Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El diabólico plan de Wall Street para financiarizar toda la naturaleza

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por F. William Engdahl

Se llama Empresa de Activos Naturales. Con ella, la Bolsa de Nueva York ha desvelado el plan más radical y potencialmente más destructivo hasta la fecha para ganar literalmente billones de dólares con algo que es el derecho natural y el patrimonio de toda la raza humana: la propia naturaleza, toda la naturaleza, desde el aire, el agua dulce hasta los bosques tropicales e incluso las tierras de cultivo. Se promueve como una forma de incentivar la preservación de la naturaleza. En realidad es un plan diabólico para financiar potencialmente billones de dólares de la naturaleza, permitiendo en última instancia que una élite financiera globalista controle incluso esto. Y la Fundación Rockefeller es un socio fundador. La combinación de la Bolsa de Valores de Nueva York y esa fundación debería hacer sonar fuertes alarmas.

El término financiarizar se refiere al acto de convertir el valor intangible en instrumentos financieros. Ahora, tras la falsa fachada de la Agenda Verde que promueven la ONU y el FEM de Davos junto con los principales gobiernos de la OCDE, Wall Street y las mayores instituciones financieras del mundo promueven un plan para financiarizar prácticamente toda la naturaleza. Incluso han contratado a McKinsey y otros para que le pongan un valor en dólares. Afirman que todo vale 4 cuatrillones de dólares o 4000 trillones de dólares. Sin embargo, ¿cómo podemos ponerle un precio en dólares a algo dado por la naturaleza?

 

La Fundación Rockefeller también está detrás de esto

El proyecto de la Bolsa de Nueva York de crear una nueva clase de valores -NACs o Empresas de Activos Naturales, que se negocien junto a valores como Apple o Boeing o Chevron- fue desarrollado en colaboración por la Fundación Rockefeller y algo que fundaron conocido como el grupo IEG o Grupo de Intercambio Intrínseco.

¿Qué es el IEG? Citando su página web, el IEG fue creado por la Fundación Rockefeller junto con el BID de América Latina, afiliado al Banco Mundial. Hace dos años, el IEG comenzó a trabajar en el proyecto de la Bolsa de Nueva York. Su “asesor estratégico”, Robert Herz, fue presidente del Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB) de 2002 a 2010. Esto dice mucho sobre el pensamiento detrás del proyecto de IEG. Hoy en día, Herz forma parte de los consejos de administración de muchas empresas, entre ellas el banco Morgan Stanley y la empresa inmobiliaria patrocinada por el Gobierno estadounidense, Fannie Mae.

Como dicen en su página web, IEG ha creado “una nueva clase de activos basada en la naturaleza y en los beneficios que ésta proporciona (denominados servicios de los ecosistemas). Estos servicios incluyen la captura de carbono, la fertilidad del suelo y la purificación del agua, entre otros”. Planean llevarlo a cabo mediante la creación de una “nueva forma de sociedad reconocida por la Bolsa de Nueva York, denominada “Compañía de Activos Naturales” (NAC)”. El acuerdo de la NYSE les servirá de “plataforma para que estas empresas coticen en bolsa, permitiendo la conversión de los activos naturales en capital financiero”. El capital de la NAC capta el valor intrínseco y productivo de la naturaleza y proporciona un depósito de valor basado en los activos vitales que sustentan toda nuestra economía y hacen posible la vida en la Tierra”. Además, afirman que “el IEG propone una solución transformadora por la que los ecosistemas naturales no son simplemente un coste de gestión, sino un activo productivo invertible que proporciona capital financiero y una fuente de riqueza para los gobiernos y sus ciudadanos.” Nótese lo de “fuente de riqueza para los gobiernos y sus ciudadanos”.

Aquí no puede fallar nada, ¿o sí? Los mismos Rockefeller que crearon el trust del petróleo y las mortíferas semillas patentadas OGM quieren ahora poner precio a toda la naturaleza. Esto es la financiarización de la naturaleza y no va a ser por caridad o por motivos de buen corazón, sino por el beneficio de los inversores, mucho. La clave de todo esto es quién define la “agenda de la naturaleza” y puedes estar seguro de que son los corruptos objetivos “sostenibles” de la Agenda 2030 de la ONU y su primo el Gran Reajuste de la economía mundial del FEM de Davos. La agenda se impone de arriba abajo y no es buena.

 

Cómo funciona

La NAC se creará a través de una oferta pública de venta (OPV), como cualquier nueva cotización de acciones. A continuación, la CNS venderá públicamente acciones a inversores que podrían incluir a inversores institucionales como BlackRock -el gestor de activos de 9,5 billones de dólares, el mayor del mundo- o el Grupo Vanguard o, por ejemplo, los fondos soberanos noruegos o chinos. El director general de BlackRock, Larry Fink, forma parte de la junta directiva del Foro Económico Mundial de Klaus Schwab, promotores de la Agenda 2030 de la ONU y del Gran Reajuste del sistema financiero mundial hacia uno “sostenible”.

El IEG describe las posibilidades: “…a medida que el activo natural prospera, proporcionando un flujo constante o creciente de servicios del ecosistema, el capital de la empresa debería apreciarse en consecuencia proporcionando rendimientos de inversión. Los accionistas e inversores de la empresa, a través de ofertas secundarias, pueden obtener beneficios vendiendo acciones. Estas ventas pueden medirse para reflejar el aumento del valor del capital de la acción, más o menos en línea con su rentabilidad, creando un flujo de caja basado en la salud de la empresa y sus activos.”

 

A dónde va el dinero

Las acciones de la CNS pueden ser compradas por otros, pero es evidente que estará dominada por grandes actores financieros, como todas las acciones importantes. La nueva empresa, digamos que reclama la propiedad de una parte de la selva amazónica, estará entonces sujeta a las normas de contabilidad, incluida una nueva “Declaración de Rendimiento Ecológico” creada por el IEG: El valor financiero del flujo de los servicios de los ecosistemas y los activos que los producen”. El valor asignado al flujo de los servicios de los ecosistemas es la clave, y eso está siendo controlado por gente como Robert Herz, del IEG, miembro del consejo del banco Morgan Stanley.

Como afirma IEG, a través de la plataforma de la Bolsa de Nueva York, “IEG convierte el valor de los activos naturales en capital financiero para ofrecer a los propietarios una forma de beneficiarse financieramente del valor de sus activos naturales”. Pero las recompensas también irían a parar a los accionistas como BlackRock u otros, al crear “operaciones financieras de valoración de activos naturales que permiten a los inversores institucionales reconocer, participar y preservar el valor de la naturaleza”. Es decir, obtener beneficios de sus acciones. Aquí la puerta está abierta de par en par a la manipulación.

Según la declaración del IEG, los ingresos de la oferta de acciones de la CNS o de la OPI pueden ser utilizados por el gobierno patrocinador para invertirlos como quiera. Esto significa que un régimen corrupto de, por ejemplo, Ucrania, México o el Líbano podría utilizarlo para comprar armas o lo que sea. Las oportunidades de uso indebido son asombrosas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El hecho de que esta estafa de la NAC esté siendo orquestada por la Fundación Rockefeller es más que revelador. Esa fundación ha estado detrás de cada una de las grandes transformaciones de la economía mundial desde hace más de un siglo para poner el control en manos de una oligarquía mundial comprometida con la reducción de la población. La Fundación Rockefeller creó las destructivas plantas patentadas con OGM y los herbicidas tóxicos con glifosato que están arruinando nuestro suministro de alimentos y envenenando nuestras aguas. La fundación está desempeñando un papel clave en la estrategia de bloqueo de la pandemia de cóvidos, así como en la reorganización de la producción mundial de alimentos para destruir la agricultura autosuficiente en favor de la agricultura “sostenible” libre de carbono. La Bolsa de Nueva York y su proyecto con la Fundación Rockefeller no promete beneficios para la humanidad o la naturaleza, sólo para el trust del dinero.

F. William Engdahl es consultor de riesgos estratégicos y conferenciante, es licenciado en política por la Universidad de Princeton y autor de best-sellers sobre petróleo y geopolítica, en exclusiva para la revista online “New Eastern Outlook”

 

Una nueva clase de activos de Wall Street pondrá el mundo natural en venta con el pretexto de promover la ‘sostenibilidad’

 

Fuente:

F. William Engdahl: Wall Street’s Diabolical Plan to Financialize All Nature; 23 November 2021.

Te puede interesar

Contenidos

Por Pam Martens y Russ Martens Lo último que necesita el presidente de la Fed, Powell, en su segundo mandato es que los investigadores...

Contenidos

El Dr. Dennis Small, director para asuntos hispanoamericano de la prestigiosa revista Executive Intelligence Review, explica a el canal El Mercurio quiénes forman el...

Contenidos

Es hora de llegar al fondo de este segundo rescate clandestino de Wall Street por parte de la Fed en el lapso de 11...

Contenidos

Los globalistas de la City de Londres/Wall Street están preparando una “trampa para osos” en Kazajistán, en un esfuerzo por demonizar aún más a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon