Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿El cuarto poder del gobierno estadounidense liberó el SARS-CoV-2 y luego culpó a China?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Sundance

Se han realizado tantas investigaciones que, en esencia, conocemos la mayoría de los detalles de fondo. El virus SARS-CoV-2, comúnmente conocido como COVID-19, fue fabricado en un laboratorio por científicos. El virus pasó del laboratorio a la población mundial a finales de 2019 o principios de 2020. El epicentro del brote parece ser uno de los laboratorios que trabajan con el virus en Wuhan, China. Esos puntos esenciales del panorama ya no se discuten; aunque el gobierno chino no está de acuerdo por razones obvias.

Con el “dónde”, el “cuándo” y el “cómo” esencialmente acordados, la cuestión de “quién” y “por qué” permanece.

Los chinos han culpado a las agencias de inteligencia estadounidenses de haber liberado el virus. Las agencias de inteligencia estadounidenses han dicho que no saben quién lo liberó ni de dónde. La posición de los servicios de inteligencia estadounidenses es extraña y obtusa, pero la comunidad de inteligencia se especializa en ser extraña y obtusa.

La piedra angular de la hipótesis del CTH, en relación con el “quién” y el “por qué” del virus COVID-19, se basa en la extraña posición de la comunidad de inteligencia y en un punto circunstancial muy clave que destaca con fuerza. El Pentágono estadounidense estaba financiando la creación del SARS como arma biológica en Wuhan, China, bajo los auspicios de la seguridad nacional. “Las subvenciones del Pentágono incluían 6.491.025 dólares de la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) entre 2017 y 2020” (enlace).

♦ Punto central – El Departamento de Defensa no estaría gastando dinero para desarrollar un arma biológica en Wuhan, China, a menos que ya huberan desarrollado esa arma en los Estados Unidos. El Pentágono no daría un arma biológica a los chinos a menos que Estados Unidos ya la hubiera desarrollado; y a menos que ya tuvieran una contramedida para las consecuencias de la misma.

En la guía original en pdf para la pausa de investigación de 2014 sobre el armamento de los virus del SARS había una importante nota a pie de página [LINK]:

 

covid

 

[FN¹ FUENTE – Proceso Deliberativo del Gobierno de los Estados Unidos y Pausa en la Financiación de la Investigación sobre Ganancias de Función Seleccionadas que Involucran a los Virus de la Influenza, MERS y SARS – pdf, página 2 – 17 de octubre de 2014].

Cronología:

♦ 17 de octubre de 2014 – La financiación estadounidense del SARS para crear un arma biológica se puso en pausa debido al riesgo extremo de una pandemia. Sin embargo, la pausa permitió a las agencias del gobierno estadounidense continuar con la financiación si determinaban que “la investigación es urgentemente necesaria para proteger la salud pública o la seguridad nacional.” [LINK]

♦ De 2014 a 2020 el Pentágono siguió financiando la investigación en Wuhan, China. El miedo a ser descubierto explicaría por qué muchos altos funcionarios del Departamento de Defensa de Estados Unidos estaban en contra de la administración Trump [con mayor severidad tras el inicio de la pandemia de COVID]. [LINK]

♦ Mayo de 2016 – [Un año electoral] – “después de una deliberación exhaustiva y una amplia aportación de las partes interesadas nacionales e internacionales, la NSABB [Junta Nacional de Asesoramiento Científico para la Bioseguridad] emitió sus recomendaciones. La conclusión central del NSABB fue que los estudios que se espera que mejoren el Patógeno Pandémico Potencial (PPP) tienen beneficios potenciales para la salud pública, pero también implican riesgos significativos. El NSABB recomendó que tales estudios justificaran un escrutinio adicional antes de ser financiados”. Anthony Fauci forma parte del NSABB.

♦ 9 de enero de 2017 – [Cuatro días después de la reunión de Susan Rice en el Despacho Oval con Obama, Biden, Comey, et al] – La Administración Obama vuelve a autorizar la financiación para la creación de armas biológicas contra el SARS. “La adopción de estas recomendaciones satisfará los requisitos para levantar la actual moratoria sobre ciertas investigaciones en ciencias de la vida que podrían mejorar la virulencia y/o transmisibilidad de un patógeno para producir un potencial patógeno pandémico (una APP mejorada).” [LINK]

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

¿Y si el Covid-19 se escapó de un laboratorio militar de Estados Unidos?

 

Dadas las soluciones, las excepciones y la negación plausible de las consecuencias, incorporadas en la orientación original de la moratoria en 2014, al departamento de defensa se le permitió operativamente seguir financiando la investigación de armas biológicas en Wuhan, China. La prohibición de 2014 fue una moratoria de financiación sólo de nombre; sin embargo, parece que se detuvo la financiación de la investigación estadounidense en Carolina del Norte.

Lo que se reautorizó en 2017, justo antes de que el presidente Trump asumiera el cargo, fue la necesidad de utilizar la “seguridad nacional” como excusa para continuar la investigación. También parece que ahora se volvió a permitir la financiación del SARS como arma biológica dentro de los Estados Unidos (Carolina del Norte).

REFERENCIAS HASTA AHORA: – 2017 – Directrices políticas de la Administración Obama2014 – enlace pdf de la Pausa de Financiación de la InvestigaciónJunta Nacional de Asesoramiento Científico (Wiki)Financiación del Pentágono para la investigación del SRAG 2013 hasta 2020.

Si se acepta que el Pentágono nunca gastaría en desarrollar un arma biológica en China (Laboratorio de Wuhan) a menos que ya hubieran desarrollado esa arma por su cuenta (Laboratorio de Carolina del Norte), entonces la pregunta sobre la liberación de esa arma empieza a tomar forma.

Recordemos que el Departamento de Estado estaba investigando el origen hasta que Joe Biden les cerró el paso y redirigió el objetivo a la Comunidad de Inteligencia. En esencia, Biden entregó la misión al Cuarto Poder del Gobierno. No es sorprendente que, después de unos meses, la CI dijera que sus resultados eran “no concluyentes”.

♦ [Extracto] …En una reunión del Departamento de Estado, los funcionarios que buscaban exigir transparencia al gobierno chino dicen que sus colegas les dijeron explícitamente que no exploraran la investigación de ganancia de función del Instituto de Virología de Wuhan, porque atraería una atención no deseada a la financiación del gobierno de Estados Unidos.

En un memorando interno obtenido por Vanity Fair, Thomas DiNanno, ex secretario adjunto en funciones de la Oficina de Control de Armas, Verificación y Cumplimiento del Departamento de Estado, escribió que el personal de dos oficinas, la suya y la Oficina de Seguridad Internacional y No Proliferación, “advirtió” a los líderes de su oficina “que no siguieran investigando el origen del COVID-19” porque “abriría una lata de gusanos” si continuaba.

[…] A finales de marzo, el ex director de los Centros de Control de Enfermedades, Robert Redfield, recibió amenazas de muerte por parte de sus compañeros científicos después de decir a la CNN que creía que el COVID-19 se había originado en un laboratorio. “Fui amenazado y condenado al ostracismo porque propuse otra hipótesis”, dijo Redfield a Vanity Fair. “Lo esperaba de los políticos. No lo esperaba de la ciencia”. (leer más)

Washington (CNN) – “El equipo del presidente Joe Biden cerró un esfuerzo del Departamento de Estado lanzado a finales de la administración Trump para probar que el coronavirus se originó en un laboratorio chino por preocupaciones sobre la calidad de su trabajo, según tres fuentes familiarizadas con la decisión.

La existencia de la investigación del Departamento de Estado y su terminación esta primavera por parte de la administración Biden -ninguna de las cuales había sido informada previamente- sale a la luz en medio de un renovado interés sobre si el virus podría haberse filtrado desde un laboratorio de Wuhan con vínculos con el ejército chino. El gobierno de Biden también se enfrenta al escrutinio de sus propios esfuerzos para determinar si el gobierno chino fue responsable del virus.

♦ “El miércoles, Biden emitió un comunicado en el que decía que había ordenado a la comunidad de inteligencia estadounidense que redoblara sus esfuerzos en la investigación de los orígenes de la pandemia del Covid-19 y le informara en 90 días.” (LINK)

♦ [WASHINGTON DC]- La comunidad de inteligencia no logró identificar de forma concluyente el origen del coronavirus tras una investigación de 90 días ordenada por el presidente Biden, pero los expertos están divididos sobre el motivo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Un informe de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) concluyó que los funcionarios no pudieron descartar si el virus se escapó de un laboratorio o se propagó a los humanos a través de un animal infectado. Pero la conclusión final a la que llegó la comunidad de 85.000 millones de dólares al año fue que sería incapaz de precisar el origen del virus si China no cooperaba plenamente. (LINK)

Si usted ha seguido el funcionamiento de la Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos, puede ver surgir una imagen bastante clara de una fuerte probabilidad en torno a lo que ocurrió.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos desarrolló el SARS-CoV-2 en Carolina del Norte. La 4ª Rama (Comunidad de Inteligencia) quería utilizarlo. El Pentágono reanuda la financiación para el desarrollo del SARS-CoV-2 en asociación con Wuhan, China – estableciendo la historia de encubrimiento. La 4ª Rama (Comunidad de Inteligencia) entonces utiliza el virus liberándolo en/alrededor de Wuhan. Todo lo demás es simplemente parte de la 4ª Rama para cubrir sus huellas. Wuhan, China, se convierte en el chivo expiatorio.

La liberación de COVID-19 por parte del CI tendría dos motivos transparentes para el 4º Poder: (1) Deshacerse de Trump a través de los votos por correo, y la asistencia de inteligencia hacia el resultado de las elecciones de 2020; y (2) Expandir sus operaciones de influencia y control como la fuerza más poderosa en el gobierno de Estados Unidos.

Uno de los actores centrales, que probablemente conoce los detalles detrás de quién ejecutó exactamente la liberación, es el ex Secretario de Estado Mike Pompeo, que ha estado culpando casi exclusivamente a los chinos. El ex DNI John Ratcliffe también es una figura firme que señala a Wuhan, China. Tengan en cuenta que el DNI Ratcliffe fue el destinatario de los productos de la cuarta rama de la Comunidad de Inteligencia que apuntaban a Wuhan, China.

Si le parece que esta tesis está demasiado “fuera de lugar”, entonces es posible que no entienda del todo cómo funciona el Cuarto Poder del Gobierno.

 

La teoría de la fuga de laboratorio, los estudios de ganancia en función y otros mitos mediáticos que giran en torno al Instituto de Wuhan

 

 

Fuente:

Sundance, en The Last Refugee: Did The Fourth Branch of Government Release SARS-CoV-2 Then Blame China.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Biólogos por la Verdad Según algunos artículos de la versión oficial, los síntomas de la nueva variante del SARS Cov2, llamada Omicron, son...

Ciencia y Tecnología

Alucinaciones, ansiedad, trastornos del sueño, psicosis y suicidio son algunos de los diversos trastornos psiquiátricos tras las inyecciones de COVID que se registraron en...

Contenidos

Por Mente Alternativa The Spectator, la revista semanal británica de política, cultura y actualidad que fue fundada por los gemelos Barclay —dos billonarios que...

Contenidos

Nadie amenaza a Estados Unidos, aunque ese país está desmoronándose por dentro. ‎Pero, para mantener la tutela que ha impuesto a sus “aliados”, Estados...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon