Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El abandono de la investigación de la CPI sobre los crímenes de guerra británicos en Irak muestra el fracaso del sistema legal internacional

A pesar de que se han examinado miles de casos y de que la Corte Penal Internacional ha llegado a la conclusión de que en innumerables casos hay motivos razonables para creer que se han cometido los crímenes más despreciables, no ha habido condenas. Lo que lleva a preguntarse si los países occidentales están por encima del derecho internacional. La guerra de Irak no fue legal en un principio y tampoco la ocupación de Irak, por la cual no se ha impuesto ningún castigo a las fuerzas de la coalición involucradas.

 

Por Robert Inlakesh

El 9 de diciembre, la Corte Penal Internacional (CPI) decidió abandonar su investigación sobre los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas británicas durante la guerra de Irak, a pesar de que su investigación había llegado a la conclusión de que había motivos razonables para creer que se habían cometido efectivamente crímenes de guerra.

Fatou Bensouda, la Fiscal Principal de la Corte Penal Internacional, anunció en una declaración pública que había decidido dar por concluido el examen preliminar y no proseguir la investigación de los crímenes de guerra cometidos por las Fuerzas Armadas Británicas en Irak. La Fiscal Principal también confirmó en su declaración que, a pesar de cerrar el caso, el informe había concluido “… que hay una base razonable para creer que los miembros de las fuerzas armadas británicas cometieron los crímenes de guerra de asesinato deliberado, tortura, trato inhumano y cruel, ultrajes a la dignidad personal y violación y/u otras formas de violencia sexual”.

En su declaración, Bensouda defiende la decisión de la Corte Penal Internacional de cerrar el caso antes de abrir una investigación, debido a que el Órgano Internacional no ha encontrado que el sistema jurídico del Reino Unido haya participado activamente en la protección de las personas contra el enjuiciamiento. También proclama en la declaración que se debe a razones “técnicas” y a la defensa de la carta fundacional de la Corte Penal Internacional, el Estatuto de Roma, que se haya decidido el razonamiento aparentemente ridículo que subyace al abandono del caso.

En desacuerdo con la decisión, Mathew Cannock, director del Centro de Justicia Internacional de Amnistía Internacional, dijo que “la decisión del Fiscal de concluir el examen proporciona una hoja de ruta para el obstruccionismo”. Recompensa la mala fe y las demoras provocadas por el hecho de que el ejército y las autoridades británicas no hayan realizado investigaciones independientes e imparciales sobre las denuncias en el período inmediatamente posterior al conflicto de Irak”. Dando más peso a las palabras de Mathew Cannock de Amnistía, es el hecho de que el Parlamento Británico está actualmente buscando pasar el “Proyecto de Ley de Operaciones en el Extranjero” a Ley, lo que hará aún más difícil procesar a los soldados británicos por crímenes de guerra.

A pesar de que se han examinado miles de casos y de que la Corte Penal Internacional ha llegado a la conclusión de que en innumerables casos hay motivos razonables para creer que se han cometido los crímenes más despreciables, no ha habido condenas. Lo que lleva a preguntarse si los países occidentales están por encima del derecho internacional. La guerra de Irak no fue legal en un principio y tampoco la ocupación de Irak, por la cual no se ha impuesto ningún castigo a las fuerzas de la coalición involucradas.

También se ha señalado que las conclusiones de la CPI parecen luchar contra la realidad cuando afirman que las autoridades británicas no se han mostrado reacias a hacer justicia. De hecho, a principios de este año, investigadores independientes británicos dijeron a la BBC que de los miles de casos evaluados, todos menos uno habían sido desestimados.

La Corte Penal Internacional nunca ha acusado a nadie en Occidente; sus 45 acusaciones públicas son todas de países africanos o de Georgia. El hecho de que la Corte Penal Internacional parece llevar a cabo casi exclusivamente investigaciones en África ha suscitado muchas críticas y le ha valido el apodo de la Corte Penal Africana. Tras el anuncio de la CPI de que abandonaban la idea de iniciar una investigación sobre el caso, Clive Baldwin, asesor jurídico principal de Human Rights Watch, dijo que “la decisión de la fiscalía de cerrar su investigación en el Reino Unido sin duda alimentará las percepciones de un feo doble rasero en la justicia, con un enfoque para los Estados poderosos y otro para los que tienen menos influencia”.

También se reveló a principios de este año que las Fuerzas Especiales australianas habían cometido crímenes de guerra en Afganistán, debido a la filtración de una serie de documentos que revelaron la carnicería. Nuevamente, en este caso, las autoridades australianas, que no habían hecho nada sobre estos crímenes hasta que se filtraron los documentos, se ven nuevamente obligadas a castigar adecuadamente a sus propios soldados, lo que parece cada vez menos probable. De hecho, el Primer Ministro australiano se indignó más por un funcionario chino que twitteó una imagen que representaba los crímenes cometidos por las fuerzas australianas que por los propios crímenes de guerra.

El problema de dejar que el Reino Unido haga justicia a las víctimas iraquíes del terrorismo británico es simple de comprender. Detener esta investigación de la CPI es como detener una investigación de un asesino en serie y pedir a su cómplice que lo discipline, es más que ridículo.

Creo que el origen de este lío que vemos hoy en día, está en la inacción de las potencias mundiales al concluir la Guerra Fría, para descartar los dobles estándares sesgados que crearon el entorno para un estado de conflicto universal tan polifacético.

Después de la segunda guerra mundial, parecía haber alguna esperanza de que el mundo se dirigía en una dirección más positiva, sin embargo, no pudimos implementar muchos de los cambios que se pretendían para fijar ese rumbo. El hecho de que ahora mismo el Derecho Internacional es sólo una herramienta a disposición de los Estados y alianzas más poderosos del mundo, es un testimonio de que necesitamos un cambio.

La razón por la que tantos países son hostiles a los gobiernos de los Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, es el dolor y el sufrimiento creado a manos de estos regímenes. Por eso vemos tal hostilidad y movimientos populares que se oponen a Occidente, y por eso grupos como Hezbollah (en el Líbano), Ansarallah (en el Yemen) y Hamas (en Palestina) existen como movimientos de resistencia armada; porque si el Derecho Internacional estuviera realmente a la altura de su nombre, grupos como éstos no habrían tenido necesidad de tomar las armas.

Cuando los habitantes del Sur global sienten que son socavados y olvidados por el mundo, ya que están sufriendo a manos de los gobiernos occidentales, no es sorprendente que muchos opten por contraatacar mediante la violencia física.

En el caso de Irak, este tipo de injusticia ha llevado a la catástrofe que aún hoy vemos en el país. Porque el odio que los iraquíes comunes sienten hacia Occidente no proviene de un celo irracional por las “libertades”, sino de lo que se les hizo. Si usted como occidental se pone en el lugar de un iraquí común, afectado por los crímenes de guerra cometidos por los soldados británicos, ¿no perdería la fe en la Ley y en la llamada Comunidad Internacional?

 

Trump intenta ocultar los crímenes de guerra de Israel y EEUU atacando a la CPI

 

Fuentes:

ICC Statement.

ICC Document.

Amnesty International Statement.

Overseas Operations Bill.

HRW report.

Reuters report.

Robert Inlakesh / The Last American Vagabond — ICC Dropping Inquiry Into British War Crimes In Iraq Shows Failure Of International Legal System.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Mente Alternativa Después de que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) solicitó una orden de arresto contra el primer ministro...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 20 de mayo, el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, solicitó órdenes de detención contra el...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, Steven Sahiounie advierte la conexión entre el arresto del Dr. Waleed al-Tabtabai y...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram