Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El enfoque en la construcción de infraestructuras hace que la Franja y la Ruta sean únicas

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Hussein Askary, del Belt & Road Institute en Suecia, explica por qué es imperativo que las naciones industriales de Europa, Norteamérica y Japón se unan a la BRI de China, ya sea adhiriéndose a ella o encontrando un mecanismo de trabajo con ella basado en el principio principal de generar crédito para proyectos de infraestructura a gran escala en los países en desarrollo para lograr una verdadera cooperación en la que todos salgan ganando.

 

 

Por Hussein Askary

El 26 de abril, el presidente chino Xi Jinping, que también es el director de la Comisión Central de Asuntos Financieros y Económicos (CCFEA), presidió la undécima reunión de la CCFEA para tratar asuntos sobre el avance integral del desarrollo de infraestructuras en China. Dijo en la reunión: “Las infraestructuras son la base del desarrollo económico y social. Es esencial coordinar el desarrollo y la seguridad y optimizar el trazado, la estructura, la función y el modo de desarrollo de las infraestructuras para desarrollar un sistema de infraestructuras moderno, sentando así una base sólida para construir plenamente un país socialista moderno”.

Al informar sobre esta reunión, el diario chino Global Times escribió [https://www.globaltimes.cn/page/202204/1260519.shtml?s=03] que desde 2012, “China ha conseguido una serie de logros líderes en el mundo en grandes instalaciones de ciencia y tecnología, proyectos de conservación de agua, centros de transporte, infraestructura de información y reservas estratégicas nacionales, siendo testigo de un progreso a saltos en su desarrollo general de infraestructura”. Sin embargo, a pesar de los avances sorprendentes y sin precedentes de China en el desarrollo de infraestructuras, en la reunión se subrayó que “el desarrollo de infraestructuras de China sigue estando por debajo de las necesidades del desarrollo y la seguridad nacionales”. Esto no es una confesión de debilidad, sino un indicador del increíble nivel de ambición. Además, informó de que “el avance en el desarrollo de las infraestructuras es de gran importancia para garantizar la seguridad nacional, facilitar los flujos económicos, promover la interacción positiva entre la circulación nacional y la internacional, ampliar la demanda interna y promover el desarrollo de alta calidad”.

 

¿Por qué la Franja y la Ruta es única?

Lo que hace que la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), lanzada por el presidente chino Xi Jinping en 2013, sea una historia de éxito muy probable a escala mundial es que refleja la exitosa política de la propia China al pasar de ser un país pobre a una potencia industrial líder en solo tres décadas. Este tipo de proceso ocurre una vez en un siglo. La última vez que algo así tuvo éxito fue durante el mandato del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt en los años 30 y 40, que primero salvó la economía estadounidense de la Gran Depresión y luego ayudó a convertir grandes zonas subdesarrolladas de Estados Unidos, como el valle del Tennessee, en potencias industriales. La clave de este proceso exitoso fue, como en el caso de China y la BRI ahora, el enfoque en la provisión de créditos respaldados por el Estado para proyectos de infraestructura a gran escala y la creación de capacidades. La visión de Roosevelt de reflejar este proceso de desarrollo logrado en Estados Unidos en África, Asia e Iberoamérica después de la Segunda Guerra Mundial fue lamentablemente abortada por su prematura muerte en abril de 1945.

En este sentido, lo que hace única a la BRI es que aborda los tres principales “cuellos de botella del desarrollo”, tal y como lo expresó el presidente Xi [http://www.dirco.gov.za/docs/speeches/2015/xi1204.htm] en el Foro de Cooperación China-África (FOCAC) de 2015, que son: la falta de infraestructuras, la escasez de mano de obra cualificada y la escasez de financiación. Para abordar el cuello de botella de las infraestructuras, China ha puesto su capacidad industrial y de ingeniería, históricamente sin parangón, al servicio de la construcción de infraestructuras en muchas partes del mundo, como carreteras, ferrocarriles, presas, centrales eléctricas, puertos y aeropuertos para aumentar la conectividad entre naciones, regiones y continentes. En cuanto al cuello de botella de la financiación, China creó o contribuyó a establecer nuevas instituciones financieras como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) con un capital de 100.000 millones de dólares, el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS con 100.000 millones de dólares y el Fondo de la Ruta de la Seda (con un capital exclusivamente chino de 40.000 millones de dólares). Esto se suma a los créditos concedidos por los bancos políticos chinos, como el Banco de Exportación e Importación de China, del orden de un billón de dólares. En tercer lugar, China incrementó los programas de formación y capacitación con las naciones en desarrollo. Por ejemplo, en 2019, China superó a Estados Unidos y al Reino Unido en el número de estudiantes africanos que reciben educación universitaria en el extranjero.

 

Infraestructura y productividad

Un aspecto importante de la construcción de infraestructuras no es simplemente conectar diferentes partes de la economía a escala nacional, regional o transcontinental para mejorar el comercio. La función más importante de las infraestructuras es aumentar la productividad del trabajo en una zona concreta, incrementando la utilidad de los recursos humanos y naturales de la misma mediante la aportación de “herramientas” de progreso como carreteras, electricidad y agua potable. Además, la conectividad de las infraestructuras crea un proceso de especialización en diferentes áreas basado en las condiciones específicas, las capacidades y el nivel de desarrollo de esas áreas. Así, la idea de conectar una economía o varias economías entre sí a través de las infraestructuras para crear “cadenas de suministro” conduce al aumento del valor añadido del producto desde la materia prima a los semiproductos un producto acabado. Por ejemplo, el valor del mineral de hierro y cobre sueco extraído en el extremo norte del país aumenta entre un 500 y un 1.000% cuando se desplaza por los corredores de infraestructuras desde el norte a través de las diferentes ciudades industriales hasta el sur y el suroeste, donde se encuentran las industrias de maquinaria y automóviles.

 

Plataformas económicas y productividad

Según el pensador y economista estadounidense Lyndon H. LaRouche, el verdadero valor económico no reside en el dinero ni en los recursos naturales, sino en el poder creativo y productivo del trabajo, y en el esfuerzo realizado por la sociedad para aumentar este poder mediante los avances científicos y tecnológicos. Todas las políticas de la sociedad, incluida la emisión de dinero, deben orientarse a mejorar el poder productivo del trabajo, lo que incluye la financiación y la construcción de una “plataforma de infraestructura económica básica”. Esto incluye el transporte, las telecomunicaciones, la generación de energía, la gestión del agua, la asistencia sanitaria, la educación, la investigación y el desarrollo científicos, incluidos los programas de impulso a la ciencia, como la tecnología nuclear y los programas de exploración espacial.

El presidente Xi ha expresado una clara comprensión de este concepto, y lo repite con frecuencia en el contexto de su pensamiento sobre la filosofía del desarrollo y al definir la estrategia de desarrollo de China. En un discurso que pronunció en un seminario de 2014 en conmemoración de Deng Xiaoping, Xi dijo: “El principal criterio que él [Deng Xiaoping] propuso para juzgar cualquier acción es ‘si promueve el crecimiento de las fuerzas productivas en una sociedad socialista, aumenta la fuerza general del Estado socialista y eleva el nivel de vida'”[*1] En otro discurso que pronunció al año siguiente, el presidente Xi destacó la importancia de la innovación en el campo de la ciencia y la tecnología como medida del crecimiento económico. “Debemos considerar la innovación como la principal fuerza motriz del crecimiento y el núcleo en toda esta empresa, y los recursos humanos como el principal recurso para apoyar el desarrollo”, declaró, y añadió que “debemos promover la innovación en la teoría, los sistemas, la ciencia y la tecnología, y la cultura”[2*].

La correlación entre el desarrollo de infraestructuras avanzadas y el aumento de la productividad de la economía está ampliamente probada en los estudios realizados sobre la economía estadounidense. Se ha demostrado que existe una fuerte relación entre el crédito concedido para proyectos de nuevas infraestructuras y la “productividad multifactorial” o “productividad total de los factores”. Este último parámetro trata de medir la tasa de crecimiento de una economía debido a los avances tecnológicos. La mayor tasa de crecimiento anual de la productividad estadounidense, así medida, se produjo en los periodos en los que se realizaron las mayores inversiones en nuevas infraestructuras que requerían nuevas tecnologías. El crecimiento más rápido de la productividad multifactorial fue la tasa anual del 3,30% de los años 30, bajo el New Deal del Presidente Roosevelt y los programas masivos de infraestructuras “Four Corners”, según un informe de 2005 de la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos. Otro periodo fue en la década de 1960, durante el Programa Espacial Apolo.

La misma estrecha relación existe en los últimos 20 años de crecimiento económico de China. Los extraordinarios índices de inversión en transporte, gestión del agua, energía nuclear, exploración espacial y otras infraestructuras avanzadas (como la repentina aparición en una década de más kilómetros de ferrocarril de alta velocidad y mag-lev que el resto del mundo combinado, es un ejemplo célebre). Esto ha producido tasas muy elevadas de crecimiento de la productividad multifactorial y de crecimiento económico general y prosperidad para la población.

Por lo tanto, la idea del Puente Terrestre Euroasiático o la Nueva Ruta de la Seda, tal y como la concibió LaRouche en 1992, es la construcción de “corredores de desarrollo” transcontinentales con oleoductos, gasoductos, agua y electricidad como columna vertebral alrededor de la cual se construyen grupos de nuevos centros urbanos, industriales y agrícolas. Este es también el mismo concepto que subyace en el Cinturón Económico de la Nueva Ruta de la Seda propuesto por el presidente Xi, que es un corredor de desarrollo con un mayor comercio como medio pero no como objetivo.

 

El Presidente Xi pide que se avance en el desarrollo de las infraestructuras

 

Por qué la BRI tiene el método adecuado

En una entrevista [https://www.brixsweden.org/the-inside-story-of-chinas-belt-and-road-initiative-dialogue-with-economist-justin-yifu-lin/] realizada recientemente por este autor con el destacado economista chino, el profesor Justin Yifu Lin, que fue economista jefe y vicepresidente senior del Banco Mundial de 2008 a 2012, explicó los motivos de China para proponer la BRI y por qué es diferente. Indicó que, tras la Segunda Guerra Mundial, se crearon varias instituciones multilaterales de desarrollo, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, con el fin de ayudar a la reconstrucción económica tras la guerra, eliminar la pobreza y reducir la diferencia de ingresos entre los países en desarrollo y los desarrollados. Sin embargo, señaló que desde la década de 1960 se han ofrecido a los países en desarrollo más de 4,6 billones de dólares, medidos en dólares constantes de 2007, en concepto de Ayuda Oficial al Desarrollo bruta, incluyendo tanto la ayuda bilateral como la multilateral, y a pesar de estas generosas ayudas financieras, los resultados han sido decepcionantes. La razón, según el profesor Lin, es que “si la ayuda al desarrollo no se utiliza para eliminar los cuellos de botella del desarrollo en los países en desarrollo, incluso la ayuda con las mejores intenciones será ineficaz”.

La mayor parte de la ayuda al desarrollo de las instituciones multilaterales y bilaterales de desarrollo se utilizó para fines humanitarios, como la salud y la educación, y la mejora de la gobernanza, como la transparencia, la ley, la democracia y el entorno empresarial en los países receptores. Pero estos proyectos pertenecen en gran medida a la categoría de mejora de las infraestructuras blandas, y el cuello de botella de las infraestructuras duras sigue siendo el principal obstáculo para el desarrollo de los países en desarrollo. “Los cuellos de botella de las infraestructuras son observables para cualquiera que viaje a los países en desarrollo, y los beneficios de la inversión en infraestructuras son especialmente evidentes cuando se examina la experiencia china en materia de desarrollo”, indicó el profesor Lin. Puso ejemplos como que China, durante su transición hacia una economía de mercado entre 1978 y 2020, amplió su red ferroviaria de 48.600 km a 146.300 km, la red de carreteras de 890.200 km a 5.198.100 km y la red de vías rápidas de 100 km en 1988 a 161.000 km en 2020. Esto significa que la renta real agregada de China habría sido un 6% inferior a la de 2007 si la red de autopistas no se hubiera construido de 4.800 km en 1998 a 41.000 km en 2005.

 

¿Qué se necesita?

Según las estimaciones del Banco Asiático de Desarrollo, de 2016 a 2030, Asia en desarrollo necesita una inversión en infraestructuras de 26 billones de dólares, y las estimaciones del Banco Africano de Desarrollo (BAfD) sugieren que las necesidades de infraestructuras del continente ascienden a 130.000-170.000 millones de dólares al año, con un déficit de financiación que oscila entre los 67.600 y los 107.500 millones de dólares anuales. Por ello, los países de Asia, África e Iberoamérica han adoptado la BRI y la cooperación con China para construir las infraestructuras tan necesarias.

Según la base de datos [https://www.bu.edu/gdp/research/databases/global-china-databases/] del Proyecto Global de China de la Universidad de Boston, que se centra principalmente en los préstamos concedidos por dos de los mayores “bancos políticos” chinos, el Banco de Desarrollo de China (CDB) y el Banco de Exportación e Importación de China (ExIm Bank), las cifras son impresionantes. Tomando la capacidad de generación de energía que estos préstamos chinos han construido, afirma que a finales de 2018, “el capital chino está involucrado en más de 777 plantas de energía en el extranjero, proporcionando un total de 186,5 GW de capacidad de generación de energía.” Desglosando los proyectos financiados por el BDC y el Ex-Im Bank, estos son:

– Energía hidroeléctrica: 205 proyectos con una capacidad total de 50.000 MW.

– Energía eólica: 200 proyectos; 12.200 MW

– Solar: 132 proyectos; 8.000 MW

– Carbón: 107 proyectos: 74.000 MW

– Nuclear: 5 proyectos: 5.800 MW

– Petróleo, gas, biomasa: 10.000 MW

Un tercio de estos proyectos energéticos está en África. Según la Iniciativa de Investigación China-África de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Johns Hopkins (SAIS-CARI [http://www.sais-cari.org/]), “entre 2000 y 2019, SAIS-CARI estimó que los financieros chinos firmaron 1.141 compromisos de préstamo por valor de 153.000 millones de dólares con gobiernos africanos.” En total, entre 2008 y 18, China financió y construyó 858 proyectos por valor de 462.000 millones de dólares en África. La mayoría de los proyectos se encuentran en los sectores de infraestructuras de transporte (46.600 millones de dólares), energía 36.000 millones de dólares), telecomunicaciones y tecnologías de la información (12.600 millones de dólares) y agua (7.400 millones de dólares). Estas cifras obviamente han cambiado desde 2018.

En la Cumbre del FOCAC de 2018, el presidente Xi prometió 60.000 millones de dólares para inversiones sobre todo en infraestructuras en África en el intervalo 2019-2023.

Cabe recordar que Gran Bretaña y Estados Unidos, además de Canadá y Australia, son los mayores inversores en África, pero sus inversiones se concentran casi exclusivamente en los sectores de la minería y la extracción, con escasos beneficios para las poblaciones de África.

Por las razones y pruebas citadas, es imperativo que las naciones industriales de Europa, Norteamérica y Japón se unan a la BRI de China, ya sea adhiriéndose a ella o encontrando un mecanismo de trabajo con ella basado en el principio principal de generar crédito para proyectos de infraestructura a gran escala en los países en desarrollo para lograr una verdadera cooperación en la que todos salgan ganando.

 

A diferencia de la agenda verde occidental, la transición ecológica de China busca dar prioridad al desarrollo y a los medios de vida de las personas

 

Notas a pie de página

[1*] Fuente: Xi Jinping, El gobierno de China, volumen 2, título del discurso: “Un futuro brillante para el socialismo con características chinas”, pronunciado el 20 de agosto de 2014].

[2*] Fuente: Xi Jinping, La gobernanza de China, volumen 2, “Desarrollo guiado con nuevos conceptos”, discurso pronunciado el 29 de octubre de 2015, en la quinta sesión plenaria del XVIII Comité Central del PCC.

 

Fuente:

Hussein Askary, en Belt & Road Institute in Sweden: Focus on Infrastructure Building Makes the Belt and Road Unique.

Te puede interesar

Contenidos

Para evitar que el nuevo sistema emergente se convierta en una mera versión multipolar del actual orden mundial unipolar, un conjunto multipolar de bloques...

Ciencia y Tecnología

Mojib Latif, Presidente de la Sección Alemana del maltusiano Club de Roma, pidió una “Coalición de Voluntarios” para aislar a China, rechazando cualquier tipo...

Ciencia y Tecnología

Las naciones en vías de desarrollo, y en particular los BRICS, parecen haber dado la vuelta a la tortilla al “Green Deal” del Foro...

Ciencia y Tecnología

Un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad de Cambridge muestra que Rusia y China son vistas positivamente en la mayor parte del...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY