Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Desde el Mar Negro hasta el Mediterráneo Oriental, no hay que molestar al oso ruso

A la historia le encanta jugar con trucos: lo que fue un “regalo” para Ucrania en 1922 puede convertirse en un regalo de despedida cien años después. Con la operación de desmilitarización/desnazificación de Ucrania —y más allá, Putin está aplicando la doctrina de “destrucción constructiva” (Karaganov). EE.UU. no debería haber molestado al oso ruso, que ahora está totalmente despierto. La OTAN está y seguirá petrificada. Pues, después de Ucrania, es probable que los rusos hagan una purga de los beligerantes extranjeros que husmean en el Mediterráneo oriental y el Mar Negro.

 

Por Pepe Escobar

Esto es lo que ocurre cuando un puñado de hienas de trapo, chacales y pequeños roedores atizan al Oso: un nuevo orden geopolítico nace a una velocidad vertiginosa.

Desde una dramática reunión del Consejo de Seguridad de Rusia hasta una lección de historia de la ONU impartida por el presidente ruso Vladimir Putin y el posterior nacimiento de los bebés gemelos -las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk- hasta el llamamiento de las repúblicas escindidas a Putin para que intervenga militarmente y expulse del Donbass a las fuerzas ucranianas de bombardeo y bombardeo respaldadas por la OTAN, fue un proceso sin fisuras, ejecutado a velocidad de vértigo.

La gota (nuclear) que (casi) rompió la espalda del Oso -y lo obligó a abalanzarse- fue el Comediante/Presidente ucraniano Volodymy Zelensky, de regreso de la Conferencia de Seguridad de Múnich empapada de rusofobia, donde fue aclamado como un Mesías, diciendo que el memorando de Budapest de 1994 debería ser revisado y que Ucrania debería tener armas nucleares.

Eso equivaldría a un México nuclear al sur del Hegemón.

Putin puso inmediatamente patas arriba la “Responsabilidad de Proteger” (RdP): utilizando una construcción estadounidense inventada para lanzar guerras, y readaptándola para detener un genocidio a cámara lenta en el Donbass.

Primero fue el reconocimiento de los Bebés Gemelos, la decisión de política exterior más importante de Putin desde que insertó aviones rusos en el espacio aéreo de Siria en 2015. Ese fue el preámbulo para el siguiente cambio de juego: una “operación militar especial… destinada a la desmilitarización y desnazificación de Ucrania”, como la definió Putin.

Hasta el último minuto, el Kremlin intentaba apoyarse en la diplomacia, explicando a Kiev los imperativos necesarios para evitar el trueno de metales pesados: el reconocimiento de Crimea como rusa; el abandono de cualquier plan de ingreso en la OTAN; la negociación directa con los Bebés Gemelos -un anatema para los estadounidenses desde 2015-; finalmente, la desmilitarización y la declaración de Ucrania como neutral.

Los manipuladores de Kiev, como era de esperar, nunca aceptarían el paquete – como no aceptaron el Paquete Maestro que realmente importa, que es la demanda rusa de “seguridad indivisible.”

La secuencia, entonces, se hizo inevitable. En un abrir y cerrar de ojos, todas las fuerzas militares ucranianas entre la llamada línea de contacto y las fronteras originales de los oblast de Donetsk y Luhansk fueron reencuadradas como un ejército de ocupación en los territorios aliados de Rusia que Moscú acababa de jurar proteger.

 

O se largan, o…

El Kremlin y el Ministerio de Defensa ruso no iban de farol. En el momento en que Putin anunciaba la operación, los rusos decapitaron con misiles de precisión todo lo que importaba en términos de ejército ucraniano en sólo una hora: La fuerza aérea, la marina, los aeródromos, los puentes, los centros de mando y control, toda la flota turca de drones Bayraktar.

Y no fue sólo el poder bruto ruso. Fue la artillería de la República Popular de Donetsk (RPD) la que golpeó el cuartel general de las Fuerzas Armadas de Ucrania en Donbass, que en realidad albergaba todo el mando militar ucraniano. Esto significa que el Estado Mayor ucraniano perdió instantáneamente el control de todas sus tropas.

Esto fue el Shock and Awe contra Irak, hace 19 años, al revés: no para la conquista, no como preludio de una invasión y ocupación. Los dirigentes político-militares de Kiev ni siquiera tuvieron tiempo de declarar la guerra. Se congelaron. Las tropas desmoralizadas comenzaron a desertar. La derrota total – en una hora.

El suministro de agua a Crimea se restableció al instante. Se crearon corredores humanitarios para los desertores. Los restos de las fuerzas ucranianas incluyen ahora a la mayoría de los nazis supervivientes del batallón Azov, mercenarios entrenados por los sospechosos habituales de Blackwater/Academi, y un puñado de salafistas yihadistas.

Como era de esperar, los medios de comunicación corporativos occidentales ya se han vuelto totalmente locos, calificándolo como la tan esperada “invasión rusa”. Un recordatorio: cuando Israel bombardea rutinariamente a Siria y cuando la Casa de Uno saudí bombardea rutinariamente a los civiles yemeníes, nunca hay ningún pío en los medios de comunicación de la OTAN.

Tal y como están las cosas, la realpolitik explica un posible final de juego, como expresó el jefe de Donetsk, Denis Pushilin: “La operación especial en Donbass terminará pronto y todas las ciudades serán liberadas”.

Pronto podríamos asistir al nacimiento de una Novorossiya independiente, al este del Dniéper, al sur a lo largo del Mar de Azov/Mar Negro, tal y como era cuando Lenin la unió a Ucrania en 1922. Pero ahora estaría totalmente alineada con Rusia, y proporcionaría un puente terrestre a Transnistria.

Ucrania, por supuesto, perdería cualquier acceso al Mar Negro. A la historia le encanta jugar con trucos: lo que fue un “regalo” para Ucrania en 1922 puede convertirse en un regalo de despedida cien años después.

 

Es la hora de la destrucción creativa

Será fascinante observar lo que el profesor Sergey Karaganov describió magistralmente, en detalle, como la nueva doctrina de Putin de destrucción constructiva, y cómo se interconectará con Asia Occidental, el Mediterráneo Oriental y más adelante en el camino del Sur Global.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, el sultán ceremonial de la OTAN, denunció el reconocimiento de los Bebés Gemelos como “inaceptable”. No es de extrañar: ese cambio echó por tierra todos sus elaborados planes de hacerse pasar por mediador privilegiado entre Moscú y Kiev durante la próxima visita de Putin a Ankara. El Kremlin -al igual que el Ministerio de Asuntos Exteriores- no pierde el tiempo hablando con los adláteres de la OTAN.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, tuvo una reciente y muy productiva entente con el ministro de Asuntos Exteriores sirio, Faisal Mekdad. El pasado fin de semana, Rusia organizó una espectacular exhibición de misiles estratégicos, hipersónicos y de otro tipo, con los ICBM Khinzal, Zircon, Kalibr, Yars, Iskander y Sineva, en sintonía con el festival de rusofobia de Múnich. Paralelamente, los buques de la Armada rusa de las flotas del Pacífico, del Norte y del Mar Negro realizaron una serie de ejercicios de búsqueda de submarinos en el Mediterráneo.

La doctrina Putin privilegia lo asimétrico, y eso se aplica al extranjero cercano y más allá. El lenguaje corporal de Putin, en sus dos últimas y cruciales intervenciones, denota una exasperación casi máxima. Como en la constatación, no auspiciosa, sino más bien resignada, de que el único lenguaje que entienden los neoconservadores del Cinturón y los “imperialistas humanitarios” es el del trueno del heavy metal. Son definitivamente sordos, mudos y ciegos a la historia, la geografía y la diplomacia.

Así que siempre se puede jugar con los militares rusos -por ejemplo, imponiendo una zona de exclusión aérea en Siria para realizar una serie de visitas del Sr. Khinzal no sólo al paraguas yihadista protegido por los turcos en Idlib, sino también a los yihadistas protegidos por los estadounidenses en la base de Al-Tanf, cerca de la frontera entre Siria y Jordania. Al fin y al cabo, todos estos especímenes son proxies de la OTAN.

El gobierno estadounidense ladra sin parar sobre la “soberanía territorial”. Así que juguemos a que el Kremlin pide a la Casa Blanca una hoja de ruta para salir de Siria: al fin y al cabo los estadounidenses están ocupando ilegalmente una parte del territorio sirio y añadiendo un desastre adicional a la economía siria al robar su petróleo.

El anquilosado líder de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha anunciado que la alianza está desempolvando sus “planes de defensa”. Eso puede incluir poco más que esconderse detrás de sus caros escritorios de Bruselas. Son tan inconsecuentes en el Mar Negro como en el Mediterráneo oriental, ya que Estados Unidos sigue siendo bastante vulnerable en Siria.

Ahora hay cuatro bombarderos estratégicos rusos TU-22M3 en la base rusa de Hmeimim en Siria, cada uno de los cuales puede llevar tres misiles antibuque S-32 que vuelan a Mach 4,3 supersónico con un alcance de 1.000 km. Ningún sistema Aegis es capaz de manejarlos.

Rusia también ha estacionado unos cuantos Mig-31K en la región costera de Siria, en Latakia, equipados con Khinzals hipersónicos, más que suficientes para hundir cualquier tipo de grupo de superficie estadounidense, incluidos los portaaviones, en el Mediterráneo oriental. Estados Unidos no tiene ningún mecanismo de defensa aérea con una mínima posibilidad de interceptarlos.

Así que las reglas han cambiado. De forma drástica. El Hegemón está desnudo. El nuevo acuerdo empieza por poner patas arriba la configuración de la posguerra fría en Europa del Este. El Mediterráneo Oriental será el siguiente. El Oso ha vuelto, escúchalo rugir.

 

El nacimiento de los bebés gemelos: El giro estratégico de Rusia vuelve loca a la OTAN

 

Fuente:

Pepe Escobar, en The Craddle: From the Black Sea to the East Med, don’t poke The Russian Bear.

Contenidos

Por Mente Alternativa La analista Eva Panina llamó la atención sobre el documento firmado por Joe Biden el 22 de julio, conocido como la...

Contenidos

Por Mente Alternativa El ex primer ministro británico Boris Johnson, conocido por haber saboteado las conversaciones de paz ruso-ucranianas en la primavera de 2022...

Contenidos

Por Mente Alternativa La historia muestra que un cambio de hegemonía es imposible sin una guerra mundial. Y dos años después de iniciada la...

Contenidos

Por Eva Panina Reuters entrevistó a expertos sobre el tema del despliegue de misiles terrestres de mediano y corto alcance en Europa. Todos llegan...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram