Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El Gran Reseteo: Banquero central italiano dice que los altos precios de la energía son necesarios para la transición ecológica

Por Matteo Milanesi

Si tuviéramos que señalar la religión de nuestro tiempo, cuyos dogmas nunca pueden ser debatidos ni refutados, nos referiríamos sin duda al fundamentalismo climático. Ecolatría, obsesiones apocalípticas, predicciones sobre el fin del mundo: esto y mucho más representa la otra cara del ecologismo que, efectivamente, el periodista Giulio Meotti resumió con la fórmula “El Dios Verde”.

En nombre del aire acondicionado, todo puede ser sustituido y demolido: menos smog, menos industria, menos tráfico de automóviles. En resumen, menos todo. Por último, el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, ha decidido que los diésel euro 4 y 5 ya no podrán circular por la zona B de Milán, si no respetan un límite máximo de kilómetros que pueden recorrer. Más de medio millón de coches sufrirán el impacto de esta medida: se trata de trabajadores que ya no podrán entrar en la ciudad, precisamente en nombre de un evidente cumplimiento medioambiental. No importa que, cada mañana, los ciudadanos tengan que recorrer kilómetros y kilómetros para llegar al trabajo. No, no importa: todo debe estar subordinado al intocable “Dios Verde”.

 

“Sí a la subida de precios”

También son de esta opinión el gobernador Ignazio Visco y el director general del Banco de Italia, Luigi Federico Signorini. Para el primero, la actual subida de precios, debida a la crisis inflacionista y energética, sería un tremendo incentivo para la transición: “Vivimos tiempos muy difíciles, con riesgos de racionamiento, pero no debemos perder su utilidad para acelerar la transición energética”. Basta de carbón o de fósiles, sólo las renovables son bienvenidas, independientemente de las necesidades materiales de la economía, las empresas y las familias. Pero sobre todo, independientemente de que China, o el principal peligro para la democracia y la globalización mundial, sea el primer productor de carbón a nivel global, con más del 50% de la producción total. En definitiva, somos ecológicos -con los consiguientes perjuicios económicos- mientras que nuestro principal competidor está lejos de ser sostenible. Dos pesos y dos medidas.

A esto se suman las palabras del dg Signorini, quien expresó su consentimiento a las medidas implementadas por el gobierno, precisamente porque serían una extraordinaria oportunidad para que “los precios suban para alcanzar nuestros objetivos de transición climática a largo plazo”. En definitiva, a pesar de que 2 millones de familias italianas viven por debajo del umbral de la pobreza, con casi 6 millones de ciudadanos en las mismas condiciones, para la cúpula del Banco de Italia, el aumento de los precios sería una verdadera gracia climática.

 

Crisis económica

El descenso del PIB, tras el primer año de la pandemia de Covid-19, rozó la descomunal cifra del 9 por ciento; hace unos días, Confindustria reiteraba cómo el crecimiento en 2023 será nulo, hasta una tasa de inflación récord -hoy del 9 por ciento, nunca tan alta desde 1983- que estará destinada a crecer inexorablemente. Todo ello subordinado a la religión medioambiental: “Mejor concentrar los limitados recursos presupuestarios públicos disponibles en las familias más afectadas, en inversiones en energías renovables y eficiencia energética”, concluyó Signorini. No hay lugar para las empresas, ni para los particulares, ni para un shock fiscal que pueda aumentar el poder adquisitivo de los italianos.

Desde nuestra humildad, nos gustaría ofrecer un consejo absolutamente gratuito: ¿por qué no destinar los más de 40.000 millones que Italia gasta actualmente en subvenciones directamente a una reducción radical de impuestos? Además, se trataría de una cifra que nuestro país nunca ha conocido para aplicar una medida de sólidos principios liberales. Además, también significaría eliminar toda la fiscalidad verde, lo que no le gustaría a la cúpula del Banco de Italia. Pero, como sabemos, esta es la principal diferencia entre liberales y socialistas. Y los primeros nunca han destacado.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Fuente:

Matteo Milanesi, en Italy 24 Press News: “The price of energy must rise for the green transition”. 11 de octubre de 2022.

Contenidos

Por Mente Alternativa En una nota publicada por EIR, Claudio Celani hace eco de una entrevista publicada en ilsussidiario.net, en la que el experto...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de la Universidad Deakin de Australia para la Red de Periodismo de la Tierra (Earth Journalism Network, EJN) (1),...

Contenidos

Por Mente Alternativa La discreta reunión anual de los lugartenientes del orden unipolar ultraglobalista occidental se llevará a cabo del 30 de mayo al...

Contenidos

Por Claudio Celani El papel de los británicos en los asesinatos de Enrico Mattei y Aldo Moro salió ayer a la luz en el...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram