Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Dugin: ‘El liberalismo ha ocupado el lugar de la religión’

Sergey Mardan habla con el filósofo Alexander Dugin sobre cómo Occidente está viviendo el fin de una era de dominación. “Personas jóvenes, sanas y normales… bajo la influencia de este oscurantismo… se convierten en monstruos… El liberalismo es un contagio… A la gente se le dice: todo está permitido, eres un individuo, no tienes identidad colectiva. Y un hombre se lo cree… y pierde toda la humanidad, se vuelve como un maníaco, como esa parte occidental de la humanidad. Creo que la liberación de Occidente se producirá en su interior.”

 

Por Alexander Dugin y Sergey Mardan

Sergey Mardan: El ex primer ministro británico Tony Blair -el mismo, obviamente envejecido, pero todavía reconocible- dijo que la era de la dominación occidental sobre el mundo está llegando a su fin. Lo lleva diciendo desde hace mucho tiempo y muy a menudo. Increíblemente, ¿se están empezando a dar cuenta también?

Dugin: No es una pregunta fácil. Si observamos las declaraciones de los pensadores y filósofos más importantes de Occidente, así como de personajes públicos y políticos, resulta que en los últimos cien años, cuanto más responsable es el pensador, cuanto más profundo y sustancial es, más catastrófico es el futuro y el presente que ve para Occidente. Aquí se puede pensar en Spengler, en Heidegger, en los filósofos de la tradición alemana, pero también en muchos pensadores estadounidenses, franceses y británicos. A. Toynbee, por ejemplo, que estudió diferentes civilizaciones, siendo un patriota inglés y defendiendo a Occidente, sostuvo que los países occidentales están llegando a un estado muy desastroso. Cuanto más responsables son estos pensadores, más evalúan de forma crítica y pesimista la civilización occidental y más catastrófico es su pronóstico. Y esta es también la tradición de Occidente de ser pesimista, de entender las amenazas, de ver que la dominación occidental del mundo está llegando a su fin, que hay que darse cuenta de cuántos errores y crímenes ha cometido Occidente en la historia, y paralelamente promover (esto también es un punto sorprendente) un globalismo optimista, ignorando todos los tintes trágicos, toda la línea catastrófica, todas las obras sinfónicas de las críticas a la civilización occidental por parte de la propia civilización occidental, y los políticos y pensadores de Occidente, aunque de ninguna manera enemigos de Occidente, dicen: estamos cayendo, estamos en un lío, hemos perdido tanto el dominio como el liderazgo mundial, y hemos construido nosotros mismos una anticivilización. Algunos lo dicen, mientras que otros -como si no se enteraran- excluyen por completo las críticas a sus propios genios, a su gente más brillante (Tony Blair, por ejemplo, es un político bastante brillante). Y dicen: seguiremos gobernando, os mostraremos el Nuevo Siglo Americano, una nueva dominación occidental, corregiremos y ya hemos corregido los errores y estamos dispuestos a embarcarnos de nuevo en un nuevo ciclo de globalización, endureceremos aún más las normas de nuestro comportamiento, sólo trataremos con aquellos que compartan plenamente nuestro hermoso nuevo sistema de valores.

Se trata de una especie de disonancia, es como si una mitad del cerebro occidental fuera crítica y realista con la situación e intentara encontrar una salida, mientras que la otra mitad vive con una agenda diferente y no siente nada. A veces pueden coexistir en la misma mente. Fijémonos en George Soros. En la mitad de sus obras habla de lo terribles que son los regímenes totalitarios, de lo importante que es promover la democracia, una sociedad abierta, de cómo el proceso de democratización debe llevarse a cabo a escala mundial, de financiar revoluciones de colores, de derrocar gobiernos indeseables… en otras palabras, trabaja mucho para fortalecer la posición de Occidente. Y al mismo tiempo la otra mitad de su mente dice: Occidente se ha derrumbado, Estados Unidos se ha convertido en un totalitarismo y ya no es capaz de gobernar el mundo, el sistema económico liberal se ha derrumbado, ha explotado. Y todo lo afirma la misma persona.

Si te das cuenta de que las cosas van mal, tienes que buscar una salida, abrirte a otras críticas, dialogar, pero aquí es lo contrario. Tal vez sea un diagnóstico. No excluyo que sea una especie de esquizofrenia de la civilización. Se trata de dos voces, por así decirlo. En Occidente hay dos voces completamente paralelas que no se escuchan. Una voz dice: todo está perdido. La otra dice: ¡ahora os lo demostraremos!

Sergey Mardan: Para confirmar esta tesis, me gustaría llamar su atención sobre la declaración de Borrell de ayer. El mismo día hay una entrevista con Blair que dice que el declive de Occidente está ocurriendo, y no en el contexto de “¡todo está perdido!”, sino que lo formula como un problema global que la sociedad occidental debe empezar a combatir o aprender a vivir en este nuevo mundo. Y entonces llega Borrell, uno de los máximos responsables europeos, que, con los ojos bien abiertos, se limita a declarar: “Mantendremos las sanciones hasta el final, seguramente funcionarán, debemos ser pacientes”. La impresión es que este hombre se encuentra en un contexto completamente diferente.

Dugin: Esta dualidad, este dualismo o esquizofrenia de la civilización, se manifestó a principios de los años 90. Entonces aparecieron dos proyectos: El fin de la historia, de Fukuyama, y El choque de civilizaciones, de Huntington. Huntington decía: el dominio mundial de Occidente ya no se expandirá tras la caída de la Unión Soviética, Occidente no conquistará y subyugará a todo el mundo, sino que seguirá siendo una civilización entre otras civilizaciones. Un análisis absolutamente sobrio y correcto que prepara a todos los actores -occidentales y no occidentales- para entrar en un mundo multipolar. Treinta años de comprobación de la realidad demuestran que Huntington tenía razón.
Y entonces llega Fukuyama y dice: “No, nada de eso, hemos derrotado al último adversario formal en forma de sistema comunista mundial y el mundo se quedará con una sola ideología dominante, el liberalismo. Todas las naciones se someterán a ella porque nadie propone una alternativa. En realidad, será el fin de la historia, nuestros adversarios no tienen argumentos, llega una era de un único orden mundial liberal occidental, llamado globalización.

Dos proyectos. Al parecer, elijan, escuchen los argumentos, hagan un análisis de la realidad. ¿Se ha confirmado lo que hablaba Fukuyama? No se ha confirmado nada desde los años 90. Y en los años 2000 todo empezó a explotar como los depósitos de municiones. Todas las tesis de Fukuyama de los años 90 (aunque luego intentara corregirlas) se están derrumbando hoy. Su última idea es que Putin ha puesto en entredicho el orden mundial liberal, un orden mundial de normas y reglamentos que ahora está en peligro y debe ser defendido. Cualquiera que sea la tesis de Fukuyama y de los que han estado en su onda durante los últimos treinta años, esto falla. Todo es erróneo. Sea lo que sea lo que argumenta, todo está refutado por la vida.

Sin embargo, una parte paranoica de la identidad occidental, incluyendo a maníacos como Borrell, sigue pidiendo más sanciones contra Rusia, insistiendo en los derechos humanos, en la LGBT. Incluso los saudíes, sus socios más cercanos, les dejan claro que si Occidente sólo trata con los que piensan como ellos en todos los temas, Occidente se encontrará exclusivamente dentro de los límites de la OTAN y perderá a todo el mundo, incluidos sus aliados en el mundo islámico. Pero, sin embargo, la paranoia occidental continúa… Es como una obsesión: continuar pase lo que pase.

Al mismo tiempo, si tomamos a S. Huntington con su “Choque de Civilizaciones”, por el contrario, todo lo que este pensador dijo hace treinta años se está aplicando. Treinta años confirmando una mitad de la tesis de este dualismo occidental. Por cierto, el primer ministro británico Tony Blair desarrolló en su día la idea de una “tercera vía”, al considerar que el capitalismo clásico había degenerado. Y Blair no es en absoluto un hombre limitado y es un pensador bastante interesante. No soy un gran admirador suyo y su “tercera vía” no me parece en absoluto defendible, pero al menos intentaba pensar de forma crítica y alternativa.

Y ahora resulta que la línea Huntingtoniana está completamente confirmada, mientras que la de Fukuyama ha fracasado. ¿Y qué? ¿Y qué? Los defensores del fin de la historia, del Great Reset, todos los Schwabs, los foros de Davos, Soros, siguen diciendo lo mismo: “más sanciones, poner sanciones a China, demonizar a Rusia, amonestar severamente al mundo islámico, poner a Erdogan en su sitio, aislar a Irán, bombardear Corea del Norte con instalaciones militares”. Y se repite de la manera habitual, como si nunca hubiera pasado nada. Y como si Huntington nunca hubiera existido. Y, sobre todo, como si nadie hiciera un análisis de la realidad, como si nadie comparara la dirección en la que vamos. Pero es obvio para todas las personas que piensan correctamente en Occidente que el mundo está siguiendo la línea de Huntington.

Sergey Mardan: Se me ocurrió una idea. ¿Y si esta obstinación suya, su irreversibilidad del camino elegido, es una peculiar cuasi-religiosidad? Parece haber desaparecido por completo, parece estar ausente, pero por otro lado Europa sigue siendo la misma, como lo fue en la época de la Guerra de los Treinta Años, la Guerra de los Cien Años, las Cruzadas. Feroz, intransigente… Continente de cruzados, dispuesto a masacrar a compatriotas y extranjeros por una idea.

Dugin: Tal vez sea así. Si miramos con atención, en realidad descubriremos el fanatismo, la manía y la fe religiosa en el liberalismo y el progreso. Mientras estos modelos no funcionan, los premios Nobel se entregan a diestro y siniestro a los autores de los conceptos de crecimiento exponencial y progresión geométrica de la economía liberal global. Unos años después de estos Premios Nobel, resulta lo contrario, todos los indicadores caen. Sin embargo, los premios Nobel pasan y la religión permanece. Una religión liberal y, en cierto modo, satánica….

Sergey Mardan: Occidente está obsesionado, Occidente es fanático religioso. Con todo esto han arrojado la religión al basurero de la historia.

Dugin: De hecho, el liberalismo ha ocupado el lugar de la religión. Los dogmas de la concepción liberal: el progreso, el individuo, la persona son, de hecho, una especie de teología. No tiene una dimensión divina, pero insiste en estos dogmas, reglas y normas, al igual que la teología medieval.

Al mismo tiempo, es interesante que Occidente luche abiertamente contra su propio racismo. Proclama: somos racistas y debemos deshacernos de ellos. Pero Occidente superará su racismo por ser racista. Declara: nosotros luchamos y vosotros lucháis. Nosotros nos disculpamos por nuestros errores y vosotros debéis disculparos; entonces todo el mundo debe aceptar esta apología como dogma absoluto, y todas las naciones, especialmente las no occidentales, especialmente las atrasadas, las de segunda clase, en su opinión, deben aceptarla como plataforma común. El antirracismo occidental también se convierte en racismo absoluto y el antifascismo en fascista. El liberalismo se convierte en totalitario. Su núcleo permanece inalterado. Es, de hecho, una especie de etnocentrismo, donde en el centro está Occidente, su historia. Alrededor la periferia, sobre la que arroja su poder, ahora económico, informativo, tecnológico. Todos deben obedecerle estrictamente. Incluso si exige que todos se arrepientan de su experiencia colonial. Es una paradoja, es orwelliano.

Creo que todo el mundo temía la llegada de Orwell, me refiero a ‘1984’, desde Europa del Este, desde los países socialistas. Este fenómeno de ‘1984’ no vino de donde se esperaba. Vivimos en un mundo liberal totalmente totalitario, con una ideología racista y nazi totalmente fanática, que, al igual que la de Orwell, proclama: el amor es el odio, la guerra es la paz, la pobreza es la riqueza, la riqueza es la pobreza. Y que impone estas paradojas ideológicas a todo el mundo de forma terrible. Si no piensas así, te ‘aboliremos’. De ahí la “cultura de la aniquilación” y hoy se ha vuelto simplemente omnipresente.

Y los occidentales que aún conservan la cordura están horrorizados por lo que ha llegado a ser su cultura, su civilización. Están completamente desconectados de cualquier realidad y han caído en un estado especial de fanatismo y manía. Al ver que todo se desmorona para ellos, dicen: “No, no se está desmoronando, se está fortaleciendo”. Cuando ven que están perdiendo, dicen: “estamos ganando”. Y esto lo vemos en Ucrania. Occidente ha enseñado a Ucrania a no ganar, a no luchar, a no defender sus intereses, sino a engañar, exactamente a engañar. Y es un engaño de red muy eficaz. Cuando se pierden territorios, se dice, como los ucranianos: “No importa, nuestras tropas están junto a Rostov, pronto se tomarán Belgorod y Moscú”. Minsk, de hecho, ya es nuestra.

Cuantos menos éxitos, más fracasos, más pérdidas, más crecen estas expectativas. Es una forma de trastorno mental colectivo, pero no es simplemente ucraniano. Pensamos que es así en Ucrania, pero es así en toda Europa. Draghi dice que se va, Mattarella responde que no puede irse, que lo han echado. Macron no tiene apoyo real de la población, los chalecos amarillos llevan años luchando contra él y dice que “son el líder más exitoso”. Lo mismo ocurre con Scholz. Estos gobernantes proponen medidas increíbles a su pueblo. Simplemente han fracasado. Se debería haber hablado seriamente de Rusia desde el principio. Pero nadie lo vio así. Y así la ilusión sustituye a la realidad.

Sergey Mardan: Propondré esta variante para explicar por qué se comportan así. ¿Quizás no sea fanatismo, sino una especie de racionalismo? Existen desde hace cuatrocientos años en una concepción en la que los “mil millones de oro” dominan el mundo (ahora mil millones, antes eran muchos menos). Un mundo eurocéntrico. Europa está rodeada de periferias, de colonias, las absorbe. Y todo esto ha tomado forma, ha cambiado algo. Pero nada ha cambiado sustancialmente. El centro se ha trasladado de Gran Bretaña a Nueva York, a Washington. Ahora todo se está rompiendo. El sistema del dólar se está desmoronando, la economía mundial se está desmoronando como un fenómeno que fue diseñado para alimentarlos, para alimentar a estos “mil millones de oro”, y todo se está desmoronando. Y no están dispuestos a aceptarlo, porque en el nuevo mundo, en un mundo no eurocéntrico, será muy triste. Se niegan a reconocer la realidad, eso es todo.

Dugin: Tiene usted toda la razón. Además, su visión se está desmoronando. La visión racista solía ser que los “blancos” eran percibidos como de “primera clase”, los “amarillos” como de “segunda clase” y los “negros” como de “tercera clase”. Racismo puro. Se remonta al siglo XIX. Por cierto, fue practicado principalmente por los liberales. El liberalismo inglés y británico era completamente racista. A veces se dice que el racismo llegó a Europa con Hitler, pero el racismo llegó a Alemania desde Inglaterra, desde la Inglaterra liberal británica, a través de los escritos de Chamberlain. Los alemanes no eran racistas hasta que cayeron bajo la influencia maligna y monstruosa de los liberales británicos. El liberalismo es un fenómeno racista en su raíz.

Entonces nació la idea: los blancos, luego los amarillos, luego los negros. Por supuesto, en el siglo XX se abandonó este sistema, pero ¿qué tenemos hoy? Centro, semiperiferia, periferia. Norte rico, zona intermedia, Sur pobre. Civilización, barbarie, salvajismo. Todas estas taxonomías, todas estas jerarquías han permanecido inalteradas. En el centro está Occidente, a su alrededor están los que siguen a Occidente, la Liga de las Democracias, y en la periferia están todos los Estados canallas, pillos. El mismo modelo. Y ahora se está desmoronando. Y de hecho ya no funciona. Porque no satisface a nadie. Ni a las colonias, ni a los adversarios de Occidente, ni a los amigos de Occidente. Ya no se corresponde con la realidad.

Y de ahí surge ese extraño sentimiento, cuando el mundo ya es muy diferente y se le endilgan todos estos modelos racistas. Es la desesperación. Está claro que Occidente tendrá una vida un poco peor, pero es el Occidente de la adaptación, hecho para encontrar salidas, para construir un nuevo modelo. Se creen muy flexibles, con recursos, y están robando cerebros al mundo. Por lo tanto, hacer que estos cerebros justificar cómo Occidente puede sobrevivir en el mundo multipolar. Quizás se pueda encontrar un camino sin colonización, sin este liberalismo totalmente totalitario.

Por cierto, respecto a Trump. Cuando llegó Trump, los propios Estados Unidos fueron en esa dirección. El problema era cómo seguir siendo una potencia fuerte cuando hay otros polos. Eso es lo que tenemos que pensar. Es realista. Hay que pensar en despertar, en entrar en razón. Un enfoque saludable es cómo encontrar un lugar para Occidente, para la civilización occidental en el contexto de otras civilizaciones, rusa, china, india, islámica, que han surgido francamente. ¿Cómo debe situarse Occidente en relación con estas civilizaciones, cómo debe posicionarse, cómo debe desarrollar su economía, cómo debe establecer relaciones? No es una tarea fácil, pero creo que se puede hacer.

Pero para resolverlo, hay que establecerlo. Así que vemos a Borrell, vemos a Biden, vemos a Soros, vemos a Schwab. Vemos a los maníacos frente a nosotros. Ni siquiera son viejos en edad, sino en su conciencia. Quieren mantener el dominio occidental a cualquier precio. Aunque ya no exista, siguen hablando de ella. Esto es una tontería senil. La gente lleva mucho tiempo jubilada, pero sigue vistiéndose y yendo al hueco de la escalera todas las mañanas para encomendar tareas a alguien. A mí me pasó algo parecido en los años 80: teníamos un vecino así. Al principio era un alto directivo, luego se jubiló y poco a poco se volvió loco. Todos los días iba a trabajar y gritaba. Se ponía en el hueco de la escalera y gritaba a sus subordinados. No era divertido, era siniestro.

Biden me recuerda al tipo de gerente soviético tardío, fuera de sí, gritando a la nada. Nadie le oye, sólo su mujer le lleva de vez en cuando a su habitación cuando le da pena.

Sergey Mardan: Le da una pastilla.

Dugin: Occidente se encuentra exactamente en esta condición. Es un mundo que no existe. Occidente está enfermo de violencia. Al mismo tiempo tiene armas nucleares, también puede imponer sanciones, suministra armas de largo alcance a los maníacos ucranianos, da vida a los maníacos que creen en él. Personas jóvenes, sanas y normales ante sus ojos, bajo la influencia de este oscurantismo senil, se convierten en monstruos. Todo es liberalismo. El liberalismo es un contagio. De hecho, paraliza a la gente. A la gente se le dice: todo está permitido, eres un individuo, no tienes identidad colectiva. Y un hombre se lo cree, se lo cree. Y pierde toda la humanidad, se vuelve como un maníaco, como esa parte occidental de la humanidad.

Creo que la liberación de Occidente se producirá en su interior.

 

La Teoría de un Mundo Multipolar: Una política exterior tradicionalista y un antídoto para el ‘Nuevo Orden Mundial’

 

Fuente:

Radio KP: Dugin to Mardan: ‘Liberalism has taken the place of religion’.

Contenidos

Por Red Voltaire La mayor parte de los expertos militares advierten que las fuerzas armadas ucranianas están al borde del colapso. Las potencias occidentales...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 25 de abril, en un artículo publicado en Weapons and Strategy, el experto en estrategia de seguridad y tecnología, experimentado...

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

En un artículo publicado por la agencia RIA Novosti, el filósofo Alexander Dugin destaca el rápido crecimiento económico de la India, que podría llevarla...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram