Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El G-7 discutirá en Alemania su futura posición en torno a la guerra en Ucrania

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



¿Realmente se defiende la libertad de Alemania en Ucrania, como afirma la ministra de Asuntos Exteriores Annalena Baerbock?, se pregunta Jürgen Hübschen en este artículo. Los días 3 y 4 de noviembre se celebrará en Münster la reunión del G-7. El tema central será la guerra en Ucrania y la futura posición de los países del G-7 al respecto. También habrá que ver si el apoyo militar a Ucrania seguirá en primer plano bajo la actual presidencia alemana del G7 o si se encontrará una solución diplomática, sea cual sea. Hasta ahora, todo indica que el gobierno alemán sigue favoreciendo la confrontación en lugar de la negociación, es decir, siguiendo la primacía de Estados Unidos en lugar de los propios intereses de seguridad de Europa. No hay que olvidar que el G7 solían ser el G8 hasta que echaron a Rusia porque no estuvo de acuerdo con el Golpe de Estado de 2014 en Ucrania que inició la guerra delegada de EEUU-Reino Unido-OTAN, que ahora es una guerra directa.

 

Por Jürgen Hübschen

En Ucrania también se defiende la libertad de Alemania, al menos así lo ve la ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock, citada en BILD AM SONNTAG el 28 de agosto:

“Para mí está claro: Ucrania también defiende nuestra libertad, nuestro orden de paz, y la apoyamos financiera y militarmente y durante todo el tiempo que sea necesario. Punto y aparte”.

Lo que llama la atención de esta declaración es que no se menciona el apoyo humanitario y, lamentablemente, no se explica lo que la Sra. Baerbock quiere decir realmente con “mientras sea necesario”.

Por lo demás, no es Ucrania la responsable de la defensa de Alemania, sino la Bundeswehr. Sus soldados prestan el siguiente juramento según el artículo 9 de la Ley de Soldados:

“Juro servir fielmente a la República Federal de Alemania y defender valientemente la ley y la libertad del pueblo alemán, con la ayuda de Dios. El juramento también puede hacerse sin las palabras ‘con la ayuda de Dios’”.

Lógicamente, pues, no basta con suministrar armas y equipos militares a Ucrania, sino que la consecuencia es: Alemania debe apoyar a Ucrania en la defensa de nuestra libertad con nuestros soldados competentes para ello. Por lo demás, lo que está haciendo el gobierno alemán es, en definitiva, deshonesto, por no decir cutre, porque en realidad el ministro de Asuntos Exteriores está diciendo: dejamos que los soldados ucranianos defiendan nuestra libertad. Si uno está de acuerdo con la afirmación de la señora Baerbock, en realidad habría que ir más allá y decir que todo el pueblo ucraniano está soportando las consecuencias de una guerra en la que también se defiende la libertad de Alemania, mientras que ésta se compra de facto con apoyo militar y financiero y la aceptación de refugiados ucranianos, y la población alemana, en última instancia, sólo tiene que soportar el aumento de los costes de la electricidad y la energía y un incremento general del coste de la vida.

 

La libertad de Alemania no se defiende en Ucrania.

Lo que se ha dicho hasta ahora sólo se aplica si la declaración de la Sra. Baerbock fuera cierta, y en mi opinión no es el caso. Los soldados ucranianos, junto con toda la población, no defienden la libertad de Alemania en esta guerra de agresión rusa, sino la suya propia. Que Alemania apoye a Ucrania en esto no es objetable, pero no debería hacerse con la ayuda de armas cada vez más pesadas. Y hay otra razón para ello, porque Ucrania no sólo defiende su propia libertad, sino que con su lucha, por desgracia, también el objetivo estadounidense de eliminar a Rusia como competidor global.

Las siguientes declaraciones del Secretario de Estado Blinken, del Presidente Biden y del Secretario de Defensa Austin III deberían servir como prueba de esta afirmación. El 23 de febrero de 2022, un día antes de que Rusia invadiera Ucrania, el Secretario de Estado estadounidense Blinken canceló una reunión con su homólogo ruso Lavrov prevista para el 24 de febrero, diciendo:

“No tienen sentido las conversaciones si las tropas rusas ya están marchando”.

Aproximadamente un mes después, el 26 de marzo de 2022, el presidente Biden terminó su discurso en Polonia en relación con el presidente ruso Putin diciendo:

“Señor Dios de nuevo, este hombre no puede permanecer en el poder” (“Por Dios, este hombre no puede permanecer en el poder”).

Dos días después, Biden trató de matizar su declaración diciendo:

“Nadie cree que haya hablado de deponer a Putin, nadie lo cree”.

Exactamente cuatro semanas después, el 26 de abril de 2022, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Austin III, declaró tras su visita a Kiev:

“Queremos ver a Rusia debilitada hasta el punto de que ya no sea capaz de hacer las cosas que hizo invadiendo Ucrania”.

Sabiendo que Ucrania es una guerra por delegación entre Estados Unidos y Rusia, habría preferido que Alemania se hubiera implicado más intensamente en el plano diplomático en el período previo a la invasión rusa y, sobre todo, que hubiera presionado más a Moscú y Kiev para que aplicaran el acuerdo de Minsk II, negociado esencialmente por Alemania y Francia entre Rusia y Ucrania. Lamentablemente, esto no ocurrió.

Por lo tanto, habría sido importante que el Ministro de Asuntos Exteriores alemán explicara la posición alemana a Ucrania y a la comunidad internacional inmediatamente después del inicio de la guerra de agresión rusa de la siguiente manera: Alemania condena la invasión rusa de Ucrania y la correspondiente violación del derecho internacional sin ningún tipo de peros. Por esta razón, Alemania hará todo lo que esté en su mano para poner fin a esta guerra lo antes posible y se ofrece como mediadora para las conversaciones necesarias, entre otras cosas por sus buenos contactos desde hace tiempo con los dirigentes rusos. Hasta que se lleven a cabo estas negociaciones, Alemania apoyará a Ucrania financieramente, mediante amplias medidas humanitarias y acogiendo a los refugiados ucranianos.

Una posible entrega de armas deseada por Ucrania está prohibida por la legislación alemana en virtud de la Ley de Control de Armas de Guerra y también dificultaría una solución diplomática iniciada por Alemania. Esta postura, combinada con la oferta de actuar como mediador, podría haber supuesto un apoyo concreto a las conversaciones entre Ucrania y Rusia, que Ucrania había acordado el 27 de febrero y que ya habían comenzado el 28 de febrero de 2022 en una pequeña ciudad de la frontera entre Bielorrusia y Ucrania.

El 7 de marzo de 2022, el presidente ucraniano Selensky se declaró dispuesto en la televisión estadounidense a entablar conversaciones sobre el estatus de las zonas separatistas del este del país y de la península de Crimea, en el Mar Negro, anexionada por Rusia. Al mismo tiempo, Selensky había dejado claro que no aceptaría las exigencias de Moscú de reconocer la independencia de las repúblicas populares autoproclamadas, así como el dominio ruso sobre Crimea. Literalmente, dijo:

“Estoy dispuesto a dialogar. Pero no estamos dispuestos a rendirnos”.

El 22 de marzo de 2022, el Presidente Selensky llamó al presidente ruso para entablar negociaciones directas. Para ello, ofreció renunciar a la pertenencia de Ucrania a la OTAN si Rusia aceptaba un alto el fuego y la retirada de todas las tropas rusas y los referendos en Crimea y Lugansk y Donetsk.
Desgraciadamente, estas oportunidades para un papel mediador alemán no se aprovecharon porque en su lugar se optó por el apoyo militar con armas cada vez más numerosas y pesadas.

Las negociaciones entre Ucrania y Rusia aparecieron en los medios de comunicación hasta el mes de abril y luego ya no. No se mencionó el papel mediador de Alemania. Los observadores suponen que el entonces primer ministro británico Johnson, en coordinación con Estados Unidos, presionó para que se pusiera fin a las conversaciones con Rusia durante su visita a Kiev el 10 de abril de 2022, ya que era posible una victoria militar de Ucrania con la ayuda de nuevas y amplias entregas de armas occidentales.

 

Resumen

Alemania y la comunidad de Estados occidentales bajo el liderazgo de EE.UU. no han hecho uso de las posibilidades de una iniciativa diplomática, y es de temer, por desgracia, que tampoco haya una estrategia convincente para poner fin a la guerra y a un futuro orden de paz en Europa, incluida Rusia, en la cumbre del G-7. Se trata de la continuación de una política errónea de Rusia que comenzó en 2014 tras la anexión rusa de Crimea (Nota del editor: También hay valoraciones contradictorias sobre la clasificación “anexión de Crimea” por parte de reconocidos expertos en derecho internacional como Reinhard Merkel) con la exclusión de Rusia de la comunidad del G-8, a la que Rusia pertenecía desde 1998.

En los últimos días, según los medios de comunicación, Moscú ha señalado repetidamente su voluntad de hablar y negociar, en concreto por parte del ministro de Asuntos Exteriores Lavrov, el portavoz del Kremlin Peskov y también por el propio presidente Putin. La seriedad de estas ofertas sólo puede juzgarse en última instancia si se aceptan. La aceptación de los contenidos es entonces una segunda cuestión. En cualquier caso, desde mi punto de vista, nunca ha servido de nada en ningún ámbito de la vida ni en la política dejar de hablar con alguien.

 

Réquiem por un imperio y precuela a la Gran Eurasia (el eje Rusia-China-Alemania-Irán)

 

Fuente:

Jürgen Hübschen, en Nach Denk Seiten: Wird die Freiheit Deutschlands in der Ukraine verteidigt, wie von Außenministerin Baerbock behauptet? 2 de noviembre de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Después de negarlo durante meses, finalmente, la alianza de la OTAN está avanzando lentamente hacia un conflicto a gran escala con Rusia en Ucrania....

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un estudio revisado por pares y publicado en la revista BMC Infectious Diseases el 24 de enero de 2023 (1), estima...

Contenidos

El Reloj del Juicio Final, establecido por la revista estadounidense Bulletin of the Atomic Scientists, se ha movido a 90 segundos para la medianoche....

Contenidos

Lamentablemente, el resumen que acompaña al anuncio de hoy del Reloj del Juicio Final no considera ninguna de las provocaciones de la OTAN, ya...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY