En un momento de la historia, los reyes que gobernaban mediante la fuerza bruta y los reclamos del derecho divino, se dieron cuenta de que ya no podrían sentarse en sus tronos y hacer que todos se arrastraran ante ellos, y de que con un poco de inteligencia, doble moral, y un montón de dinero podrían tener mucho más. Todo lo que tenían que hacer era evitar que la gente se diera cuenta de que estaban siendo gobernados. Los reyes de hoy gobiernan no con fuerza bruta y reclamos del derecho divino, sino con manipulación y con dinero. Gobiernan desde las sombras, nunca sacan la cabeza a la luz por miedo a volver a ser decapitados. Entrelazan historias felices en la conciencia pública de la libertad y la democracia mientras ejercen mucho más poder militar y económico con mucho más control de lo que los reyes de la antigüedad siempre habían soñado. Han utilizado este poder para convertir a la humanidad en un embudo que vierte cantidades cada vez mayores de riqueza en sus tesoros, y por lo tanto cantidades cada vez mayores de poder. La Tierra misma se está desnudando para apagar su insaciable lujuria por ejercer cada vez más control sobre más seres humanos. Pero la debilidad de los nuevos reyes es la misma que los reyes de antaño: la información. Podemos compartir ideas e información y señalar lo que los reyes nos han estado haciendo, lo que están haciendo con nuestro planeta, lo que están haciendo con nuestra mente. Podemos señalar sus mentiras, señalar sus escondites en las sombras. Porque estos nuevos reyes no pueden torturarnos hasta la muerte en la plaza del pueblo. Todo lo que tienen son mentiras y dinero, y podemos ver a través de las mentiras y cambiar colectivamente nuestra opinión acerca de cómo funciona el dinero. Cuando hacemos eso, podemos deshacernos de los nuevos reyes de la misma manera que nos deshicimos de los antiguos reyes, solo que esta vez podemos elegir evolucionar más allá del impulso de dominar, controlar y esclavizar. Y luego, ya con nuestros ojos liberados de las mentiras y la manipulación y el engaño, todos podemos ser reyes. Y podemos sanar nuestro planeta juntos, y podemos colocar una corona sobre su cabeza, y una nueva humanidad puede nacer. Una humanidad que trabaja en colaboración consigo misma y con su ecosistema. Una humanidad armoniosa. Una humanidad natural. Y eso sería realmente maravilloso.

 

Los reyes que gobernaban con la fuerza bruta y los reclamos del derecho divino

En los viejos tiempos, los reyes llevaban oro en sus cabezas, y cuando te encontrabas a uno, tenías que quitarte el sombrero y el lazo para evitar ser torturado hasta la muerte por los guardias en la plaza del pueblo. Luego, con la llegada de la imprenta, la gente empezó a compartir ideas entre sí y muy pronto se dieron cuenta de que los reyes eran sólo personas comunes y corrientes con oro en la cabeza. Una vez que todos empezaron a estar de acuerdo en que no les gustaba ser torturados hasta la muerte en la plaza de la ciudad por no arrastrarse ante algún imbécil con un sombrero brillante, los reyes pasaron de moda.

Pero no se fueron.

fin de los reyes

Desde que ha habido humanos, unos han tratado de dominar y controlar a otros. A medida que las sociedades se hicieron más grandes y complejas, surgieron los imperios y siguieron buscando dominar a tantos humanos como fuera posible. Y cuando los reyes pasaron de moda, ese impulso no se fue ni se fueron ellos; simplemente encontraron una forma diferente de manifestarse.

Los nuevos dominadores alfa del mundo alfabetizado no podían llevar oro sobre sus cabezas y no podían torturar hasta la muerte a los disidentes en la plaza del pueblo. Pues se dieron cuenta de que todavía podrían funcionar como reyes, siempre y cuando fueran más discretos y menos egoístas. Ya no podrían sentarse en los tronos y hacer que todos se arrastraran ante ellos, pero con un poco de inteligencia y un montón de dinero, podían tener todo el poder de un rey y mucho más.

Todo lo que tenían que hacer era evitar que la gente se diera cuenta de que estaban siendo gobernados.

 

La ilusión de la libertad y la democracia

Les tomó algún tiempo elaborar este plan, y hubo algunos inicios falsos, como en Francia, donde algunos de ellos fueron decapitados. La nueva generación de reyes que surgió de este caos y agitación fueron los que entendieron cómo controlar a todos desde el fondo sin llamar la atención.

Aprendieron a darle a la gente un gobierno oficial para crear la ilusión de libertad y democracia, y aprendieron a usar su dinero para dominar cada aspecto importante de ese gobierno. Aprendieron a comprar medios para poder controlar las historias que las personas cuentan sobre lo que está sucediendo en su sociedad, comenzando con los periódicos, luego las estaciones de radio, luego la televisión y, finalmente, los medios en línea. Aprendieron a controlar la infraestructura económica que determina cómo funciona el dinero. Pasaron estos secretos a sus herederos, junto con su vasta fortuna, exactamente de la misma manera que los reyes solían pasar sus coronas.

 

Los reyes de hoy gobiernan mediante la manipulación y el dinero

Los reyes de hoy gobiernan no con fuerza bruta y reclamos del derecho divino, sino con manipulación y con dinero. Gobiernan desde las sombras, nunca sacan la cabeza a la luz por miedo a que vuelvan a ser decapitados. Entrelazan historias felices en la conciencia pública de la libertad y la democracia mientras ejercen mucho más poder militar y económico con mucho más control de lo que los reyes de la antigüedad siempre habían soñado. Han utilizado este poder para convertir a la humanidad en un embudo que vierte cantidades cada vez mayores de riqueza en sus tesoros, y por lo tanto cantidades cada vez mayores de poder. La Tierra misma se está desnudando para apagar su insaciable lujuria por ejercer cada vez más control sobre más seres humanos.

 

La importancia de la información para salir del engaño y la manipulación de la realeza

Pero la debilidad de los nuevos reyes es la misma que los reyes de antaño: la información.

Podemos compartir ideas e información y señalar lo que los reyes nos han estado haciendo, lo que están haciendo con nuestro planeta, lo que están haciendo con nuestra mente. Podemos señalar sus mentiras, señalar sus escondites en las sombras.

Porque estos nuevos reyes no pueden torturarnos hasta morir en la plaza del pueblo. Todo lo que tienen son mentiras y dinero, y podemos ver a través de las mentiras y cambiar colectivamente nuestra opinión acerca de cómo funciona el dinero. Cuando hacemos eso, podemos deshacernos de los nuevos reyes de la misma manera que nos deshicimos de los antiguos reyes, solo que esta vez podemos elegir evolucionar más allá del impulso de dominar, controlar y esclavizar.

Y luego, ya con nuestros ojos liberados de las mentiras y la manipulación y el engaño, todos podemos ser reyes. Y podemos sanar nuestro planeta juntos, y podemos colocar una corona sobre su cabeza, y una nueva humanidad puede nacer. Una humanidad que trabaja en colaboración consigo misma y con su ecosistema. Una humanidad armoniosa. Una humanidad natural. Y eso sería realmente maravilloso.

 

Fuente:

Prepare for Change — The End Of Kings.