Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El giro de Teherán hacia Oriente: Con la visita de Raisi a Pekín los planes estratégicos Irán-China van viento en popa

La visita de Raisi a Pekín, la primera de un presidente iraní en 20 años, representa el “giro hacia Oriente” de Teherán y el reconocimiento por parte de China de la centralidad de Irán en sus planes para la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI).

 

Por Pepe Escobar

La visita del presidente iraní Ebrahim Raisi a Pekín y su encuentro cara a cara con su homólogo Xi Jinping es un acontecimiento innovador en más de un sentido.

Raisi, el primer presidente iraní que visita oficialmente China en 20 años, encabezó una delegación política y económica de muy alto nivel, que incluía al nuevo gobernador del Banco Central y a los ministros de Economía, Petróleo, Asuntos Exteriores y Comercio.

El hecho de que Raisi y Xi supervisaran conjuntamente la firma de 20 acuerdos bilaterales de cooperación que abarcaban desde la agricultura, el comercio, el turismo y la protección del medio ambiente hasta la sanidad, la ayuda en caso de catástrofe, la cultura y el deporte, no es ni siquiera lo más destacado.

La ceremonia de sellado de la asociación estratégica global Irán-China de esta semana marca una evolución clave en el ámbito de la multipolaridad: dos soberanos -ambos vinculados también por asociaciones estratégicas con Rusia- imprimen a sus audiencias nacionales y también al Sur Global su visión de un siglo XXI más equitativo, justo y sostenible que pasa completamente por alto los dictados occidentales.

Pekín y Teherán establecieron por primera vez su asociación estratégica integral cuando Xi visitó Irán en 2016, solo un año después de la firma del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), o acuerdo nuclear iraní.

En 2021, Pekín y Teherán firmaron un acuerdo de cooperación de 25 años que tradujo la asociación integral en avances económicos y culturales prácticos en varios campos, especialmente energía, comercio e infraestructuras. Para entonces, no sólo Irán (desde hacía décadas) sino también China estaban en el punto de mira de las sanciones unilaterales estadounidenses.

He aquí (img) un análisis relativamente independiente de los retos y perspectivas del acuerdo de 25 años. Y he aquí (img) una esclarecedora perspectiva del vecino Pakistán, también socio estratégico de China.

 

Irán: hay que modernizarlo todo

Pekín y Teherán ya cooperan activamente en la construcción de determinadas líneas del metro de Teherán, el ferrocarril de alta velocidad Teherán-Isfahán y, por supuesto, proyectos energéticos conjuntos. El gigante tecnológico chino Huawei está dispuesto a ayudar a Teherán a crear un marco para una red de telecomunicaciones 5G.

Como era de esperar, Raisi y Xi hicieron hincapié en una mayor coordinación conjunta en la ONU y en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), de la que Irán es el miembro más reciente, así como en un nuevo impulso a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI).

Aunque no se mencionó explícitamente, en todas estas iniciativas subyace la desdolarización del comercio, en el marco de la OCS, pero también del grupo multipolar de Estados BRICS. Irán está a punto de convertirse en uno de los nuevos miembros de BRICS+, un paso de gigante que se decidirá en su próxima cumbre en Sudáfrica el próximo mes de agosto.

En Teherán se estima que el comercio anual entre Irán y China puede superar los 70.000 millones de dólares a medio plazo, lo que supondrá triplicar las cifras actuales.

En lo que respecta a la construcción de infraestructuras, Irán es un socio clave de la BRI. La geoestrategia, por supuesto, es difícil de igualar: un litoral de 2.250 km que abarca el Golfo Pérsico, el Estrecho de Ormuz, el Mar de Omán y el Mar Caspio, y enormes fronteras terrestres con Irak, Turquía, Armenia, Azerbaiyán, Turkmenistán, Afganistán y Pakistán. Todos los grupos de reflexión de China ven que Irán es insustituible, no sólo en lo que respecta a los corredores terrestres de la BRI, sino también a la Ruta Marítima de la Seda.

El puerto de Chabahar puede ser un asunto primordial entre Irán e India, como parte del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC), por lo que está directamente vinculado a la visión india de una Ruta de la Seda que se extienda hasta Asia Central.

Pero los promotores portuarios chinos tienen otras ideas, centradas en puertos alternativos a lo largo del Golfo Pérsico y en el Mar Caspio. Eso impulsará las conexiones marítimas con Asia Central (Turkmenistán y Kazajstán), Rusia y el Cáucaso (Azerbaiyán).

Y eso tiene mucho sentido si se combina el desarrollo de terminales portuarias con la modernización de los ferrocarriles iraníes, hasta llegar a la alta velocidad.

Un avance aún más revolucionario sería que China coordinara la conexión BRI de un corredor iraní con el ya en marcha Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), de 3.200 km de longitud, desde Kashgar, en Xinjiang, hasta el puerto de Gwadar, en el océano Índico.

Esto parecía perfectamente plausible cuando el primer ministro pakistaní, Imran Khan, aún estaba en el poder, antes de ser derrocado por un golpe de Estado. La clave de toda la empresa es construir infraestructuras muy necesarias en Baluchistán, a ambos lados de la frontera. En el lado pakistaní, eso contribuiría en gran medida a acabar con los “insurgentes” del Ejército de Liberación de Baluchistán alimentados por la CIA, a eliminar el desempleo y a poner el comercio al frente del desarrollo económico.

Afganistán, por supuesto, entra en la ecuación, en forma de un corredor China-Afganistán-Irán vinculado al CPEC. Desde septiembre de 2021, Pekín ha explicado detalladamente a los talibanes cómo pueden beneficiarse de un corredor de infraestructuras -completo con ferrocarril, autopistas y oleoductos- desde Xinjiang, a través del corredor de Wakhan en el este de Afganistán, pasando por el Hindu Kush, hasta llegar a Irán.

 

El núcleo de la multipolaridad

Irán está perfectamente posicionado para un auge impulsado por China del ferrocarril de carga de alta velocidad, que conecte Irán con la mayor parte de Asia Central (Kazajstán, Turkmenistán, Tayikistán, Kirguistán).

Eso significa, en la práctica, una conectividad genial con una importante agrupación logística: la Zona Económica Especial (ZEE) de Khorgos, a sólo 330 km de Almaty, en la frontera entre Kazajstán y China, y a sólo cuatro horas de Urumqi, la capital de Xinjiang.

Si China lo consigue, sería una especie de Santo Grial de la BRI, que interconectaría China e Irán a través de Kazajstán, Turkmenistán, Afganistán y Pakistán. Nada menos que varios corredores en uno.

Todo eso está a punto de suceder cuando la Revolución Islámica de Irán cumple 44 años.

Lo que ya está ocurriendo ahora, geopolíticamente, y plenamente reconocido por China, podría definirse como el rechazo total de un absurdo: el Occidente colectivo que trata a Irán como un paria o, en el mejor de los casos, como una neocolonia subyugada.

Con las diversas vertientes de la Resistencia incrustadas en la Revolución Islámica finalmente consolidadas, parece que la historia está impulsando por fin a Irán como uno de los polos clave del proceso más complejo en marcha en el siglo XXI: la integración de Eurasia.

Así, 44 años después de la Revolución Islámica, Irán disfruta de asociaciones estratégicas con los tres principales BRICS: China, Rusia e India.

Irán, que probablemente se convertirá en uno de los primeros nuevos miembros de BRICS+, es el primer Estado de Asia Occidental en convertirse en miembro de pleno derecho de la OCS y está cerrando un Acuerdo de Libre Comercio (ALC) con la Unión Económica Euroasiática (UEEA).

Irán es uno de los principales socios estratégicos del BRI, liderado por China, y del INSTC, junto con Rusia y la India.

Con el JCPOA prácticamente muerto y todas las “promesas” occidentales hechas polvo, Teherán está consolidando su pivote hacia Oriente a una velocidad vertiginosa.

Lo que Raisi y Xi sellaron en Pekín anuncia la preeminencia china en toda Asia Occidental, que Pekín percibe como una consecuencia natural del reconocimiento y el respeto de la centralidad regional de Irán.

La estrategia iraní de “mirar hacia Oriente” no podría ser más compatible con la BRI, ya que una serie de proyectos de la BRI acelerarán el desarrollo económico de Irán y consolidarán su papel ineludible en lo que respecta a los corredores comerciales y como proveedor de energía.

Durante la década de 1980, Teherán se regía por una estrategia de “Ni Oriente ni Occidente”, fiel a los postulados de la Revolución Islámica. Eso ha evolucionado ahora, pragmáticamente, a “Mirar hacia Oriente”. Teherán intentó “Mirar a Occidente” de buena fe, pero lo que hizo el gobierno estadounidense con el JCPOA -desde su asesinato hasta la “máxima presión” y su abortada resucitación- fue toda una lección histórica.

Lo que Raisi y Xi acaban de demostrar en Pekín es el camino soberano a seguir. Los tres líderes de la integración de Eurasia -China, Rusia e Irán- se encaminan rápidamente a consolidar el núcleo de la multipolaridad.

 

Rusia-Irán se deshacen del dólar y revientan las sanciones de EE.UU.

 

 

Fuente:

Pepe Escobar: Raisi in Beijing: Iran-China strategic plans go full throttle.

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

En un artículo publicado por la agencia RIA Novosti, el filósofo Alexander Dugin destaca el rápido crecimiento económico de la India, que podría llevarla...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un creciente número de miembros del Congreso de EE.UU. abogan por permitir que Taiwán produzca sistemas de armas estadounidenses para contrarrestar...

Contenidos

Según un informe del jueves del periódico catarí The New Arab, citado por The Jerusalem Post, Estados Unidos aprobó una potencial operación israelí en...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram