Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

EEUU usa crisis y fractura de U‎E para aumentar su influencia sobre Italia y alejarla de China y Rusia

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



En Italia, el debate sobre la ayuda que la Unión Europea puede aportar después de la ‎crisis del coronavirus ha tomado un rumbo equivocado afirma Manlio Dinucci. El problema no es tener dinero sino independencia, dice. El interés nacional de Italia sería suprimir las sanciones contra Moscú para ‎reactivar las exportaciones italianas hacia Rusia y oxigenar así las empresas medianas y pequeñas ‎en Italia, esa opción se hace imposible a causa de la dependencia italiana de las decisiones que ‎se toman en Washington y en Bruselas. Igualmente están en peligro los acuerdos de Italia ‎con China sobre la «Nueva Ruta de la Seda», que Washington no ve con buenos ojos.

 

Hoy se debate sobre el financiamiento que Italia recibirá de la Unión Europea, sobre su monto ‎total y bajo qué condiciones llegará. ‎

Bruselas está enviando mensajes tranquilizadores. Pero, dado el hecho que ese financiamiento ‎adoptará principalmente la forma de préstamos, varios economistas ya comienzan a lanzar ‎advertencias: existe un peligro de fuerte endeudamiento y de una subsiguiente pérdida de ‎soberanía económica. ‎

La atención político-mediática se concentra también sobre las relaciones entre Italia y la Unión ‎Europea, un tema importante que, sin embargo, no debe separarse de la cuestión de las ‎relaciones entre Italia y Estados Unidos, algo de lo que nadie habla, ni en el parlamento ni en los ‎grandes medios de difusión. ‎

Todavía se desconocen ‎las implicaciones del plan de «asistencia» a Italia anunciado el 10 de ‎abril por el presidente Trump [1]. ‎

Sin embargo, el embajador de Estados Unidos en Italia, Lewis Eisenberg, define ese plan como ‎‎«la mayor ayuda financiera que Estados Unidos haya aportado nunca a un país de Europa ‎occidental desde 1948, en tiempos del Plan Marshall». ‎

Como apoyo a las acciones sanitarias contra el Covid-19 ya «decenas de millones de dólares ‎han llegado y llegarán a la Cruz Roja y a varias organizaciones no gubernamentales», sin precisar ‎a cuáles. El plan prevé además una serie de intervenciones para «respaldar la reactivación de la ‎economía italiana». ‎

Para ello, el presidente Trump ha ordenado a sus secretarios del Tesoro y de Comercio, al ‎presidente del Banco de Export-Import, al administrador de la Agencia de Estados Unidos para el ‎Desarrollo Internacional (USAID) y al director de la United States International Development ‎Finance Corporation (agencia gubernamental que financia proyectos privados de desarrollo) que ‎utilicen sus mecanismos para «apoyar las empresas italianas». Tampoco se dice qué empresas ‎ya son o serán financiadas en el marco de ese plan, ni las condiciones de tal financiamiento. ‎

El embajador estadounidense habla de manera general de las excelentes relaciones entre ‎Estados Unidos e Italia, que se reflejan en «importantes indicadores de tipo económico y ‎estratégico», entre los cuales figura «uno de los mayores acuerdos militares con Fincantieri», ‎que en mayo pasado obtuvo un contrato de alrededor de 6 000 millones de dólares para la ‎construcción de 10 fragatas multiusos para la marina de guerra estadounidense (US Navy). ‎

El grupo italiano Fincantieri, con 70% de participación del ministerio de Economía y Finanzas, ‎posee en Estados Unidos 3 astilleros, donde también se construyen actualmente 4 buques ‎de guerra similares para Arabia Saudita. ‎

Otro importante indicador económico y estratégico es la creciente integración de Leonardo, la ‎empresa más importante de la industria militar italiana, al complejo militar-industrial ‎estadounidense, sobre todo a través de Lockheed Martin, la principal empresa militar de ‎Estados Unidos. Leonardo, cuyo accionista principal es el ministerio italiano de Economía y ‎Finanzas, garantiza a Estados Unidos productos y servicios destinados a las fuerzas armadas y las ‎agencias de inteligencia estadounidenses. En Italia, Leonardo está a cargo del complejo militar ‎de Cameri, donde se ensamblan los aviones de guerra F-35 de Lockheed Martin. ‎

Esos, y otros más, son los poderosos intereses –sobre todo de los grandes grupos financieros– ‎que ponen a Italia al servicio de Estados Unidos. No sólo en materia de política exterior y en el ‎plano militar sino también en el sector de la economía, donde Italia se ve subordinada a la estrategia de Estados Unidos, marcada cada vez más por una confrontación política, económica ‎y militar con Rusia y China. ‎

El plan de Washington no puede ser más claro: explotar la crisis y las fracturas de la Unión ‎Europea para incrementar la influencia estadounidense en Italia. Las consecuencias son ‎evidentes. Aunque el interés nacional de Italia sería suprimir las sanciones contra Moscú para ‎reactivar las exportaciones italianas hacia Rusia y oxigenar así las empresas medianas y pequeñas ‎en Italia, esa opción se hace imposible a causa de la dependencia italiana de las decisiones que ‎se toman en Washington y en Bruselas. Igualmente se ven en peligro los acuerdos de Italia ‎con China sobre la «Nueva Ruta de la Seda», que Washington no ve con buenos ojos. ‎

La falta de verdadera soberanía política impide la adopción de decisiones independientes en esos ‎sectores y en otros de vital importancia para que Italia pueda salir de la crisis. Pero de eso ‎nadie habla en el talk show de la política.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Notas

[1] «Trump ordena “asistencia” para Italia‎», por ‎Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 14 de abril de 2020.

 

Guerra Fría 2.0: La UE se va a Eurasia; angloamericanos promueven sinofobia; Beijing no se doblegará

 

Fuente:

Manlio Dinucci / Il Manifesto — No hay soberanía económica sin soberanía política.

Te puede interesar

Contenidos

Mientras los medios de propaganda de EE.UU. e Israel se pelean por ver quién culpa más veces a Hezbollah de la mortal explosión masiva...

Ciencia y Tecnología

1. La vacuna antiviral de Putin La “vacuna de Putin” es un anti viral. Los virus no mueren (deberían estar vivos para eso). Los...

Ciencia y Tecnología

El desarrollo de la ciencia de la géntica en occidente no tiene el mismo avance que la ciencia de la antigua Unión soviética, ahora...

Contenidos

  Anfitrión: Dennis Speed, LaRouchePAC NYC Invitado: Dennis Small, Editor de la Revista Executive Intelligence Review (EIR) Como dijo alguna vez el gran estadista...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Facebook

Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.