Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El fraude imperial de las finanzas verdes al descubierto

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



A pesar de las mentiras de los medios de comunicación, el inevitable colapso sistémico que dará paso a un reseteo NO fue causado por la COVID 19. El colapso tampoco fue causado por la reactivación anterior de los rescates bancarios para apuntalar a los “demasiado grandes para quebrar”, ni fue causado por nada de lo que ocurrió en los últimos 20 años. Esta crisis sistémica tiene su origen hace casi 50 años, cuando se tomó la decisión de abandonar el modelo económico nacional pro-industrial que había definido el mundo durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

 

Por Matthew Ehret

Meses antes de que nadie hubiera oído hablar del término “COVID-19”, el ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, había declarado que el mundo se dirigía hacia un Armagedón financiero. Unas palabras que daban miedo, aunque pocos prestaban la debida atención. En cuestión de semanas, las rupturas en el sistema financiero mundial podían verse como una era renovada de rescates con la Reserva Federal iniciando préstamos repo que del noche a la mañana ascendieron a 50 mil millones de dólares por noche de infusiones en el mes de septiembre de 2019, y rápidamente ascendiendo a más de 100 mil millones de dólares por noche en infusiones a finales de año.

En medio de este acelerado estallido del esquema Ponzi global hiperinflado de derivados que incluso las estimaciones conservadoras postulan que es de 10 a 20 veces más que el PIB mundial, el entonces gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, se reía.

Las cosas se estaban moviendo hacia una brecha sistémica… pero eso fue siempre lo que se planeó.

Mientras Mervyn King advertía del Armagedón, el Foro Económico Mundial estaba ocupado organizando un evento de planificación de crisis global llamado Evento 201, siguiendo un escenario “ficticio” de un novedoso coronavirus que se extendía por el mundo y que justificaba un cierre total de la economía mundial. Pero, por supuesto, eso era ficción y estoy seguro de que a Carney (administrador del Foro Económico Mundial) no le importan esas cosas.

 

Carney, el guerrero ecológico

Entre su trabajo como gobernador del Banco de Canadá (2008-13), luego al frente del Consejo de Estabilidad Financiera del Banco de Pagos Internacionales de 2011-18 (tomando el timón de su antiguo colega de Goldman Sachs Mario Draghi) y luego al frente del Banco de Inglaterra (2013-20), Carney se había ganado el nombre de “Eco-guerrero de los banqueros centrales”.

Carney se había ganado este apodo por hacer un ferviente proselitismo a favor de un nuevo sistema financiero verde basado en un nuevo sistema de valores que era totalmente antitético a todo lo que uno habría supuesto que un banquero de inversión de Goldman Sachs creía que era la economía.

En lugar de aumentar la productividad, dijeron Carney y sus tecnócratas, el mundo debe aprender a disminuir la productividad reduciendo nuestras huellas de carbono. Las fuentes de energía sucias que contribuyen al calentamiento global tendrían que ser eliminadas y en su Fifty Shades of Green (publicado en septiembre de 2019), Carney explicó que: “las empresas que se anticipen a esta evolución serán recompensadas con creces. Las que no lo hagan dejarán de existir”.

En el nuevo cálculo de Carney, establecido por operaciones como la Task Force on Climate Related Financial Disclosures, las empresas “profundamente verdes” que se adaptaran a la nueva normalidad descarbonizada serían recompensadas, mientras que las que quisieran aferrarse a los modos de comportamiento productivos serían etiquetadas como “marrones” y ahogadas de crédito, al tiempo que serían obligadas a pagar primas de seguro imposibles.

Esencialmente, lo que Carney estaba defendiendo era un nuevo sistema que canalizaba los flujos de capital e inversión hacia sectores que reducirían la vida humana al cerrar la energía y las infraestructuras baratas y fiables. Incentivando financieramente la despoblación mientras se desincentivan las actividades que contribuyen a la vida humana o que potencian la soberanía económica de los estados nacionales.

Carney aseguró al mundo que la mayoría de las regiones de la Tierra también serían acordonadas como “zonas de conservación” que nunca serían tocadas por la mano del ser humano.

 

Presentación del Gran Reajuste [o Gran Reseteo]

Desde que Covid se lanzó al mundo oficialmente en diciembre de 2019, un zumbido de confusión, miedo y un fascismo rastrero que se esconde detrás de la “gestión de la crisis” ha barrido el mundo transatlántico, ya que los amigos de Carney en el Foro Económico Mundial han llamado a un “Gran Reajuste” de la civilización. Bajo este reinicio, se espera que todo el sistema de valores, comportamiento, tradiciones y creencias de la humanidad sea alterado para siempre y que se creen nuevos valores, creencias y mitos para gobernar la sociedad en los próximos siglos. A este plan narcisista de poder se le dio incluso el nombre de “El Nuevo Gran Proyecto Narrativo” por el propio Sr. Revolución de la Cuarta Industria “No poseerás nada y serás feliz”, Klaus Schwab en noviembre de 2021.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Describiendo la transformación de amplio espectro que deseaba ver arrasar el mundo, Schwab dijo: “el mundo debe actuar conjunta y rápidamente para renovar todos los aspectos de nuestras sociedades y economías, desde la educación hasta los contratos sociales y las condiciones laborales… Todos los países, desde Estados Unidos hasta China, deben participar, y todas las industrias, desde el petróleo y el gas hasta la tecnología, deben transformarse. En resumen, necesitamos un ‘Great Reset’ del capitalismo”.

El príncipe Carlos, cofundador del Great Reset, volvió a insistir en el mensaje de Klaus diciendo: “Tenemos una oportunidad de oro para aprovechar algo bueno de esta crisis [COVID-19]. Sus ondas de choque sin precedentes pueden hacer que la gente sea más receptiva a las grandes visiones de cambio”.

Mientras que la supuesta “pandemia” fue la chispa de este cambio, la intención detrás del Great Reset fue siempre la de hacer aprobar la agenda global del cambio climático intimidando a las naciones del mundo para “mantener el calentamiento dentro de los 1,5 grados de los niveles preindustriales”, lo que de alguna manera significaba “reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 80% en 30 años”. El hecho de que el dióxido de carbono se convirtiera en el culpable del calentamiento global, o de que se hiciera creer a los “expertos” que el calentamiento global estaba causado por la actividad humana, cuando no existían pruebas de ello, fue una incómoda discrepancia entre los relatos y la realidad que muchos prefirieron ignorar. Estas discrepancias se dejaban de lado fácilmente con importantes dosis de ridículo, argumentos estadísticos sin límites de realidad y cámaras de eco de los medios de comunicación corporativos que hacían girar bucles de retroalimentación para la población y la clase política las 24 horas del día.

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

La energía verde se canibaliza a sí misma

Aquí estamos, en las primeras semanas de 2022, y la fantasía verde de Carney está mostrando sus absurdas autocontradicciones mientras la Unión Europea sufre su peor crisis energética de la historia debido, en gran medida, a la excesiva dependencia de los “verdes”, lamentablemente ineficientes, molinos de viento y paneles solares, por un lado, y al cierre de la energía nuclear y los combustibles fósiles, por otro.

El nuevo gobierno de Alemania, dominado por los verdes, celebra el cierre de 3 de sus últimos 6 reactores nucleares funcionales, mientras se enfrenta a estados pro-nucleares como Francia sobre si la energía nuclear debe recibir una etiqueta de “energía sostenible” de la UE o extinguirse, como los verdes y Carney querrían.

Desde una perspectiva matemática, puede parecer que 1Gw de energía eólica podría ser equivalente a 1GW de nuclear o 1GW de gas natural, pero la realidad que ahora se abate sobre una Europa azotada por la crisis no es de naturaleza matemática, sino profundamente física. No sólo se necesita una superficie de terreno miles de veces mayor para albergar un parque eólico de 1 GW (frente a una manzana media para una central nuclear), sino que la calidad de la energía es tan baja que no se puede construir un molino de viento con energía eólica. La producción de energía y el procesamiento de materiales, desde la minería hasta el ciclo de producción, que requieren mucho capital, no pueden sostenerse con energía eólica. Eso es un hecho.

No sólo eso, sino que las tierras raras y otros elementos estratégicos que hay que extraer para los molinos de viento y las células fotovoltaicas son mucho más perjudiciales para el medio ambiente que cualquier cosa que se pueda imaginar de la energía nuclear o incluso del gas natural. Mientras tanto, también es un hecho que las células fotovoltaicas caducadas son totalmente irreciclables y, por supuesto, inmensamente costosas dentro de las capas de subvenciones ocultas que cubren las pérdidas tanto de los proveedores de energía como de los consumidores (irónicamente procedentes de los consumidores que pagan impuestos a través de una miríada de saqueos indirectos).

Como si no fuera suficientemente malo que el sector desarrollado” haya sido convencido de suicidarse, las naciones pobres que nunca tuvieron la oportunidad de tener un progreso industrial también han sido informadas por los arquitectos del Gran Reajuste y de la COP26 de que se espera que sigan su ejemplo.

Los tecnócratas “ilustrados” han dicho a las naciones africanas que los recursos que hay bajo su suelo no pueden desarrollarse de ninguna manera en beneficio de la población de África. Hacerlo, después de todo, no sería ecológico.

Las instituciones financieras y los prestamistas occidentales que han firmado el Pacto Verde por el Clima de Carney ya han dejado claro que los préstamos a los sectores productores de carbono “marrón”, ya sea en el sector desarrollado o en el sur global, están ahora prohibidos.

En el mejor de los casos, a las naciones africanas del Sahara se les dice que deberían contentarse con albergar paneles solares en planes de “Global Green New Deal” como Desertec o OSOWOG (One Sun One World One Grid), donde su destino como colonias de energía verde que exportan energía solar a una Europa moribunda es lo mejor a lo que pueden aspirar sus naciones. A las naciones que no han sido bendecidas con desiertos sin vida se les dice simplemente que mueran mientras los fabricantes de energía verde “respetuosos con el medio ambiente” continúan con la rapiña de las materias primas africanas.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
El retroceso africano

El presidente de Nigeria, Buhari, fue uno de los líderes africanos que más abiertamente denunció el fraude de las energías verdes en la COP26, que es el motor del Great Reset. En un artículo de Newsweek del 1 de noviembre de 2021, Buhari dijo:

“Las funestas advertencias sobre el fin del mundo son tan antiguas como la propia civilización. Pero cada año, cuando comienza la cuenta atrás para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP), aumentan en volumen e intensidad. Recientemente, altos funcionarios de las Naciones Unidas dieron la alarma de ‘conflicto y caos mundial’ y de migraciones masivas y colapso institucional si las emisiones de gases de efecto invernadero permanecen sin control durante mucho más tiempo….

Es una verdad incómoda, pero las soluciones energéticas propuestas por los más ansiosos por abordar la crisis climática son el combustible de la inestabilidad de la que advierten. No hay nada más claro que esto en África. Para los 1.300 millones de africanos actuales, el acceso a una energía fiable y de bajo coste es la mayor de las preocupaciones posibles….

Sin energía adicional y estable, no podemos construir las fábricas que transformarán a África de una economía de bajo empleo y basada en las extracciones a un continente de renta media con alto nivel de empleo. Los niños no pueden aprender más y mejor con la luz de las pilas que con la de las velas. Al igual que el África de hoy, el África de mañana no puede avanzar utilizando una producción de energía que entrega intermitentemente….

La eólica y la solar, las tecnologías energéticas modernas más de moda, tienen el defecto de depender de generadores diesel de reserva o de baterías para cuando no hay viento para las turbinas o sol para los paneles”.

 

 

¿Un reinicio para el pueblo o para los banqueros?

El hecho es que hemos llegado a un punto en el que un reinicio es inevitable.

A pesar de las mentiras de los medios de comunicación, el inevitable colapso sistémico que dará paso a un reinicio NO fue causado por la COVID 19. El colapso tampoco fue causado por la reactivación anterior de los rescates bancarios para apuntalar a los “demasiado grandes para quebrar”, ni fue causado por nada de lo que ocurrió en los últimos 20 años.

Esta crisis sistémica tiene su origen hace casi 50 años, cuando se tomó la decisión de abandonar el modelo económico nacional pro-industrial que había definido el mundo durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Cuando se destruyó este modelo de crecimiento industrial del capitalismo, también se aniquiló el sistema de tipo de cambio fijo que había sustentado al dólar estadounidense (la base del comercio mundial), ya que el dólar fue absorbido por los sistemas especulativos de tipo de cambio flotante en 1971.

En 1973 se creó el petrodólar, que convirtió al dólar y al petróleo en herramientas de guerra geopolítica en lugar de servir al desarrollo real. Durante este período, dirigido por la Comisión Trilateral, se pusieron en marcha décadas de desregulación, ya que las industrias se subcontrataron en el extranjero, las infraestructuras se descuidaron cada vez más, la desregulación y las fusiones y adquisiciones sin precedentes en los sectores financiero y empresarial redujeron a los Estados nacionales cada vez más a la condición de colonias de un gobierno supranacional en la sombra y los ciudadanos se convirtieron en consumidores miopes.

Hoy, las gallinas han vuelto a casa y las consecuencias de más de 40 años de consumismo antiindustrial, de pensamiento a corto plazo y de tolerancia a la esclavitud económica rapaz de gran parte del mundo bajo una lógica de mano de obra barata y de extracción de recursos del sur global están estallando.

Tenemos que elegir.

O bien seguimos la sintonía de esos mismos oligarcas financieros y sus gestores como Mark Carney, que desean que bebamos cicuta como cura para una resaca de 50 años, y que nos suicidemos de forma profunda, o podemos seguir el pensamiento de líderes como Buhari y otras naciones fuera de nuestra jaula basada en reglas. En toda Eurasia y en muchas otras partes del mundo, hay líderes que desean restaurar los objetivos de crecimiento industrial, los proyectos de infraestructura a gran escala y la cooperación mediante la reactivación de la energía nuclear, los proyectos hidroeléctricos, la ecologización de los desiertos, la energía de fusión y las grandes inversiones en gas natural.

Donde un sistema se fundamenta en la lógica de un sistema cerrado (presumiendo límites absolutos a la existencia de la humanidad), el otro se fundamenta en los principios de un sistema abierto —presumiendo que el crecimiento constante es posible siempre y cuando los nuevos descubrimientos sean constantemente cultivados e incorporados a los hábitos industriales productivos de la humanidad. Mientras que una se define por el fraude del “desarrollo sostenible” (también conocido como despoblación), la otra puede describirse mejor como “desarrollo sostenido” y ve el valor en el aumento constante de nuestra especie tanto en cantidad como en calidad, tanto en la Tierra como, cada vez más, incluso más allá.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Matthew Ehret es redactor jefe de la revista Canadian Patriot Review y profesor de la Universidad Americana de Moscú. Es autor de la serie de libros ‘Untold History of Canada’ y Clash of the Two Americas (que puede adquirir haciendo clic en esos enlaces o en las portadas de los libros que aparecen a continuación). En 2019 cofundó la Fundación Rising Tide, con sede en Montreal .

 

Robert Ingraham: El ‘Gran Reseteo’ del Imperio Británico

 

Fuente:

Matthew Ehret: The Imperial Fraud of Green Finance Explored.

Te puede interesar

Contenidos

Un conflicto regional con China además de la guerra de Ucrania podría ser la cortina de humo perfecta para un colapso financiero y de...

Contenidos

En este episodio de El Gran Juego, Matthew Ehret desmenuza la conexión de Steve Bannon con las operaciones de inteligencia supranacional fascista asociadas con...

Ciencia y Tecnología

Mientras Estados Unidos y sus aliados occidentales exigen que estas naciones adopten la transición a la energía verde según lo dicta el “Gran Reseteo”...

Ciencia y Tecnología

Aunque Rusia, China y los Estados asociados de todo el mundo árabe y africano deben mantener sus cartas cerca del pecho, sabiendo que exponer...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY