Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El escenario está listo para la III Guerra Mundial híbrida

Tal y como están las cosas, con el tambaleante y rabioso Hegemón occidental unipolar perdido en su propia belicosidad y aturdimiento prefabricados, y con Rusia y China desarrollando sus caminos paralelos —civilizatorios— hacia la multipolaridad, el escenario está servido para la III Guerra Mundial híbrida, apunta Pepe Escobar. Pues los estrategas de Rusia y China trabajan ahora a tiempo completo en cómo devolver todas las vertientes de la Guerra Híbrida contra el Hegemón.

 

Por Pepe Escobar

Una poderosa sensación ritma tu piel y tamborilea tu alma mientras te sumerges en un largo paseo bajo persistentes ráfagas de nieve, precisado por paradas selectas y conversaciones esclarecedoras, cristalizando vectores dispares un año después del inicio de la fase acelerada de la guerra delegada entre EE.UU./OTAN y Rusia.

Así le da la bienvenida Moscú: la capital indiscutible del mundo multipolar del siglo XXI.

Una larga meditación a pie nos impregna de cómo el discurso del Presidente Putin -más bien, un discurso civilizacional- de la semana pasada supuso un cambio de juego en lo que se refiere a la demarcación de las líneas rojas civilizacionales a las que todos nos enfrentamos ahora. Actuó como un potente taladro que perforó la memoria a menos que corto plazo, en realidad a cero plazo, del Occidente Colectivo. No es de extrañar que ejerciera un efecto un tanto aleccionador en contraste con la incesante borrachera de rusofobia del espacio OTANstan.

Alexey Dobrinin, Director del Departamento de Planificación de Política Exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, ha descrito correctamente el discurso de Putin como “una base metodológica para entender, describir y construir la multipolaridad”.

Algunos de nosotros llevamos años mostrando cómo el emergente mundo multipolar se define -pero va mucho más allá- por la interconectividad de alta velocidad, física y geoeconómica. Ahora, al llegar a la siguiente etapa, es como si Putin y Xi Jinping, cada uno a su manera, estuvieran conceptualizando los dos vectores civilizacionales clave de la multipolaridad. Ese es el significado más profundo de la asociación estratégica integral Rusia-China, invisible a simple vista.

Metafóricamente, también dice mucho que el pivote de Rusia hacia Oriente, hacia el sol naciente, ahora irreversible, era el único camino lógico a seguir ya que, citando a Dylan, la oscuridad amanece al romper el mediodía en todo Occidente.

Tal y como están las cosas, con el tambaleante y rabioso Hegemón perdido en su propio aturdimiento prefabricado, los verdaderos directores del espectáculo alimentando con carne quemada a unas “élites” políticas irremediablemente mediocres, China puede tener un poco más de libertad que Rusia, ya que el Imperio del Centro no está -todavía- bajo la misma presión existencial a la que se ha sometido a Rusia.

Pase lo que pase geopolíticamente, Rusia es en el fondo un obstáculo -gigante- en el camino belicista del Hegemón: el objetivo final es la “amenaza” China.

La capacidad de Putin para calibrar nuestro extremadamente delicado momento geopolítico -mediante una dosis de realismo altamente concentrado y sin diluir- es algo digno de contemplar. Y luego el ministro de Asuntos Exteriores Lavrov puso la guinda al pastel, llamando al desventurado embajador de Estados Unidos para una dura reprimenda: oh, sí, esto es la guerra, híbrida y de otro tipo, y sus mercenarios de la OTAN, así como su chatarra, son objetivos legítimos.

Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad, ahora más que nunca saboreando su condición de “desenchufado”, lo dejó todo muy claro: “Rusia se arriesga a quedar destrozada si detiene una operación militar especial (OME) antes de que se logre la victoria”.

Y el mensaje es aún más agudo porque representa la señal -pública- a los dirigentes chinos en el Zhongnahhai para que comprendan: pase lo que pase a continuación, ésta es la inamovible posición oficial del Kremlin.

 

Los chinos restauran el Mandato del Cielo

Todos estos vectores evolucionan a medida que las ramificaciones del bombardeo de las corrientes del Norte, el único ataque militar – cum terrorismo industrial – jamás perpetrado contra la UE, dejan al Occidente colectivo paralizado, aturdido y confuso.

Perfectamente en tándem con el discurso de Putin, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino eligió el momento geopolítico/existencial para quitarse finalmente los guantes, con una floritura: entrar en la

Hegemonía de Estados Unidos y sus peligros, que se convirtió en un éxito masivo en los medios de comunicación chinos y fue examinado con fruición en toda Asia Oriental.

Esta contundente enumeración de todas las locuras letales del hegemón, durante décadas, constituye un punto de no retorno para la diplomacia china, caracterizada hasta ahora por la pasividad, la ambivalencia, la moderación real y la extrema cortesía. Así que este giro es otro orgulloso “logro” de la abierta sinofobia y la mendaz hostilidad exhibida por los neoconservadores y neoliberales-cons estadounidenses.

El erudito Quan Le señala que este documento puede considerarse como la forma tradicional -pero ahora rellenada con redacción contemporánea- que los soberanos chinos utilizaron en su pasado milenario antes de ir a la guerra.

De hecho, se trata de una proclamación axio-epistemo-política que justifica una guerra seria, lo que en el universo chino significa una guerra ordenada por un Poder Superior capaz de restaurar la Justicia y la Armonía en un Universo perturbado.

Tras la proclamación, los guerreros se equipan para golpear sin piedad a la entidad que se considera que está perturbando la Armonía del Universo: en nuestro caso, los neoconservadores y neoliberales psico straussianos comandados como perros rabiosos por las verdaderas élites estadounidenses.

Por supuesto, en el universo chino no hay lugar para “Dios”, y mucho menos para una versión cristiana; “Dios” para los chinos significa la trinidad Belleza-Bondad-Verdad, Principios Universales Celestiales Eternos. El concepto más cercano para un no chino es Dao: el Camino. Así que el Camino hacia la trinidad Belleza-Bondad-Verdad representa simbólicamente la Belleza-Bondad-Verdad.

Así que lo que hizo Pekín -y el Occidente Colectivo está completamente despistado al respecto- fue emitir una proclamación axio-epistemo-política explicando la legitimidad de su búsqueda para restaurar los Principios Universales Celestiales Atemporales. Estarán cumpliendo el Mandato del Cielo, nada menos. Occidente no sabrá lo que les ha golpeado hasta que sea demasiado tarde.

Era predecible que tarde o temprano los herederos de la civilización china se hartarían – e identificarían formalmente, reflejando el análisis de Putin, al Hegemón advenedizo como la principal fuente de caos, desigualdad y guerra en todo el planeta. Imperio del caos, la mentira y el saqueo, en pocas palabras.

Para decirlo sin rodeos, en lenguaje callejero, al diablo con esa basura americanista de que la hegemonía se justifica por el “destino manifiesto”.

Así que aquí estamos. ¿Quieren guerra híbrida? Les devolveremos el favor.

 

De vuelta a la Doctrina Wolfowitz

Un ex asesor de la CIA ha publicado un informe bastante aleccionador sobre un guijarro en el camino pedregoso: un posible final de partida en Ucrania, ahora que incluso algunos loros dirigidos por la élite están contemplando una “salida” con una mínima pérdida de prestigio.

Nunca es ocioso recordar que allá por el año 2000, el año en que Vladimir Putin fue elegido presidente por primera vez, en el mundo anterior al 11-S, el rabioso neoconservador Paul Wolfowitz estaba codo con codo con Zbig “Gran Tablero de Ajedrez” Brzezinski en un enorme simposio Ucrania-Estados Unidos en Washington, donde deliró descaradamente sobre provocar a Rusia para que entrara en guerra con Ucrania, y se comprometió a financiar la destrucción de Rusia.

Todo el mundo recuerda la doctrina Wolfowitz, que era esencialmente un refrito chabacano y pedestre de Brzezinski: para mantener la hegemonía permanente de Estados Unidos era primordial adelantarse a la aparición de cualquier competidor potencial.

Ahora tenemos dos competidores de la misma potencia nuclear, expertos en tecnología y unidos por una asociación estratégica global.

Al terminar mi largo paseo rindiendo los debidos respetos por el Kremlin a los héroes de 1941-1945, la sensación era ineludible de que, por mucho que Rusia sea un maestro de los enigmas y China un maestro de la paradoja, sus estrategas trabajan ahora a tiempo completo en cómo devolver todas las vertientes de la Guerra Híbrida contra el Hegemón. Una cosa es segura: a diferencia de los fanfarrones estadounidenses, no esbozarán ningún avance hasta que ya esté en vigor.

 

China asume el liderazgo mundial por la paz mediante el desarrollo

 

Fuente:

Pepe Escobar: The Stage Is Set for Hybrid World War III. 28 de febrero de 2023.

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, Putin se reunió con líderes de la industria de defensa y comandantes militares, según informó Carl Osgood...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Chris Lewis y Jason Ross Como parte del 14º paquete de sanciones contra Rusia, la Unión Europea va a prohibir otros cuatro medios...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram