Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Dr. Tom Cowan: Las vacunas Covid son experimentos médicos en la Humanidad

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Esta es una traducción automatizada. El artículo original en inglés y con enlaces puede consultarse en The Wall Will Fall.

 

Por Tom Cowan

¿En qué se diferencian las vacunas COVID de las demás vacunas del mercado?

Las vacunas COVID son vacunas de ARNm (ARN mensajero), que son completamente nuevas. Ninguna vacuna de ARNm ha sido licenciada para uso humano antes. No hay otras terapias o profilácticos en el mercado que utilicen el mismo enfoque, a pesar de un puñado de esfuerzos.

Las vacunas tradicionales introducen trozos de un virus (“vivos” o inertes), así como coadyuvantes como el aluminio y el mercurio, para estimular una reacción inmunológica. La nueva vacuna de ARNm es completamente diferente. En realidad, inyecta (transfiere) moléculas de material genético sintético de fuentes no humanas en nuestras células. Una vez en las células, el material genético interactúa con nuestro ARN de transferencia (ARNt) para producir una proteína extraña que supuestamente enseña al cuerpo a destruir el virus para el que está codificado. Así que la vacuna está secuestrando la maquinaria de creación de proteínas.

Obsérvese que estas proteínas recién creadas no están reguladas por nuestro propio ADN, y por lo tanto son completamente extrañas a nuestras células. Lo que son totalmente capaces de hacer es desconocido.

La vacuna Moderna se administra en dos dosis, con 28 días de diferencia. La vacuna de Pfizer requerirá dos inyecciones, con tres semanas de diferencia.

Las vacunas de Pfizer y Moderna también incluyen los tradicionales adyuvantes tóxicos.

¿Cuáles son los problemas de seguridad?

Mejora de la dependencia de los anticuerpos: “Reacción inmunológica exagerada”

Una de las principales preocupaciones expresadas por científicos y médicos (incluidos el ex jefe de investigación respiratoria de PFIZER, Dr. Michael Yeadon, y el especialista en pulmones y ex jefe del departamento de salud pública alemán, Dr. Wolfgang Wodarg) tiene que ver con el potencial de aumento de la dependencia de anticuerpos (ADE), un fenómeno documentado en humanos, primates no humanos y hurones en relación con los coronavirus vinculados al SARS y al MERS. En el ADE, las vacunas pueden hacer que los anticuerpos presentes en el cuerpo de una persona actúen como un caballo de Troya para los virus salvajes.

En el caso de los individuos que reciben las vacunas COVID-19, el ADE no sólo podría terminar aumentando la gravedad de la enfermedad, sino que también podría conducir a daños en los órganos. Es preocupante que los ensayos de la vacuna COVID-19 no están diseñados para detectar el ADE. No se sabe qué proporción de la población de los Estados Unidos podría sufrir preparación patógena o EDA después de recibir la vacuna COVID-19, pero se estima que entre 15 y 24 millones de estadounidenses que ya tienen una enfermedad autoinmune podrían ser particularmente susceptibles. Los CDC han indicado que los individuos con condiciones médicas de alto riesgo -individuos excluidos de los ensayos de fase I- son uno de los grupos propuestos para la vacunación temprana.

 

 

Los riesgos de anular nuestro ADN

Los ensayos de la vacuna no han descartado si el nuevo material genético que insertarán en los cuerpos humanos es homólogo (el mismo) a otras secuencias genéticas del cuerpo. Si las secuencias homólogas están presentes, el cuerpo será “enseñado” a atacarse a sí mismo.

Si esto parece un acontecimiento improbable, considere estos hechos. Una búsqueda BLAST es una forma de buscar en el banco de datos genéticos compilados todas las secuencias humanas y microbianas. Una BLAST búsqueda de una de las secuencias (llamada secuencia Rd-Rp) que se utiliza en las pruebas de RT/PCR (que se usan para diagnosticar la presencia del coronavirus) revela que hay 99 secuencias genéticas humanas con una coincidencia del 100 por ciento en la identidad de la secuencia. Otra secuencia (llamada secuencia Orf1ab) que se está utilizando en la prueba de PCR devuelve 90 resultados con una coincidencia de identidad de secuencia del 100 por ciento.

Además, al hacer una búsqueda BLAST se revelan 92 microbios idénticos a la secuencia Or1ab y 100 microbios idénticos a la secuencia RdRp. Estas secuencias se están utilizando en las pruebas de PCR porque se identifican como parte del coronavirus. Es lógico suponer que estas secuencias genéticas, así como otras, también están en las vacunas. La respuesta podría ser una respuesta inflamatoria aguda o, más tarde, el desarrollo de una enfermedad autoinmune.

(Nota al margen: El hecho de que las pruebas de PCR busquen secuencias genéticas innatas en el cuerpo humano significa que las pruebas de PCR para el virus CoV2 del SARS no tienen validez científica, ya que no están probando ninguna secuencia que sea ÚNICA para ningún virus. Esto explica por qué tantas personas dan positivo y tienen pocos o ningún síntoma de enfermedad).

 

Vacunas COVID son parte de un experimento de transgénesis para modificar a la especie humana a mediano/largo plazo

 

 

Infertilidad

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Se espera que las vacunas produzcan anticuerpos contra las proteínas de punta del SARS-CoV-2. Sin embargo, las proteínas punzantes también contienen proteínas sincitina-homologas, que son esenciales para la formación de la placenta en mamíferos como los humanos. No se ha descartado que una vacuna contra el SARS-CoV-2 pueda desencadenar una reacción inmunológica contra la sincitina-1. Esa reacción inmunológica causaría una infertilidad de duración indefinida en las mujeres vacunadas. Los ensayos tienen una duración demasiado corta para evaluar este resultado, y no fueron diseñados para evaluar este resultado.

 

PEG

Las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna contienen polietilenglicol (PEG). La razón es que la molécula de ARNm es vulnerable a la destrucción. Para proteger las frágiles cadenas de ARNm mientras se insertan en nuestro ADN, están recubiertas con nanopartículas lipídicas PEGylated. Este revestimiento oculta el ARNm de nuestro sistema inmunológico, que normalmente mataría cualquier material extraño inyectado en el cuerpo. Las nanopartículas lipídicas PEGylated se han utilizado en varios medicamentos durante años. Debido a su efecto en el equilibrio del sistema inmunológico, se ha demostrado que inducen alergias y enfermedades autoinmunes, según varios estudios. Además, se ha demostrado que las nanopartículas lipídicas PEGylated desencadenan sus propias reacciones inmunológicas y causan daños en el hígado.

El PEG no sólo es un alérgeno potencial, sino que también es un presunto carcinógeno. El prospecto corporativo de Moderna para 2018 reconoce que “no puede haber garantía de que nuestros PEG (nanopartículas lipídicas) no tengan efectos indeseados”, incluyendo reacciones que “podrían conducir a eventos adversos significativos”.

Los medios de comunicación informan que dos personas que recibieron la vacuna COVID-19 mRNA de Pfizer-BioNTech desarrollaron graves reacciones anafilácticas después de la inyección. Reuters informó el 10 de diciembre que una investigación sobre las reacciones anafilácticas ha identificado a PEG como el probable culpable. También se informó que la PEG no está en otros tipos de vacunas.

Según estas noticias, los documentos publicados por las dos compañías mostraron que las personas con un historial de reacciones alérgicas severas fueron excluidas de los ensayos clínicos. Por lo tanto, esta señal de seguridad adversa que pone en peligro la vida no apareció en los datos de seguridad de los ensayos clínicos.

Aunque la FDA ha etiquetado a la PEG como “biológicamente inerte/inactiva”, los investigadores ahora cuestionan su biocompatibilidad y advierten sobre la promoción del crecimiento de tumores y las respuestas inmunes adversas de las partículas PEG, que incluyen la anafilaxis potencialmente mortal “probablemente subdiagnosticada”. Estas respuestas indeseables, en ocasiones, han detenido los ensayos clínicos. Como resultado, algunos científicos argumentan que es hora de desarrollar alternativas para reemplazar la PEG.

Investigadores americanos y holandeses declararon en 2013:

“La acumulación de pruebas que documentan los efectos perjudiciales de la PEG en la administración de drogas hace imperativo que los científicos en este campo rompan su dependencia de la PEGilación”.

Un estudio realizado en 2016 en Química Analítica informó de la existencia de niveles detectables y a veces elevados de anticuerpos anti-PEG (incluidos los anticuerpos IgM de la primera línea de defensa y los anticuerpos IgG de etapa posterior) en aproximadamente el 72% de las muestras humanas contemporáneas y alrededor del 56% de los especímenes históricos de los años setenta a noventa. Del 72% con anticuerpos IgG PEG, el 8% tenía anticuerpos IgG anti-PEG > 500ng/ml., lo que se considera extremadamente elevado. Extrapolado a la población estadounidense de 330 millones de personas que pueden recibir esta vacuna, 16,6 millones pueden tener niveles de anticuerpos asociados a efectos adversos.

Los investigadores confesaron que los resultados fueron totalmente inesperados. Los autores concluyeron que:

El aumento de la exposición de la población a los productos que contienen PEG hace que sea “natural asumir” que los anticuerpos anti-PEG seguirán siendo generalizados”.

Los documentos y publicaciones de Moderna indican que la compañía es muy consciente de los riesgos de seguridad asociados con la PEG y otros aspectos de su tecnología de ARNm. En el prospecto corporativo que apoya el lanzamiento de Moderna en el mercado de valores a finales de 2018, la compañía fue franca en cuanto a que su enfoque técnico tiene numerosos riesgos.

Concretamente, Moderna reconoció el potencial de sus nanopartículas lipídicas (LNP) y PEG patentadas para producir “efectos secundarios sistémicos”, dada la documentación de la literatura científica sobre estos tipos de efectos secundarios para otras LNP. En comentarios que no fueron vistos generalmente por el público, Moderna declaró (pág. 33):

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

No se puede asegurar que nuestros LNP no tengan efectos indeseables. Nuestros LNP podrían contribuir, total o parcialmente, a uno o más de los siguientes aspectos: reacciones inmunológicas, reacciones de infusión, reacciones de complemento, reacciones de opsonización, reacciones, reacciones de anticuerpos . …o reacciones a la PEG de algunos lípidos o a la PEG que de otra manera se asocian con la LNP. Ciertos aspectos de nuestros medicamentos en investigación pueden inducir reacciones inmunes ya sea del ARNm o del lípido, así como reacciones adversas dentro de las vías hepáticas o degradación del ARNm o la LNP, cualquiera de las cuales podría conducir a eventos adversos significativos en uno o más de nuestros ensayos clínicos.

Abordando el lado de la eficacia de la ecuación, un estudio realizado a mediados de 2019 por autores que “son o han sido empleados de Moderna, Inc. y reciben un salario y opciones de compra de acciones de Moderna, Inc.” admitió además que los anticuerpos anti-PEG “presentan desafíos significativos a la eficacia clínica de los terapéuticos PEGylated y requerirán estrategias para superar [sus] efectos”.

 

Riesgo de cáncer

El Comité Asesor sobre Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (VRBPAC) es el panel interno de la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA) que otorga licencias a las nuevas vacunas como “seguras y eficaces”, y que aprobó la vacuna de Pfizer para su uso en casos de emergencia.

En una reunión del VRBPAC en 2012, los panelistas votaron unánimemente para permitir el uso de células tumorales humanas en las vacunas. La FDA permite tanto las células fetales humanas como las células tumorales humanas adultas en las vacunas. Ambos tipos tienen riesgos de cáncer. Aunque tanto Pfizer como Moderna probaron su vacuna de ARNm usando células fetales, no hay células fetales, restos de células o ADN en sus productos finales.

Sin embargo, según documentos de la compañía, las vacunas COVID de Johnson and Johnson (Janssen) y Altimmune se fabrican en la línea de células fetales humanas PER-C6, por lo que los productos finales de la vacuna contendrán restos celulares y fragmentos de ADN de estas células. Los investigadores recogieron estas líneas celulares del globo ocular de un feto humano de 18 semanas abortado en 1985, y luego las hicieron inmortales al convertirlas en cancerosas.

Las vacunas de AstraZeneca, Cansino, Gamayela, Vaxart, LongComm y Upitt se fabrican en la línea celular fetal humana HEK293, y por lo tanto los productos finales de la vacuna contendrán restos celulares y fragmentos de ADN de la línea celular fetal HEK-293. Los científicos cosecharon esta línea celular del riñón de un feto holandés femenino abortado legalmente en 1973 y luego inmortalizaron las células convirtiéndolas en cancerosas.

Según “The Pink Sheet” de la FDA, de fecha 29 de noviembre de 1999, durante dos décadas la agencia ha sido muy consciente de los riesgos inherentes al uso de líneas celulares inmortalizadas para el desarrollo de vacunas. El Dr. Peter Patriarca, Director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA, explicó que las líneas celulares continuas se utilizan por su capacidad de autopropagación, lo que las convierte en un sustrato ideal para cultivar virus. “Lo peor que nos preocupa es… la malignidad, porque algunas de estas células continuas tienen el potencial de hacer crecer tumores en animales de laboratorio”.

Patriarca concedió además que “la tecnología para hacer estas vacunas en realidad excede la ciencia y la tecnología para entender cómo funcionan estas vacunas y para predecir cómo funcionarán”. Este terrible enigma de la “caja negra” que Patriarca describió en 1999 se agudiza aún más hoy en día con la presión urgente de desarrollar las vacunas COVID antes de que los fabricantes las prueben en animales o las sometan a estudios de seguridad a largo plazo.

 

Reducción de riesgos

Moderna anunció una tasa de efectividad del 94,5 por ciento para su vacuna. ¿Cómo llegó la compañía a ese número?

Se llama reducción de riesgos. El ensayo de Moderna incluyó 30.000 participantes en total, así que aproximadamente 15.000 participantes estuvieron en cada sección del ensayo (la sección de la vacuna y la sección del placebo). Moderna informa que en el brazo “vacuna” del ensayo, sólo cinco personas (0,03 por ciento) tuvieron síntomas el día 14 (Nota: El ensayo fue diseñado sólo para evaluar los síntomas en el día 14 después de recibir la vacuna o el placebo – no si la vacuna previno la infecciosidad o la transmisión).

En el brazo del “placebo”, 90 personas (0,6 por ciento) tuvieron síntomas el día 14. Por lo tanto, el beneficio real de reducción de síntomas de este medicamento inyectado es de 0,57 por ciento (0,6 por ciento menos 0,03 por ciento es igual a 0,57 por ciento).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

¿De dónde sacaron el titular de la reducción del 94,7 por ciento, pasando el umbral mágico del 90 por ciento para la aprobación por la vía rápida? Añadieron cinco (de cinco participantes de la vacuna que tenían síntomas) a 90 (90 participantes del placebo que tenían síntomas) para obtener 95. Noventa es el 94,7 por ciento de 95, así que con la magia de la reducción de riesgos, tenemos un ensayo de “vacuna” exitoso.

La tasa de efectividad de Pfizer fue reportada tanto en el 90 como en el 95 por ciento. Estos números fueron calculados de la misma manera en el número de Moderna. Sorprendentemente, las tasas de efectividad de todas las drogas se calculan de esta manera, en vez de en números absolutos. Una vez más, el número absoluto del ensayo de Moderna indica que la vacuna experimental -sin estudios a largo plazo- fue sólo un 0,57 por ciento más eficaz que el placebo para reducir o prevenir los síntomas de la enfermedad en el día 14 después de la inyección. No está claro si los síntomas reportados tuvieron algo que ver con COVID o con los efectos secundarios de la vacuna.

 

Acerca de los ensayos

Los estudios no están diseñados para detectar una reducción de resultados como enfermedades graves, hospitalización o muerte. Para los individuos que desarrollan síntomas severos, la vacuna no es un remedio.

Los participantes en cada ensayo de la vacuna Covid-19 han informado de reacciones adversas como fiebre alta, escalofríos, dolores musculares y dolores de cabeza. Algunos han informado incluso de reacciones graves que han requerido hospitalización y tratamiento invasivo. Según la FDA, los posibles efectos a largo plazo pueden incluir el síndrome de Guillain-Barré, hinchazón del cerebro, debilidad muscular y parálisis, convulsiones y ataques, apoplejía, narcolepsia, shock, ataque cardíaco, enfermedad autoinmune, artritis y dolor articular, síndrome inflamatorio multisistémico en los niños y muerte. Una vez más, algunos trabajadores de la salud del Reino Unido han sufrido un shock anafiláctico después de recibir una dosis de la vacuna aprobada.

Las vacunas no están diseñadas para prevenir el COVID. Un documento informativo de la FDA Pfizer publicado el 10 de diciembre de 2020, reveló un 43 por ciento más de casos sospechosos de Covid-19 en el grupo vacunado que en el grupo de placebo dentro de los siete días de la vacunación. Tampoco terminarán con las restricciones. El Dr. Anthony Fauci de los Institutos Nacionales de Salud reconoce que las vacunas pueden prevenir los síntomas pero no bloquearán la propagación del virus, por lo que los receptores de la vacuna deberán seguir usando máscaras, practicar el distanciamiento social y evitar las multitudes.

Dadas estas cuestiones, ¿la vacuna es siquiera necesaria? Según la mejor estimación actual de los CDC, la “tasa de mortalidad por infección” (IFR) para el Covid-19 es inferior al 1 por ciento para las personas de 69 años o menos, incluyendo una IFR del 0,003 por ciento para niños y adolescentes.

 

Los fabricantes de vacunas no pueden ser responsables por lesiones o muerte

La Ley Nacional de Lesiones por Vacunas Infantiles (NCVIA) de 1986 fue firmada por el Presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan como parte de un proyecto de ley de salud más amplio el 14 de noviembre de 1986. El propósito de la NCVIA era eliminar la responsabilidad financiera potencial de los fabricantes de vacunas debido a las reclamaciones por daños causados por las vacunas para asegurar un suministro estable de vacunas en el mercado. En 1985, los fabricantes de vacunas tenían problemas para obtener cobertura de seguro debido a los riesgos asociados a la vacuna DPT, por lo que apelaron al Congreso para que les ayudara. Esta ley es el resultado. Por lo tanto, si usted o alguien que usted conoce es herido o muerto por la vacuna, usted o ellos o los miembros de su familia no pueden demandar al fabricante.

Sin embargo, estas compañías se benefician ricamente de estas vacunas mientras están protegidas de pagar por cualquier falla. Aún más sorprendente, la vacuna Moderna está usando cientos de millones de dólares de los contribuyentes para la investigación y se quedarán con las ganancias que obtengan.

 

No hay estudios de seguridad a largo plazo

No se ha realizado ningún estudio de seguridad a largo plazo con ninguna de estas vacunas. Los siguientes números provienen del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA en su reunión del 10 de diciembre para revisar la vacuna de Pfizer:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Menos del 2,1 por ciento de la cohorte del estudio de seguridad ha sido seguida durante más de tres meses hasta la fecha límite del 14 de noviembre. Esto es inadecuado para determinar cualquier efecto a largo plazo de la vacuna. Si los fabricantes permiten la vacunación del grupo de placebo después de seis meses, se perderá un seguimiento más largo de las primeras cohortes.

Sólo el 2,1 por ciento y el 1,8 por ciento de la cohorte del estudio incluyó pacientes de 75 años o más con condiciones médicas preexistentes, para los grupos vacunados y de placebo, respectivamente. Hubo sólo 41 afroamericanos mayores de 75 años en ambos brazos del estudio de la vacuna de Pfizer. Se trata de muestras insuficientes en las que basar las recomendaciones generales para estos segmentos de la población tan importantes y vulnerables.

Incluso los médicos pro-vacunas están expresando serias dudas:

En noviembre de 2020, el Dr. Peter Jay Hotez dijo de las nuevas vacunas de ARNm: “Me preocupa la innovación a expensas de la practicidad porque [las vacunas de ARNm] se inclinan hacia plataformas tecnológicas que nunca antes han llegado a la licencia”.

Hotez es uno de los principales defensores de las vacunas y es profesor de pediatría y de virología y microbiología molecular en el Baylor College of Medicine, donde también es director del Centro para el desarrollo de vacunas del Texas Children’s Hospital.

Michal Linial, PhD es profesor de bioquímica. Debido a sus investigaciones y pronósticos sobre COVID-19, el Dr. Linial ha sido ampliamente citado en los medios de comunicación. Recientemente declaró, “No la tomaré [la vacuna de ARNm] inmediatamente – probablemente no por lo menos hasta el año que viene. Tenemos que esperar y ver si realmente funciona. Tendremos un perfil de seguridad sólo por un cierto número de meses, así que si hay un efecto a largo plazo después de dos años, no podemos saberlo”. (¿Es “dos años” realmente suficiente tiempo para evaluar un “efecto a largo plazo”?)

También vale la pena señalar que los datos preliminares de seguridad de Moderna sugerían que los pacientes del ensayo del ARNm-1273 tenían más probabilidades de experimentar eventos adversos sistémicos – la jerga de los ensayos clínicos para “efectos secundarios difíciles” – después de una segunda dosis de la vacuna. Una vez más, los candidatos al ensayo de la vacuna son examinados para detectar cualquier problema de salud crónico, como el asma, las alergias, las enfermedades autoinmunes – son las personas más sanas de la población en general. ¿Cómo responderán a estas vacunas las personas que tienen problemas crónicos, incluso leves como las alergias?

 

Historia de Moderna y Pfizer

Moderna nunca ha producido con éxito una medicina de ningún tipo. Establecida en 2010, nunca ha sacado un producto al mercado, ni ha conseguido que la FDA apruebe el uso de ninguna de sus nueve vacunas candidatas. Tampoco ha llevado un producto a la tercera y última fase de un ensayo clínico. El enfoque científico de Moderna para el desarrollo de la vacuna nunca ha sido implementado con éxito en los seres humanos.

Los internos de la compañía han hecho salidas de alto perfil de sus posiciones en las acciones.

El CEO, el director financiero, el director técnico, el presidente y el director médico de Moderna han vendido decenas de millones de dólares de las acciones de la compañía en los últimos cinco meses en una serie de transacciones preestablecidas. ¿Podría ser esto una señal de que no tienen confianza en que el precio futuro de las acciones de la compañía será más alto de lo que es ahora?

A Pfizer se le ordenó pagar el mayor acuerdo por fraude en la atención médica de la historia en 2009. La empresa tuvo que pagar 2.300 millones de dólares para resolver las acusaciones penales y civiles de que la empresa promovió ilegalmente el uso de cuatro de sus medicamentos, incluido el analgésico Bextra, según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. A petición de la FDA, Pfizer retiró Bextra del mercado en abril de 2005 porque sus riesgos, incluida una rara reacción cutánea, a veces mortal, superaban sus beneficios.

 

La FDA

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Todos queremos confiar en que los organismos gubernamentales actúen con integridad y transparencia. Especialmente esperamos que la FDA, encargada de examinar y revisar los productos farmacéuticos, tenga los más altos estándares de integridad. Sin embargo, a lo largo del tiempo, tales agencias – incluyendo y especialmente la FDA – han actuado de maneras que no generan confianza. Se podría escribir todo un documento aparte sobre los medicamentos peligrosos que aprobaron y que tuvieron que ser retirados del mercado. A continuación se presentan ejemplos de citas de personas que tienen experiencia interna con la FDA.

“Si el pueblo americano supiera algunas de las cosas que pasan en la FDA, nunca tomaría otra cosa que no fuera aspirina Bayer”. – Len Lutwalk, científico de la FDA

“La FDA, al no hacer caso a cada capricho de las compañías farmacéuticas, ha tirado su alta reputación, y al hacerlo, ha perdido nuestra confianza.” – Drummond Rennie, editor adjunto del Journal of American Medical Association

“El empleado honesto teme al empleado deshonesto. También hay evidencia irrefutable de que los gerentes del CDER (Centro de Evaluación e Investigación de Drogas de la FDA) han puesto a la nación en riesgo al corromper la evaluación de las drogas e interferir con nuestra capacidad de asegurar la seguridad y eficacia de las drogas. Mientras estaba en la FDA, a los revisores de drogas se les dijo claramente que no cuestionaran a las compañías farmacéuticas y que nuestro trabajo era aprobar las drogas … Si hacíamos preguntas que pudieran retrasar o impedir la aprobación de una droga – que por supuesto era nuestro trabajo como revisores de drogas – la gerencia nos reprendería, nos reasignaría, celebraría reuniones secretas sobre nosotros o peor … Cuando eres capaz de atrincherarse, si usted encuentra problemas que le harían rechazar un medicamento, usted podría ser presionado para revertir su decisión, o la revisión se entregaría a alguien que simplemente copiaría y pegaría lo que la empresa afirma en el documento de resumen … Creo que también tengo documentación de la falsificación de documentos, fraude, perjurio y chantaje generalizado, incluyendo la manipulación de testigos y represalias de testigos. ” – Ronald Kavanagh, Ph.D., farmacéutico que revisó los medicamentos para la FDA de 1998 a 2008.

 

Los planes de la FDA para monitorear las lesiones por la vacuna COVID

La FDA está formulando sus metodologías de vigilancia para rastrear las lesiones de las vacunas COVID. La siguiente lista de posibles “Resultados de Eventos Adversos” de las vacunas es de una presentación que está en el sitio web de la FDA.

Además, la CNBC informa que el personal de la FDA recomienda vigilar a las personas que reciben las vacunas Pfizer o Moderna para detectar posibles casos de parálisis de Bell, diciendo que no es necesariamente un efecto secundario pero que vale la pena tener cuidado después de que un puñado de participantes en el ensayo contrajeron la enfermedad, que causa la caída de la mitad de la cara.

Tengan en cuenta que uno de los otros “resultados adversos” que rastrearán es la muerte.

 

Vacunas COVID son parte de un experimento de transgénesis para modificar a la especie humana a mediano/largo plazo

 

Fuente:

Tom Cowan  / The Wall Will Fall — Covid vaccines are medical experiments on Humanity – Dr Tom Cowans.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Un informe de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido, publicado en el Medical Dictionary for Regulatory Activities (MedDRA), revela...

Contenidos

Por Jean-François Sauvé ¿Sabe lo que tienen en común los estados de Nueva York, Nueva Jersey y las provincias de Quebec y Ontario? Las...

Ciencia y Tecnología

Por Ricchie Allen The Telegraph informó la mañana del 22 de abril que los pasaportes Covid, que permitirán a los ciudadanos demostrar que están...

Ciencia y Tecnología

Según profesionales de la salud, el Instituto de la Salud Global (ISGlobal), con sede en Barcelona, es la institución que está al frente de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon