Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El ARN de la vacuna Omicron de Moderna es fabricado por una empresa vinculada a la CIA

Desde finales del año pasado, el ARN mensajero de las vacunas COVID-19 de Moderna, incluido su refuerzo Omicron recientemente reformulado, ha sido fabricado exclusivamente por una empresa poco conocida con importantes vínculos con la inteligencia estadounidense. El Reino Unido es el primer país en aprobar la versión reformulada de Moderna de la vacuna.

 

Por Whitney Webb

A principios de esta semana, el Reino Unido se convirtió en el primer país en aprobar la versión reformulada de Moderna de su vacuna COVID-19, que afirma proporcionar protección tanto contra la forma original del virus como contra la variante Omicron, mucho menos letal pero más transmisible. El producto ha sido aprobado por la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido (MHRA) con el apoyo de la Comisión de Medicamentos Humanos del gobierno británico.

Descrita por las autoridades británicas como una “herramienta afinada” en la campaña de vacunación continua del país, la vacuna reformulada combina la vacuna COVID-19 previamente aprobada con una “vacuna candidata” dirigida a la variante Omicron BA.1. Esa vacuna candidata nunca ha sido aprobada previamente y no ha sido objeto de un estudio independiente. La MHRA aprobó la vacuna basándose en un único e incompleto ensayo en humanos realizado por Moderna. La empresa promocionó los datos incompletos de ese ensayo en comunicados de prensa de la empresa en junio y julio. El estudio aún no se ha publicado en una revista médica ni se ha sometido a una revisión por pares. Ninguna agencia reguladora, incluida la MHRA, ha expresado su preocupación por el historial de Moderna de participar en actividades sospechosas y probablemente ilegales en anteriores ensayos de productos, incluidos los de su vacuna original COVID-19.

La aprobación se produce poco antes de que varios países occidentales, entre ellos el Reino Unido, planeen llevar a cabo una campaña masiva de refuerzo de la vacuna COVID-19 este otoño. Moderna también ha señalado que la aprobación de su vacuna de refuerzo Omicron está pendiente en los EE.UU., la UE, Australia y Canadá, países que también tienen previstas campañas de vacunación de otoño centradas en la COVID-19. El director general de la empresa, Stéphane Bancel, ha calificado la vacuna reformulada como “nuestro principal candidato para un refuerzo en otoño de 2022”.

 

Stéphane Bancel, Director General de Moderna, Fuente: ClockworkOrange

Stéphane Bancel, Director General de Moderna, Fuente: ClockworkOrange

 

Sin embargo, a diferencia de la vacuna COVID-19 original de la empresa, el material genético, o ARN mensajero (ARNm), para esta nueva vacuna, incluido el material genético recién formulado destinado a proporcionar protección contra la variante Omicron, no está siendo fabricado por Moderna, sino por una empresa relativamente nueva que apenas ha recibido atención de los medios de comunicación, a pesar de sus vínculos manifiestos con la inteligencia estadounidense. El pasado mes de septiembre se anunció discretamente que una empresa llamada National Resilience (a menudo denominada simplemente Resilience) comenzaría a fabricar el ARNm de los productos de la vacuna COVID-19 de Moderna. Según los términos del acuerdo plurianual, “Resilience producirá ARNm para la vacuna Moderna COVID-19 en sus instalaciones de Mississauga, Ontario, para su distribución en todo el mundo”.

 

 ‘Reinventando la biofabricación’

National Resilience se fundó hace relativamente poco, en noviembre de 2020, y se describe a sí misma como “una empresa de fabricación y tecnología dedicada a ampliar el acceso a medicamentos complejos y a proteger las cadenas de suministro biofarmacéuticas contra las interrupciones.” Desde entonces ha estado construyendo “una red sostenible de soluciones de fabricación de alta tecnología, de extremo a extremo, con el objetivo de garantizar que los medicamentos de hoy y de mañana puedan fabricarse de forma rápida, segura y a escala.” Además, planea “reinventar la biofabricación” y “democratizar el acceso a los medicamentos”, en concreto a las terapias génicas, las vacunas experimentales y otros “medicamentos del mañana”.

Para lograr estos objetivos, la empresa anunció que “invertirá activamente en el desarrollo de nuevas y potentes tecnologías para fabricar medicamentos complejos que están definiendo el futuro de la terapéutica, incluidas las terapias celulares y genéticas, los vectores virales, las vacunas y las proteínas”. Se fundó con la intención, según se informa, de “construir un mejor sistema de fabricación de medicamentos complejos para luchar contra enfermedades mortales”, como forma de mejorar la “preparación para la pandemia” después de la crisis.

La empresa comercializó inicialmente sus capacidades de fabricación como “la plataforma Resilience”, y ofrece principalmente “Modalidades de ARN”, incluyendo el desarrollo de ARN para vacunas, edición de genes y terapéutica; y “Producción de virus”, incluyendo vectores virales, virus oncolíticos (es decir, un virus diseñado para atacar preferentemente a las células cancerosas), virus para su uso en el desarrollo de vacunas y virus editados genéticamente para fines no especificados. Cabe señalar que, hasta la fecha, muchos experimentos controvertidos de “ganancia de función” han justificado la modificación de los virus para los mismos fines descritos por las capacidades de producción de virus de National Resilience. Además, National Resilience ofrece a su clientela formulaciones de productos y otras modalidades, como biológicos y terapias celulares, y el apartado “Virus Production” de su sitio web ha sido eliminado desde entonces.

 

Rahul Singhvi, Director General de Resilience, Fuente: Resilience

Rahul Singhvi, Director General de Resilience, Fuente: Resilience

 

National Resilience, al ser una empresa tan joven, tiene muy pocos clientes y hay poca información disponible públicamente sobre sus capacidades de fabricación, aparte del sitio web de la empresa. La empresa no adquirió su primera planta de fabricación comercial hasta marzo de 2021, situada en Boston, MA, y comprada a Sanofi, seguida poco después por la adquisición de otra planta independiente situada en Mississauga, Ontario, Canadá. Se anunciaron renovaciones para las plantas, pero se sabe poco de su progreso. Antes de las adquisiciones, la empresa había subarrendado una planta de la zona de la bahía en Fremont, California. Los periodistas se preguntaron entonces por qué una empresa con unos 700 empleados en ese momento había adquirido un total de 599.000 pies cuadrados de espacio de fabricación después de haber salido de la clandestinidad menos de 6 meses antes.

En abril de 2021, National Resilience adquirió Ology Bioservices Inc., que había recibido un contrato de 37 millones de dólares del ejército estadounidense en noviembre anterior para desarrollar un tratamiento avanzado de anticuerpos monoclonales contra el COVID-19. Esta adquisición también proporcionó a National Resilience su primer laboratorio de nivel de bioseguridad 3 (BSL-3) y la capacidad de fabricar terapias celulares y génicas, vacunas y vectores virales vivos y virus oncolíticos.

A pesar de estar en las primeras fases de desarrollo de sus “revolucionarias” capacidades de fabricación, National Resilience se asoció con el Gobierno de Canadá en julio del año pasado. En virtud de ese acuerdo, el gobierno canadiense tiene previsto invertir 199,2 millones de dólares canadienses (unos 154,9 millones de dólares) en la filial de National Resilience con sede en Ontario, Resilience Biotechnologies Inc. La mayor parte de esos fondos se destinará a la ampliación de las instalaciones de Ontario que Resilience adquirió el pasado mes de marzo y que ahora fabrica el ARNm de los productos COVID-19 de Moderna. El Ministro de Innovación, Ciencia e Industria de Canadá, François-Philippe Champagne, afirmó en su momento que la inversión “crearía una futura preparación para la pandemia” y ayudaría a “hacer crecer el ecosistema de ciencias de la vida de Canadá como motor de nuestra recuperación económica”. Más recientemente, en 2022, la empresa ha anunciado algunos nuevos clientes: Takeda, Opus Genetics y el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Según los directivos de National Resilience, las ambiciones de la empresa parecen ir mucho más allá de la fabricación de ARN y virus. Por ejemplo, el director general de Resilience, Rahul Singhvi, ha afirmado que la empresa pretende construir “el ecosistema de fabricación biofarmacéutica más avanzado del mundo”. Sin embargo, Singhvi se ha negado a ofrecer muchos detalles en lo que respecta a la forma exacta en que la empresa planea convertirse en la compañía de biomanufactura más selecta del planeta.

En una entrevista concedida a The San Francisco Business Times, Singhvi afirma que Resilience pretende llenar sus enormes plantas de fabricación con “tecnologías y personas que puedan establecer y aplicar nuevos estándares de fabricación de terapias celulares y genéticas, así como de tratamientos basados en el ARN”. Antes de Resilience, Singhvi fue director general de NovaVax y socio operativo de Flagship Pioneering, que desempeñó un papel importante en la creación y el auge de Moderna.

Singhvi ha insistido además en que National Resilience “no es una empresa terapéutica, no es una empresa contratista y no es una empresa de herramientas” y que, en cambio, tiene como objetivo “impulsar la producción utilizando las nuevas modalidades terapéuticas”, como los tratamientos basados en el ARN, que se han normalizado en la era de la COVID-19. Mientras que los fabricantes por contrato “son como las cocinas, con ollas y sartenes listas para cualquier receta”, “lo que nosotros intentamos es arreglar las recetas”, ha explicado Singhvi. Uno de los miembros del consejo de administración de Resilience, el antiguo comisario de la FDA y miembro del consejo de Pfizer, Scott Gottlieb, ha descrito la empresa como el equivalente a Amazon Web Services para la industria biotecnológica.

Esencialmente, Resilience se presenta como una empresa que ofrece soluciones que permitirán producir medicamentos “futuristas”, incluidas las vacunas de ARNm, de forma más rápida y eficiente, con el objetivo aparente de monopolizar ciertas partes del proceso de biomanufactura. También parece estar preparada para convertirse en el fabricante preferido de vacunas de ARNm y terapias experimentales en caso de una futura pandemia, que algunos “filántropos” de la salud pública como Bill Gates han dicho que es inminente.

Tal vez la ambición más notable de la empresa esté relacionada con sus afirmaciones de que apoyan a los clientes a través del proceso de regulación gubernamental. Dado el énfasis de la empresa en la rápida producción en masa de terapias genéticas experimentales, su intención declarada de conseguir que los productos médicos “futuristas” que fabrica lleguen al mercado lo más rápidamente posible parece estar en desacuerdo con los procesos regulatorios más lentos y tradicionales. De hecho, se podría argumentar fácilmente que las aprobaciones de vacunas de ARNm por primera vez en la historia de la humanidad durante la crisis del COVID-19 sólo fueron posibles gracias a la gran relajación de los procedimientos reglamentarios y las pruebas de seguridad debido a la percepción de la urgencia de la situación.

Resilience parece querer que ese fenómeno se repita. Como ya se ha mencionado, la empresa afirma que permite establecer y aplicar “nuevos estándares para la fabricación de terapias celulares y genéticas” y también dice que planea convertirse en un “portador de estándares tecnológicos que ayude a que las terapias lleguen al mercado de forma más eficiente.” Anteriormente ofrecía en su página web “apoyo regulatorio” y “consultoría de estrategia” a los clientes, lo que sugiere que trataría de mediar entre los clientes y los reguladores gubernamentales para cumplir su objetivo de que los productos que fabrica lleguen al mercado más rápidamente. Además, tras su lanzamiento, la empresa afirmó que planeaba obtener “capacidades reguladoras” no especificadas. De ser así, es ciertamente notable que antiguos altos funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) formen parte del consejo de administración de la empresa o, como se señalará en breve, hayan desempeñado un papel importante en su creación.

 

Las personas que están detrás de Resilience

Resilience fue cofundada por el inversor de capital riesgo en biotecnología Robert Nelsen, conocido por escuchar “los primeros susurros de la ciencia, incluso cuando los datos son demasiado tempranos para casi todo el mundo”. Nelsen fue uno de los primeros inversores en Illumina, un gigante del hardware y el software de secuenciación genética con sede en California que se cree que domina actualmente el campo de la genómica. Como se mencionó en una investigación anterior de Unlimited Hangout, Illumina está estrechamente vinculada al equivalente de DARPA del Wellcome Trust, conocido como Wellcome Leap, que también se centra en “medicamentos” futuristas y transhumanistas. Nelsen es ahora presidente de la junta directiva de National Resilience, que es un “Quién es quién” de grandes actores del Estado de Seguridad Nacional de Estados Unidos, de la Gran Farmacia y de la “filantropía” relacionada con la farmacia.

 

Bob Nelsen de ARCH Venture Partners, Fuente: ARCH Venture Partners

Bob Nelsen de ARCH Venture Partners, Fuente: ARCH Venture Partners

 

Sin embargo, aunque a Nelsen se le ha atribuido gran parte del mérito de la creación de Resilience, en una entrevista reveló que la idea de la empresa había surgido en realidad de otra persona: Luciana Borio. En julio del año pasado, Nelsen reveló que fue mientras hablaba con Borio sobre “su trabajo dirigiendo la preparación para la pandemia en el NSC [Consejo de Seguridad Nacional]” lo que había “ayudado a lanzar la empresa de fabricación de productos biológicos de Nelsen, Resilience, de 800 millones de dólares”.

En el momento de su conversación, Borio era el vicepresidente de In-Q-tel, el brazo de capital riesgo de la CIA que se ha utilizado desde su creación a principios de la década de 2000 para fundar una serie de empresas, muchas de las cuales actúan como fachadas de la Agencia. Antes de In-Q-Tel, se desempeñó como directora de preparación médica y de biodefensa en el Consejo de Seguridad Nacional durante la administración de Trump y anteriormente había sido la jefa científica interina de la FDA de 2015 a 2017.

En la actualidad, Borio es investigadora principal de salud global en el Consejo de Relaciones Exteriores, consultora de Goldman Sachs, miembro de la alianza de vacunas CEPI, financiada por Bill Gates, y socia de la empresa de capital riesgo de Nelsen, ARCH Venture Partners, que financia Resilience. ARCH, de Nelsen, financió anteriormente a Nanosys, la empresa del controvertido científico Charles Lieber. En la época en que mantuvo la conversación con Nelsen que condujo a la creación de Resilience, Borio estaba coescribiendo un documento político para el Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins que recomendaba vincular el estado de vacunación contra la COVID-19 con los programas de cupones de alimentos y las ayudas al alquiler como posible medio para coaccionar a determinadas poblaciones a tomar la vacuna experimental.

Borio no es la única conexión de Resilience con In-Q-Tel, ya que el director general de In-Q-Tel, Chris Darby, forma parte del consejo de administración de la empresa. Darby también forma parte del consejo de administración de la CIA Officers Memorial Foundation. Darby también fue recientemente miembro de la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial (NSCAI), en la que miembros del ejército, la comunidad de inteligencia y las principales empresas de Silicon Valley defendieron la necesidad de reducir el uso de “sistemas heredados” en favor de alternativas centradas en la IA como un imperativo de seguridad nacional. Entre esos “sistemas heredados” identificados por el NSCAI se encontraban las visitas al médico en persona e incluso recibir atención médica de un médico humano, en contraposición a un “médico” de IA. El NSCAI también abogó por la eliminación de las “barreras normativas” que impiden que estas nuevas tecnologías sustituyan a los “sistemas heredados.”

 

Drew Oetting, miembro de la Junta de Resiliencia, Fuente: 8VC

Drew Oetting, miembro de la Junta de Resiliencia, Fuente: 8VC

 

Otro miembro notable de la junta, al hablar de los vínculos de inteligencia de Resilience, es Drew Oetting. Oetting trabaja para Cerberus Capital Management, la empresa dirigida por Steve Feinberg, que anteriormente dirigió la Junta Asesora de Inteligencia del Presidente bajo la administración Trump. Cerberus es, en particular, la empresa matriz de DynCorp, un controvertido contratista de seguridad nacional estadounidense vinculado a numerosos escándalos, incluidos los relacionados con el tráfico sexual en zonas de conflicto. Oetting también forma parte de la ONG Thorn, vinculada a la CIA y aparentemente centrada en la lucha contra el tráfico de niños, que fue objeto de una investigación anterior de Unlimited Hangout.

Oetting es también cofundador de 8VC, una empresa de capital riesgo que es uno de los principales inversores en Resilience. El otro cofundador de 8VC es Joe Lonsdale y Oetting “comenzó su carrera” como jefe de personal de Lonsdale. Lonsdale es el cofundador, junto con Peter Thiel y Alex Karp, de Palantir, una empresa de fachada de la CIA y contratista de inteligencia que es el sucesor del controvertido programa de vigilancia masiva y minería de datos de DARPA (Total Information Awareness, TIA). Además, Oetting trabajó anteriormente para el fondo de inversión de Bill Gates.

También cabe destacar la presencia de Joseph Robert Kerrey, ex senador de EE.UU. por Nebraska y antiguo miembro de la Comisión del 11-S, que se vio afectada por el conflicto de intereses, en el consejo de administración de Resilience. Kerrey es actualmente director general de Allen & Co., una empresa de banca de inversión de Nueva York que organiza un “campamento de verano para multimillonarios” anual desde 1983. Allen & Co. ha sido durante mucho tiempo un actor importante en las redes en las que se cruzan el crimen organizado y la inteligencia, y se menciona repetidamente a lo largo de mi próximo libro Una nación bajo chantaje. Por ejemplo, Charles y Herbert Allen, que dirigieron la empresa durante décadas, tuvieron considerables relaciones comerciales con capos del crimen organizado y testaferros de notorios gánsteres como Meyer Lansky, especialmente en las Bahamas. También fueron socios comerciales de los mentores de Leslie Wexner, A. Alfred Taubman y Max Fisher, así como socios de Earl Brian, uno de los arquitectos del escándalo del software PROMIS, en el que el crimen organizado y las redes de inteligencia cooperaron para robar y luego comprometer el software PROMIS con fines de chantaje y recopilación clandestina de información. Allen & Co. fue uno de los principales inversores en los intereses comerciales de Brian en la industria tecnológica que éste utilizó en sus intentos de llevar a la quiebra a los desarrolladores de PROMIS, Inslaw Inc. y de comercializar versiones de PROMIS que habían sido comprometidas primero por la inteligencia israelí y, posteriormente, por la CIA.

Además de estas personas vinculadas a los servicios de inteligencia, el resto de la junta directiva de Resilience incluye a la ex directora general de la Fundación Bill y Melinda Gates, Susan Desmond-Hellmann; al ex comisionado de la FDA y miembro de la junta directiva de Pfizer, Scott Gottlieb; a dos ex ejecutivos de Johnson & Johnson; al ex presidente y director general de la filial norteamericana de Teva Pharmaceuticals, George Barrett; al profesor de CalTech y miembro de la junta directiva de Alphabet (es decir, Google) y de Illumina. e. Google) e Illumina, Frances Arnold; el ex ejecutivo de Genentech y Merck, Patrick Yang; y el director general de Resilience, Rahul Singhvi.

 

Impulsar o no impulsar

Resulta ciertamente revelador que Moderna, normalmente ávida de publicidad, haya hablado tan poco de su asociación con Resilience y que ésta, a pesar de sus ambiciosos planes, también haya evitado la atención de los medios de comunicación. Teniendo en cuenta la historia de Moderna y las conexiones de Resilience, puede haber más en esta asociación de lo que parece, y los ciudadanos preocupados harían bien en seguir de cerca a Resilience, sus asociaciones y los productos que fabrica.

Dado que ahora vivimos en un mundo en el que las decisiones reguladoras de los gobiernos sobre la aprobación de medicamentos están cada vez más influenciadas por los comunicados de prensa de las empresas y los procedimientos reguladores normales se han quedado en el camino por ser demasiado “lentos”, es probable que haya poco escrutinio del material genético que Resilience produce para los “medicamentos del mañana”. Esto parece ser ya cierto en el caso de la vacuna COVID-19, recientemente retocada, de Moderna, ya que no se ha realizado ningún examen independiente de la nueva secuencia genética del ARNm utilizado en el candidato a vacuna específico de Omicron ni de sus efectos en el cuerpo humano a corto, medio o largo plazo. Para quienes se muestren escépticos ante el papel desmesurado que están desempeñando las empresas vinculadas a la inteligencia en el intento de “revolución” tecnológica en el ámbito médico, lo mejor es considerar el papel de Resilience en la próxima campaña de vacunación de otoño y en futuros escenarios de pandemia y salud pública antes de probar sus productos “futuristas”.

 

Moderna tenía lista la vacuna ARNm contra el coronavirus semanas antes de la aparición del Covid-19

 

Fuente:

Whitney Webb, en Unlimited Hangout: RNA for Moderna’s Omicron Booster Manufactured by CIA-Linked Company.

Ciencia y Tecnología

Masanori Fukushima, profesor emérito de la Universidad de Kioto, ha descrito así el programa de vacunación masiva contra el Covid: “Me atrevo a decir...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La vacuna contra el Covid de Oxford-AstraZeneca está siendo retirada a nivel mundial, meses después de que el gigante farmacéutico admitiera...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La Comisión Europea ha accedido a la solicitud de AstraZeneca para retirar la autorización de comercialización de su vacuna COVID-19, “Vaxzevria”,...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Aproximadamente cuatro quintas partes de los estadounidenses tienen una opinión desfavorable de China y un número cada vez mayor la considera...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram