Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Reino Unido prepara guerra psicológica contra los antivacunas; los considera ‘terroristas peligrosos’

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



[La tiránica nobleza negra, que se formó en la Edad Media en Venecia pero que hoy tiene uno de sus epicentros en la City de Londres, hará lo que sea por defender su agenda de manipulación genética para el control poblacional. La guerra psicológica es uno de sus métodos predilectos. Del mismo modo en que George W. Bush dijo que quienes no respaldaran la invasión de las naciones de Oriente Medio después de la operación de bandera falsa del 9/11 serían considerados apologistas del terrorismo y enemigos del imperio, ahora el Reino Unido considerará “terroristas peligrosos” a quienes critiquen las vacunas contra el coronavirus —esto a pesar de toda la evidencia científica que hay sobre los riesgos de la tecnología experimental ARNm en la que se basan algunas de ellas, y a pesar de la abundante evidencia que existe sobre la inutilidad científica de la prueba PCR que se ha usado para justificar la existencia de una “pandemia” (que en realidad es de falsos positivos) y la imposición de políticas inhumanas de confinamiento que sí están destruyendo la economía y matando seres humanos.]

 

16 paralelismos evidentes entre la operación del 9/11 y la del COVID

 

Por Mpr21

El responsable británico de la lucha antiterrorista, Neil Basu, no admite que las personas critiquen las vacunas contra el coronavirus, porque se trata de desinformación que amenaza la vida humana.

La libertad de expresión ya no importa porque la pandemia lo devora todo, hasta la vergüenza. El más mínimo asomo de duda al respecto es un caso que incurre en la etique de “extremismo”.

No se escapa nadie, aunque Basu aún no ha llegado a exigir abiertamente la aprobación de una ley que prohiba criticar las vacunas. Se limita a pedir “un debate nacional” para ir calentando el ambiente contra los antivacunas.

El miércoles durante una rueda de prensa, el campeón de la lucha antiterrorista se metió donde no le llaman para expresar su preocupación por el “fuerte aumento del material extremista en línea en los últimos años”.

El IRA se ha acabado, pero no la necesidad de buscar enemigos por donde sea. En Gran Bretaña ha surgido una “nueva y preocupante tendencia de radicalización de los jóvenes”, dice Basu. Los extremistas islámicos y los grupos de extrema derecha recurren a “falsas afirmaciones sobre el coronavirus” para radicalizar a sus seguidores.

Basu va tan rápido a la yugular que hasta los medios de comunicación han reaccionado en su contra. Se ha pasado de rosca y si la criminalización de cualquier clase de crítica a las vacunas no se dosifica lo suficiente, puede resultar contraproducente.

Hasta los partidarios de las vacunas han empezado a quejarse en las redes sociales. Hay razones completamente legítimas para criticarlas, dicen algunos. Otros admiten que la decisión de vacunarse es (debe ser) una decisión personal, y no una imposición. Finalmente, muchos han quedado horrorizados porque Basu trate de liquidar la libertad de expresión, “sin importar las opiniones”. “¿Soy el único que encuentra esto más preocupante que el propio virus?”, pregunta un usuario en Twitter.

Pero Basu no habla por su cuenta. El orfeón de políticos, funcionarios y “expertos” que piden la censura e incluso la criminalización de los antivacunas empezó a cantar hace varias semanas. A principios de esta semana el Partido Laborista exigió al gobierno la adopción de una legislación de emergencia para imponer sanciones civiles y penales a las redes sociales que no eliminen inmediatamente los mensajes que cuestionen el axioma de que “las vacunas salvan vidas”.

A pesar de que aún no se aprobado ninguna vacuna, el Secretario de Salud en la sombra del Partido Laborista, Jonathan Ashworth, exigió al gobierno que “se ocupe de algunas de las peligrosas tonterías y disparates contra la vacuna que hemos visto difundirse en los medios sociales, que erosionan la confianza en la vacuna”.

Mientras tanto, el gobierno estudia la posibilidad de imponer códigos QR a las personas que se vacunen para poder asistir a actos multitudinarios, como los deportivos o culturales.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Agencias de inteligencia angloamericanas declaran la guerra cibernética contra los medios independientes

 

Fuente:

Mpr21 — Los antivacunas son ‘terroristas peligrosos’ (en Gran Bretaña la guerra sicológica también se prepara).

Te puede interesar

Contenidos

Por Anthony Torres y Alex Lantier El martes, el gobierno del presidente Emmanuel Macron presentó su proyecto de ley de “seguridad global” a la...

Contenidos

La aceptación voluntaria del público en general de las restricciones draconianas impuestas a la movilidad y la libertad de reunión debido al coronavirus fue...

Ciencia y Tecnología

  El ex Vicepresidente de Pfizer, Dr. Michael Yeadon, que tiene más de 32 años de experiencia en investigación y desarrollo farmacéutico, ha escrito...

Ciencia y Tecnología

El Dr. Mike Yeadon es experto en alergias, inmunología y enfermedades respiratorias, con más de tres décadas de experiencia, incluyendo su trabajo como vicepresidente...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.