Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El lado oscuro del darwinismo

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Daniel Estulin

La teoría de Darwin se usó para justificar todo, desde la ideología del libre comercio y la explotación brutal de las poblaciones hasta la formación dela base del movimiento eugenésico que culminó con el enfoque de purificación racial de Adolfo Hitler asegurada en campos de concentración y de exterminio total.

“En el siglo XIX fue creado un movimiento destinado esencialmente a reducir la auto-percepción de los seres humanos a la de animales, reducir la ciencia a una mera cuestión de casualidad, de estadística, etc. Y toda esta batalla en torno a la transformación de la identidad humana fue basada en la ciencia de la evolución. Así, las ideas de Darwin sirvieron de base para cambiar la cultura, la filosofía económica, el enfoque científico para cambiarlo todo en definitiva. De modo que hoy en día vivimos en un mundo generado por esta “revolución”, que yo llamo la revolución espantosa.”

 

Geopolítica de la guerra epistemológica: De Babilonia a Malthus, Darwin y los ‘neoconservadores’

 

El razonamiento científico de la tiranía siempre ha resultado atractivo para las élites porque crea una cómoda excusa para tratar a sus congéneres peor que a los animales.

La teoría de la eugenesia que se basa en una peregrina idea de superioridad e inferioridad hereditarias fue concebida entre 1880 y 1900 por una red de familias británicas entre las que se encuentran Sur Francis Galton —primo de Darwin—, Thomas Huxley, Sir Arthur Balfour, además de otras familias y estrategas del imperio británico de finales del siglo XIX vinculadas al movimiento de la Mesa Redonda de Cecil Rhodes y Lord Alfred Milner.

Darwin, un hipocondríaco neurótico que apenas salía de casa, no era un hombre, sino un proyecto; un hombre de paja de la guerra cultural del Consejo Privado de la corona británica dirigida de modo verticalista a través de la Compañía Británica de las Indias Orientales y su red de salones y tapaderas, como la Sociedad de la Metafísica, los Ensayistas de Oxford, los Apóstoles de Cambridge (que acuñaron el término agnosticismo), el Club de los Coeficientes y otros, incluido el club de pseudo científicos que Huxley usó para imponer el darwinismo.

 

 

Cómo la élite impulsa el suicidio masculino y la guerra de géneros a través del monoteísmo, el darwinismo y la masonería

 

Fuente:

Daniel Estulin: El Lado Oscuro del Darwinismo: No un Hombre, Un Proyecto; en Desde la Sombra, RT.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Helga Zepp-LaRouche: Las soluciones por delante; Blair, Darroch, Economist; el papel de Narcotráfico SA en Afganistán.     Fuente: EIR: Informe semanal: ¡Vaya histeria...

Contenidos

El Imperio no es omnipotente. De hecho, está decadente y moribundo. Es capaz de provocar el caos, incluso una guerra nuclear, pero sólo si...

Actores

    Por Mente Alternativa La respuesta criptopolítica a la pregunta de “¿por qué la Fundación Bill & Melinda Gates financia al regulador de...

Contenidos

Harley Schlanger, de La Organización LaRouche, pone en relieve el proyecto británico a largo plazo para transformar a Estados Unidos de un “sistema presidencial”,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon