Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El Eje Anglo-Americano se beneficia del ataque terrorista ecológico en el Mar Báltico

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Andrew Korybko

Este ataque terrorista destruyó cualquier posibilidad de un acercamiento ruso-alemán en materia de energía, catapultó inmediatamente a Polonia como uno de los centros energéticos más importantes del continente y, por lo tanto, llevó los planes del Eje anglo-estadounidense para dividir y gobernar Europa al siguiente nivel.

El daño sin precedentes causado a los oleoductos Nord Stream el lunes por la noche fue sin duda un acto de sabotaje, exactamente como sospechan Dinamarca, Alemania, Polonia y Rusia, aunque nadie puede ponerse de acuerdo sobre quién llevó a cabo este ataque terrorista ecológico en el Mar Báltico. Sin embargo, Kiev, como era de esperar, culpó a Rusia de la destrucción de su propio oleoducto, en una remezcla de su anterior teoría de la conspiración, según la cual Rusia bombardea regularmente la central nuclear de Zaporozhye, que también está bajo su control. Por lo tanto, esa ridícula hipótesis puede descartarse razonablemente, sobre todo porque Moscú podría limitarse a mantener el grifo cerrado por razones técnicas sin arriesgarse a ser sorprendido saboteando sus propios oleoductos en aguas controladas por la OTAN.

 

nord stream

 

Los países de la Europa continental, como Polonia, tampoco deberían ser sospechosos, a pesar de que el recién inaugurado oleoducto báltico de Noruega de este aspirante a líder regional lo convierte en un importante actor energético en la actualidad. Hay demasiado riesgo de que los intereses directos de ese país sufran un grave retroceso ecológico como para justificar la realización de un acto terrorista de este tipo sólo para paralizar para siempre a su único competidor potencial en materia de oleoductos, los dos Nord Streams. Dicho esto, el atentado sí sirve a los intereses más amplios de Polonia exactamente por esa razón, aunque lo más probable es que no estuviera detrás de lo ocurrido ni tuviera conocimiento previo de ello, por lo que la sospecha debería recaer en sus aliados del Eje Anglo-Americano (AAA).

Ambos tienen interés en dividir y gobernar la UE facilitando el ascenso de Polonia como Gran Potencia continental capaz de competir eventualmente con el líder de facto del bloque, Alemania (al menos en Europa Central y Oriental [ECE]), lo que se explicó en mi análisis de mediados de septiembre sobre cómo “Polonia está exagerando la amenaza alemana a Europa Central para consolidar su influencia regional”. Para dejar a Alemania fuera del juego geopolítico y geoeconómico para siempre, la AAA no sólo debe engañarla con éxito para que se suicide económicamente mediante su cumplimiento de las sanciones antirrusas, sino también destruir cualquier posibilidad de un acercamiento estratégicamente significativo con Rusia en el futuro.

El sabotaje de los gasoductos Nord Stream logra precisamente eso, al desincentivar por completo a Alemania para que se aferre a cualquier plan energético que pueda tener para reparar eventualmente las relaciones con Rusia. Descartado ese escenario tras el ataque terrorista ecológico del lunes por la noche en el Mar Báltico, que también sirvió para que Polonia se convirtiera en uno de los centros energéticos más importantes del continente, es posible que Alemania también piense que no tiene nada más que perder con respecto a Rusia por ser posiblemente el primer país en enviar carros de combate de última generación a Kiev. Esta inercia estratégica fabricada artificialmente condenaría las relaciones ruso-alemanas durante décadas.

Teniendo en cuenta estos resultados, tanto inmediatos como emergentes, no cabe duda de que la AAA es la que más se beneficia del ataque terrorista ecológico que acaba de llevarse a cabo en el Mar Báltico contra los dos gasoductos Nord Stream. Están aislados de las consecuencias del desastre ecológico que crearon y, por lo tanto, pueden avanzar en sus grandes objetivos estratégicos sin ningún coste para ellos. Este ataque terrorista destruyó cualquier posibilidad de un acercamiento ruso-alemán en materia de energía, catapultó inmediatamente a Polonia como uno de los centros energéticos más importantes del continente y llevó así sus planes de dividir y gobernar Europa al siguiente nivel.

 

¿A quién benefician las fugas de gas detectadas en los gasoductos Nord Stream, que según el gobierno danés son parte de un acto de sabotaje?

 

Fuente:

Andrew Korybko: The Anglo-American Axis Benefits From The Ecological Terrorist Attack In The Baltic Sea. 27 de septiembre de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Magdalena Andersson, la primera ministra de Suecia, un país aspirante a miembro de la OTAN, advirtió este lunes que Estocolmo no compartirá los resultados...

Contenidos

Todo crimen implica un motivo. El gobierno ruso quería -al menos hasta el sabotaje de Nord Stream- vender petróleo y gas natural a la...

Contenidos

Desactivar el NS y el NS2 representa el cierre definitivo de cualquier posibilidad de un acuerdo germano-ruso sobre el suministro de gas, con el...

Contenidos

La destrucción económica de Europa la hace absolutamente dependiente de EE.UU. económica, política y militarmente, convirtiéndola en un impotente satélite a la sombra de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY