Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El ‘cambio climático’ como arma de guerra híbrida para impedir la industrialización de las economías africanas: Se espera una reacción en la COP 27 en Egipto

Las naciones occidentales y sus instituciones maltusianas intentan dictar que las naciones africanas no exploten sus propios y valiosos recursos energéticos de petróleo, gas y carbón. Difunden histéricamente el temor pseudociantífico de que el desarrollo de la energía de África tendrá consecuencias catastróficas para la el medio ambiente y lacivilización. Sin embargo, como documenta Lawrence Freeman en este artículo, cada vez son más los líderes africanos que se pronuncian sobre la necesidad y la obligación soberana de que las naciones africanas consuman sus recursos naturales para desarrollar sus economías. Se sabe científicamente que cualquier reducción drástica a corto plazo del uso de combustibles fósiles como fuente de energía provocará más pobreza y un aumento de la tasa de mortalidad. Las llamadas energías renovables son un pobre sustituto de la energía fiable y abundante. Más peligrosa para la civilización es la ideología neomaltusiana de los ecologistas extremos. Esta creencia anticientífica afirma que la existencia de la humanidad está en una relación antagónica fundamental con el universo físico, y con el medio ambiente. Los seguidores de este dogma tienen un prejuicio no tan oculto contra la raza humana, a la que ven como perturbadora maligna de la llamada naturaleza prístina. Creen que la humanidad es intrínsecamente mala, por lo que debe modificar su comportamiento.

 

 

Por Lawrence Freeman

Parte I: Energía para el desarrollo

Las naciones occidentales y sus instituciones intentan dictar que las naciones africanas no exploten sus propios y valiosos recursos energéticos de petróleo, gas y carbón. Difunden histéricamente el temor infundado de que el desarrollo de la energía de África tendrá consecuencias catastróficas para la civilización. Sin embargo, cada vez son más los líderes africanos que se pronuncian sobre la necesidad y la obligación soberana de que las naciones africanas consuman sus recursos naturales para desarrollar sus economías.

Mo Ibrahim ha sumado su voz a la de otros líderes africanos que se oponen a negar a las naciones africanas el derecho a utilizar sus recursos naturales de hidrocarburos en beneficio de su población. El África subsahariana es rica en recursos y pobre en energía, lo que constituye la principal causa de pobreza y hambre para cientos de millones de africanos. A menos que, y hasta que, las naciones africanas instalen una densidad de energía para impulsar la creación de economías industrializadas, sus pueblos seguirán sufriendo.

En una reciente entrevista en The Guardian, titulada “El multimillonario Mo Ibrahim ataca la hipocresía sobre el gas de África”, el filántropo y empresario sudanés criticó sin tapujos la obscena e injusta política de impedir que las naciones africanas exploten sus reservas de gas.

“Tenemos 600 millones de personas sin electricidad. ¿Cómo podemos pensar en el desarrollo si la gente no tiene electricidad?… El desarrollo es un tema importante para nosotros, y la energía es esencial.

“Novecientos millones de personas en África sufren por la falta de higiene en la cocina, sobre todo las mujeres. ¿Qué pasa con el efecto de la contaminación? Es un problema grave, un desastre sanitario y medioambiental. Por eso necesitamos gas.

 

Mo Ibrahim por cortesía de mo.ibrahim.foundation

Mo Ibrahim por cortesía de mo.ibrahim.foundation

 

Frente a los dictados de Estados Unidos y la UE, para que los africanos confíen cada vez más en las llamadas energías renovables, el Sr. Ibrahim objetó oportunamente: “Si [la energía renovable] es válida, ¿por qué esos tipos no saltan inmediatamente y dejan de usar gas? No lo están haciendo: están construyendo [infraestructuras de GNL], incluso están reabriendo minas de carbón. Así que me estás dando un consejo que tú mismo no estás siguiendo”.

La hipocresía de Occidente es evidente. Europa se afana en obtener combustibles fósiles en África ahora que los flujos energéticos procedentes de Rusia están en peligro. El mes pasado, los reporteros del New York Times escribieron: “Los líderes europeos han estado convergiendo en las capitales de África, deseosos de encontrar alternativas al gas natural ruso”. NYT-Europa se dirige a África en busca de gas natural.

Lo que Occidente exige a las naciones africanas va más allá de la hipocresía; es inmoral y perverso.

Todo líder competente, así como cualquier economista honesto, sabe por la historia del desarrollo de la sociedad moderna, que las formas de energía abundantes y accesibles han sido esenciales para que las naciones progresen. Por eso, todas las naciones del sector avanzado han explotado los combustibles fósiles en el pasado y siguen dependiendo de ellos en el presente, incluso cuando exigen que las naciones africanas no lo hagan.

Se sabe científicamente, que obligar a las naciones africanas a depender de la energía eólica y solar como fuentes primarias de energía garantizará que estas naciones no se desarrollen, no se industrialicen, no puedan alimentar a sus poblaciones. El resultado es una pobreza sin fin. Por lo tanto, ¿no es ésta una nueva y moderna forma de imperialismo?

 

Los líderes africanos se manifiestan

En diciembre de 2021, el ministro sudafricano de Energía, Gwede Mantashe, dijo:

“África merece una oportunidad igual para desarrollar sus economías gracias a sus recursos naturales.

“Varios países del continente africano han anunciado sus hallazgos de petróleo y gas, que ofrecen enormes oportunidades de crecimiento económico, industrialización y creación de empleo. A medida que se desarrollan estos acontecimientos, hemos observado con interés el rechazo y las objeciones de los grupos de presión medioambientales contra el desarrollo de estos recursos.

 

El Ministro de Recursos Minerales y Energía, Gwede Mantashe

El Ministro de Recursos Minerales y Energía, Gwede Mantashe

 

“No puedo evitar preguntarme si estas objeciones pretenden garantizar el mantenimiento del statu quo en África, en general, y en Sudáfrica, en particular. Es decir, el statu quo en lo que respecta a la pobreza energética, el alto desempleo, la elevada relación entre la deuda y el PIB a nivel nacional y las economías que no crecen y, en algunos casos, el crecimiento económico sin empleo. ¿Es posible que se trate de un amor extremo y puro por el medio ambiente o de una campaña implacable para que África y Sudáfrica no vean las entradas de inversión que necesitan?”

Concluyó:

“Sudáfrica merece la oportunidad de capitalizar sus recursos naturales, incluidos el petróleo y el gas, ya que se ha demostrado que estos recursos cambian las reglas del juego en otros lugares. Consideramos las objeciones a estos desarrollos como apartheid y colonialismo de tipo especial, enmascarado como un gran interés por la protección del medio ambiente.” VP nigeriano: Osinbajo “La justicia climática debe incluir el fin de la pobreza energética”, especialmente para el África subsahariana

 

En octubre de este año, el ministro Mantashe entró en el meollo de la cuestión:

“Veo las protestas fuera de esta sede que decían: ‘los combustibles fósiles son un asesino’, pero puedo decirles que el hambre mata más rápido”.

“Hemos visto cómo el aumento de la compra de carbón nuestro a la UE se ha multiplicado por ocho, un 780%. Mientras se llevan nuestro carbón, al mismo tiempo nos dicen que lo dejemos rápidamente. Es una contradicción que África debe analizar.

“África debe determinar su camino para pasar de las altas emisiones de carbono a las bajas. Debe tener en cuenta nuestras necesidades de desarrollo y no dejarse dictar por nadie que esté en un nivel de desarrollo diferente”. El ministro de Energía de Sudáfrica rechaza los dictados y la hipocresía de Occidente contra el uso de los recursos energéticos por parte de África

 

Yemi Osinbajo, vicepresidente de Nigeria, escribió en la revista Foreign Affairs en agosto de 2021:

“Pero limitar el desarrollo de proyectos de combustibles fósiles y, en particular, de gas natural, tendría un impacto profundamente negativo en África. El gas natural no tiene sentido en todos los mercados africanos. Pero en muchos, es una herramienta crucial para sacar a la gente de la pobreza. Se utiliza no sólo para la energía, sino también para la industria y los fertilizantes y para una cocina más limpia. El gas licuado de petróleo ya está sustituyendo enormes cantidades de carbón vegetal y queroseno, que eran los más utilizados para cocinar, salvando millones de vidas que antes se perdían por la contaminación del aire en interiores. Nunca se insistirá lo suficiente en el papel del gas como combustible de transición para los países en desarrollo, especialmente en África.

“Sin embargo, el progreso de África podría verse anulado por los esfuerzos del mundo rico para frenar las inversiones en todos los combustibles fósiles”. VP nigeriano: Osinbajo “La justicia climática debe incluir el fin de la pobreza energética”, especialmente para el África subsahariana

 

grafico

 

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, escribió en la revista Newsweek, (31/10/21):

“Es una verdad incómoda, pero las soluciones energéticas
de la crisis climática son el combustible de la inestabilidad de la que advierten. No se puede ver esto más claramente que en África.

“Para los 1.300 millones de africanos actuales, el acceso a una energía de bajo coste y fiable es la mayor de las preocupaciones posibles. Se calcula que en 2050 serán 2.500 millones -sólo en 2100 se prevé que Nigeria tenga la segunda población más numerosa del planeta- esta “gran duplicación” (para Nigeria, cuadruplicación) tiene derecho a una electricidad más fiable que la de sus antepasados.

“Sin energía adicional y estable, no podemos construir las fábricas que transformarán a África de una economía con poco empleo y basada en las extracciones a un continente de renta media con mucho empleo. Los niños no pueden aprender más y mejor con la luz de las pilas que con la de las velas. El África de hoy, el África de mañana, no puede avanzar utilizando una producción de energía que se suministra de forma intermitente”. El Presidente Buhari de Nigeria, exige a la COP26 más energía y más fiable para África

 

Parte II: El cambio climático es complejo

Las afirmaciones histéricas de que el dióxido de carbono (CO2) generado por el ser humano, destruirá la civilización, simplemente son falsas. La civilización no se enfrenta a un futuro cataclísmico por el “Calentamiento Global Antropogénico”. La destrucción de la civilización por una guerra nuclear es una posibilidad mucho más probable si no nos retiramos del borde de la confrontación con Rusia.

Incluso el término “cambio climático” es un término erróneo y completamente engañoso. Nuestro planeta, desde su creación, estimada en más de cuatro mil millones de años, ha sufrido un cambio climático constante, impulsado por fuerzas geológicas, solares, astronómicas y galácticas.

No se pueden determinar las causas del cambio climático en días, meses o incluso años. Los pensadores serios tratan de entender los cambios del clima examinando datos de hace cientos, miles y millones de años.

 

grafico

 

Nuestro Sistema Solar no sólo gira alrededor del centro de la Vía Láctea cada 230 millones de años, sino que también se balancea por encima y por debajo del plano elíptico de la Vía Láctea cada 60 millones de años. Ambos movimientos de ciclo largo afectan al clima. La intensidad y densidad del ciclo de 11 años de las manchas solares también afecta a nuestro clima.

A lo largo de millones de años, se han producido enormes oscilaciones de temperatura. Nuestro planeta ha experimentado muchas edades de hielo seguidas de períodos de calentamiento. El desierto del Sáhara sólo surgió hace unos pocos millones de años, cuando la placa tectónica africana chocó con lo que hoy se conoce como Europa. Sin embargo, incluso el Sáhara, que es el desierto más grande, seco y caluroso del mundo, está en constante cambio de húmedo a seco. Esto es el resultado de un ciclo de 22.500 a 25.000 años causado por el bamboleo de la Tierra debido a su eje inclinado, ya que gira alrededor del Sol. Este bamboleo provoca cambios drásticos en la temperatura y las precipitaciones.

 

El C02 no es nuestro enemigo

La teoría, si se puede llamar así, predice falsamente que la civilización morirá por el aumento de las temperaturas como resultado de que las sociedades industriales produzcan demasiado CO2. Se basa en la suposición simplista de que si se bombea CO2 en un recipiente sellado, éste se calentará. Este escenario de muerte por calor para la raza humana se basa en la teoría errónea de que nuestro universo es entrópico. De hecho, nuestro universo no está marchando hacia la muerte por calor final. Nuestra biosfera es un organismo en desarrollo, que no funciona como un sistema cerrado, sino que existe en un universo vivo en crecimiento.

Las contribuciones antropogénicas a las emisiones de CO2 son minúsculas y no tienen ningún impacto en nuestro clima. Examine los hechos de “En defensa del co2” y “Astro Climatología” que se enumeran a continuación.

Hoy en día, grandes cantidades de dióxido de carbono son generadas regularmente por la actividad biótica y abiótica de los animales vivos, la biomasa en descomposición, así como los volcanes que emiten constantemente CO2 y otros gases de efecto invernadero. Una parte sorprendentemente pequeña de ese CO2 que se produce de forma natural es causada por la actividad económica humana.

Tomando en conjunto la composición de los gases de efecto invernadero, el vapor de agua constituye el 95% de la masa, el dióxido de carbono el 3,6%, el óxido nitroso (0,9%), el metano (0,3%) y los aerosoles alrededor del 0,07%.

De la suma total del 3,6% de dióxido de carbono liberado a la atmósfera, aproximadamente el 0,9% está causado por la actividad humana. Para repetir esta estadística: el CO2 humano representa menos del 1% del 3,6% del total de gases de efecto invernadero que influyen en nuestro clima. (Énfasis añadido)

 

grafico

 

No se ha demostrado la causalidad entre el CO2 y el aumento de las temperaturas. Durante las épocas glaciares, hace miles de años, los niveles de CO2 eran mucho más altos. Más recientemente, entre los años 1000 y 1350 d.C., durante la época de los vikingos, las temperaturas medias globales también fueron elevadas. A esto le siguió la Pequeña Edad de Hielo que duró desde (1450-1850). Ambos periodos de la historia existieron antes de la actividad humana industrializada, que falsamente se afirma que es la causa del calentamiento global.

El Dr. Kelvin Kemm, físico nuclear y ex presidente de la Corporación Sudafricana de Energía Nuclear, ha escrito “Otra observación interesante, que se suele pasar por alto, es que hay claros indicios de que el aumento de la temperatura atmosférica precede a la concentración de CO2, y no al revés… si incluso una profundidad superficial de los océanos se calienta en una pequeña cantidad, se esperaría que se liberaran enormes cantidades de CO2. Por lo tanto, que la concentración atmosférica de CO2 vaya por detrás de los cambios de temperatura resulta extremadamente lógico”. El flujo y reflujo del cambio climático

El punto del Dr. Kemm es corroborado por los datos científicos. Si se analizan las temperaturas y los niveles de C02 desde hace cientos de miles de años, se observa que el aumento de las temperaturas ha provocado un aumento de las concentraciones de CO2.

 

El principio prometeico

Se sabe científicamente que cualquier reducción drástica a corto plazo del uso de combustibles fósiles como fuente de energía provocará más pobreza y un aumento de la tasa de mortalidad. Las llamadas energías renovables son un pobre sustituto de la energía abundante y fiable 24×7. Más peligrosa para la civilización es la ideología neomaltusiana de los ecologistas extremos. Esta creencia anticientífica afirma que la existencia de la humanidad está en una relación antagónica fundamental con el universo físico, y con el medio ambiente. Los seguidores de este dogma tienen un prejuicio no tan oculto contra la raza humana, a la que ven como perturbadora maligna de la llamada naturaleza prístina. Creen que la humanidad es intrínsecamente mala, por lo que debe modificar su comportamiento.

Al igual que Thomas Malthus, afirman falsamente que vivimos en un universo fijo, con recursos fijos, y que por lo tanto la raza humana debe ser controlada y reducida. Lamentablemente, una parte importante de la población mundial se ha empapado de su propaganda anticientífica. A saber: que demasiada gente agotará los recursos del planeta, por lo que debemos limitar el crecimiento de la población. Para ello, pretenden utilizar la histeria del cambio climático para impedir que las naciones africanas lleguen a industrializarse. Esta misma ideología contribuirá a la desindustrialización de Occidente, sirviendo al mismo objetivo: la reducción de la población y la disminución del nivel de vida de las personas.

 

grafico

Prometeo arrojando fuego (luz, energía) desde el Monte Olimpo a los seres humanos (cortesía de containerjournal.com)

 

Entre en Prometeo y su exitosa batalla por el alma y la mente de la humanidad contra Zeus, el tirano de los todopoderosos dioses del Olimpo. Según el mito griego, Prometeo aceptó ser torturado durante siglos por su crimen de dar energía de fuego a la especie humana. Prometeo llevó la luz, la ciencia y el conocimiento a la “gente del barro”, como se refería a ella Zeus. Al hacerlo, Prometeo dio forma a la raza humana, dotada de forma única con el poder de la imaginación creativa, el poder de descubrir los principios arraigados de nuestro universo físico. Millones de años de historia proporcionan una prueba inequívoca de que los humanos no somos meros cuidadores o administradores del universo. Más bien, la humanidad es transmisora del cambio. Transformamos legalmente el universo para la perpetuación de nuestra especie.

Imágenes recientes del telescopio Webb de la NASA revelan un universo altamente estructurado y vivo. Nuestro universo se rige por un principio creativo, que se corresponde con el potencial de creatividad voluntaria de la humanidad. Como el gran filósofo Gottfried Leibniz comprendió y escribió elocuentemente, la humanidad vive en una “armonía preestablecida” con el universo. El ser humano no es un intruso en un ecosistema predeterminado. Todo lo contrario. La raza humana prometeica fue creada para intervenir de forma única, mediante el poder de la razón, para hacer avanzar el universo hacia una manifestación superior de la existencia.

 

El futuro energético de África

Los gobiernos están obligados a actuar con celeridad y determinación para producir la mayor cantidad de energía posible a partir de todos los recursos disponibles, a fin de solucionar el enorme déficit energético que está matando a los africanos en toda el África subsahariana. De inmediato, la energía de fisión nuclear debería proliferar en todo el continente africano para alimentar las economías industrializadas. Una plataforma económica centrada en la energía de fisión preparará la transición a una economía impulsada por la fusión. La energía de fusión nuclear, que reproduce la potencia del Sol aquí en la Tierra, generará energía en magnitudes superiores a la que producimos con los combustibles fósiles y la fisión.

Algunos pueden objetar mi optimismo de que África será alimentada por la energía de fisión y fusión en el futuro. Es mejor ser orgullosos prometeos, que aceptar los dictados actuales de los supuestos “dioses del Olimpo” para seguir siendo económicamente subdesarrollados, plagados de hambre, pobreza y muerte.

Lawrence Freeman es un analista político-económico para África, que ha estado involucrado en políticas de desarrollo económico para África durante más de 30 años. Es profesor, escritor, orador y consultor sobre África. También es el creador del blog: lawrencefreemanaandtheworld.com. La misión personal del Sr. Freeman es: eliminar la pobreza y el hambre en África aplicando los principios económicos científicos de Alexander Hamilton.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Fuente:

Lawrence Freeman: “Climate Change” A Weapon to Prevent Industrialization of African Economies: Expect Push-Back at COP 27 in Egypt.

Contenidos

Por Mente Alternativa La ONG Global Energy Monitor, financiada por los Rockefeller y otras entidades ultraglobalistas, acaba de publicar una encuesta anual en la...

Ciencia y Tecnología

En un artículo publicado por Unlimited Hangour, los periodistas de investigación Mark Goodwin y Whitney Webb explican cómo América Latina está siendo silenciosamente forzada...

Contenidos

El Sahel africano se está rebelando contra el neocolonialismo occidental, expulsando tropas y bases extranjeras, ideando monedas alternativas y desafiando a las viejas multinacionales....

Ciencia y Tecnología

Los horribles bombardeos de Gaza, las pandillas diabólicas de Haití y las políticas económicas schachtianas de tierra arrasada en Buenos Aires, son parte del...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram