Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El Ferrocarril de la Resistencia: Un gran proyecto para conectar Irán, Irak y Siria

Más allá de sus implicaciones económicas positivas, el proyecto ferroviario que unirá Irán, Irak y Siria supondrá un cambio de juego geopolítico al conectar el mar Mediterráneo con el golfo Pérsico.

 

Por Mohamad Hasan Sweidan

Sir Halford John Mackinder, uno de los teóricos más destacados de Gran Bretaña en el campo de la geopolítica, analiza la importancia de la conectividad terrestre entre las naciones en su ensayo de 1904 titulado El pivote geográfico de la historia.

Además de presentar su notable Teoría del Heartland, Mackinder argumentó que los avances en la tecnología del transporte, como el desarrollo de los ferrocarriles, han alterado el equilibrio de poder en la política internacional al permitir que un estado poderoso o un grupo de estados expanda su influencia a lo largo de las rutas de transporte.

El establecimiento de bloques, como la UE o BRICS, por ejemplo, tiene como objetivo mejorar la comunicación entre los estados miembros. Este objetivo tiene implicaciones positivas para la economía y ayuda a reducir el riesgo de tensiones entre ellas.

El costo de tales tensiones ha aumentado considerablemente, dados los crecientes beneficios e intereses comunes logrados a través del fortalecimiento de los lazos entre las naciones. En consecuencia, reforzar las conexiones dentro de una región específica tiene un impacto positivo en toda el área.

Por lo tanto, cualquier proyecto de infraestructura entre países no puede verse únicamente desde un punto de vista económico; también hay que destacar sus efectos geopolíticos.

 

Asia occidental conectada por ferrocarril

En julio de 2018, Saeed Rasouli, jefe de los Ferrocarriles de la República Islámica de Irán (RAI), anunció la intención del país de construir una línea ferroviaria que conecte el Golfo Pérsico con el Mar Mediterráneo, el enlace ferroviario Irán-Irak-Siria. Este ambicioso proyecto se extendería desde Basora en el sur de Irak hasta Albu Kamal en la frontera entre Irak y Siria y luego se extendería hasta Deir Ezzor en el noreste de Siria.

Sin duda, este proyecto fortalece la comunicación entre los países de Asia occidental y aumenta la necesidad de que otras potencias colaboren con esta importante región, que se encuentra estratégicamente ubicada en partes del “Heartland” de Mackinder y el “Rimland” de Eurasia de Nicholas Spykman.

Además, de acuerdo con la proposición de Mackinder, se puede argumentar que este proyecto ferroviario tiene un significado geopolítico para los tres países involucrados (Irán, Irak y Siria) y para Asia Occidental en su conjunto.

El concepto de un enlace ferroviario entre Irán e Irak surgió hace más de una década. En 2011, Irán completó el ferrocarril Khorramshahr-Shalamjah de 17 kilómetros, cuyo objetivo era conectar los ferrocarriles de Irán con la ciudad de Basora. Posteriormente, en 2014, se firmó un memorando de entendimiento (MoU) entre Teherán y Bagdad para construir la línea Shalamjah-Basra.

Según el acuerdo, Irán fue responsable de diseñar y construir un puente sobre el río Arvand, mientras que la parte iraquí se comprometió a construir una línea ferroviaria de 32 kilómetros desde la frontera de Shalamjah hasta la estación de tren de Basora dentro del territorio iraquí.

 

Destino final: Siria

El 14 de agosto de 2018, Irán anunció su intención de extender aún más el ferrocarril desde su territorio hasta Siria, con la participación de Irak. Este movimiento tenía como objetivo contrarrestar las sanciones occidentales y mejorar la cooperación económica.

El proyecto ferroviario comenzaría en el puerto Imam Khomeini en el Golfo Pérsico, ubicado en la provincia suroeste de Juzestán de Irán, hasta el cruce de Shalamjah en la frontera iraquí. Desde allí, el ferrocarril atraviesa la provincia iraquí de Basora, cruza Albu Kamal en la frontera con Siria y termina en el puerto mediterráneo de Latakia.

Fuentes oficiales iraníes declararon que este ferrocarril contribuiría a los esfuerzos de reconstrucción de Siria, reforzaría el sector del transporte y facilitaría el turismo religioso entre Irán, Irak y Siria. Irán correría con los costos del proyecto dentro de su propio territorio, mientras que Irak contribuiría con su parte hasta la frontera con Siria.

Durante la visita del expresidente iraní Hassan Rouhani a Irak en marzo de 2019, Teherán y Bagdad firmaron un memorando de entendimiento sobre el proyecto. Sin embargo, a pesar de los acuerdos, la parte iraquí ha enfrentado desafíos económicos y falta de fondos, lo que resultó en un retraso en la construcción del ferrocarril.

 

grafico

 

Tres secciones

El proyecto ferroviario se puede dividir en tres secciones: la primera sección une el puerto Imam Khomeini con el cruce de Shalamjah en la frontera iraquí. Según el ministro iraní de Carreteras y Desarrollo Urbano, Mehrdad Bazrpash, la línea ferroviaria en Irán se ha completado y ha llegado al punto de frontera cero.

La segunda sección unirá el cruce de Shalamjah con Basora en el sur de Irak, luego se extenderá a Bagdad, la provincia de Anbar y, finalmente, la frontera con Siria. La financiación de este tramo, según el acuerdo, es responsabilidad del gobierno iraquí. El comienzo de esta fase se espera pronto.

La tercera sección, dentro de Siria, abarca dos rutas: la ruta del norte se extiende entre al-Qaim de Irak y Albu Kamal de Siria, luego se dirige al oeste hacia el puerto sirio de Latakia. La ruta del sur va desde el cruce de al-Qaim en la frontera entre Irak y Siria hasta Damasco a través de Homs.

Cabe señalar que aunque la ruta más corta a Damasco es a través de al-Tanf, debido a la presencia de las fuerzas de ocupación ilegales estadounidenses allí, se adoptó el corredor más largo Homs-Damasco. Esto también asegura el paso de los ferrocarriles a través de un mayor número de ciudades sirias.

 

Importancia económica

Aunque la línea férrea entre Irán e Irak solo tendrá una extensión de 32 km y costará aproximadamente 120 millones de dólares, divididos en partes iguales, su importancia se extiende mucho más allá de su longitud. Servirá como la única conexión ferroviaria entre los dos países y desempeñará un papel crucial en la mejora de la comunicación en toda la región al unir las líneas de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de China con Irak a través de Irán.

Una vez completado, el proyecto permitirá que Irak se conecte fácilmente a la extensa red ferroviaria de Irán, que se extiende hasta la frontera oriental de Irán. Este vínculo abrirá caminos para que Bagdad se conecte con Afganistán, Pakistán, China, el Cáucaso, Asia Central y el Lejano Oriente.

Además, en el futuro, el proyecto posiciona a Irak como una ruta de tránsito para el comercio entre los países árabes de la región del Golfo Pérsico y Asia Central, así como Rusia. Por cierto, Irán y Rusia acaban de firmar un acuerdo para establecer un ferrocarril que conecte las ciudades iraníes de Astara con Rasht, como parte del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC).

La línea férrea también contribuye a la promoción del turismo religioso entre los tres países, que albergan varios santuarios chiítas importantes. En septiembre de 2022, más de 21 millones de personas de todo el mundo, incluidos 3 millones de iraníes, visitaron Irak para la peregrinación anual de Arbaeen en la ciudad santa de Karbala. Es probable que esta cifra aumente significativamente con un enlace ferroviario, lo que generará mayores ingresos para el tesoro iraquí.

Además, el proyecto sirve como un medio para eludir las sanciones occidentales y las presiones externas sobre los tres países, en particular Irán y Siria. Fortalece la independencia de estas naciones y reduce la probabilidad de que potencias extranjeras interfieran en las relaciones económicas de los países del proyecto.

 

Obstáculos para la implementación del proyecto

A pesar de los acuerdos firmados, el proyecto ferroviario Teherán-Bagdad-Damasco se ha enfrentado a reacciones mixtas en Irak, lo que ha provocado una falta de entusiasmo por seguir adelante con el enlace ferroviario. Solo el mes pasado, el Ministerio de Transporte emitió una aclaración con respecto a su enlace ferroviario con Irán, enfatizando que el proyecto está relacionado con el “transporte de pasajeros únicamente”.

Los políticos iraquíes han expresado su preocupación de que el enlace ferroviario con Irán pueda obstaculizar el proyecto del Canal Seco de su país, que tiene como objetivo conectar el puerto de Faw en la provincia de Basora con las fronteras turca y siria.

Creen que el puerto de Grand Faw está estratégicamente posicionado como el punto más cercano para la carga marítima a Europa, lo que podría generar beneficios económicos y oportunidades de empleo. Estas preocupaciones surgen del temor de que el puerto Imam Khomeini en Irán pueda ganar mayor importancia, disminuyendo la importancia del puerto Faw.

Pero las preocupaciones iraquíes en realidad presentan una oportunidad para vincular a Irán con el Canal Seco, aumentando la importancia estratégica de ambos proyectos y reforzando la posición de Irak como un centro comercial regional. En un futuro cercano, la comunicación y la cooperación entre estos vecinos serán cruciales para frustrar los esfuerzos externos para impedir la interdependencia económica de los tres países.

 

Un viaje prometedor

El proyecto del enlace ferroviario tripartito tiene una importancia inmensa, ya que conecta estos países dentro de una red más grande, que se asemeja a la histórica Ruta de la Seda que facilitó el comercio entre el este y el oeste durante siglos.

El proyecto ferroviario tiene la capacidad de iniciar una gran transformación en el oeste de Asia si se materializa y se expande a países como Arabia Saudita, Jordania y el Líbano.

Su participación no solo reduciría las tensiones entre los estados regionales, sino que también produciría resultados económicos positivos y reforzaría el turismo, particularmente el turismo religioso, y fomentaría lazos interregionales más fuertes.

Al conectar a actores clave en una región geopolíticamente estratégica, el enlace ferroviario Teherán-Bagdad-Damasco tiene el potencial de sentar las bases para un nuevo paradigma de Asia occidental que promueva la conectividad, la estabilidad y la prosperidad.

Como se ve en los recientes acuerdos de acercamiento Irán-Arabia Saudita y Siria-Arabia Saudita, la región está en un estado de ánimo colaborativo, buscando activamente el desarrollo económico en lugar del conflicto. Con China y Rusia, dos potencias a la vanguardia de los proyectos de interconectividad más grandes de Eurasia (BRI e INSTC), intermediando e impactando muchas de estas iniciativas diplomáticas, se espera que los ferrocarriles, las carreteras y las vías fluviales comiencen a unir países que han estado en desacuerdo durante décadas.

 

Egipto lanza Proyecto de Ferrocarril de Alta Velocidad Este-Oeste con el apoyo de China

 

Fuente:

Mohamad Hasan Sweidan, en The Cradle: Railway of Resistance: A grand project to connect Iran, Iraq, Syria. 19 de mayo de 2023.

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Contenidos

Por Mente Alternativa Tras el ataque israelí a la embajada iraní en Damasco el 1 de abril, Pakistán se encuentra en una situación precaria....

Contenidos

Por Mente Alternativa El 2 de abril, las Fuerzas de Defensa de Israel atacaron con misiles la sección consular de la Embajada de Irán...

Ciencia y Tecnología

Los horribles bombardeos de Gaza, las pandillas diabólicas de Haití y las políticas económicas schachtianas de tierra arrasada en Buenos Aires, son parte del...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram