sistema.

Lo que sí sé es que cuando escuches esas tres palabras “ley de atracción” lo que más te conviene es emprender un movimiento rectilíneo uniformemente acelerado y sostenido, es decir: ¡Corre y no pares de correr!

 

Rayos cósmicos, actividad geomagnética y el sol regulan el corazón humano

 

Fuente:

Carlos Enrique Delfino — El movimiento rectilíneo uniformemente acelerado y la ‘ley de la atracción’.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion