Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

EEUU otorga contratos a 7 organizaciones vinculadas a Bill Gates, DARPA y el Big Tech para desarrollar ‘soluciones digitales de salud contra el COVID-19’

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Derrick Broze

Los Institutos Nacionales de Salud han adjudicado contratos a siete organizaciones que trabajan en soluciones digitales de salud para COVID-19, que incluyen teléfonos inteligentes y “biosensores” portátiles.

El 15 de septiembre, los Institutos Nacionales de Salud anunciaron que habían adjudicado contratos a siete empresas que desarrollan soluciones digitales de salud para el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y el Instituto Nacional de Imagenología Biomédica y Bioingeniería (NIBIB), parte de los NIH, seleccionaron los siete proyectos presentados por las organizaciones. Los contratos tienen un valor de hasta 22,8 millones de dólares y se centrarán en el uso de la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático y otros métodos, combinados con aplicaciones para teléfonos inteligentes, dispositivos vestibles y software “que pueden identificar y rastrear contactos de personas infectadas, llevar un registro de los resultados verificados de las pruebas de COVID-19 y vigilar el estado de salud de las personas infectadas y potencialmente infectadas”.

Estas organizaciones incluyen a:

iCrypto, Inc. (Santa Clara, California)
Shee Atiká Enterprises, LLC (Sitka, Alaska)
Universidad de California, San Francisco
physIQ, Inc. (Chicago)
Vibrent Health (Fairfax, Virginia)
IBM (Armonk, Nueva York)
Evidation Health, Inc. (San Mateo, California)

El NIH también señaló que otra compañía, CareEvolution, LLC (Ann Arbor, Michigan), recibió un contrato del NIBIB.

El director del NIBIB, el Dr. Bruce J. Tromberg, declaró que las tecnologías de salud digital construidas en torno a los teléfonos inteligentes y los dispositivos portátiles ayudarán a guiar al público a través de la pandemia de COVID-19 mediante la recopilación y el análisis de grandes cantidades de datos de muchas fuentes diferentes.

“Cuando esta información se analice utilizando métodos computacionales y de aprendizaje automático de vanguardia, todos tendrán acceso a nuevas y poderosas herramientas para reducir el riesgo de infección y volver a las actividades normales”, dijo Tromberg.

La noticia de los contratos de los NIH provocó que pocos medios de comunicación convencionales informaran sobre esto como “los últimos avances en la lucha contra COVID-19”. Sin embargo, no hubo un escrutinio de las propias empresas.

Derrick Broze ha elaborado un breve análisis de las conexiones entre las empresas que promueven aplicaciones para teléfonos inteligentes y tecnologías de uso, y los individuos e instituciones que se benefician del avance de esta realidad tecnocrática centrada en la bioseguridad. Algunas de estas organizaciones tienen conexiones con la Fundación Bill y Melinda Gates, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), Apple y Google.

 

iCrypto, Inc.

Comencemos con la organización de la que menos sabemos, iCrypto, Inc. El NIH otorgó a la firma digital iCrypto, Inc. un contrato para “desarrollar una plataforma basada en el teléfono inteligente para proporcionar pruebas de pruebas, serológicas y de estado de vacunación”. Más allá de esa única línea no hay muchos detalles disponibles sobre la “plataforma basada en el teléfono inteligente” que iCrypto se encarga de construir.

La página LinkedIn de la compañía dice que iCrypto proporciona “una solución SaaS escalable y personalizable con capacidades que incluyen, entre otras, la agregación de identificación centrada en el móvil, una fuerte autenticación (biométrica) centrada en el móvil en toda la organización, verificaciones, autorizaciones y atestaciones (registros de auditoría inmutables), ayudando así a la responsabilidad general, la gobernanza y el cumplimiento de la auditoría, el no repudio, el aumento de la productividad y la rentabilidad”.

El sitio web de ICrypto se describe a sí mismo como una “plataforma de confianza e identificación/autenticación digital que permite a las empresas realizar transacciones más rápidas (minimizando la fricción) con una mayor confianza, responsabilidad y rentabilidad”. Más allá de esta breve descripción y de la mención de 3 empleados, el sitio web es estéril y ofrece pequeños detalles sobre la historia de las empresas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Del mismo modo, la cuenta de twitter de iCrypto sólo tiene 2 tweets a partir de 2018. En una lista de comunicados de prensa de la empresa no se menciona el contrato con los NIH, pero en un comunicado de prensa de 2019 se afirma que iCrypto tiene una “amplia oferta que abarca múltiples factores de autenticación, como el escaneo de huellas dactilares, fotografías, reconocimiento facial, comportamiento del usuario y números de identificación personal (PIN), iCrypto es la solución más completa de su tipo en el mercado actual”.

Se necesitan más investigaciones para llegar a una comprensión más completa de la “plataforma basada en los teléfonos inteligentes” de iCrypto y de cómo interactuará con la población.

 

CareEvolution

CareEvolution recibió un contrato para su herramienta SAFER-COVID, que describen como “una solución de salud digital que integra los síntomas autoinformados, los datos de los dispositivos de uso del consumidor, los datos del registro electrónico de salud y los datos de las reclamaciones, y los resultados de las pruebas de COVID-19 para indicar si los usuarios están listos para volver al trabajo y a las actividades normales durante la pandemia de COVID-19”.

CareEvolution dice que la herramienta de autoevaluación SAFER-COVID “le ayuda a tomar decisiones sobre cuándo, si y cómo volver de forma segura a las actividades diarias regulares como el trabajo y otras interacciones sociales”. La herramienta está diseñada para utilizar la investigación disponible de los CDC, NIH y otras organizaciones para dar al usuario “orientación” sobre lo que puede hacer “para tener más confianza de que no es infeccioso para los demás”.

CareEvolution aún no ha proporcionado detalles específicos sobre el tipo de dispositivos vestibles de los que están recopilando datos, pero el uso de dispositivos vestibles es un componente central de los contratos de los NIH.

 

Shee Atiká Enterprises, LLC

Empresas Shee Atiká tiene la tarea de “desarrollar una plataforma basada en teléfonos inteligentes destinada a apoyar a las personas en entornos de bajos recursos con un termómetro y un oxímetro de pulso habilitados para Bluetooth”. Shee Atiká está específicamente enfocada en una plataforma para “monitorear y apoyar a los individuos con síntomas de COVID-19 (que pueden necesitar pruebas) y a aquellos que ya han dado positivo”.

La compañía dice que su aplicación integrará un termómetro y un oxímetro de pulso habilitados para Bluetooth en un enfoque “diseñado exclusivamente para entornos de bajos recursos y poblaciones desatendidas”. No se explica cómo funcionará la tecnología y cómo se adapta exactamente a las “poblaciones desatendidas”.

Una vez más, no hay mucha información sobre la empresa en sí o la naturaleza de la tecnología que están diseñando las Empresas Shee Atiká y su empresa matriz Shee Atiká Incorporated.

Sin embargo, sí sabemos que Shee Atiká Incorporated es también la empresa matriz de INDHA Health Solutions, una empresa de Alaska que se especializa en crear soluciones de atención de la salud para los clientes con el fin de mejorar la gestión de la atención de la salud. INDHA dice que “convierte la información biométrica del paciente en conocimiento utilizable para los participantes, empleadores y proveedores de salud”. Esto se hace mediante dispositivos y prendas de vestir inteligentes que se utilizan actualmente para detectar el azúcar en la sangre y la presión arterial.

Según Alaska Northstar Resources, LLC, otra de las subsidiarias de Shee Atiká, Shee Atiká, Inc. y sus subsidiarias, han realizado cerca de 1.000 millones de dólares en contratos con el gobierno de los Estados Unidos. Con este historial de contratos gubernamentales no debería sorprender que la relativamente desconocida compañía haya sido elegida para crear la siguiente ola de herramientas de salud digital destinadas a rastrear a quienes puedan tener COVID-19.

También debemos señalar que Shee Atiká y los contratistas militares privados TigerSwan estuvieron implicados en un plan que involucraba a la deshonrada corporación internacional DynCorp.

 

Universidad de California, San Francisco

El NIH concedió a la Universidad de California, San Francisco un contrato para investigar una “herramienta de rastreo de contactos retroactivos para COVID-19” basada en el GPS. Los investigadores de la UC San Francisco han estado desarrollando activamente la tecnología de rastreo de contactos en respuesta a COVID-19. El rastreo de contactos es un proceso de identificación de individuos que pueden haber estado en contacto con una persona infectada, recolectando información sobre sus contactos y luego rastreando los contactos de los individuos infectados. A todas las personas que pueden haber entrado en contacto con una persona infectada se les hacen pruebas para detectar la infección, se les trata para detectar la infección y también se localizan sus contactos.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El contrato de los NIH es el último paso en los esfuerzos de la UCSF por crear una herramienta de rastreo de contactos que no sólo rastree los movimientos actuales y futuros de un individuo, sino que busque “recrear los movimientos de las personas”.

En septiembre, los investigadores de la UCSF invitaron al público a compartir sus datos de localización – que son recogidos por Google – a través de sus teléfonos inteligentes y dispositivos móviles. El intercambio de datos y la vigilancia son parte de un nuevo estudio llamado Covidseeker, aparentemente dirigido a mejorar los esfuerzos de rastreo de contactos y ayudar a los científicos a entender cómo el coronavirus se está propagando de persona a persona.

“El proyecto de la UCSF tiene un enfoque diferente al que Google y Apple están utilizando en sus aplicaciones de rastreo de contactos”, escribió la universidad. “Esas aplicaciones utilizan balizas Bluetooth para detectar teléfonos cercanos en tiempo real, enviando alertas cada vez que los usuarios se acercan a alguien que ha dado positivo. Por el contrario, Covidseeker mira hacia atrás en el tiempo. Con suficientes participantes, puede ser capaz de recrear los movimientos de la gente cuando las tasas de infección subían y bajaban en la primavera y el verano de 2020”.

La subvención de los NIH no es inusual dado que dos organizaciones tienen una relación de larga data. Por ejemplo, en 2019, por decimotercer año consecutivo, la UCSF se adjudicó el primer lugar entre las instituciones públicas en la financiación de los NIH. “Los NIH han estado detrás de muchos de los mayores avances que los científicos de la UCSF han hecho durante décadas”, escribió la UCSF.

El 30 de septiembre, los estudiantes, profesores y personal de la UC San Francisco comenzaron a participar en una prueba del software COVID Notify. Se les invitó a activar COVID Notify en sus teléfonos inteligentes para ser los primeros californianos en probar la herramienta como parte de un piloto limitado. Los legisladores de California esperan usar la herramienta para aprender cómo reabrir su estado de la mejor manera posible. La tecnología que impulsa COVID Notify fue desarrollada por Google y Apple. Los desarrolladores afirman que el software es anónimo y no utiliza GPS y nunca recoge, almacena o transmite información personal y datos de localización.

La UC San Francisco también ha recibido brevemente fondos de la Fundación Gates para la malaria y “medicamentos para la salud mundial”.

 

PhysIQ, Inc.

La compañía de medicina digital Physiq Inc. ha recibido un contrato de los NIH para “desarrollar un índice basado en la inteligencia artificial (IA) que pueda proporcionar una advertencia temprana de que un paciente con COVID-19 está en declive y necesita tratamiento médico”.

El NIH está pidiendo a Physiq que utilice su biomarcador digital de índice de descompensación (CDI) COVID-19, que se describe como un algoritmo personalizado basado en la IA que se ejecutará en la actual plataforma de computación AccelerateIQ de Physiq. La empresa comercializa su plataforma AccelerateIQ como una herramienta eficaz para la recogida y organización de datos de biosensores vestibles. Su plataforma funciona con un parche sensorial desechable que se lleva en el pecho llamado VitalPatch de Vital Connect, Inc.

PhysIQ describe su trabajo como “la aplicación de la inteligencia artificial a los datos de los sensores que se pueden llevar puestos” usando la única “plataforma de análisis personalizado” aprobada por la FDA, diseñada para procesar múltiples signos vitales de los sensores que se pueden llevar puestos para crear una “línea de base dinámica personalizada” para cada individuo. Esencialmente, ellos apuntan a mapear tus signos vitales mientras estás sano y usan su plataforma analítica para detectar “desviaciones sutiles” que podrían ser los primeros signos de advertencia de una enfermedad u otros cambios en la salud.

En mayo, PhysIQ se asoció con el Departamento de Defensa de los EE.UU. y la Fundación Henry M. Jackson en una iniciativa para utilizar la plataforma de physIQ para recoger y analizar datos de sensores vestibles para comprender mejor la patofisiología de COVID-19. Este proyecto requería una “monitorización continua” de los pacientes de COVID-19 usando un biosensor portátil en un intento de predecir la progresión de la enfermedad y los primeros signos de infección. El plan es enviar la plataforma a “individuos asociados con hospitales militares en los EE.UU., así como a través de sitios en el sudeste de Asia”.

 

Vibrent Health

Los NIH otorgaron a Vibrent Health un contrato de 4,23 millones de dólares con la promesa de desarrollar “aplicaciones móviles, integraciones de datos y algoritmos validados de aprendizaje automático para identificar COVID-19 y diferenciarlo de la gripe, y para realizar el rastreo de contactos utilizando tecnologías Wi-Fi”.

Praduman Jain, fundador y director general de Vibrent Health, señaló que su empresa estaba trabajando en el “rastreo de contactos habilitados con Wi-Fi” utilizando teléfonos inteligentes y dispositivos portátiles para “ayudar a la sociedad a volver a la normalidad”. Jain y Vibrent Health creen que este método de utilizar el rastreo de contactos habilitados con wi-fi podría “identificar brotes” y “aconsejar acciones para proteger a los individuos de la exposición a COVID-19”. Vibrent lo hará “expandiendo” y “mejorando” su Plataforma de Soluciones Digitales de Salud. La plataforma permite a los investigadores “desplegar rápidamente medidas estandarizadas de los sistemas de encuesta que utilizan para la investigación diaria en sus propios programas de investigación”.

Vibrent afirma que su tecnología será capaz de diferenciar COVID-19 de la gripe, así como informar a los usuarios si deben buscar atención médica.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En junio, Vibrent anunció que había desarrollado una “solución de despliegue rápido” para una encuesta sobre COVID-19. Vibrent Health actualmente sirve como el Centro de Sistemas de Tecnología Participante para el Programa de Investigación de Todos Nosotros de los NIH. Vibrent respondió a la necesidad del programa de recopilar datos desarrollando y desplegando rápidamente una Encuesta de Experiencia de Participantes (COPE) de COvid-19. La encuesta pidió a más de 325.000 participantes que compartieran sus experiencias de distanciamiento social, los síntomas de COVID-19, las pruebas de COVID-19, el estado de ánimo, el estrés, la soledad, la discriminación, la ansiedad y otros aspectos de la salud física y mental.

 

IBM

Se ha contratado a IBM para probar una “solución integrada para apoyar el rastreo de contactos y la presentación de informes verificables sobre el estado de salud”. Actualmente no hay más detalles sobre los detalles de este proyecto, pero IBM ha participado intensamente en el esfuerzo de utilizar la tecnología digital como método para combatir COVID-19.

IBM anunció recientemente que se asociaba con la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca y el Departamento de Energía de los EE.UU. para utilizar supercomputadoras para lanzar el Consorcio de Computación de Alto Rendimiento COVID-19, que, según se informa, es “una cantidad sin precedentes de potencia de computación-16 sistemas con más de 330 petaflops, 775.000 núcleos de CPU, 34.000 GPU y contando”.

IBM también ha estado ofreciendo tecnología impulsada por inteligencia artificial y un asistente de IA para responder a las preguntas de los ciudadanos.

Por supuesto, la supercomputación y la IA no son nada nuevo para una de las empresas de tecnología informática y consultoría más antiguas del mundo. Hace más de una década, IBM estaba trabajando en un sistema informático que estimula y emula las capacidades del cerebro para la sensación, la percepción y la cognición. IBM afirmaba que había hecho avances en la simulación del comportamiento de la corteza cerebral y creó un algoritmo que podía “sintetizar” datos neurológicos.

En 2017, IBM anunció que se asociaba con el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de EE.UU. (AFRL) en un “sistema de supercomputación inspirado en el cerebro y alimentado por un conjunto de 64 chips del sistema neurosináptico TrueNorth de IBM”. La plataforma fue diseñada para “permitir un aprendizaje profundo de la red neural y el descubrimiento de información”. IBM dijo que el reconocimiento de patrones de sistemas y la potencia de procesamiento sensorial es equivalente a 64 millones de neuronas y 16 mil millones de sinapsis mientras que sólo consume 10 vatios de potencia.

El sistema neurosináptico TrueNorth de IBM fue desarrollado originalmente bajo los auspicios del programa de Sistemas de Electrónica Adaptable Plástica Neuromórfica Escalable de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) en colaboración con la Universidad de Cornell.

Whitney Webb ha informado ampliamente sobre la oscura agenda de DARPA y cómo se relaciona con la pandemia de COVID-19.

 

Evidation Health, Inc.

Evidation Health tiene la tarea de “investigar una plataforma de medición de la salud para analizar datos de dispositivos autoinformados y vestibles para detectar COVID-19 y diferenciarlo de la gripe”. Evidation tiene un historial de trabajo con dispositivos inteligentes y otras tecnologías de uso.

La Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de EE.UU. (BARDA) y la Fundación Gates también apoyaron recientemente a Evidation con el propósito de desarrollar un “algoritmo de detección de COVID-19”. Evidation trabajará con 4YouandMe – una organización sin fines de lucro que ayuda a los individuos a compartir sus datos de salud para la investigación médica – para recolectar datos auto-reportados y recolectados vestibles de 300 participantes.

Evidation se asoció previamente con el gigante farmacéutico Eli Lilly y Apple para investigar si los aparatos de consumo como los relojes inteligentes y los rastreadores de sueño podrían utilizarse para detectar los primeros signos de demencia. El hombre detrás de la investigación, el Dr. Andrew Trister, fue contratado por la Fundación Gates en 2019.

En agosto de 2018, Evidencia lanzó una plataforma de datos que, según se informa, podría procesar datos de más de 100 fuentes que van desde Apple Health a Fitbit, Epic, Blue Button y Dexcom. Evidencia declaró que la plataforma puede analizar el comportamiento y la salud de los individuos en tiempo real.

Evidation también tiene un historial de colaboración con la Fundación Bill y Melinda Gates y el gobierno de los Estados Unidos. En mayo, la Fundación Gates invirtió en Evidencia para desarrollar un “biomarcador digital de COVID-19 y comprender la susceptibilidad de un individuo a la infección y los efectos en cascada de la enfermedad”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La razón por la que tomo nota de las inversiones de las Fundaciones Gates es por la enorme influencia que Bill Gates y su Fundación tienen en las organizaciones internacionales de salud y las políticas que proponen. En la parte 2 de mi investigación sobre Gates, detallé cómo la Fundación Gates está conectada con casi todas las instituciones estadounidenses involucradas en la lucha contra COVID-19, así como con organizaciones internacionales y gobiernos. Desde la Organización Mundial de la Salud hasta universidades y empresas privadas, Bill Gates es capaz de dar forma a la dirección de la política sanitaria.

 

Exponiendo la operación Warp Speed

Los contratos de los NIH son parte de un esfuerzo más amplio del gobierno de EE.UU. para combatir COVID-19 y expandir el estado de bioseguridad. Además de las ocho empresas mencionadas aquí, también hay esfuerzos para los pasaportes de inmunidad y aplicaciones de rastreo de contratos. Entre ellas se encuentran el CommonPass, un proyecto que cuenta con el apoyo del Foro Económico Mundial; CovidCheck, una aplicación que cuenta con el respaldo de los CDC y la Iniciativa de Salud Clinton; y CommonHealth, otra aplicación de rastreo de contactos desarrollada con la ayuda de la UCSF y la Fundación Rockefeller.

Estos contratos son también un aspecto de la Operación Warp Speed, la asociación público-privada puesta en marcha por la administración Trump para desarrollar y distribuir rápidamente una vacuna Covid-19. La administración Trump ha prometido previamente entregar 100 millones de dosis para octubre de 2020, 200 millones para diciembre y 300 millones de dosis para enero. Como ha demostrado recientemente Whitney Webb, la administración Trump está adjudicando contratos a los fabricantes de vacunas de manera que los acuerdos puedan permanecer ocultos al público.

 

Trump elige monstruo del Big Pharma vinculado a Bill Gates para crear vacuna para el COVID-19

 

Un organigrama de OWS con fecha 30 de julio de 2020 incluye los nombres de varias organizaciones involucradas en los recientes contratos de los NIH. Funcionarios del gobierno de EE.UU. de los NIH, BARDA, y Salud y Servicios Humanos están involucrados en los contratos y OWS. Como he escrito anteriormente, el Dr. Moncef Slaoui, el jefe de OWS, es el epítome de un lobby de Big Pharma.

Después de su educación, Slaoui se unió a la industria farmacéutica, sirviendo en el consejo de administración de GlaxoSmithKline entre 2006 y 2015. Slaoui desempeñó varios cargos de alto nivel en investigación y desarrollo (I+D) en GlaxoSmithKline durante su estancia en la empresa, incluido el de Presidente de Global Vaccines. GSK tiene un historial de trabajo con la Fundación Bill y Melinda Gates en proyectos como el desarrollo de una vacuna contra la malaria y compuestos anti-VIH utilizados como microbicidas. De hecho, el Dr. Slaoui trabajó durante 27 años en la vacuna contra la malaria, asociándose finalmente con la Fundación Bill y Melinda Gates para desarrollar una vacuna contra la malaria de 600 millones de dólares. Cuando Slaoui se hizo cargo de GSK, su predecesor, Tachi Yamada, se unió a la Fundación Bill y Melinda Gates.

Más recientemente, Slaoui es miembro de los consejos de administración de empresas farmacéuticas y organizaciones de biotecnología. También es socio de la empresa de inversiones MediciX, presidente de la junta de Galvani Bioelectronics, presidente de la junta de SutroVax y forma parte de las juntas de Artisan Biosciences, Human Vaccines Project y Moderna Therapeutics. Cada una de estas empresas participa en el desarrollo de vacunas y en el campo emergente de la bioelectrónica.

En la próxima parte de la investigación de #ExposeWarpSpeed exploraremos el papel de Moncef Slaoui como asesor principal de la Operación Warp Speed y su historia de participación en la bioelectrónica y los dispositivos implantables. También mostraremos cómo la Fundación Gates está financiando “parches de vacunas” en los Estados Unidos y Australia como parte de la recuperación de COVID-19.

 

Nueva tecnología financiada por DARPA promete diagnosticar el COVID-19 a través de un biochip implantable

 

Fuentes:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

National Institutes of Health (NIH) — NIH awards contracts to develop innovative digital health technologies for COVID-19.

Derrick Broze / The Last American Vagabond — U.S. Gov’t Awards Contracts to Seven Organizations with Ties to Gates Foundation, DARPA, Big Tech.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Brian Shilhavy Albert Spence es un enfermero pulmonar con 31 años de experiencia. Recientemente dio testimonio público ante la Legislatura del Estado de...

Ciencia y Tecnología

La fiscalía rumana ha abierto una investigación sobre las adquisiciones de la vacuna Covid en el país y también ha cerrado sus centros de...

Ciencia y Tecnología

En una conferencia de prensa titulada “Muerte por vacunación/Componentes no declarados de las vacunas COVID-19”, filmada por OVAL Media ante el Comité Alemán para...

Ciencia y Tecnología

Por RT Utilizando modelos matemáticos, un cuarteto de científicos chinos ha argumentado que el primer caso de Covid-19 apareció entre abril y noviembre de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon