Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Documentos desclasificados revelan cómo Gran Bretaña provocó una matanza masiva en Indonesia en la década de 1960

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Documentos recientemente desclasificados muestran el escandaloso papel desempeñado por Gran Bretaña en la matanza.

 

Por The Guardian

Una campaña de propaganda orquestada por Gran Bretaña desempeñó un papel crucial en una de las masacres más brutales de la posguerra del siglo XX, según revelan nuevas e impactantes pruebas.

Funcionarios británicos desplegaron en secreto propaganda negra en la década de 1960 para instar a destacados indonesios a “cortar” el “cáncer comunista”.

Se calcula que al menos 500.000 personas -algunas estimaciones llegan a los tres millones- vinculadas al Partido Comunista de Indonesia (PKI) fueron eliminadas entre 1965 y 1966.

Documentos del Ministerio de Asuntos Exteriores recientemente desclasificados muestran que los propagandistas británicos incitaron en secreto a los anticomunistas, incluidos los generales del ejército, a eliminar al PKI. La campaña de asesinatos en masa aparentemente espontáneos, que ahora se sabe que fue orquestada por el ejército indonesio, fue descrita posteriormente por la CIA como uno de los peores asesinatos en masa del siglo.

Cuando comenzaron las masacres en octubre de 1965, los funcionarios británicos pidieron que “el PKI y todas las organizaciones comunistas” fueran “eliminados”. La nación, advirtieron, estaría en peligro “mientras los líderes comunistas estén en libertad y se permita que sus filas queden impunes”.

Gran Bretaña lanzó su ofensiva propagandística contra Indonesia en respuesta a la hostilidad del presidente Sukarno a la formación de sus antiguas colonias en la federación malaya, que a partir de 1963 dio lugar a un conflicto de bajo nivel y a incursiones armadas del ejército indonesio a través de la frontera. En 1965 se enviaron a Singapur propagandistas especializados del departamento de investigación de la información (IRD) del Ministerio de Asuntos Exteriores para que produjeran propaganda negra con el fin de socavar el régimen de Sukarno. El PKI era un firme partidario tanto del presidente como del movimiento de confrontación.

Un pequeño equipo elaboró un boletín informativo que pretendía ser producido por emigrantes indonesios y dirigido a personas prominentes e influyentes, incluidos generales del ejército. También suministró una emisora de radio negra que emitía a Indonesia dirigida por los malayos.

A mediados de 1965 la operación estaba en pleno apogeo, pero un intento de golpe de estado por parte de oficiales del ejército de izquierdas y, en secreto, de agentes del PKI, en el que fueron asesinados siete generales, brindó la oportunidad de tener un impacto real en los acontecimientos.

El golpe fue rápidamente aplastado por el futuro presidente de Indonesia, el general Suharto, que a continuación emprendió la toma gradual del poder de Sukarno y la eliminación del PKI, entonces el mayor partido comunista del mundo no comunista.

Los propagandistas pidieron que “el PKI y todo lo que representa” fuera “eliminado para siempre”, aconsejando a sus influyentes lectores que “la dilación y las medidas a medias sólo pueden conducir a… nuestra destrucción final y completa”. Durante las semanas siguientes, las masacres de presuntos miembros del PKI, pocos o ninguno de ellos implicados en el intento de golpe, y otros izquierdistas se extendieron por todo el archipiélago.

No cabe duda de que los diplomáticos británicos se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo. El GCHQ no sólo podía interceptar y leer las comunicaciones del gobierno indonesio, sino que su estación de vigilancia de Chai Keng, en Singapur, permitía a los británicos seguir el progreso de las unidades del ejército que participaban en la represión del PKI.

Según el Dr. Duncan Campbell, periodista de investigación y experto en el GCHQ, disponían de tecnología que permitía a los oyentes “localizar las posiciones de los comandantes y unidades militares indonesias que enviaban, retransmitían y recibían órdenes para la redada y el asesinato de las personas supuestamente vinculadas al PKI”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Una carta al embajador británico en Yakarta del “coordinador de la guerra política”, un especialista en propaganda del Foreign Office llamado Norman Reddaway, que llegó a Singapur tras la intentona golpista, revela que la política era “ocultar el hecho de que las carnicerías se han llevado a cabo con el estímulo de los generales”, con la esperanza de que éstos “nos harán mejor que la vieja banda”.

Tari Lang, entonces una adolescente en Indonesia cuyo padre y madre, la fallecida activista de derechos humanos Carmel Budiardjo, fueron encarcelados por el ejército, dice que los documentos son “horrendos” y que el gobierno británico tiene cierta responsabilidad en lo ocurrido. “Estoy enfadada porque mi gobierno, el gobierno británico, hizo esto. Los británicos no hicieron nada para detener la violencia una vez iniciada”.

Reddaway consideró la caída de Sukarno como una de las mayores victorias propagandísticas de Gran Bretaña. En una carta escrita años más tarde decía que “el descrédito de Sukarno tuvo un rápido éxito. Su Confrontasi nos costaba unos 250.000.000 de libras al año. Fue contrarrestado y abolido con un coste mínimo por la investigación y las técnicas del IRD en seis meses”.

Según el profesor Scott Lucas, los documentos desclasificados “demuestran lo central que siguió siendo el IRD y la propaganda negra” en la política exterior británica de posguerra y en sus operaciones en el extranjero. “Esta era una forma relativamente barata para que Gran Bretaña proyectara su influencia, incluso si esa influencia no puede ser admitida abiertamente”.

 

Cómo Gran Bretaña cayó en manos de la nobleza negra veneciana que también controla al Vaticano y a las élites judías

 

Fuente:

The Guardian: Revealed: how UK spies incited mass murder of Indonesia’s communists.

Te puede interesar

Contenidos

El lenguaje utilizado para confundir los sistemas económicos, desacreditarlos o elogiarlos, es parte de la estrategia imperial del aparato anglo-veneciano. La teoría crítica de...

Contenidos

Por EIRNS 9 de agosto de 2022 (EIRNS)- La “OTAN global” está avanzando en su empeño por controlar “la narrativa” en todo el mundo....

Contenidos

Por Mente Alternativa Según fuentes de la periodista de investigación búlgara (1), el grupo de investigación Bellingcat, financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores...

Ciencia y Tecnología

Por Executive Intelligence Review Prometeo robó el fuego del cielo y lo entregó a la humanidad, por lo que fue torturado por un celoso...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY