Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Dr. Vernon Coleman: El gobierno británico mató a los abuelos, y ahora quiere matar a los niños

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Los niños mayores de 16 años no necesitarán el permiso de sus padres para aceptar la inyección experimental del Covid-19. Ahora, el Gobierno británico quiere otorgarle el “privilegio” a los niños mayores de 12 años y a niños de preescolar y primaria.

 

Por Vernon Coleman

Escucha atentamente lo que tengo que decirte…

Si eres un humano y no un zombi esto te llenará de rabia. Si los soldados de la 77ª Brigada escuchan bien, incluso se lo van a pensar dos veces antes de pulsar el botón de bajar los pulgares.

El 15 de julio de 2021, los asesores del Gobierno del Reino Unido, el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización, dijeron: “hasta que se disponga de más datos, el JCVI no aconseja actualmente la vacunación universal rutinaria de niños y jóvenes menores de 18 años”. Añadieron que “los beneficios para la salud de esta población son escasos y no compensan los riesgos potenciales”.

Espléndido, pensé. Que lancen fuegos artificiales.

Y luego, unas semanas más tarde, el 4 de agosto, el comité cambió de opinión después de que los Jefes de los Servicios Médicos del Reino Unido pidieran que el JCVI acelerara su revisión de los consejos para la vacunación de los niños.

Cambiaron de opinión.

Admitieron que la enfermedad del covid-19 en los niños suele ser leve o asintomática. Pero cambiaron de opinión y dijeron que todos los niños de 16 y 17 años deben ser vacunados. Y que muchos niños de 12 años o más sean vacunados.

Una cosa extraña fue que dijeron que “en las últimas semanas, se han presentado informes sobre la miocarditis”.

Las últimas semanas.

Echa un vistazo a mi vídeo del 8 de diciembre de 2020 titulado “Vacuna Covid 19: posibles efectos secundarios de la vacuna”, y verás que mencioné la miocarditis.

Entonces, ¿cómo es que yo sabía de este riesgo medio año antes que el comité asesor del Gobierno? No es por presumir, pero les he adelantado medio año desde principios de 2020.

No puedo encontrar ninguna prueba nueva que les haya hecho cambiar de opinión.

Pero sus mentes cambiaron.

Los miembros del subcomité del JCVI sobre el covid cambiaron y un destacado crítico de las inyecciones de covid para los niños casualmente se fue. Otros tres miembros también cambiaron. Dios. Sin embargo, los miembros del comité dijeron que no habían sentido ninguna presión política para cambiar su opinión sobre la administración de la vacuna a los adolescentes. Qué tranquilizador.

Sólo por curiosidad me pregunto si algún miembro del comité tiene algún vínculo con las compañías farmacéuticas o ha aceptado alguna vez dinero de éstas. O si hay alguno que no tenga vínculos con el dinero de las empresas farmacéuticas. Sólo me lo preguntaba. Quizás lo investigue en detalle otro día.

Los políticos, los asesores y los médicos deberían saber que la vacuna experimental matará a los niños, casi con toda seguridad matará o herirá a muchos más de los que morirían o resultarían heridos por la gripe de este año: el Covid-19.

Y no habrá ni uno entre un millón de estos niños inyectados que entienda que está participando en un experimento masivo, poco ético, inmoral e ilegal. El Comité Mixto dice que “en todos los casos, la oferta de vacunación a los niños y jóvenes debe ir acompañada de la información adecuada para permitir que los niños y jóvenes… sean adecuadamente evaluados de los daños y beneficios potenciales de la vacunación como parte del consentimiento informado antes de la vacunación”.

Eso se llama cubrirse las espaldas.

La reina, Dolly Parton y un montón de influencers en las redes sociales dirán que está bien. Los niños serán sobornados. Y ni uno de cada mil médicos o enfermeras les explicará los riesgos en detalle.

¿Qué estoy diciendo? Apuesto a que ni uno de cada mil médicos o enfermeras tiene idea de los riesgos.

Y la idea de que los jóvenes de 16 años entenderán estas complicadas vacunas sería risible si no fuera obscena. La mayoría de los niños creen que la vacuna evitará que se contagien de cólera. Y evitará que se lo contagien a la abuela.

No es que esto importe demasiado, porque el Gobierno mató a la abuela el año pasado.

Y todo esto es ilegal.

Ya en febrero, hace seis meses, señalé en un vídeo titulado “Los médicos y las enfermeras que administren la vacuna contra el covid-19 serán juzgados como criminales de guerra” que el Código de Nuremberg sobre experimentación médica, que fue escrito en 1947, establece que se requiere el consentimiento voluntario explícito de los pacientes para la experimentación en humanos.

Esto significa, por supuesto, que los pacientes deben ser informados de que están participando en un ensayo. Y hay que advertirles de las decenas de posibles efectos adversos, que ya se conocían antes de Navidad. Hice un video con la lista de trabajo de la FDA de los eventos adversos en diciembre de 2020. Hay que advertir a los que se inyectan que pueden morir. Y deben ser advertidos de que la vacuna que se les está administrando no evitará necesariamente que contraigan el covirus o que lo transmitan si lo contraen.

Eso es el consentimiento informado.

Y como ya he dicho, dudo que uno de cada millón de adultos haya sido debidamente asesorado.

¿Cuántos jóvenes de 16 años entenderán lo que hace una vacuna de ARNm? ¿Cuántos entenderán los principios del cebado patogénico?

Una vez más, como ya dije en febrero, cualquier médico o enfermera que administre una de estas vacunas experimentales sin asegurarse de que su víctima ha recibido toda la información necesaria, y de que la entiende, está infringiendo la legislación internacional e irá a la cárcel.

El hecho es que todo el programa de vacunación se basa en la mentira y el engaño. Los gobiernos y los medios de comunicación no necesitarían mentir, acosar y suprimir la verdad si realmente hubiera una plaga y si la inyección experimental funcionara de verdad. La gente se pelearía por ser inyectada.

Por supuesto, si realmente hubiera una plaga no habría una vacuna. Los promotores de la vacuna dicen en su mayoría que quieren una población mundial más pequeña. Así que si hubiera una plaga asesina no querrían una vacuna, ¿verdad?

Aceptar este pinchazo experimental e innecesario es la decisión más importante que tomará cualquier ciudadano. La supuesta vacuna es para siempre. No es como un medicamento que se puede dejar y superar. El pinchazo de covid-19 se queda. No te lo puedes quitar. Y nadie, repito nadie, sabe cuál será el efecto dentro de seis meses o seis años o dieciséis años. Es un experimento y la parte preliminar del experimento no terminará hasta 2023. La vacuna ya ha matado a miles de personas y ha herido a millones más. No hay más que ver las cifras actualizadas en mi página web, donde cito las cifras oficiales de muertos y heridos publicadas por los gobiernos británico y estadounidense.

¿Serán los vacunados más susceptibles a las nuevas variaciones? ¿Morirán al contraer los virus del invierno? Nadie sabe las respuestas.

Los riesgos son tan grandes que creo que cualquiera que se haya vacunado —en particular los jóvenes, que parecen ser especialmente propensos a sufrir daños en el corazón— debería evitar todo tipo de ejercicio extenuante y estrés.

Para siempre.

Mientras tanto, la campaña de promoción para vender la vacuna a los niños se mueve rápidamente. Dinero gratis. Brochetas gratis. La oportunidad de recuperar un poco de la vida que les fue arrebatada.

La BBC ha informado de que se han salvado 60.000 vidas gracias al pinchazo del covirus. No hay ni una sola prueba que demuestre tal afirmación. También podrían afirmar que se han salvado 60.000 millones de vidas.

La repugnante BBC y el resto de los medios de comunicación se vuelven indecentemente orgásmicos de excitación cuando encuentran a alguien que no ha sido vacunado y que ha muerto de o con el covid-19 (también conocido como la nueva gripe) o, probablemente, cualquier otra cosa. Ignoran el hecho de que cada año, en los seis meses de la temporada de gripe, hasta 650.000 personas de todas las edades mueren de gripe en todo el mundo. A menudo, personas normales y corrientes.

 

Reuters, la BBC y Bellingcat participaron en programas encubiertos del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido para ‘debilitar a Rusia’

 

Pero el engaño y las mentiras sobre la gripe renombrada siguen aumentando.

Hombre no vacunado con gripe atropellado por un autobús. Mujer no vacunada devorada por un león.

La verdad es que estas vacunas experimentales no han sido suficientemente probadas, no hacen lo que la mayoría de la gente cree que hacen y son tan peligrosas que su distribución debería detenerse inmediatamente.

Los médicos que se oponen, que señalan los peligros y que explican por qué la relación riesgo-beneficio muestra que las personas que producen y promueven estas malditas cosas deberían estar encerradas, son acosados y silenciados y se les miente y se les ofrece atención de salud mental, como si estuviéramos en la Rusia de la época de Stalin. Las objeciones se descartan sin debate. No hay debate. Nunca antes, que yo sepa, se ha introducido y utilizado un medicamento de forma tan generalizada y sin debate. Durante 18 meses he pedido a los asesores del gobierno que debatan conmigo en la televisión en directo.

Nada. Silencio.

Les pagamos. Nos ignoran.

Todo esto demuestra, por supuesto, que la promoción de este producto experimental es un fraude atroz.

Mientras tanto, la mayoría de los médicos aceptan las mentiras, promueven la vacuna y se llevan el gran dinero que les pagan.

Cuando estos repugnantes hombres y mujeres sean arrestados —como lo serán— espero que no tengan piedad. Son, hombre y mujer, culpables de algunos de los crímenes más horribles de la historia.

Les dejo con esto.

El Gobierno del Reino Unido admite que aún no se conocen bien los efectos a largo plazo sobre la salud de los sucesos de miocarditis denunciados.

Pero están planeando inyectar esa maldita cosa a los niños de preescolar y de primaria, así como a los adolescentes.

Han matado a los abuelos. Ahora quieren matar a los niños.

 

Dr. Vernon Coleman: ‘Ya no es difícil demostrar que el NHS mata a más personas de las que salva’

 

Fuente:

Vernon Coleman: They’ve killed the Grandparents, now they want to kill the Kids…

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Rusia sigue considerando que las explicaciones de Washington al respecto no son convincentes, ‎aunque Francia y Reino Unido sí se dieron por satisfechos. Rusia...

Contenidos

Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará,...

COVID-19

En la visión del historiador ruso Andrey Fursov, el conflicto actual en Ucrania y otros muchos acontecimientos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin...

Ciencia y Tecnología

Nota del editor: Aunque muchos están familiarizados con la manipulación de los modelos predictivos durante la crisis de COVID-19, una red de poderosos maltusianos...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY