Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El escándalo del coronavirus estalla en la Alemania de Merkel. Los falsos positivos y la prueba PCR de Drosten

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Publicado por primera vez por Global Research el 11 de diciembre de 2020, este artículo es de relevancia para la interpretación de la cuestión relativa a la validez de la prueba PCR, así como para la “identidad del virus”, dos temas que ya empiezan a circular en los medios de masas.

 

Por F. William Engdahl

El ampliamente elogiado modelo alemán del régimen de Angela Merkel para hacer frente a la pandemia de COVID-19 está ahora envuelto en una serie de escándalos potencialmente devastadores que van al corazón mismo de las pruebas y el asesoramiento médico que se está utilizando para declarar cierres económicos draconianos y, a continuación, vacunaciones obligatorias de facto. Los escándalos implican a un profesor en el corazón del grupo asesor de Merkel para la crisis del corona. Aunque las implicaciones van mucho más allá de las fronteras alemanas hasta la propia OMS y sus recomendaciones globales.

 

Charlatanes del Imperial ‎College controlan las políticas que aplican EEUU, Reino Unido y la UE con respecto al COVID-19

 

Todo el caso para el cierre de emergencia ordenado por la OMS de empresas, escuelas, iglesias y otros ámbitos sociales en todo el mundo se basa en una prueba introducida, sorprendentemente temprano, en la saga del coronavirus de Wuhan, China.

El 23 de enero de 2020, en la revista científica Eurosurveillance, del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la UE, el Dr. Christian Drosten, junto con varios colegas del Instituto de Virología de Berlín en el Hospital Charite, junto con el director de una pequeña empresa de biotecnología de Berlín, TIB Molbiol Syntheselabor GmbH, publicaron un estudio en el que afirmaban haber desarrollado la primera prueba eficaz para detectar si alguien está infectado con el nuevo coronavirus identificado por primera vez sólo unos días antes en Wuhan. El artículo de Drosten se titulaba “Detección del nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV) mediante RT-PCR en tiempo real” (Eurosurveillance 25(8) 2020).

La noticia fue recibida con un respaldo inmediato por el corrupto director general de la OMS, Tedros Adhanom. Desde entonces, la prueba respaldada por Drosten para detectar el virus, denominada prueba en tiempo real o RT-PCR, se ha extendido a través de la OMS por todo el mundo, como el protocolo de prueba más utilizado para determinar si una persona puede tener COVID-19, la enfermedad.

El 27 de noviembre, un grupo muy respetado de 23 virólogos, microbiólogos y científicos afines internacionales publicaron un llamamiento para que Eurosurveillance se retractara del artículo de Drosten del 23 de enero de 2020. Su cuidadoso análisis del artículo original es condenatorio. La suya es una auténtica “revisión por pares”.

Acusan a Drosten y a sus cohortes de una incompetencia científica “fatal” y de fallos en la promoción de su prueba.

 

Revelan graves errores en el modelo que se usó para establecer la prueba PCR como método de diagnóstico de SARS-CoV-2

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Para empezar, como revelan los científicos críticos, el artículo que estableció la prueba de PCR de Drosten para la cepa de coronavirus de Wuhan, que posteriormente ha sido adoptada con indecente premura por el gobierno de Merkel junto con la OMS para su uso en todo el mundo —lo que ha provocado graves cierres en todo el mundo y una catástrofe económica y social— nunca fue revisado por pares antes de su publicación en la revista Eurosurveillance. Los críticos señalan que,

“el artículo de Corman-Drosten fue enviado a Eurosurveillance el 21 de enero de 2020 y aceptado para su publicación el 22 de enero de 2020. El 23 de enero de 2020 el artículo estaba en línea”.

Increíblemente, el protocolo de la prueba de Drosten, que ya había enviado a la OMS en Ginebra el 17 de enero, fue recomendado oficialmente por la OMS como la prueba mundial para determinar la presencia del coronavirus de Wuhan, incluso antes de que el documento hubiera sido publicado.

Como señalan los autores críticos, para un tema tan complejo e importante para la salud y la seguridad mundiales, no es posible una “revisión por pares” seria durante 24 horas de al menos dos expertos en la materia. Los críticos señalan que Drosten y su coautora, la Dra. Chantal Reusken, no revelaron un flagrante conflicto de intereses. Ambos eran también miembros del consejo editorial de Eurosurveillance. Además, tal y como informan la BBC y Google Statistics, el 21 de enero hubo un total mundial de 6 muertes atribuidas al virus de Wuhan. Se preguntan: “¿Por qué los autores asumieron un reto para los laboratorios de salud pública mientras no había pruebas sustanciales en ese momento que indicaran que el brote estaba más extendido de lo que se pensaba inicialmente?” Otro de los coautores del artículo de Drosten que dio una cobertura de aparente credibilidad científica al procedimiento de PCR de Drosten fue el jefe de la empresa que desarrolló la prueba que hoy se comercializa, con la bendición de la OMS, en cientos de millones, Olfert Landt, de Tib-Molbiol en Berlín, pero Landt tampoco reveló ese hecho pertinente en el artículo de Drosten.

Ciertamente no hay nada sospechoso o impropio aquí, o… Sería relevante saber si Drosten, el principal asesor científico de Merkel para COVID-19, el “Tony Fauci” alemán de facto, recibe un porcentaje por cada prueba vendida por Tib-Molbiol en su acuerdo de comercialización global con Roche.

 

¿Falsos positivos?

Desde finales de enero de 2020, los principales medios de comunicación del mundo nos han inundado con aterradoras actualizaciones cada hora sobre “el número total de infectados por el coronavirus”. Por lo general, se limitan a sumar cada incremento diario a un total mundial de “casos confirmados”, que actualmente supera los 66 millones. Alarmante, si no fuera porque, como señalan Pieter Borger y sus colaboradores científicos, los “casos confirmados” son una cifra sin sentido. ¿Por qué?

El informe Borger identifica lo que ellos llaman “diez problemas fatales” en el documento de Drosten del pasado enero. Aquí retomamos los más flagrantes que pueden ser fácilmente captados por la mayoría de los legos.

Drosten y compañía dieron secuencias de cebadores y sondas confusas y sin especificar. Los críticos señalan: “Este elevado número de variantes no sólo es inusual, sino que también resulta muy confuso para los laboratorios. Estas seis posiciones no especificadas podrían dar lugar fácilmente al diseño de varias secuencias alternativas de cebadores que no se relacionan con el SARS-CoV-2… la confusa descripción inespecífica del documento de Corman-Drosten no es adecuada como protocolo operativo estándar. Estas posiciones no especificadas deberían haber sido diseñadas de forma inequívoca”. Añaden que

“La RT-PCR no se recomienda para el diagnóstico primario de la infección. Por ello, la prueba RT-PCR utilizada en la rutina clínica para la detección de COVID-19 no está indicada para el diagnóstico de COVID-19 sobre una base normativa.”

 

La FDA y los CDC admiten que el test RT-PCR para el Covid-19 se desarrolló sin muestras aisladas del virus, y que lo que prueba es otra cosa

 

Ciclos de amplificación

Pero aún más condenable para Drosten es el hecho de que no mencionó en ninguna parte que una prueba fuera positiva o negativa, ¡ni tampoco lo que define un resultado positivo o negativo! El informe Borger señala: “Este tipo de pruebas de diagnóstico virológico deben basarse en un POE (Protocolo Operativo Estándar), que incluya un número validado y fijo de ciclos de PCR (valor Ct) tras el cual una muestra se considera positiva o negativa. El valor Ct máximo razonablemente fiable es de 30 ciclos. Por encima de un Ct de 35 ciclos, debe esperarse un número rápidamente creciente de falsos positivos… los estudios científicos demuestran que sólo se detectan virus no infecciosos (muertos) con valores Ct de 35”. (énfasis añadido).

La OMS y Drosten recomiendan un Ct de 45 ciclos y, al parecer, los funcionarios sanitarios alemanes también lo hacen. No es de extrañar que a medida que se incrementa el número de pruebas en el inicio de la temporada de gripe de invierno, los “positivos” de la PCR en Alemania y en otros lugares se disparen. Como señalan los autores críticos, si las autoridades sanitarias especificaran un máximo de 35 ciclos, ¡el número de positivos por corona sería sólo inferior al 3% del actual! Señalan que un resultado analítico con un valor Ct de 45 carece absolutamente de sentido desde el punto de vista científico y diagnóstico (un valor Ct razonable no debería superar los 30). Todo esto debería ser comunicado muy claramente.

Es un error importante que el documento de Corman-Drosten no mencione el valor máximo de Ct a partir del cual una muestra puede considerarse inequívocamente como un resultado positivo o negativo. Este importante límite del umbral del ciclo tampoco se especifica en ninguna de las presentaciones de seguimiento hasta la fecha”. Los autores añaden,

“El hecho de que estos productos de PCR no hayan sido validados a nivel molecular es otro llamativo error del protocolo, que hace que cualquier prueba basada en él sea inútil como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus del SARS-CoV-2”.

En palabras sencillas, todo el edificio de la fundación Gates, el gobierno de Merkel, la OMS y el FEM, así como el caso de las vacunas forzadas de facto no probadas, se basa en los resultados de una prueba de PCR para el coronavirus que no vale una colina de frijoles. La prueba de Drosten y la OMS es, más o menos, basura científica.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

¿También falta la prueba del doctor?

Esta devastadora crítica de veintitrés científicos de primera línea mundial, entre los que se encuentran científicos que tienen patentes relacionadas con la PCR, el aislamiento y la secuenciación del ADN, y un antiguo científico jefe de Pfizer, es condenatoria, pero no es el único problema al que se enfrenta hoy el profesor Dr. Christian Drosten. Él y los funcionarios de la Universidad Goethe de Frankfurt, donde afirma haber recibido su doctorado en medicina en 2003, están siendo acusados de fraude en la obtención del título.

Según el Dr. Markus Kühbacher, especialista en la investigación de fraudes científicos como el plagio de tesis, la tesis doctoral del Dr. Drosten, por ley, debe ser depositada en una fecha determinada ante las autoridades académicas de su Universidad, que luego firman un formulario legal, Revisionsschein, verificado con la firma, el sello de la Universidad y la fecha, con el título de la tesis y el autor, para ser enviado al archivo de la Universidad. Con él se archivan tres ejemplares originales de la tesis.

Kühbacher acusa a la Universidad Goethe de encubrimiento al afirmar, falsamente, que el Revisionsschein de Drosten estaba archivado. El portavoz de la Universidad se vio obligado más tarde a admitir que no estaba archivado, al menos no localizable por ellos. Además, de las tres copias obligatorias del archivo de su tesis doctoral, muy relevante dada la importancia mundial del papel de Drosten en el coronavirus, dos copias han “desaparecido” y la única copia restante está dañada por el agua. Kühbacher dice que Drosten se enfrentará ahora probablemente a cargos judiciales por tener un título de doctor fraudulento.

Sin embargo, es un hecho que se ha presentado un proceso judicial independiente en Berlín contra dos responsables de un sitio de medios de comunicación alemán, Volksverpetzer.de, por calumnia y difamación, presentado por un conocido y crítico médico alemán, el Dr. Wolfgang Wodarg. El proceso judicial exige a los acusados 250.000 euros en concepto de daños y perjuicios por difamación y daños materiales a Wodarg por parte de los acusados en su sitio online, así como en otros medios de comunicación alemanes, alegando que difamaron vilmente y sin pruebas a Wodarg, llamándole “negador de la covacha”, calificándole falsamente de extremista de derechas (es un ex parlamentario de toda la vida del Partido Socialdemócrata) y otras numerosas acusaciones falsas y perjudiciales.

El abogado del Dr. Wodarg es un conocido abogado alemán-americano, el Dr. Reiner Fuellmich. En sus acusaciones contra los acusados, Fuellmich cita en su totalidad las acusaciones contra la prueba Drosten para el coronavirus del Dr. Pieter Borger et al. señaladas anteriormente. De hecho, esto obliga a los acusados a refutar el documento de Borger. Es un paso importante en el camino para refutar todo el fraude de las pruebas de PCR de COVID-19 de la OMS. Ya un tribunal de apelación de Lisboa, Portugal, dictaminó el 11 de noviembre que la prueba PCR de Drosten y la OMS no era válida para detectar la infección por coronavirus y que no era base para ordenar bloqueos nacionales o parciales.

Si lo que está en juego no fuera tan mortal para la humanidad, todo esto sería material para una comedia del absurdo. El zar de la salud mundial, el jefe de la OMS Tedros no es ningún médico cuya OMS está financiada masivamente por un multimillonario administrador de ordenadores que abandonó la universidad, Gates, que también asesora al gobierno de Merkel sobre las medidas de COVID-19.

El gobierno de Merkel utiliza la prueba PCR de Drosten y a Drosten como experto “omnisciente” para imponer las consecuencias económicas más draconianas fuera de los tiempos de guerra. Su ministro de Sanidad, Jens Spahn, es un antiguo banquero que no tiene ningún título de médico, sino que ha trabajado como lobista para las grandes farmacéuticas. El jefe del CDC alemán, llamado Instituto Robert Koch, Lothar Wieler, no es virólogo sino médico de animales, Tierarzt. Con este equipo, los alemanes están viendo sus vidas destruidas por bloqueos y medidas sociales nunca antes imaginadas. Hay ciencia y luego hay ciencia. Sin embargo, no toda la “ciencia” es válida.

 

Editor en jefe del popular periódico alemán BILD, pide disculpas por el engaño del Covid

 

Fuente:

F. William Engdahl, en Global Research: Coronavirus Scandal Breaking in Merkel’s Germany. False Positives and the Drosten PCR Test.

Te puede interesar

Actores

En una entrevista para Stewpeters.tv, el multimillonario francés Philippe Argillier afirma estar en posesión de cuatro bancos de datos que expondrán a 38 individuos...

Contenidos

El 13 de octubre, el Senado francés rechazó el proyecto de ley para introducir la vacunación obligatoria general contra el Sars-CoV 2: con 262...

Contenidos

En un artículo publicado el 12 de octubre, el New York Times por fin ha hecho algo para desmentir el alarmismo innecesario que ha...

Contenidos

Hoy ofrecemos a nuestros lectores la declaración del filósofo Giorgio Agamben ante ‎los senadores italianos durante los debates sobre la implantación del “pasaporte covid”...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon