Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Dos bancos supervisados por la Fed se hundieron la semana pasada; otros dos cayeron ayer más del 40 por ciento; y la Fed quiere ‘investigarse a sí misma’ (sic)… otra vez

La última vez que la Reserva Federal decidió investigarse a sí misma fue a raíz de un escándalo comercial sin precedentes, en el que varios funcionarios de la Reserva Federal participaron en operaciones muy inapropiadas durante la pandemia, cuando los funcionarios de la Reserva Federal tenían información privilegiada sobre las medidas de rescate que la Reserva Federal tenía previsto adoptar para frenar la caída del mercado de valores. Powell remitió la investigación sobre ese asunto al inspector general de la Reserva Federal, que depende de la Junta de la Reserva Federal, presidida por Powell. Las primeras noticias de este escándalo salieron a la luz a principios de septiembre de 2021. Han pasado 19 meses y el público aún no ha oído ni pío sobre los resultados de ninguna investigación sobre el peor actor en el escándalo comercial, el ex presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan.

 

 

Por Pam Martens y Ruth Martens

El miércoles pasado, el banco Silvergate, asegurado por el gobierno federal, anunció su cierre y liquidación. El precio de las acciones de su matriz (Silvergate Capital, ticker SI) había perdido más del 90% de su valor durante el año anterior; estaba siendo investigado por el Departamento de Justicia por la forma en que movía el dinero para la casa de fraudes del cripto-kingpin Sam Bankman-Fried; y sus depositantes estaban huyendo. Ah, y por cierto, su principal regulador era el Banco de la Reserva Federal de San Francisco.

El viernes pasado, los reguladores del estado de California cerraron el Silicon Valley Bank y la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) se convirtió en el administrador judicial. El precio de sus acciones había perdido más del 80% de su valor de mercado durante el año anterior; 150.000 millones de dólares de sus 175.000 millones en depósitos no estaban asegurados, bien porque superaban el tope de 250.000 dólares de la FDIC y/o porque eran depósitos extranjeros. En la práctica, el banco funcionaba como un canal de salida a bolsa de Wall Street arrastrándose como un banco asegurado por el gobierno federal. El Federal Home Loan Bank de San Francisco lo había estado rescatando discretamente, por valor de 15.000 millones de dólares. Ah, y por cierto, su principal regulador era el Banco de la Reserva Federal de San Francisco. Y mientras toda esta arrogancia estaba ocurriendo, el CEO de Silicon Valley Bank, Gregory Becker, estaba sentado en el Consejo de Administración de su regulador, el Banco de la Reserva Federal de San Francisco.

Vamos a hacer una pausa aquí por un momento. Esta no es ni mucho menos la primera vez que el CEO de un banco cuestionable se sienta en el Consejo de Administración de un Banco de la Reserva Federal. Mientras el consejero delegado de Citigroup, Sandy Weill, enterraba al banco bajo vehículos fuera de balance que acabarían por hundirlo en 2008; enviando el precio de sus acciones a 99 centavos a principios de 2009; y requiriendo el mayor rescate bancario por parte de la Reserva Federal en la historia de Estados Unidos, Weill también formaba parte del Consejo de Administración de la Reserva Federal de Nueva York. Y mientras Jamie Dimon era consejero delegado de JPMorgan Chase y perdía lo que finalmente ascendió a 6.200 millones de dólares del dinero de los depositantes bancarios en salvajes apuestas de derivados en Londres, Dimon también formaba parte del Consejo de Administración de la Fed de Nueva York. Incluso cuando se produjo un gran revuelo público por la presencia de Dimon en la Junta de la Fed de Nueva York al salir a la luz el escándalo de los derivados de la Ballena de Londres, Dimon permaneció en su puesto.

Ah, y por cierto, los bancos miembros de la Fed en cada uno de los 12 distritos de la Reserva Federal que pueden elegir ser regulados por la Fed, son literalmente dueños de su regulador. Así es, son dueños de las acciones de su banco regional de la Fed, que es una institución privada, a diferencia de la Reserva Federal en Washington, D.C. que es una agencia federal “independiente”. (Véase, por ejemplo, Estos son los bancos propietarios de la Fed de Nueva York y su botón monetario).

 

Tesoro exige a la Reserva Federal devolver 340 mil millones sin contabilizar de los fondos de emergencia

 

Mientras el miércoles se producía la primera quiebra bancaria relacionada con las criptomonedas (Silvergate Bank) y el viernes la segunda mayor quiebra bancaria de la historia de Estados Unidos (Silicon Valley Bank) y el domingo la tercera mayor quiebra bancaria de la historia de Estados Unidos (Signature Bank), el presidente Joe Biden intentó ayer tranquilizar al público, afirmando que “los estadounidenses pueden estar seguros de que nuestro sistema bancario es seguro.”

Pero al cierre de la bolsa de ayer, otros dos bancos cuyo principal regulador era un banco regional de la Fed habían perdido más del 40% de su valor de mercado, en la sesión bursátil de un solo día. (Western Alliance Bancorp (ticker WAL), que también está supervisado por la Reserva Federal de San Francisco, perdió el 47% de su valor de mercado al cierre de la sesión. Metropolitan Commercial Bank (MCB) perdió ayer el 43,78% de su valor de mercado. Está supervisado por la Reserva Federal de Nueva York.

Sumándose a la continua arrogancia de la Fed, su presidente, Jerome Powell, emitió un comunicado dos minutos después del cierre del mercado de ayer, afirmando que “Los acontecimientos en torno a Silicon Valley Bank exigen una revisión exhaustiva, transparente y rápida…” Así que, una vez más, ha decidido investigarse a sí mismo. El vicepresidente de Supervisión de la Fed, Michael Barr, supervisará la investigación.

La última vez que la Reserva Federal decidió investigarse a sí misma fue a raíz de un escándalo comercial sin precedentes, en el que varios funcionarios de la Reserva Federal participaron en operaciones muy inapropiadas durante la pandemia, cuando los funcionarios de la Reserva Federal tenían información privilegiada sobre las medidas de rescate que la Reserva Federal tenía previsto adoptar para frenar la caída del mercado de valores. Powell remitió la investigación sobre ese asunto al inspector general de la Reserva Federal, que depende de la Junta de la Reserva Federal, presidida por Powell. Las primeras noticias de este escándalo salieron a la luz a principios de septiembre de 2021. Han pasado 19 meses y el público aún no ha oído ni pío sobre los resultados de cualquier investigación sobre el peor actor en el escándalo comercial, el ex presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan. (Véase nuestro informe: Robert Kaplan operó como un capo de los fondos de cobertura durante cinco años mientras era presidente de la Fed de Dallas; una docena de salvaguardias legales no lograron detenerle).

 

Los préstamos secretos de la Reserva Federal durante la crisis sanitaria, otro apagón informativo y un escándalo bancario en Francia

 

Con este telón de fondo de arrogancia de la Fed, el programa Frontline de PBS estrenará esta noche un documental de dos horas sobre las controvertidas políticas monetarias de la Fed que nos han llevado a este peligroso punto en el tiempo. The Age of Easy Money (La era del dinero fácil) es obra de los galardonados productores James Jacoby y Anya Bourg.

En el documental, el economista Nouriel Roubini dice: “Vivíamos en una burbuja, en un sueño, y este sueño y esta burbuja están estallando”. Jim Millstein, Copresidente de Guggenheim Securities, comparte lo siguiente: “Nunca he estado más preocupado en los 42 años que llevo como profesional. La Reserva Federal tiene toda la razón al intentar controlarla [la inflación] subiendo los tipos de interés en un contexto de ralentización de la actividad económica. Pero los actores más apalancados de nuestra economía van a sufrir una verdadera tensión, ya sean hogares, empresas o gobiernos, a medida que aumenten los costes de los intereses.”

En realidad, lo que está estallando en este momento y asustando a los estadounidenses son los bancos estadounidenses (algunos de los cuales estaban supervisados por la Reserva Federal) que acumulan 620.000 millones de dólares de pérdidas no realizadas.

Según una declaración del 28 de febrero de la Federal Deposit Insurance Corporation sobre la situación de los bancos y asociaciones de ahorro estadounidenses asegurados por el gobierno federal, “las pérdidas no realizadas en valores ascendieron a 620.400 millones de dólares en el cuarto trimestre, un 10,1% menos que en el trimestre anterior. Las pérdidas no realizadas en valores mantenidos hasta su vencimiento ascendieron a 340.900 millones de dólares en el cuarto trimestre. Las pérdidas no realizadas en títulos disponibles para la venta ascendieron a 279.500 millones de dólares en el cuarto trimestre”.

 

El inminente tsunami de cuatrillones de dólares en derivados: La crisis de SVB pone el Colapso Sistémico en la agenda; urge Glass Steagall y un Nuevo Bretton Woods de naciones soberanas

 

 

Fuente:

Pam Martens y Ruth Martens, en Wall Street On Parade: Two Fed-Supervised Banks Blew Up Last Week; Two More Dropped Over 40 Percent Yesterday; and the Fed Wants to Investigate Itself — Again. 14 de marzo de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa El miércoles pasado, la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) publicó su informe trimestral sobre el perfil bancario hasta el...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Con una votación de 216 a 192, la Cámara de Representantes aprobó hoy la ley insignia del congresista Tom Emmer, o...

Contenidos

Por Mente Alternativa Por primera vez en la historia, la Reserva Federal (Fed) está declarando pérdidas de miles de millones semanalmente, y sigue pagando...

Contenidos

El multimillonario Larry Fink, de BlackRock, quien acaparó los rescates de la Reserva Federal de los Estados Unidos durante la crisis sanitaria del Covid-19...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram