Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El ‘activismo’ del rey Carlos III en medio de la crisis económica podría llevar al trono del Reino Unido a la ruina, según analistas

El rey Carlos III, que ha subido al trono del Reino Unido (RU) tras la muerte de su madre, la reina Isabel II, podría llevar a su país al desastre por una combinación de sus tendencias místicas y activistas y el terrible estado de la economía nacional, dijeron expertos a Sputnik.

 

Por Sputnik

La reina Isabel II falleció el 8 de septiembre, a la edad de 96 años, tras más de 70 años en el trono británico. Su hijo mayor, Carlos III, se convirtió en el nuevo rey inmediatamente después de su muerte, pero la ceremonia oficial tuvo lugar el sábado en el Palacio de St. James de Londres.

El lunes pronunció su primer discurso ante el Parlamento británico tras ser proclamado oficialmente nuevo soberano del país.

“Isabel ganó el trono durante el gran auge de la posguerra, así que todo lo que tenía que hacer era sentarse para quedar bien: Carlos lo está ganando durante una crisis económica y política cada vez más profunda, por lo que probablemente acabará quedando mal por mucho que intente comportarse”, dijo a Sputnik el historiador constitucional y comentarista político estadounidense Dan Lazare. “Gran Bretaña es un reino, así que si se hunde, el rey se hunde con él. Algo me dice que el reinado de Carlos no va a ser feliz”.

Lazare también dijo que Carlos es mucho más propenso a meterse en problemas porque es más emocional y menos adepto a mantener sus pensamientos para sí mismo.

“Está a favor de la arquitectura y la medicina tradicionales, tiene una vena de misticismo de la Nueva Era y tiende también a lo autoritario”, dijo Lazare. “La cuestión es si emulará a sus dos homónimos -Carlos I y II- y actuará en base a esas tendencias. El fascismo le viene de familia, así que es imposible decir que no lo hará”.

Si Carlos tropieza con políticas controvertidas, tanto el Reino Unido como la Commonwealth británica podrían desintegrarse, advirtió Lazare.

“De ser así, nadie sabe cuál sería la reacción canadiense o australiana, aunque Carlos podría ciertamente hacerlos huir si se excede en sus funciones. Lo mismo ocurre con Escocia e Irlanda del Norte. Las presiones sobre ambas son enormes gracias al Brexit, la crisis económica y la creciente amenaza de guerra”, dijo Lazare. “Mi opinión es que el Norte [de Irlanda] acabará uniéndose a la República Irlandesa, aunque el proceso podría ser turbulento.

Escocia es la gran incógnita, pero Charles podría acabar empujando a los escoceses al precipicio”.

El comentarista político y ex gestor de fondos de inversión Charles Ortel dijo que mucho depende de si el Reino Unido diseña una inspirada reestructuración de su base económica productiva y reduce el tamaño y los costes de sus numerosas burocracias.

“Si el nivel de vida y las oportunidades de los británicos mejoran, entonces quizá la población soporte una monarquía opulenta”, dijo Ortel a Sputnik.

Sin embargo, si la nueva primera ministra, Liz Truss, no logra implementar un rápido giro económico, el país podría caer en una peligrosa depresión, añadió Ortel.

“En este segundo escenario, imagino que la monarquía se encontrará probablemente en sus últimas y quizás definitivas patas”, dijo.

El historiador canadiense y vicepresidente de la Fundación Rising Tide, Matthew Ehret, predijo que el bien documentado deseo de Carlos III de desempeñar un papel más activista, combinado con su falta de juicio político, era un mal presagio para sus perspectivas futuras.

“Carlos es una débil sombra de cualquier cosa que se aproxime a un líder, lo que no sería tan terrible si realmente deseara cumplir el propósito declarado de la Corona y no hacer nada.

Lamentablemente, también es un activista autoproclamado de la realeza con un impulso obsesivo por imponer a su reino sus creencias sobre la forma en que debe reestructurarse el mundo”, dijo.

Carlos ya se había identificado a lo largo de su vida con las controvertidas políticas de globalización que estaban acarreando penurias sin precedentes a miles de millones de personas en todo el mundo, advirtió Ehret.

“Carlos también se ve a sí mismo como fundador del Gran Reajuste del Foro Económico Mundial y líder de la agenda global de descarbonización, que son los dos planes más desastrosos jamás realizados por la humanidad y que provocarán miles de millones de muertes si no se abortan”, dijo.

El compromiso continuado de Carlos III con estas políticas sólo podría terminar en una catástrofe tanto para el Reino Unido como para su monarquía, concluyó Ehret.”

“Así que, en el análisis final, el gobierno de Carlos parece ser un desastre sin paliativos y probablemente terminará en una rebelión y posiblemente en el mismo destino que corrió su homónimo [el rey Carlos I, que fue decapitado] en 1649”, dijo.

 

Anuncian al nuevo Rey del Imperio Británico…y del Gran Reseteo

 

Fuente:

Sputnik International: King Charles III’s ‘Activism’ Amid Economic Crisis Could Lead UK Throne to Ruin – Analysis. 12.09.2022.

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, Steven Sahiounie advierte la conexión entre el arresto del Dr. Waleed al-Tabtabai y...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Contenidos

Archivos filtrados por MintPress News revelan que los servicios de inteligencia británicos y entidades financiadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores han vigilado, infiltrado...

Contenidos

Por Claudio Celani El papel de los británicos en los asesinatos de Enrico Mattei y Aldo Moro salió ayer a la luz en el...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram