Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El BigTech está suprimiendo la historia revisionista para ocultar la planificación anglo-veneciana del caos mundial a lo largo de la historia

En un vídeo titulado “Revisionismo Histórico”, el autor Daniel Estulin denuncia una serie de casos de eliminación y censura de contenidos por parte del Big Tech globalista, que van desde películas documentales que ponen en evidencia los vínculos entre las corporaciones y políticos estadounidenses y británicos con la Alemania nazi, hasta la supresión de la verdadera historia de la Segunda Guerra Mundial.

 

 

Entre las obras censuradas, Estulin menciona La guerra desconocida / The Unknown War / Neizvestnaia Voina / Неизвестная война, Roman Karmen (URSS, EE.UU. de América; 1979), una película-serie documental que habla sobre el papel de las corporaciones y los políticos estadounidenses y británicos que ayudaron y apoyaron Hitler, que financiaron el Tercer Reich, y que lo empujaron a la guerra con la Unión Soviética.

Mientras el Bigh Tech limita la visibilidad de películas documentales en sus plataformas de vídeo, todavía podemos encontrar a la venta en Amazon libros como el de “Comerciar con el enemigo: La conspiración monetaria nazi-estadounidense , 1933-1949” (Trading With the Enemy: An Expose of the Nazi-American Money Plot, 1933-1949), en el que el autor y poeta estadounidense Charles Higham escribe con detalle sobre los vínculos entre las corporaciones estadounidenses y la Alemania nazi desde la época de la llegada de Hitler al poder hasta el fin del Tercer Reich en 1945. Entre las corporaciones citadas por Higham se encuentran Standard Oil, de la Familia Rockefeller, Ford Company, Coca-Cola, Hugo Boss, entre muchas otras empresas.

 

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial

 

Queda así claro, concluye Estulin, que “Estados Unidos no es el faro de la democracia —como algunos todavía imaginan— sino el Cuarto Reich nazi bajo las barras y las estrellas, que ya ha superado por mucho a Mussolini y al propio Hitler, con la diferencia de que hoy no hay quema de libros como en la Alemania de la década de 1930, sino que se eliminan bytes de información en las plataformas en línea, se reduce el tráfico a sitios web a través de algoritmos de búsqueda en Google, y son bloqueadas las cuentas y canales de disidentes en las redes sociales.”

 

Censura y purga de internet en 2018 es reminiscente de las infames quemas de libros y bibliotecas de la Antigüedad

 

Fuente:

Daniel Estulin / Ángel Metropolitano: Revisionismo Histórico, con Daniel Estulin, 6 de abril de 2021.

Contenidos

En otros tiempos, Stalin borraba a sus adversarios políticos de las fotos oficiales. En nuestra época, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Contenidos

Por Mente Alternativa La ONG Global Energy Monitor, financiada por los Rockefeller y otras entidades ultraglobalistas, acaba de publicar una encuesta anual en la...

Contenidos

El historiador Andrei Fursov sostiene que la crisis manufacturada actual va más allá de lo financiero, siendo una crisis sistémica arraigada en el capitalismo....

Archivos

Publicidad siguenos en telegram